La sexualidad tántrica en las mujeres


“Masaje tántrico: dícese de ese momento en el que todo el peso que llevas arrastrando durante días o meses desaparece y la armonía vuelve a vivir en tu interior”

ArsEroticas

Ésta es mi definición de masaje tántrico. Es un tanto personal, pero es lo que significa para mí el tantra. Ese momento en el que me libero y vuelvo a ser consciente de las energías que forman parte de mí, las escucho y todo parece que se reestructura. ¿Conocéis ese momento?

Noviembre está siendo un mes agotador y llevo días pensando en qué beneficios puede tener el tantra para las mujeres, que como yo, vamos a un ritmo acelerado y no paramos ni para tomar un poco de aire.

Beneficios del tantra para las mujeres.

La filosofía tantra tiene cuatro pilares bases que me he propuesto conocer más de cerca y aplicarme (aquí va lo complicado).

  • Empecemos por la aceptación. Aceptarme cómo soy es el primer paso y, la verdad, no es tarea fácil. En un mundo en el que vivimos comparándolo todo, nosotras somos un objeto más de comparación. ¡Voy a dejar de hacerlo y verme con más claridad!. Esto también deberíamos aplicarlo hacia los demás, cada personas es diferente y eso es parte de la esencia de la vida.
  • Estar presente. Lo tengo como un mantra grabado. ESTAR, así con mayúsculas. Hay muchas maneras de estar y no todas significan que lo hagamos plenamente. Para vivir la vida de forma plena y consciente hay que activar todos los sentidos.
  • Decir lo que siento y pienso. La sinceridad no es nuestro fuerte, tenemos que admitirlo. Ser sincera a veces cuesta, pero es necesario. No solo hacia los demás, sino hacia nosotras mismas. Ser sinceras con lo que queremos hacer, con los objetivos que tenemos y lo que nos apetece en cada momento.
  • Fluir. La vida a veces nos exige llevar un ritmo acelerado al que no siempre nos apetece ir. Para. Dale al stop y detente. Acompasa tu ritmo vital y siente la armonía.
El tantra nos conecta con nuestra esencia

Pero, ¿cómo poner en práctica el tantra?

Hay una manera muy placentera y sencilla de estructurar nuestras energías y empezar a poner el práctica esta forma de vida, los masajes tántricos. Los masajes tantra barcelona son toda una experiencia. La piel funciona como lenguaje común entre las dos personas que comienzan una coreografía sin fin. Es un momento íntimo en el que dejas tu cuerpo en manos de la persona que va a transportarte a un mundo completamente diferente a través de tus sentidos.

La confianza y sentirte relajada es la primera clave para disfrutar de un buen masaje tántrico. En todo momento tenemos que tener presente que somos nosotras las que debemos expresar qué es lo que nos gusta y lo que no. La persona que nos está masajeando no es adivina.Puedes hacerlo en la intimidad, pero hay muchas profesionales especializadas en masajes tántricos que nos pueden ayudar a elevar nuestros niveles de sensaciones. Acudir a una consulta donde nos practiquen un masaje tántrico es una oportunidad para profundizar en nuestros cuerpos, explorar nuevas sensaciones y descubrir otras formas de sentir placeres. Es tan sencillo como buscar masajes tántricos Barcelona (por ejemplo) y conocer qué oferta hay en nuestra ciudad.

Hay que tener en cuenta que al hablar de masajes tántricos estoy generalizando, pero hay muchos tipos de masajes. Por ejemplo, si quieres profundizar en el conocimiento de la sexualidad femenina,puedes optar por un masaje de Yoni. Puedes hacerlo en pareja o en solitario. Es una buena manera de permitirnos ese tiempo que nuestras energías nos están demandando.

Volviendo a las bases del tantra, para mí especialmente voy a añadir una: obligarme. Siempre hay muchas más cosas que hacer antes de dejarnos llevar por lo sentidos y esto no es nada recomendable. Obligarme aparar y dejar que mi piel hable tiene que aparecer en mi agenda como una prioridad, así que, ahora que tengo más claro qué puede hacer el tantra por mí, voy a ponerlo en práctica.

