¡Quiero una copa MeLuna!

“Si te libras de las cadenas sociales tienes un mundo de sensaciones por descubrir” | Una pareja liberal cuenta su primera vez

En una de mis visitas a Barcelona tuve la oportunidad de conocerles en persona. Me impresionaron. Su naturalidad y sinceridad me conquistó. ¡Esto es lo que yo quiero mostrar! pensé justo en ese momento y no dudé en proponerles un encuentro para saber todo de su experiencia como pareja liberal. Tenía tantas preguntas… ¿cómo se empieza una aventura así? ¿cómo se sienten y recuerdan las primeras veces? ¿dónde encuentras el lugar perfecto para ti? ¿cómo repercute abrir tu sexualidad a tu relación de pareja?

Pero además de todo esto lo que yo quería transmitir es que ser una pareja liberal puede ser, y en este caso lo ha sido, muy positivo para la propia  relación de pareja si existe la comunicación, respeto y sinceridad adecuada. Hay que desmitificar y alumbrar las oscuridades que a veces se ponen entorno a las relaciones abiertas y hacer ver que es una manera más de disfrutar del sexo.

¿Habré conseguido mostrar la cara real de tener una relación de pareja liberal?

  • ¿Cómo fue el comienzo de abrir vuestras sexualidades?

El comienzo de nuestra curiosidad se originó mientras veíamos una película porno, de repente nos dimos cuenta de que aquello nos proporcionaba más diversión que morbo, que es lo que buscábamos en realidad. De ahí surgió la pregunta de ¿Cómo sería ver a alguien haciendo el amor de verdad?

Investigando por internet encontramos una serie de locales de intercambio de pareja y decidimos ir a echar un vistazo, pero solo para saciar nuestra curiosidad por el mundo sexual ajeno al nuestro.

Tras un periodo de reflexión e investigación, encontramos un local que en las redes sociales lo describían como “muy light” y pensamos que sería el más apropiado para lo que nosotros queríamos hacer.

El día que lo visitamos había una fiesta y estaba lleno de parejas, nada más entrar, la chica de la recepción nos mostró todo el local y nos explicó sus normas, ya que fuimos sinceros y le dijimos que nunca habíamos visitado ningún local de intercambio, que ésta era nuestra primera vez.

Nos quedamos en la discoteca del local, había mucha gente, todos vestidos muy sexys y bailando muy sensual, las parejas empezaban a jugar unas con otras, miradas, besos, caricias, incluso vimos alguna felación en la barra. Nosotros estuvimos casi toda la noche en una esquinita observando todo aquello, ya que no era a lo que estábamos acostumbrados, porque es poco o nada habitual en las discotecas verticales (el término vertical se refiere a las discotecas comunes, en las que no interactúas con nadie de forma horizontal). Pero en un momento determinado de la noche, en el que la gente empezó a dispersarse, nos asaltó la curiosidad por ir a mirar la zona de camas que la chica de recepción nos había mostrado cuando llegamos al club. Recordamos sobre todo la impresión que nos causaron los gemidos de la gente que ya se oían cuando ibas subiendo las escaleras, y como nos mirábamos los dos, asombrados y sobrecogidos por lo que estábamos viviendo. Cuando nos asomamos a las camas y vimos a la gente practicando sexo nos dio mucho morbo, era como una gran orgía, de repente nos empezaron a subir los calores y no sabíamos bien donde ponernos o que hacer, pero conforme transcurría la noche empezábamos a estar más cachondos, más tranquilos y más envueltos en ese ambiente tan sensual que se respiraba y acabó haciendo que viésemos aquello con mucha más normalidad. Con el aumento de nuestro apetito sexual decidimos practicar sexo allí nosotros también, aunque fue en un cuarto pequeñito que no había nadie y que quedaba bastante discreto.

Al final de la noche ambos coincidíamos en que aquella experiencia había que repetirla porque había sido muy morboso y lo habíamos pasado muy bien.

Nuestra segunda vez fue un poco igual, aunque esta vez empezamos antes a jugar entre nosotros y le dedicamos más tiempo a esto y menos a la discoteca. La diferencia la marcó el hecho de que mientras nosotros nos divertíamos juntos entró otra pareja en este cuarto, estaban desnudos, muy discretos se pusieron a nuestro lado, para iniciar un juego conjunto y la chica acarició la espalda de Peter, que en ese momento se asustó, se giró y les dijo que queríamos seguir solos y no buscábamos nada con nadie. Ellos comprendiendo a la perfección nuestros deseos, se dieron media vuelta y se fueron a otro lugar del club. Peter se quedó tan impactado y abrumado con aquellas caricias que enseguida llegó al orgasmo, sólo con el recuerdo de esa sensación, esa caricia en la espalda que ni siquiera es una zona erógena, fue una sensación muy distinta, novedosa y diferente a las que estábamos acostumbrados a vivir a solas.

