Situaciones que, como lesbiana, odio vivir 🤦‍♀️

Porno Home made 📽️ 4 escenas de XConfessions en tu casa 🏡

¿Porno? ¿has oído porno? sí, si relájate que vamos a hablar, bueno más bien ver porno. Pero no unas súper producciones, sino tu porno. “¿Cómo? pero si yo no hago porno”, ya, todavía…

Uno de los grandes problemas que encontramos cuando buscamos y vemos porno es que todo nos parece prefabricado. Las escenas, los cuerpos, las sexualidades, los deseos parecen hechos y producidos en serie y si miramos a nuestro alrededor no es así. Cada persona es diferente en cuanto a deseos, fantasías y sexualidades, por eso es tan importante mostrar en el cine para adultos que la sexualidades son diversas. Y, la verdad, no está muy extendido la idea del home made porno, vamos que si no encuentras lo que te gusta te lo hagas tú mismx.

Como a veces es difícil llevar nuestras fantasías a la realidad o ponernos a grabar algo, se me ha ocurrido que por qué no coger el ejemplo de XConfessions de Erika Lust y “robarle” algunas ideas. Lust cada vez utiliza más juguetes y complementos eróticos en sus películas y muchos de ellos ya forman parte de nuestro vestuario erótico, por ello no es difícil ponerlo en práctica.

📽 4 escenas

🏠 El lugar que más te gusta

💭 Mis ideas, las de Erika Lust y tu imaginación

Te lo explico en detalle…

Porno propio y autoco(ñ)ocimiento 📽️

No estoy acostumbrada a estar al otro lado. Siempre soy yo la que hace las preguntas, pero esta vez me he cambiado de lado.

Ester Ferré, CEO y co-fundadora del SexShop feminista Equality Sex, me ha puesto contra las cuerdas para sonsacarme qué es lo que opino sobre el Porno, el Porno feminista y cómo lo aplico en los talleres y en mi vida.

Aquí os dejo la entrevista que me ha hecho.

https://www.equalitysex.com/porno-feminista-ser-directora-de-tu-propia-pelicula-porno-feminista/

 

Sexo 👀 y feminismo 💪

A veces os preguntaréis, ¿qué tiene que ver el feminismo con los encuentros eróticos? Y por qué me empeño tanto en mezclarlo y meter el feminismo en la cama. A veces me han dicho que el feminismo y las reivindicaciones deben quedarse fuera de la habitación, pero yo no estoy de acuerdo. Como mujer sexual que soy, en mi forma de comunicarme eróticamente entran mis convicciones feministas. Sin ellas no sería yo y sin mí misma no podría tener una vida sexual satisfactoria.

¿Un encuentro erótico es solo una forma de sentir placer o puede ser una vía de expresarnos políticamente ? Para mí el sexo, entendido como encuentro erótico, es una vía que utilizo para poner en práctica mis convicciones. Dicho así suena un poco utilitarista y parece que despojo al erotismo de toda su esencia y lo dejo en algo meramente usable, como una herramienta. Lo que quiero decir, es que en el disfrute que hago con mis erotismos, sola y en compañía, mi mente y mi cuerpo están impregnados de esas ideas.

🧐 ¿Te has cuestionado de dónde provienen tus fantasías?

Si nos paramos a pensar, las prácticas sexuales habituales tienen una connotación social muy relevante. Las posturas, los roles, el imaginario erótico… en un principio está masculinamente construido. Es la parte principal, el placer se produce y reproduce para la mirada masculina (hombres sociales) mientras que, por otra parte comienzan a surgir eróticas discursivas especialmente diseñadas para la mirada femenina (mujeres sociales). Es la otra cara de una misma moneda. Por un lado, la cara de la moneda masculinizada muestra ciertos adjetivos eróticos, mientras que por la otra adquiere unos tintes totalmente diferentes. Dice E. Illouz en El consumo de la utopía romántica que hoy en día el amor está feminizado. Los adjetivos que se refieren al amor suelen ser “agradables”, “íntimo”, “tranquilo”, “dulce” o “tierno”. Domina una imagen de romanticismo que nos mete a todxs en una esfera de sentimientos feminizados. ¿Por qué es el amor y los sentimientos lo que está feminizado y no la pornografía, por ejemplo? Porque cuando hablamos de sexo y lo relacionamos con mujeres, ese sexo cambia totalmente. Se vuelve a la idea, socialmente implementada, de que que a las mujeres no nos gusta el sexo, nos gusta el amor. El amor entendido como la parte más tierna y sentimental de los encuentros eróticos, como si a nosotras no nos gustara su parte más física.