Sexo y vejez, sí es posible| Etapas en la sexualidad III

Viejas y sexuales. Es una pareja no muy bien vista. Que una mujer mayor tenga libido, deseos y se de placeres nos chirría un poco. ¿Por qué? porque a las mujeres se nos ha educado como seres receptores hasta para el placer y por eso creemos que cuando una mujer ya es mayor, pierde todo el interés por los asuntos sexuales. Pero tengo la necesidad de tiraros esta idea a la basura, lo siento me veo en la obligación de decir que las mujeres mayores también tienen sexo.

Sí, las personas mayores follan. “La Sexualidad, la sensualidad y el erotismo NO desaparecen cuando envejecemos, lo que si varían son las condiciones físicas, médicas, emocionales o de relación que pueden incidir, influenciar o dificultar que nuestras relaciones afectivo-sexuales necesiten adaptaciones y por tanto, creatividad y mucha comunicación de pareja” es la respuesta de Zoraida Granados Palma, psicóloga, sexóloga y especialista en Intervención en Crisis, Duelo y Muerte, Atención integral a personas con enfermedad avanzada y sus familias, además de estar a cargo del gabinete CoNpasión. Y es mi aliada hoy para reivindicar que las personas mayores y las que se encuentran en su última fase de la vida también tienen deseos sexuales.

Si la vida sexual en la juventud fue placentera y satisfactoria condicionará su Sexualidad y la de su pareja en la llamada tercera edad, adultez tardía y/o vejez y tratará de mantenerla, en caso contrario, las personas que tuvieron un pasado disfuncional, por norma general, no buscarán alternativas ni ayuda, al considerar que no pueden darse mejoras”. “No todo finaliza cuando te jubilas, fallece tu pareja, o tus hijos abandonan el hogar familiar y se independizan. Así como no deben seguir las normas sociales inculcadas ni los estereotipos asociados a su edad”.

Como podemos comprobar a nuestro alrededor hay muchas maneras de llegar a la vejez y Granados incide en esto. No es lo mismo haber sido una persona activa y que se ha preocupado por el auto-cuidado y la vida íntima que una que, por muchos motivos se ha conformado. “Si estaba activo podemos favorecer la información, incitar en las novedades, mejoras, incluso que conozcan nuevas posturas o juguetes sexuales. En cambio, si la persona o personas no han disfrutado de una relación satisfactoria para uno de su miembros o para ambos, lo primero es conocer los motivos por lo que se encuentran en esa situación, si han realizado intentos, han sido exitosos o no, las dificultades, así como las facilidades para ciertos aspectos”.

¿juguetes sexuales en la vejez? ¡Por qué no!

Para las personas mayores llegar a este momento de sus vidas puede suponer romper con todo lo que han hecho hasta ahora. Ahora pueden dedicarse a lo que les gusta, permitirse sentir y buscar diferentes maneras de sentir placer sin prisas y ajustándose a sus verdaderas necesidades.

Uno de los problemas con los que nos encontramos en esta etapa es con la soledad. Muchas personas llegan a esta fase solas o empiezan a sufrir pérdidas importantes. Por ello, se han visto en la necesidad de vivir con familiares, pero ¿qué hay de su intimidad ahora? “Uno de los aspectos que las personas mayores peor gestionan al igual que sus familiares es cuando no pueden permanecer en su querida casa, sus cosas, su tiempo, su orden, sus manías y sus recuerdos”. “Las diferencias intergeneracionales se notan y surgen las desavenencias y los conflictos”. “Como cuando te encuentras en el Hospital, la intimidad es relativa, escasa e incluso inexistente. Se debe trabajar para concienciar tanto a los profesionales de la salud y de los cuidados, como a los familiares a promover la autonomía de la persona, respetar la intimidad y su dignidad. Por ello, deben disponer de un espacio, donde puedan tener sus enseres personales, fotos, recuerdos, se debe llamar a la puerta antes de entrar, preguntar antes de realizar cualquier intervención, cura, cuidado o aseo personal”.