De ahí surgió el deseo de Peter de que probásemos en tener nuestra primera experiencia junto a otras personas, le había gustado tanto la sensación que había experimentado que no quería que dejásemos escapar la oportunidad de vivirla juntos, queríamos experimentar todo ese mundo de sensaciones nuevas y placenteras.

Y así de fortuito fue nuestro inicio de una relación abierta, ya que quizás si esa pareja no hubiese entrado y no hubiese tocado su espalda, no nos hubiésemos planteado abrirnos a nuevas posibilidades.

  • ¿Qué os impulsó a hacerlo?

Quizás lo que nos impulsó fue el gesto de la espalda que comentábamos. Pero también tuvo mucho que ver en nuestra decisión una agradable charla con una pareja veterana con la que quedamos a través de una red social para tomar unas copas con ellos. Nosotros teníamos muchas dudas de si queríamos entrar o no en este mundillo porque no veíamos la necesidad de incorporar más personas a nuestra relación, pero ellos se ofrecieron a explicarnos las normas no escritas sobre este interesante mundo liberal y sus experiencias más destacadas, por si podían servirnos a nosotros también. Nos hicieron un poco de maestros, explicándonos todos los truquillos del mundillo, aunque para nosotros lo mejor de aquella charla quizás fue el hecho de que nos hicieran plantearnos el mundo liberal como un juguete más de nuestra lista de juguetes sexuales. Nos ayudaron a cuestionarnos nuestra sexualidad compartida, plantearon la duda de por qué no dejar que alguien entrase en nuestra vida sexual y jugase con nosotros igual que nosotros hacíamos con los juguetes sexuales, sin entrar para nada en nuestra vida sentimental o emocional, ya que, queramos o no, son dos mundos que han de viajar en paralelo para poder disfrutar un poco más de todas estas aventuras.

Las primeras veces siempre nos dejan recuerdos como los nervios, las dudas, el cómo será…

  • ¿Cómo fue la primera vez que practicasteis sexo con otras personas?

Después de la conversación con esa pareja nos atrevimos a quedar con otra, de nuestra edad, que también estaba empezando a experimentar. En principio nos pusimos muchos límites, solo queríamos experimentar lo que podíamos sentir tocándonos mientras lo hacíamos entre nosotros. Los cuatro revueltos, por decir algo. Acordamos que no habría nada de sexo oral, ni penetración, solo serían besos, caricias y poco más, ya que era para probar qué sentíamos y que experimentábamos viendo a nuestra pareja con otra persona. Decidimos quedar en el local que ya habíamos frecuentado un par de veces y tras unas copas acabamos los cuatro en un cuartito besándonos, tocándonos… Y la verdad es que te choca un poco ver a tu pareja con otra persona, pero también lo recuerdas muy morboso. Tienes una mezcla de sensaciones muy fuerte. Quizás lo que más recuerdo es estar muy pendiente de cómo estaba mi pareja e intentar leer en sus gestos si se encontraba tan a gusto como yo o si le estaba gustando tanto como me estaba gustando a mí.

Pero al final de la noche nos dimos cuenta de que nos habíamos puesto demasiados límites y que ambos nos habíamos quedado con las ganas de romperlos.

Lo que es muy importante, después del encuentro con otras personas, es la comunicación en la pareja, para saber lo que la otra parte ha sentido y poder consensuar de nuevo esos límites, que nos parecieron excesivos y que sin duda ninguno de los dos quería que fuesen tan estrictos.

Debo añadir (Peter) que la primera vez que penetré a otra chica delante de mi pareja fue también impactante, al igual que verla a ella siendo penetrada. Me excitaba ver su cara de placer, pero por dentro algo me decía que eso estaba mal. Nos educan en base a unos prejuicios sociales y religiosos en los cuales reprimen cualquier práctica sexual que salga de los “cánones estándar”. Tras analizarlo y comprobar que a medida que quedábamos con otras parejas el placer que nos proporcionan las prácticas liberales seguía aumentando, me di cuenta de que si te libras de esas “cadenas sociales” tienes un mundo de sensaciones por descubrir.