De aquí heredamos un imaginario erótico diferenciado por géneros. Lo que les gusta a unxs, no le puede/debe gustar a otrxs. Dentro de este imaginario erótico se estereotipa el ideal de belleza, el ideal de qué es sexy, atrayente, sensual y qué no lo es. Un cuerpo que cumple con determinadas formas será atractivo, mientras que si hay algo en él que lo diferencia de los otros, perderá un punto en la escala normativa de soy un/una tía/o buena/o. Y diréis, ya bueno y qué hay de feminismo en todo. Precisamente lo que leéis, nada. No hay una mirada crítica hacia nuestro comportamiento erótico en la sociedad si no lo atravesamos con el feminismo. Una vez que cambiamos la mirada y miramos cómo nos relacionamos con nuestro entorno vemos cómo chirrían los discursos. Cómo nuestro comportamiento hasta ese momento no ha salido de verdad desde dentro de cada unx de nosotrxs. Es necesaria una deconstrucción del imaginario erótico, un análisis de qué es lo que nos excita, lo que nos pone y por qué lo hace. Y lo que me parece más importante, la clave está en reconstruir esos imaginarios y esas maneras de comunicarnos eróticamente atendiendo a nuestros deseos. Cada personas es sexualmente diferente y diversa y por eso no podemos aceptar una heterogeneización sexual si somos diferentes, deseamos diferente y follamos de maneras diferentes.

El sexo como arma política

En el artículo que he publicado este mes en El Sextante decía que masturbarse es, para mí, un acto político. Meterse la mano entre las bragas y reconocerse como mujer deseante y defender la diversidad de deseos de las mujeres es la mejor arma política sexualmente hablando. La sexualidad de las mujeres se relega en muchos casos a la atracción de una pareja y a la reproducción, es por eso que una vez que una mujer se encuentra en una estabilidad sexual y sentimental, su deseo se va desvaneciendo y se centra en el placer por y para la pareja. La individualidad, de la que tanto hablamos en el sistema social actual, desaparece cuando la cama se comparte diariamente. Que todos disfruten, pero ¿qué hay de una misma? Cuando aparece una pareja a la que complacer y una vida en la que el tiempo es el bien más escaso, el auto placer es la última necesidad.

De ahí que reivindiquemos el auto-placer como arma. Tocarnos, masturbarnos y sentirnos es un camino hacia el auto-conocimiento. Este autoconocimiento nos hace ser conscientes de qué es lo que nos gusta y qué no. Cuando nos empoderamos en nuestra intimidad, lo hacemos a la vez ante lxs demás. Tengo claro lo que quiero y deseo, puedo demostrárselo al mundo. Y al mismo tiempo somos conscientes de cómo somos realmente. Puedo no entrar en los cánones, pero eso no quiere decir que sea menos atractiva. Soy diferente y en esa diferencia es donde debemos encontrar nuestras esencias.

👄 Mis encuentros eróticos y mis deseos ¿son feministas?

¿Qué pasa cuando nos encontramos con que algo que nos gusta no entra dentro de “lo bien visto” por el feminismo? Esta es una discusión que he tenido varias veces. Me quedé atónita cuando me contaron que hay gente que no admite que a otras, feministas, les gustaran los roles de sumisión donde ellas eran las sumisas o juegos donde hay violencia de por medio. Y es aquí donde surge el “que el feminismo se quede fuera y que cada unx disfrute como quiera”. A mi me puede gustar ser sumisa, si soy consciente de qué juegos acepto, lo hago con mutuo consentimiento y es algo de lo que disfruto, ¿por qué no lo voy a hacer? Volviendo al tema del imaginario erótico, ¿qué pasa si mi fantasía más recurrente es que me ataquen? ¿como soy feminista no me puede gustar? Lo importante, para mí, es ser conscientes de las realidades. Podemos hacer una análisis individual y hacernos conscientes de por qué me atrae eso, pero si es algo que nos hace excitarnos y no hay mayor perjuicio, por qué no voy a permitirme excitarme con ello.