El amor y la sexualidad en la tercera edad

Uno de los motivos de consulta más frecuente es cuando tras enviudar, divorciarse, el marido o la mujer, desean, por propia voluntad ir a una Residencia de Mayores, para no ser una carga para sus hijos, cuidadores y/o allegados, porque desean disfrutar de la compañía y las actividades que allí se ofrecen, evitar la soledad y relacionarse con personas de su generación o similares, y sus hijos son informados por el Centro o por el propio familiar que tiene pareja. Algunos familiares, entre ellos los hijos no lo conciben, incluso se lo prohíben, le impiden seguir con la relación por si la otra persona le engaña o pretende beneficios secundarios, y la típica frase: ¿qué vas a hacer ahora a tu edad?, ¿ya no te acuerdas de papá o mamá?. Los hijos deben comprender, que gracias a la relación que tuvieron sus progenitores, ellos son lo que son, por lo que no deben molestarse, ni ofenderse, ni escandalizarse”

El amor en las residencias de ancianos

El amor surge en las residencias habitualmente como comenta Zoraida Granados pero ¿qué sucede entonces? “Se les informa a los hijos, porque el Centro, considera que son ellos los que pueden o no dar permiso al personal del Centro e incluso a sus padres, en el caso hipotético de poner a ambas partes de la pareja en una misma habitación. Por lo que sí, y sólo sí, la nueva pareja, sus familiares y el Centro dan su conformidad se permite. Y en el caso, de que alguna de las partes se niegue, no se permite la convivencia ni el espacio donde compartir y hacer crecer una relación de pareja. Éstas son las Residencias más “modernas”, por llamarlo de algún modo. Pero, en la inmensa mayoría, si la pareja no está legalmente casada, no les permiten compartir habitación e incluso coincidir en las actividades”.

En esta etapa los estereotipos tampoco deben condicionar

Siguiendo nuestra línea temporal de vida vamos a llegar a un punto en el que ésta se vaya apagando. ¿Sigue habiendo sexualidad? “Sin lugar a dudas, una de las mejores maneras de finalizar la vida con amor, comprensión, dulzura y conexión”. Pero, “las personas al final de la vida, no desean tener relaciones sexuales completas, como entiende el resto de las personas, como es únicamente mediante la penetración. lo que demandan es tocarse, sentirse, fuera de los meros roces cuando les dan de comer, les limpian o asean, cambios de ropa y/o posturales.

Esto es lo que necesitan, desean y demandan, y si los profesionales de la salud, podemos facilitar eso, una misma cama, cuerpos en contacto, intimidad, tiempo…las personas se serenan, reconectan con su pareja e incluso pueden despedirse en sus brazos; un lugar conocido, cómodo, tierno y seguro”.

Zoraida Granados Palma

 

“Si estás vivo, puedes sentir y por tanto, disfrutar y sentir placer, con o sin compañía”

Hay sexo (y mucho) a partir de los 40 | Etapas en la sexualidad II

¿Las mujeres de a partir de 40 años disfrutan del sexo?

Hoy tenemos una misión, romper esos mitos y estereotipos que se han creado alrededor de las mujeres. Muchas veces pensamos que el deseo y la libido están unidos a la juventud, y, casi sin darnos cuenta, lo ligamos a la reprodución colando el placer como una excusa. Como si el placer fuera algo secundario. Una vez que las mujeres pasamos esa etapa entramos en un limbo de no-sexualidad. Y si ya nos adentramos en la pre y menopausia, ¡ni hablamos!

¿De verdad crees que las mujeres dejamos de ser agentes sexualmente deseantes y deseadas?

Como sabréis no puedo hablar de este tema en primera persona, por eso, y gracias a la magia de las redes sociales, 4 maravillosas mujeres tomarán hoy el protagonismo. Se enfrentarán al mismo cuestionario dando así una visión muy particular de las mismas cuestiones desde posturas diferentes. ¿Os las presento?

Éstas son las preguntas a las que responden 👇


 

Pilar

“Mi vida sexual ahora… soy yo. ¡¡Por fin!!”

Creo que me encuentro en mi mejor etapa sexual. Soy muy deshinibida , conozco muy bien mi cuerpo. Disfruto de él cuando me apetece y con quien me apetece. Y exijo en mis relaciones sexuales. Es una etapa de madurez sexual maravillosa.

2. La relación es total. Disfruto del erotismo con mi cuerpo si problemas ni tabúes. Sincronía absoluta.
3. Ahora soy más segura de mí misma.  Mi objetivo es dar placer y obtenerlo.  Antes solo pensaba en dar placer y que mi pareja disfrutase quedándome en segundo plano. Ahora no.  Mis relaciones de pareja deben ser sexuales e igualitarias. Y antes no lo eran. Por otro lado, no conocía mi cuerpo como lo conozco ahora y no interactuaba tanto con él en el sexo. Ahora mi cuerpo y mi placer son importantes en mis relaciones sexuales.
4. Sí. Sexo anal que antes no practicaba por cuestiones morales. Y acepto algunas propuestas eróticas que seguramente antes no hubiese querido practicar.
5. Por supuesto. He abierto los ojos a la normalización de determinadas cuestiones sexuales. De hecho creo que falta información.  Sobre todo educación  en los niños y en gente muy mayor.