  • Cuando realizáis los encuentros, lo hacéis siempre en pareja ¿o cada uno de vosotros también tiene encuentros en solitario?

Cada pareja lo vive a su manera, no hay unas prácticas establecidas para todos, porque al igual que en el sexo convencional, cada uno tiene sus gustos. Seguramente si le preguntas esto mismo a cualquier otro, puedes encontrar opiniones muy diversas.

Nosotros lo hemos hecho alguna vez, porque nos gusta probarlo todo, pero no es lo que más nos gusta, por lo tanto, aunque no lo descartamos, es algo que queda un poco en segundo plano y nos dedicamos más a practicar cosas en las que los dos podamos participar.

Para nosotros lo morboso de estas prácticas es poder ver a tu pareja disfrutar con alguien y poder participar o interactuar en cualquier momento, o recordar todo lo que has visto luego en la intimidad cuando estamos a solas y volverte de nuevo loco de placer con todos esos momentos que has visto.

Pero en este mundillo podría decirse que hay dos catálogos disponibles, el de cosas que te gustan o te apetecen y el de cosas que no te gustan o no te apetecen en según qué momentos y lo más interesante de estos catálogos es que no dejan de cambiar, porque hay tantas variables que influyen en lo que haces y lo que no, es todo tan cambiante y tan efímero, que estos catálogos nunca acaban de estar definidos del todo.

  • ¿Os denominaríais como una pareja Swinger (parejas que hacen intercambio con otras parejas)?

No, ya que una pareja swinger solo hace intercambio con otras parejas, en nuestro caso el termino sería liberal, ya que realizamos también orgías, tríos con chicas o chicos indiferentemente y demás prácticas que no están contempladas en el término swinger.

  • ¿Cómo os ha repercutido como pareja sexual y sentimental incluir en vuestras relaciones sexuales a otras personas?

Como pareja sexual nos ha enriquecido muchísimo porque todas las prácticas que realizas o aprendes con otras personas, luego las pones en práctica con tu pareja. Así que tenemos una gran variedad de posturas y técnicas sexuales. Además las sensaciones que transmiten los recuerdos (de haber visto a tu pareja con alguien más) que vienen a la mente cuando ya estás en la intimidad, a solas, son imposibles de obtener si no hubieses permitido a esa persona externa practicar sexo con nosotros.

A nivel emocional nos ha unido mucho también porque la comunicación y la confianza que has de tener con tu pareja para llevar a cabo estas prácticas es muy intensa, si no hay un nivel muy alto de comunicación no funciona, lo hemos visto muy de cerca, que las parejas que no están basadas en la comunicación, la confianza y la sinceridad acaban dejándolo porque la relación no se sostiene. En nuestro caso nos ha ayudado a reforzar y consolidar esos pilares, que ya teníamos construidos.

  • ¿Cuál es la clave, para vosotros, para que una pareja disfrute de su sexualidad abierta sin que se vea deteriorada la relación que mantienen entre ellos?

Bueno para nosotros no hay una clave diferente a la que pueda tener una pareja que no sea liberal, ya que el problema en la mayoría de los casos, son las carencias y las puede haber tanto en un terreno como en el otro.

Básicamente para que una pareja funcione necesitas respeto, sinceridad y comunicación y eso es igual en todo tipo de parejas. Si hay carencias en alguno de esos aspectos la pareja falla.

  • ¿Es fácil encontrar lugares o formas para contactar con personas que también están abiertas a experimentar?

Existen locales liberales que están dedicados en exclusiva para este tipo de prácticas y para contactar existen diferentes redes sociales. En ellas puedes conocer gente liberal o swinger con una cierta discreción. Cada uno tiene un perfil que es como una carta de presentación, fotografías, qué buscas, orientación sexual, etc.

Dentro de estas redes sociales se utiliza el sistema de verificaciones. Las verificaciones son unas valoraciones que realizan otros usuarios sobre ti. Con este sistema te aseguras que ese perfil es real, que se han conocido en persona. Además, puedes obtener más información sobre su forma de ser, actitud, carácter, fogosidad, experiencia, prácticas que realiza…

  • ¿Hay lugares específicos para quedar y realizar los encuentros o se hace más en privado?