Con la pornografía sucede algo similar, yo siempre animo a buscar un porno más diverso en el que nos sintamos identificadas y se atiendan a todos los deseos, pero si a veces (o más) me apetece acudir a una película porno mainstream porque me gusta o porque en ese momento es lo que me apetece, ¿por qué privarnos? Los deseos son parte de nosotrxs y debemos disfrutar de ellos sin restricciones, para mí el feminismo está dentro de mi mundo erótico y mi mundo erótico intento construirlo con mis principios feministas presentes, pero ese mismo feminismo en el que yo creo no me coarta ninguno de mis deseos.

Hace poco dije que follarnos es un acto revolucionario y de verdad lo creo. Desde nuestros deseos y sexualidades podemos cambiar el mundo.

 

Satisfyer o los mejores orgasmos sin manos 💣| Con sorpresa y descuento

¿Existen los orgasmos sin manos? sí. ¿Son igual de buenos que los provocados por el movimiento y la fricción? no. ¡Son mejores! Tenía muchas ganas de hacer una review de los nuevos juguetes de Satisfyer y lo he hecho por todo lo alto. Además, os traigo una sorpresa y proposición indecente que no vais a poder rechazar.

Me ha llevado un tiempo probarlos, testarlos y hacer este post. Ha sido un trabajo arduo pero gratificante, sobre todo porque os lleváis un regalo y un truco que espero que os guste. Satisfyer es una de las marcas estrella dentro de la juguetería erótica, eso no hace falta que os lo diga. Pero, por si alguien anda despistadx, es el culpable de revolucionar nuestros clítoris. Sí. Éstos son los que se atrevieron a crear un juguete que estimulara el clítoris de una forma diferente. Echaron por tierra todas las bondades que decíamos sobre los vibradores y nos dejaron boquiabiertxs con una nueva forma de sentir placer: a través de las ondas de presión. Sus juguetes utilizan éste método para excitar de una forma muy sutil y satisfactoria los genitales.

Se dieron a conocer con los ya clásicos succionadores de clítoris, nos sorprendieron con Penguin, el juguete con el diseño más divertido, y ahora amplían la gama para que nadie se quede sin su Satisfyer preferido.

Aquí nadie se queda sin su preferido

Para lxs que echaban de menos la estimulación interna llega Satisfyer G-Spot Rabbit. Un vibrador, en principio como cualquier otro de este estilo, que combina las vibraciones con la succión. Su parte penetradora tiene diferentes modos de vibración y la parte externa, en vez de vibrar como lo hacen la mayoría de vibradores, succiona. Ahí es donde está la clave del éxito. Si al usar el clásico sentías que te faltaba algo, es que tienes que probar éste.

El funcionamiento es muy sencillo, tiene dos botones para accionarlo que corresponden a cada una de sus partes. Con el de color se pone en marcha la vibración, cada vez que lo pulses recorrerás uno de sus 7 ritmos y 3 intensidades, y con el blanco la boquilla que emite las ondas de presión que van desde un nivel suave hasta el onceavo súper intenso.

Si no te convence tanta estimulación a la vez, puedes anular una de sus partes y centrarte en otra. Por ejemplo: te gusta la succión, te gusta penetrarte con algo, pero crees que si la parte interna vibra a la vez que succiona la externa los estímulos van a ser demasiado para ti. Entonces activa la succión, regulala a tu gusto y deja que la interna esté ahí, rozando dentro de la vagina pero sin vibrar.