Bárbara

“En una palabra, ESPECTACULAR”

1. Que tengo más apetito sexual, que estoy más lubricada a pesar de que pensaba que sería al contrario, que ya no tengo que preocuparme por la regla y encima tengo más orgasmos que antes.

2. Me encanta mi cuerpo, me sigo viendo súper atractiva, la verdad que no suelo practicar nada erótico conmigo misma, no lo hago porque a penas tengo tiempo y tampoco es que me apetezca, prefiero hacerlo en compañía.

3. Pues que tengo más lubricación y que tengo muchos más orgasmos que antes.

4. Lo único que he cambiado es que uso más lubricantes, pero diferentes, no por falta de lubricación, sino como juego de sensaciones, mi hija me da de todo tipo y los vamos probando.

5. Sí, ahora me abro más a otras alternativas, que antes no hacia. Por ejemplo, al uso de diferentes lubricantes y el concepto de orientación sexual, antes lo veía como algo raro, y ahora lo veo como algo natural dentro de la sociedad.


Jolie Courge

Colorista, con dibujos, maridada con buen vino y buena comida, con cualquier placer y curiosidad”

1.  La mayor ventaja es que sé lo que quiero , el tipo y color de encuentro sexual que me apetece en cada momento.

2. Con mi cuerpo, una relación excelente. Lo amo, aunque a veces no me guste o no lo cuide como debiera, pero adoro su tacto, las sensaciones que me regala, a donde me lleva y de donde me trae. Con mi erotismo mi relación es también muy buena. No soy mujer de demasiados tabúes, creo, y me encanta cultivarlo, atenderlo, redescubrirlo…

3. Quizás el tiempo y las ganas, que son menores, pero más que con mi edad, 43, creo que tiene más que ver con el ritmo de vida frenético que llevo, lleno de obligaciones, compromisos…locuras varias que apenas dejan tiempo y fuerzas para poder plantearse un encuentro sexual, y no hablo solo de pareja.

4. No, en realidad, no es que haga nada nuevo ni deje de hacerlo, a no ser el uso de nuevos juguetes que van saliendo al mercado. Desde siempre me ha gustado indagar en mi propio erotismo, así que es más un fluir que otra cosa.

5. No, porque en realidad el concepto que tenemos ahora es el que he tenido siempre, el que me han inculcado en casa, en el cole…Sí, he tenido suerte.


Miss Taboo

Actualmente es el centro de mi vida, y lástima no haberlo descubierto antes”

1. ¡Todas! considero que ahora tengo un sexo más “sano”, ya no tanto miedo a lo desconocido y al que dirán. Ahora estoy en un momento donde yo decido, conozco mi cuerpo y conozco mi mente, y he descubierto que se llevan súper bien.

2. Muy bonita, muy sana, y muy presente, con los años he aprendido a disfrutar de mi cuerpo, aunque sea simplemente andando por la calle, a ser insinuante, sensual sin necesidad de ser pornográfica o rozar la vulgaridad, una simple sonrisa puede ser una arma muy erótica en determinados momentos.

3. El no tener miedo, el saber dominar y controlar la situación.

4.  Si claro, ahora hablo libremente de sexo, con educación y respeto, pero sin tabús. Y si estoy manteniendo relaciones explico y pido lo que necesito, ya que solamente con la penetración, yo no llego a mi objetivo.

5. Siempre he sido muy abierta en todo lo relacionado con el sexo, pero tengo que admitir que actualmente existe un amplia información a nuestro alrededor, y la gente tiene ganas de aprender a disfrutar de otra manera.

 

Un juguete para ti y tu pareja | Multifun 2

Si te ha gustado este juguete tanto como a Sacia Sex Shop mi review, podéis conseguirlo con un 20% de descuento.

¿Cómo conseguir un juguete sexual barato?

Visita su web y busca este juguetito. Si te gusta y quieres probarlo como yo al pagar introduce el código #ARSSATISFYER20 y automáticamente te saldrá mucho más barato.

 

🍼Sexualidad infantil | Etapas en la sexualidad I

Cuando nacemos no llevamos un pan debajo del brazo, llevamos nuestras sexualidades.

