El Dios del clítoris

Es el cuarto de su nombre. Proviene de una familia poco extensa pero fructífera. Se habla de él más allá del los muros. Su fama le precede. Las voces corren susurrando sus virtudes. Sus seguidoras se cuentan a centenares. Le dicen el invencible, el osado, el magnífico, incluso se ha dicho de él que es el nuevo Dios del clítoris.

Los rumores han llegado hasta aquí, hasta las cuatro paredes de mi habitación. La curiosidad es una de las armas más poderosa y por ello, cuando las voces se alzaban halagando su revolucionario modus operandi, quise saber más.

Le he dado una oportunidad. Se presentó ante mí como si de una cena de etiqueta se tratara. Enfundado en un traje negro y con una pajarita perfectamente anudada y colocada. Silencioso, sin más aspavientos que un pequeño sonido interno se metió entre mis piernas para comenzar con el banquete. La variedad no es muy amplia, pero la satisfacción está asegurada. Primer plato, segundo y postre consta de lo mismo, ORGASMO.

Sabéis de qué os estoy hablando, ¿verdad? Sí, del nuevo Satisfyer Pro Next Generation. Gracias a la amabilidad de Soñarte, una tienda de productos eróticos on line que ofrece un gran servicio a buenos precios, he podido comprobar si eso que tanto alababan mis compañeras sexbloggers era verdad o no. Tengo que confesar que era muy escéptica. En las imágenes para nada me parecía que fuera como realmente es. Creía que su exterior era más plasticoso y que esa habilidad tan laureada no era tanto como se decía. Y es que engaña, porque a simple vista parece un juguete sexual sin más. El nuevo modelo juega con los colores, blanco y negro, y gracias a su forma, nos recuerda a un pingüino, además le han añadido una graciosa pajarita, es cierto que entra por los ojos, eso no lo voy a negar.  El packing consta de un pequeño libro de instrucciones y el cable para cargar, todo ello dentro de la caja del producto. Se puede cargar conectando el cable USB al ordenador o a un enchufe. Es magnético, ya nos olvidamos de clavijas y todo. Se conecta de una forma muy sencilla. El imantado funciona perfectamente y es bastante potente.

Una vez con él en mi poder y bien cargado, me dije venga vamos a ver qué sabes hacer Mr. P. Y la cara al terminar fue de auténtica sorpresa. No hay que hacer absolutamente NADA. Tiene en la parte inferior una zona más blanda donde están los dos botones. Apretando el de más abajo durante unos segundos ya se pone en funcionamiento, y luego tan solo hay que darle a uno y otro para ir variando y navegando por sus 11 programas diferentes. Abriendo un poco los labios vaginales se coloca sobre el clítoris directamente y tan solo tienes que dejarte hacer. Olvídate de mover la mano, él solito lo hace todo, con que lo sujetes es suficiente.

El primer programa es muy suavecito, perfecto para empezar. Y los siguientes van en aumento hasta llegar a uno muy potente. Mi consejo es que vayas poco a poco para disfrutarlo más y mejor. Había pensado hacer pros y contras de este juguete, pero la verdad es que contras aún no le he encontrado. Para mí es perfecto por varias razones. Primero porque tiene ritmos suaves, ya he dicho en otras ocasiones que a veces los vibradores son tan potentes que me saturan un poco y si lo utilizas directamente sobre el clítoris es excesivo. Sin embargo, éste, a pesar de que es su única función, no peca de excesivo, al contrario, es adaptable a todos los gustos, a las que nos gusta que vaya in crecendo y a las que les gusta muy fuerte desde el principio. En segundo lugar, no hay cabida para dudas al usarlo, es sencillísimo. Por otra parte, no lleva pilas, se carga de forma magnética a través de un cable USB, esto ya es algo habitual en los sextoys, pero sigue siendo algo a tener en cuenta al elegir uno. Se puede disfrutar tanto en solitario como en pareja. ¿Has probado a usarlo con otros juguetes diferentes para así alcanzar un súper orgasmo utilizando los 5 sentidos? ¿y a combinar la penetración con el Satisfyer? ahí os dejo la idea…