Por ejemplo, solo en Barcelona ciudad hay unos seis o siente clubs con una oferta muy variada, cada uno con una filosofía propia. Según los gustos de cada persona, frecuentas unos u otros. Hay algunos para un público más entrado en años, otros para más jóvenes, algunos con piscina o zona de juegos más exclusivas y otros potencian más la discoteca.

También hay gente que solo queda en los locales para conocer a otras personas y los encuentros los hacen más en privado porque prefieren más intimidad. Va en función de cada pareja.

  • Cuando quedáis con otras personas, una vez conseguido el contacto, ¿quedáis directamente para tener sexo o seguís un “protocolo”?

En nuestro caso, por ejemplo, nos gusta conocer a la persona tomando un café o unas copas para así charlar y conocernos antes de jugar. Pero no hay un protocolo establecido, ya que según la situación o el entorno puedes realizar una cosa u otra. También influye el estado de ánimo, ya que hay momentos en los que apetece más conocer a la persona y luego jugar y otros momentos en los que vas a jugar directamente y “a lo que surja”.

  • ¿Y cómo elegís a las personas con las que puede haber un futuro encuentro?

Principalmente nos llama la atención el físico, ese es el primer filtro. Y luego tras charlar, te das cuenta si hay ese “feeling” que necesitas para llegar más lejos.  La otra parte también tiene que tener esa atracción hacia nosotros, por eso a veces es muy difícil llegar hasta el final.

  •  No es común que las personas hablen de sus deseos sexuales hacia otra persona que no sea su pareja, lo que es algo natural, ¿por qué creéis que sucede esto?, ¿vosotros lo habéis externalizado o es algo que os quedáis para vuestra vida íntima?

Nosotros creemos que aquí influyen factores individuales y sociales sin tener nada que ver con el mundo liberal. Nos referimos a que muchas parejas no son sinceras entre sí por miedos o inseguridades. Si paseando por la calle se cruza una chica o chico con un estereotipo que atrae a una de las dos partes, ¿por qué se debe ocultar eso? Si ocultas que has sentido atracción física hacia esa persona, no estás siendo sincero. Quizás por miedo a que la otra persona se sienta inferior o despreciada, pero no tiene nada que ver. Eso son inseguridades intrínsecas que no aportan nada positivo, pues estás reprimiendo emociones que tu cuerpo ha sentido. Yo prefiero ser sincero y admitir que la persona que se cruzó en nuestro camino me resulta atractiva. Eso no significa que deje de querer a mi pareja, o que la vea como la más hermosa de todas. Pero como te decimos, no tiene nada que ver con el mundo liberal. Al principio de nuestra relación, antes de iniciarnos en esta aventura, ya nos comportábamos así de sinceros el uno con el otro. Socialmente nos inculcan desde pequeños que la atracción física va arraigada al amor y son dos conceptos completamente diferentes.

*Quiero darles las gracias públicamente porque me ha encantado charlar con ellos y he aprendido muchísimo.

Concurso copa MeLuna y Ars Eroticas

¿Quieres pasarte a la copa pero necesitas un empujón?

¡MeLuna y yo te lo damos! Participa en nuestro concurso de Instagram y llévate una copa menstrual MeLuna.

¿Qué tienes que hacer?

⇒ Entra en Instagram

⇒ Dale a Me gusta a la foto que hay en mi perfil donde anunciamos el concurso, sigue al perfil de MeLuna y el mío

⇒ Hazte una foto, házselo al desastre que montas cada vez que te baja la regla, a tu cara de susto, a tu tripita hinchada, haz un dibujo de cómo te sientes… lo que se te ocurra que mejor describa cómo son tus reglas.

Etiquétanos para que podamos verla y reta a dos amigas a que lo hagan también (esto tiene que aparecen al pie de la foto)

Suma puntos…

⇒ Haciendo una storie y etiquetandonos en ella. Valen vídeos, fotos, lo que tú quieras.

⇒ Rellena este formulario con tus datos para ganar más puntos

¿Quién gana?

La foto más divertida, cómica u original.

 

El concurso empieza hoy hasta el 27 de noviembre a las 12 de la noche. 

 

¡MUCHA SUERTE!

A-filiame a ti | Parafilias en el DSM

Ayer en la clase del curso que estoy haciendo de monitora de educación sexual en el centro de psicología Gurenduz, salió el tema de las parafilias y con ellas conocimos el DSM, el libro que contiene la clasificación de todos los trastornos mentales. Me quedé alucinada con el contenido de este librito. Digamos que es muy curiosa su manera de describir los trastornos y la clasificación que se hace de ellos.