El círculo de silicona en este juguete es más plano que el de los Satisfyer clásicos. Esto hace que las posturas y la forma de usarlo cambien. Ya no lo podemos sujetar desde arriba, porque entonces, al menos a mí, no encaja bien con el clítoris. Por eso, hay que ir buscando la manera perfecta para que todas sus partes se acomoden y te sientas cómoda y libre para el placer.  *Cuando llegues abajo del todo te cuento mi truco (en vivo y en casi directo).

Como todos los juguetes de esta marca el diseño es muy sencillo y simple. La textura es agradable y los materiales de primera calidad. Además, limpiarlos es muy sencillo. La boquilla de silicona del succionador se puede retirar para limpiar y cuando ya la tengamos muy usada, en su propia web se pueden conseguir los recambios. Para mí esto es sinónimo de que es un juguete duradero.

 

Satisfyer Pro Plus Vibration es la siguiente generación al clásico. Los grados de ondas de presión son más potentes y además incorpora 11 niveles vibración. El funcionamiento sigue siendo muy sencillo. Por un lado ponemos en marcha la parte de succión con el botón On y lo regulamos con el +/- y por otra, activamos la vibración. Este juguete es diferente al resto. Es rígido y nos aporta otras sensaciones y opciones. Podríamos usarlo colocado sobre el clítoris y que el resto de su cuerpo vibrador estimule indirectamente el resto de la vulva. Si necesitabas vibración que acompañara las ondas de presión, ésta es tu mejor opción. 

No está pensado para la penetración, ya que su tamaño lo dificulta un poco, pero dependiendo de cómo sean nuestras formas, podemos jugar a acercarlo a la entrada de la vagina. Igual que todos los demás, se limpia con facilidad y el cabezal del silicona puede reemplazarse.

Satisfyer Pro 4 Couples es la nueva apuesta para los encuentros eróticos en pareja. Ivagínate: Ondas de presión sobre el clítoris + vibración interna + penetración (con un dildo o un pene)= Creo que la respuesta te la sabes. Está inspirado en los juguetes para parejas que estimula a lxs dos pero añadiendo su inconfundible rasgo característico: la succión. Ohhh Yeah!

La forma es muy ergonómica y flexible, por lo que se adapta y dobla con facilidad. Es bastante cómodo, suave y blando. Usarlo es tan sencillo como el resto. Por un lado tenemos el botón de encender, la parte que estimula el clítoris y por otra la vibración interna. Tiene 10 modos diferentes de vibrar y 11 de succión. Le doy un punto positivo a que se puedan usar las partes por separado. Resulta cómodo colocarlo, disfrutar del encuentro erótico y si nos apetece activar las ondas de presión, el vibrador o todo a la vez. Podemos presionar los botones sin dificultad en casi cualquier postura.

 

Y yo, ¿qué digo?

Me parece muy bueno lo que han hecho y que en cada juguete las partes se activen y desactiven por separado. A mí, a veces, me ocurre que tantas estimulaciones a la vez me saturan, por ello, es preferible ir poco a poco y probar cómo nos gusta más.

📌 El diseño es limpio, sencillo y son muy intuitivos.

📌 Los programas se controlan por separado en todos.

📌 Cada uno trae su propio cargador magnético con USB e instrucciones.

📌 Se limpian fácilmente y se pueden re-cambiar las caperuzas de silicona.

📌 Hay para todas las opciones y cualquiera de ellos se pueden utilizar solx o en compañía.

📌 Puede usarse bajo el agua.

Aquí va la sorpresa

Como la primavera nos vuelve un poco locxs Satisfyer me ha dado concedido el deseo de ofreceros un 25% de descuento para que, después de haceros babear con sus virtudes, no os quedéis sin el vuestro. Elije el que más te guste, cómpralo en www.satisfyer.com y al pagar introduce el código: arseroticas25 para que te salga más barato.

El descuento es válido desde el 30 de marzo al 2 de abril usando el código arseroticas25.

*No se hacen envíos fuera de Europa, USA y Canadá.

Y ahora, como diría Goyo Jiménez, no lo digo, lo hago. Y en el vídeo os lo enseño todo mucho mejor.

Código descuento para juguetes Satisfyer