No he podido evitar hacer la comparación entre Satisfyer Pro Next Generation con otros juguetes diseñados para la estimulación externa. Hay muchos otros como Better than chocolate 2, balas vibradoras y otros vibradores adaptados para tocar los puntos exactos del clítoris, pero lo que le diferencia de todos estos es cómo funciona. Al fin y al cabo, los otros utilizan las vibraciones, más leves y más fuertes, pero una vibración producida por un motor. Sin embargo, Satisfyer tiene una forma muy peculiar de excitar. Emana de su boca unas ondas que es lo que hacen que se sienta sobre el clítoris como si unas pequeñas olas de agua llegaran a un ritmo constante. Hay quien lo compara con la boca de los peces, pero como nunca me ha llegado un pez ahí, pues no puedo hacer la comparación, me lo apunto como pendiente. Me cuesta mucho explicar qué se siente con él, la primera vez lo usé con mi pareja y la sensación que compartimos es que nos recordó al sexo oral. Como cuando la punta de la lengua roza jugueteando con el extremo del clítoris. Creo que más o menos me entenderéis…

En resumen, Satisfyer es un juguete muy curioso y original. Resulta llamativo que no hay que moverlo para sentir su trabajo, tan solo se coloca y los orgasmos van llegando. Y digo orgasmos en plural, porque al excitar de una forma tan sutil y placentera es fácil tener más de uno, no hay una sobre estimulación de la zona. En su libro de instrucciones se sugiere que se utilice bajo el agua para aumentar las sensaciones y con ello sentir un orgasmo todavía más potente. Como de momento no tengo otra que la ducha, no lo he probado a grandes profundidades, pero os aseguro que en cuanto pueda lo hago y os lo cuento, otra cosa pendiente más, aunque no dudo que el resultado será magnífico por el poder que tiene ya sin el entorno acuático.

Hay muchas maneras de combinar este juguete sexual para que sea todavía más increíble. No os dejéis engañar por su apariencia, que parece muy dulce pero luego sorprende. Es una especie de Doctor Jekyll y Mr Hyde.

Os doy unas ideas para disfrutarlo al máximo:

  • Utiliza primero un lubricante con efecto térmico, que estimule la zona y la ponga a tono y luego directamente el Satisfyer. Puede ser un bomba orgásmica. Os animo a que lo probéis con el aceite de semilla de Cannabis de Nuei cosmétics o si queréis que sea más intenso coged el estimulante (recuerda que con solo una gota basta)
  • Otra forma de combinarlo es usando un vibrador de estimulación interna. Juega con los ritmos y las diferentes vibraciones para que el orgasmo vaya llegando poco a poco. Al final deja solo a Satisfyer para que se te quede en el cuerpo ese regusto a placer intenso.

¿Y ahora qué? ¿A que te ha picado la curiosidad de tener un pingüino en tu vida? Pues estás de suerte porque Soñarte, además de tener una muy buena calidad precio en todos sus productos, ha sido tan amable de ofrecernos un 10% de descuento en este juguetito con el código ARSEROTICAS. Así que aprovecha aquí te dejo el link, pídelo y en un par de días lo tienes en tu casa.

¡Pingüino vente conmigo!

 

Soy un fraude | El síndrome de la impostora

Recibo una llamada, un email o veo una oferta de trabajo en la que podría encajar  y automáticamente pienso, y si no sé hacerlo bien. No es lo mismo ponerme detrás de mi pantalla y contaros todas estas cosas, estar presente en las redes y seguir a mi ritmo, que tener entre mis manos algo más importante y serio. ¿Por qué me hago esto? ¿por qué dudo de mi capacidad de trabajo, de mis habilidades? ¿ Por qué siento que cada vez que puedo dar un paso más allá no voy a saber hacerlo y me siento como si estuviera defraudando a otras personas?

Esto no es algo que me pase solo a mí ni a ti. Muchas mujeres de mi entorno con las que he hablado de esto han coincidido conmigo en que al afrontar una nueva situación profesional, se sienten inseguras, dudan de sí mismas y se replantean si sus capacidades son lo suficientemente buenas. En una de estas conversaciones sobre este tema que a todas nos preocupa y contra el que luchamos, salió el término con el que se denomina:  Síndrome de la impostora.

El Síndrome de la Impostora se refiere a la falta de autoestima para desempeñar un puesto en espacios principalmente masculinos; quien lo sufre se siente obligada a esforzarse mucho más de lo habitual. La socialización diferenciada, por la cual hombres y mujeres son educados en roles distintos y en valores distintos, crea el caldo de cultivo perfecto para que las mujeres sientan de forma masiva el síndrome de la impostora. Y esto es lo que ocurre, que muchas mujeres dudan de si podrán o no “dar la talla” en su carrera profesional. Una baja autoestima o una excesiva auto-exigencia influye en este sentimiento por el cual una persona se ve menos cualificada para un puesto, cargo o desempeño dado, que sus compañeros. Según Coral Herrera, doctora en Humanidades y experta en Género y Comunicación, afirma en la revista S moda que “nuestra cultura patriarcal nos enseña que las habilidades femeninas no tienen tanta importancia como las masculinas. Por eso hay labores de cuidado, crianza y domésticas que no se pagan, ni tienen valor social, aunque son imprescindibles para la supervivencia”. Por ello, desde su perspectiva, “el síndrome de la impostora tiene mucho que ver con esta idea de que los hombres lo hacen todo mejor. Hay estudios que explican que las niñas, a partir de los 5 o 6 años, ya tienen la sensación de pertenecer a un grupo inferior. Para ellas las mujeres pueden hacer cosas buenas, pero son los hombres los que destacan”.