Si no sois psicólogxs probablemente os preguntaréis qué es esto, yo también lo hice porque como estoy en proceso de aprender más sobre sexología, todavía no había llegado a ver en primera persona el manual por excelencia para lxs sexólogxs. El DSM es el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders de ahí las siglas, lo que en castellano traducimos como Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Aunque es de uso internacional, la OMS, Organización Mundial de la Salud, recomienda el uso del sistema denominado CIE-10acrónimo de la Clasificación Internacional de Enfermedades cuyo uso está generalizado en todo el mundo.

Podemos decir que el DSM es más o menos la Biblia de la psicología. Está editado por la Asociación Estadounidense de psiquiatría y ahora mismo está vigente la quinta edición. Este manual fue creado con el objetivo de facilitar a los profesionales de la salud el diagnóstico de enfermedades.

¿Enfermedades? ¿parafilias? ¿trastornos?

Sí, así. Todo junto. Bueno en este manual aparecen todo tipo de trastornos, pero vamos a lo que nos interesa. Los trastornos sexuales y de la identidad sexual. Según el DSM hay tres tipos: trastornos sexuales, parafilias y trastorno de la identidad sexual (disforia de género).

Vamos a centrarnos en las parafilias (palabra proveniente del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) A raíz de intentar describir que es el sadismo surgió la consulta de este libro. Y dice así:

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.
  • Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. (Esto se añade a todas las acepciones)

O sea que si han sido menos de seis meses puedes estar tranquilx que ya no eres sádicx. Si son solo fantasías también, no lo saques fuera y ya está, así nadie te mira raro.

Pero hay términos muy curiosos como Frotteurismo. Dice así:

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes e impulsos sexuales o comportamientos ligados al hecho de tocar y rozar una persona en contra de su voluntad.

Me surge la duda de si en este caso se queda solo en la fantasía o se hace real, porque no se yo como lo ven lxs del DSM, pero ¿puede que sea una violación? no sé, digo…

Pero esperad que os voy a poner una muy buena Fetiche Travestista.

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el acto de transvestirse, en un varón heterosexual.

Qué respiro, si eres gay, lesbiana, bisexual o tienes cualquier otra orientación que no sea la hetero ya no entras dentro de esta parafilia. Si es que nos preocupamos por nada.

Masoquismo sexual.

  • Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.

Si todo solo pasa en tu cabeza no es nada, no hay de que preocuparse, es como si no te gustara, es solo que aparece alguna vez.

Aquí podéis leer con más detenimiento todas las definiciones que se incluyen en el manual.

¿Soy yo?

No sé si tal vez es mi desconocimiento, pero me chirrían un poco las descripciones de las supuestas parafilias. Para considerar una conducta como parafílica, ésta debe involucrar a personas no consientes de ello y además debe de afectar de forma negativa  a la vida del practicante. Por lo tanto, si tienes una filia, la realizas solx o con alguien que sí da su consentimiento, no debería haber ningún problemas.

En mi opinión, el problema reside en que cuando se hace algo fuera de “lo normal” entonces ya hay que catalogarlo de alguna manera. Si me gusta que me peguen mientras tengo sexo o me gusta ver determinadas acciones que no están dentro de lo común, es que algo tengo estropeado en la cabeza. Por ejemplo, es algo demasiado común pensar que como soy sádicx tuve una infancia difícil, violenta o que me ha provocado un trastorno. ¿No podemos pensar que simplemente hay muchas maneras de disfrutar y cada persona elige la suya?

Como dato gracias a la presión y protestas de la comunidad LGTBI el DSM sacó a la homosexualidad de sus páginas en 1973, en la segunda edición, que hasta ese momento consideraba como una enfermedad mental. Pero aún así este manual no tiene la aprobación de todo el mundo, no me extraña la verdad, yo aún sigo en shock, y hay documentos que siguen luchando para que se regenere su contenido y sean eliminadas algunas categorías. 

¡Será plátano el exhibicionista!

 

 

Calma nena, la regla puede ser mejor | Copas menstruales hay más de una

Ya ha pasado Halloween, la sangre y los sustos, pero parece que en tu baño sigue la fiesta porque, a primera vista, es el escenario de La matanza de Texas. ¿Por qué? porque ha venido tu querida amiga la menstruación y tú te has puesto a experimentar con nuevos modos de mantenerla entre tus piernas. Sabes de qué te hablo, ¿verdad?