Tú eres un ser sexual. Eso lo sabes ahora y eres consciente de ello, pero ¿en qué momento aparece tu sexualidad?. Desde que salimos de nuestras madres la sexualidad está presente y es inherente a nosotras y nosotros. Hace tiempo estuve pensando en cómo obviamos que las niñas y los niños también son seres sexuales. Nos da miedo pensar en que igual que nosotrxs sentimos atracción, deseo y placeres, ellxs también los tengan. El problema radica en la codificación de esos deseos y placeres, en que no somos capaces de abstraernos de nuestras realidades de adultxs para ver desde otra perspectiva otra manera de amar y ser sexuales. 

“¡Obvio que obtienen placer! La pregunta es ¿qué diferencia el placer en los genitales del placer en la nuca? La respuesta es el significado que le damos los adultos. Para los niños y niñas no existe la connotación sexual, por lo tanto no tienen la misma respuesta. El placer es placer y, sin una moral subyacente, todo el cuerpo es disfrutable por igual. Por ello los niños buscan explorar mientras obtienen un gran placer…¡si no no lo repetirían!” afirma Nayara Malnero, psicóloga clínica, sexóloga clínica, sex coach y  pedagoga en Sexperimentando.

Desde muy temprano cada criatura va siendo consciente de sus cuerpos y de qué es lo que le gusta y lo que no. Y a la hora de educar en sexualidad a nuestros hijos e hijas debemos empezar por aquí, por el cuerpo pero con una mente abierta. “Existen tantos cuerpos como personas de modo que intentar “clasificar” no es una opción muy inteligente. Es mejor transmitir la amplia heterogeneidad, que es como es la vida real. No obstante, sí está bien transmitir las características principales que diferencian, por ejemplo, a hombres y mujeres, sobre todo para evitar confusiones” aclara Malnero.

Educación sexual

Desde mi punto de vista en la etapa infantil se experimentan muchos placeres, aunque no los codifiquemos como los sentimos lxs adultxs, y dentro de la educación infantil me parece interesante plantearnos si debemos enseñar u orientar desde pequeños cómo obtener placer, a lo que la experta me responde que “cada persona disfruta y obtiene el placer de forma diferente”, es decir, educar sexualmente no significa marcar el camino, sino dejar que cada persona, desde que es consciente de su sexualidad, aprenda a través de sus propias experiencias.

Muchas madres y padres no saben cómo actuar o responder cuando empiezan a preguntar por la anatomía y no podemos olvidar lo genitalizada que está la sexualidad, si a esto le sumamos que cada cuerpo tiene sus peculiaridades y hay cuerpos con genitales muy diversos y no normativos, la bola de confusión se nos hace más grande. “De nuevo somos nosotros los que etiquetamos y juzgamos. El reconocimiento y disfrute de su cuerpo probablemente fuese el mismo. Lo único que debemos de tener en cuenta es que, a la hora de hacer comparaciones, semejanzas y diferencias con los demás, habrá cosas que explicarle”.

Mother son sextalk

¿Cómo educar sexualmente en la adolescencia?

Los cuerpos son el punto de partida de la sexualidad hasta que vamos descubriendo nuevas maneras y vías de disfrutarla, por ello es tan importante esa primera fase en la que las criaturas van identificando cada parte. Más adelante, pasada la infancia, entramos en la pre y adolescencia donde la explosión de hormonas lo inunda todo y la sexualidad en esta etapa de la vida cobra una gran importancia. El momento en que la codificación sexual cambia “dependerá de cada niño y niña y generalmente en las niñas ocurre antes. El momento se sitúa al inicio de la pubertad (que no es indicada necesariamente por la llegada de la menstruación, por ejemplo) con los primeros cambios hormonales. El deseo sexual y el cambio en el concepto dependerá de la educación, las experiencias y la propia madurez”.

En cuanto a qué debemos cambiar en la educación sexual cuando sentimos este cambio, Nayara Malnero afirma que “con hacerla ya sería un gran cambio (España no invierte en educación sexual desde los años 90) Integrar la información, la naturalidad y la perspectiva positiva desde el mismo nacimiento del bebé sería el gran reto”.

 

Si quieres aprender a hablar con tus hijos e hijas sobre sexo, mira el curso especializado que nos propone Nayara.

Nayara Malnero