En el mismo artículo la psicóloga y sexóloga Cristina Callao dice que “es posible que las personas que sufren este síndrome tengan problemas gastrointestinales, jaquecas, tensión o dolor muscular, insomnio, apatía, conductas de desorden en los hábitos alimentarios, etc. ya que no sabemos manejar estos problemas de autopercepción, autorrealizamiento y perfeccionismo, generalmente por desconocimiento de lo que nos ocurre y nuestro cerebro tiende a manifestar esa angustia en algo palpable”.

El síndrome de la impostora es parte de una construcción social mediante la cual  las necesidades femeninas son menos importantes que las masculinas, por ello algunas mujeres se sienten obligadas a exigir menos, o nada, pero siempre dar más y sus capacidades profesionales son puestas en duda y atribuidas a la suerte o a algún otro factor, olvidando y despreciando el esfuerzo personal de las mujeres.

Por lo general el síndrome de la impostora se atribuye a mujeres con éxito profesional, pero yo creo que no es así, que cualquiera de nosotras realizando cualquier trabajo puede tener este sentimiento. Silvia Nanclares lo explica muy bien en este artículo para el diario.es.

Fuimos niñas de primera fila, a veces de última, porque el malotismo siempre da puntos sociales y hay que saber estar un poco en todo. De mayores invertimos horas y sacrificios para conseguir esos títulos, ese trabajo, esa sensación de bienestar profesional y, ¿ahora vamos a dudar de nuestras capacidades? no, me niego. Como con muchas otras cosas a veces nos asaltan pensamientos que creíamos destruídos pero que nos hacen ver cuánto pesa la educación y el entorno social en el que vivimos. Ya somos fuertes para arrancárnoslos de raíz y reconstruirnos una autoestima y autopercepción mejorada. En el terreno profesional no es diferente. Refuerza tu lado positivo, reconoce lo que se te da bien o mal y quiérete. Quiérete a través de los halagos a tus méritos, déjate halagar y ten presente que cada unx de nosotrxs es diferente, con sus características y que nadie debe ser peor que nadie porque el aprendizaje es continuo y hay tiempo para mejorar y si es el caso para plantarle al detractor de turno nuestras capacidades a la cara.

Lo sé, en la teoría queda muy bonito, pero la realidad es otra. Lo importante es tenerlo presente y ser conscientes de ello porque así habrá oportunidad de mejorar.

Porque nuestras sexualidades se lo merecen | Mujeres sexbloggers

Porque sí. Ya sé que no es una respuesta muy madura. Así de pronto puede parecer una respuesta un tanto maleducada y nada reflexiva, pero os puedo asegurar que lo es. Aunque esta es tan solo mi opinión.

Muchas veces me preguntan por qué no hay casi sexbloggers chicos, por qué hay tantas mujeres que se han lanzado a abrir un blog, un perfil en You Tube o una cuenta en cualquier otra red social contando sus devenires sexuales y aconsejando y dando información y sobre el uso del cuerpo como herramienta de autoconocimiento, empoderamiento y crecimiento personal. Durante la comida en el último sexblogger meeting estuvimos hablando sobre esta cuestión. Uno de los compañeros nos lanzó la pregunta. En mi interior salta ese porque sí, porque nos lo merecemos, pero afortunadamente no siempre digo lo que pienso, aunque debería hacerlo más a menudo y esa pregunta nos llevó a reflexionar. Él nos comentaba que entre su grupo de amigos, que no están profesionalmente dedicados a la sexualidad, eso de tener sexo más allá de la penetración, sentir los momentos e incluso disfrutar de un porno compartido les parecía una absurdez. Ellos querían mantener su porno secreto, a su mujeres en su sitio y ellos en el suyo y que el sexo siguiera siendo como hasta ahora, sin estupideces de esas de accesorios, tantras y otras cosas, supongo que el discurso os sonará. Pero realmente no quiero meterme en ese jardín que es otro con arenas movedizas y del que ya tendremos tiempo de hablar en otra ocasión y por supuesto no tengo ninguna intención de generalizar, porque hay muchos hombres que no piensan de esa manera. De lo que me gustaría hablar hoy es de por qué hay tantas mujeres en el mundo de la divulgación sexual desde muy diferentes miradas.