Ilustración de La Lila, ilustradora feminista

Hace no mucho leí un post de una chica que harta de que todo el mundo le hablara de lo maravilloso que es usar la copa menstrual se atrevió a comprarse una y probarla. El resultado no fue nada satisfactorio y como os podéis imaginar su opinión sobre las copas menstruales pues no era muy buena. “Acusaba” a las defensoras de la copa de que no contaban toda la verdad, que todo parece muy bonito pero que luego no es así. Y puede que tenga algo de razón. Hace tiempo yo empecé con una y la verdad que le di puntos positivos, pero hay que ser sinceras, también los tiene negativos y al principio cuesta hacerse, sobre todo para sacarla y meterla.

Tiene razón, es incómoda y bastante escandalosa usarla en baños públicos. Si no tienes el lavabo al lado ya empiezas a agobiarte pensando a ver cómo lo haces para vaciarla, no olvidarte de llevar agua para limpiarla y volver a ponerla sin que montes el escenario de una peli de terror. Y… que la coloques bien, la sientas cómoda, no te haga daño y sobre todo, olvidarte de la constante paranoia de ¿me estaré manchando?

La copa menstrual vs tampones y compresas

Modo tampón. Cual chica de anuncio de tampones tu coges el tuyo, te lo guardas en el bolsillo, no sea que llames demasiado la atención (léase con ironía e indignación) y te vas al baño. Bajas la ropa, las bragas, te sientas, tiras, sacas, echas a la basura, abres, echas a la basura, metes, sube las bragas, sube la ropa, tira de la cadena, lava las manos y lista.

Modo compresa. Baja la ropa, baja las bragas, la quitas, echas a la basura, abres, tira envoltorio a la basura, pégala, espera me he equivocado mierda las compré sin alas, ah no esta vez lo he hecho bien, pero qué c… le pasa, por qué no pega, venga mantente ahí, no te muevas, límpiate, sube las bragas, sube la ropa, tira de la cadena, lávate las manos y lista.

Modo Copa (versión beta). A ver… parece que no he manchado mucho, alguna gota. Mete el dedo, igual dos, un poco más, sí ahí parece que pierde el vacío, ahora llega la hora de poner en práctica las lecciones de pilates y suelo pélvico, empuja un poquito… tira a la vez. Joe sí que estoy musculada ahí dentro (nota mental no quejarse más de la flacidez de mis brazos, centrarse en la fortaleza de mi vagina), un poco más de esfuerzo titánico y por fin fuera. Buff, a ver ahora voy al lavabo la limpio y de nuevo, a ver si me acuerdo cómo la doblé antes, hago una flor preciosa con ella y adentro. Arriba bragas, ropa, tira de la cadena, me lavo las manos. Comprobación, comprobación, parece que se extiende, me hace el vacío, no me dice nada, no parece que caiga. Venga, lista. ¡Espera! reconocimiento del lugar de los hechos, no hay restos de regueros de sangre, ni taza del baño manchada ni coágulo en el lavabo. Ahora sí, lista.

5 minutos después… voy hacer un pis rápido para ver que no esté chorreando.

Modo Copa (versión me siento súper bien con ella). Baja la ropa, baja las bragas, mete el dedo modo gancho, empuja un poquito, adiós vacío, músculos activados, tiro de su palito… y fuera. Vertido sobre el baño, me limpio, me acerco al lavabo, la enjuago, la doblo como yo sé y para adentro. Subo las bragas, la ropa, tira de la cadena, lávate las manos y lista.

¿El balance? que cada una elige lo que más le gusta y cómodo le resulte. Con los modos A y B nótense los residuos que se generan cada vez que vamos al baño a cambiarnos, sin embargo con la copa lo que más cuesta es el periodo de adaptación, pero generamos 0 residuos. Ya sé que ésto no es importante ni una prioridad para todas, pero si lo es, es una buena manera de reducirlos.

Síndrome del Shock tóxico

Con el uso de la copa menstrual no solo se reducen los residuos sino que también disminuyen los productos tóxicos que nos metemos con cada tampón y compresa. Como ya sabéis no mola nada todo esto de la sangre, la naturalidad y aceptar que las mujeres menstruamos, que es un proceso natural y necesario, así que mejor lo blanqueamos todo bien, aunque sea a base de lejías y tóxicos para hacer que todo parezca mucho más limpio.

A todas nos suena el SST, Síndrome de Shock tóxico, y cuando tenemos un tampón en la mano empezamos a pensar en todo lo que lleva ahí en su inocente apariencia, en lo que suelta cuando nos chupa y en si nos puede pasar algo. Sí, el síndrome existe, los tampones y compresas tienen sustancias nada beneficiosas para el cuerpo, pero también es cierto que el riesgo de sufrir unas consecuencias graves es bajo.  El SST es una enfermedad causada por unas toxinas producidas por la bacteria Straphylococcus aureus, esta bacteria es un micro-organismo que se encuentra en el cuerpo de las personas sanas de forma natural, habitualmente en la piel, nariz, axilas, ingles y vagina. Normalmente esto no supone un problema. El riesgo de SST menstrual relacionado con los tampones está asociado a la absorción: a mayor grado de absorción del tampón, mayor riesgo de contraer la enfermedad y viceversa por eso es importante utilizar uno adecuado al flujo.

Aunque el riesgo sea muy bajo yo lo de los productos que llevan no me lo quito de la cabeza (paranoias mías).

Mi copa menstrual y yo

Ahora mismo tengo 2 copas menstruales. Meluna, me ofreció probar una de sus copas y, como he tenido problemas con la primera, acepté porque quería comparar, que aunque todas parecen similares hay diferencias entre unas y otras.

Desde el principio para mí ha sido muy sencillo usarla, sí que que me cuesta a veces sacarla, pero por lo general estoy contenta. Es cierto que normalmente no tengo muchísimo flujo. Mi primera copa menstrual, de Iris Cup, es bastante blanda, se adapta bien pero su rabito me ha dado problemas. Está hecho como de pequeños círculos entre los que hay un espacio, pues bien, de tirar para sacarla se me ha ido rompiendo hasta quedarse justo la parte que sobre sale de la base de la copa. No sé muy bien por qué. Me he culpado a mi misma porque, como a veces me cuesta, tiendo a tirar muy fuerte y tal vez le hinco un poco la uña. Miradla.

Al estirar se rompe entre las uniones

Cuando me llegó Me Luna noté que al simple tacto es diferente. La silicona es más gruesa que la anterior, el reborde más duro y también cuesta un poco más doblarla. La primera vez que la usé me resultó muy incómoda. No me acostumbraba a ella. Estaba dura, me hacía daño porque la notaba demasiado rígida dentro y no terminaba de colocarla bien. Su forma es más redondeada que la otra, aunque tienen la misma talla, ésta es más achatada y la otra tiene una forma más de copa de vino digamos, más alargada. A simple vista no lo parece mucho, pero yo sí que lo notaba.

El primer uso fue malo, me manché, me sentía incómoda… como que no me encajaba. Pero insistí. Combiné los cambios, cuando con ésta no estaba a gusto me ponía la “vieja” y al hacer cambio volvía a Me luna y así fui adaptándola a mí y yo a ella. ¡Qué bonito verdad!

Aunque colocada no estaba 100% cómoda sorprendentemente su círculo de base hace que quitarla sea infinitamente más fácil de sacar. Estaba dividida. Dentro, no muy bien, pero es que sacarla ¡era genial! y con la Iris Cup me cuesta un montón.

Dos copas, dos formas

Tras un par de periodos ya somos mucho más amigas y ya la siento más mía. Ha cogido forma, se coloca muy bien y no me cuesta nada sacarla (punto súper importante).

Me Luna me gusta porque su forma es muy sencilla y porque ofrece, además de varios tamaños, que esto lo hacen todas, varias texturas. Hay Soft, más blanda y elástica, Classic, para la mayoría de las mujeres con una sensibilidad normal y Sport, más dura que la classic y hecha para pelvis muy entrenadas. Yo tengo la Classic y creo que me vendría mejor la Soft porque la noto demasiado rígida para mí. Pero como os digo, se me ha ido adaptando. Y en cuanto a los tamaños, hay talla S, M, L y XL. Depende del flujo menstrual de cada mujer, de la altura, la complexión, de si has tenido uno o varios partos… en su guía lo explica muy bien.

¿Qué copa es la mía?

Pero nada es absoluto y cada una de nosotras podemos elegir lo que más nos guste y se nos adapte mejor. Si los procesos de adaptación a cualquier método son duros, don´t worrry! todo lleva su tiempo. No te agobies, cógela y déjala cuando quieras y ya irás mejorando.