El pasado día 8 de agosto se celebró el día internacional del orgasmo femenino (y del gato y en spankling también), no soy muy de marcar fechas, porque de qué sirve que ese día todos alcemos la voz por una causa si el resto del año giramos la cara. De todos modos, está bien salir en las redes sociales visibilizando el día y demandando hacernos dueñas de nuestros deseos y placeres. ¿Cuántos años se nos ha negado el placer? muchísimos, siglos de represión sexual, de no te toques, no alardees de tu sexo, guárdate para quien valore tu virtud… y muchas frases más que nos parecen muy antiguas pero no lo son tanto y se siguen oyendo. No me entendáis mal, no tengo nada en contra de los hombres y que los hombres hablen de sexo, visibilicen que tienen muchas formas de darse y recibir placer y que para ellos también hay un mundo erótico del que aún queda mucho por descubrir, me parece fantástico, pero nosotras necesitamos también necesitamos este espacio. Necesitamos salir del círculo de confianza y decir que sí que nos gusta el porno, que nos masturbamos, que no todas somos románticas y no esperamos ni príncipes ni princesas, que no se nos olvida quiénes somos por emparejarnos y que ya es hora de que se nos respeten nuestros espacios y que nos dejen disfrutar de hacer y decir lo que nos de la gana.

El terreno sexual es uno en los que más hemos sido castigadas. Con una sexualidad dirigida a la reproducción, nuestro clítoris ha sido un desconocido hasta no hace mucho y ni que contar el resto de nuestros cuerpos, del cual también se puede recibir placer. Es cierto que desde hace un tiempo ha habido una especie de boom en el que los blogs sobre experiencias sexuales y divulgación sexual han aumentado y esto es muy positivo. Es positivo porque significa que nos estamos dando cuenta de que tenemos mucho que decir y que vamos a gritarle a la sociedad que nosotras somos quienes manejamos nuestros cuerpos, placeres y sexualidades. A este creciente número de mujeres se suman muchas sexólogas que se hacen ver a través de sus trabajos y perfiles sociales y que nos ayudan mucho para seguir haciéndonos conscientes de cómo y qué importante es vivirnos. La multitud de miradas hace que el espacio se enriquezca porque hay muchas maneras de pensarse y todas son respetables.

El mundo de la juguetería erótica también ha tomado conciencia de esto. Desde la creación del primer vibrador para curar histerias, ha sabido ver en el placer femenino un mercado potencial demandante de objetos para disfrutarse. Vale, podemos pensar que claro las marcas lo que quieren es vender y colocarnos esa necesidad de tener vibradores para satisfacer nuestros deseos sexuales, que no es incierto del todo, pero esto nos lo podemos llevar a nuestro terreno. Su intención de ofrecer cada vez juguetes más novedosos es una buena forma de conocernos sexualmente a nosotras mismas. No quiero decir que sin ellos no lo podamos hacer, sí que se puede y debemos alternar las formas de autocomplacernos. Pero, es cierto que es una forma divertida y diferente.

Estoy cansada de oír a chicas “necesito un vibrador porque no quiero saber nada de hombres o porque he dejado a mi novio”. Mi cerebro explota cada vez. Lo hemos dicho muchas veces, NO, tu placer individual no es un sustituto de nada, es tuyo y solo tuyo. Es tu forma de quererte de ver que tienes muchas cosas que ofrecerte a ti misma y que no dependes para nada de un otrx, y mucho menos para aprender a quererte.

Me encanta ver cada vez a más mujeres que nos muestran sus trabajos entorno al sexo y la sexualidad de las mujeres. Estas muestras van desde las que se dedican a hacer dildos artesanales, colgantes en forma de vulva, accesorios eróticos, hasta coser vulvas y clítoris a punto de cruz. Es maravilloso que el círculo se vaya ampliando y que la red de mujeres conscientes crezca. Y es que ya era hora de que nos toque a nosotras, de que no sintamos vergüenza por corrernos, por tener una sexualidad diversa, porque no nos guste la penetración y nos gusten los pies. Nosotras también podemos ser fetichistas de algo, también podemos dominar en el sexo y también podemos tener las cosas claras y decir Sí o No cuando queramos sin que tenga ninguna consecuencia.

¿Parece fácil verdad? pues no lo es. Lanzarte a hablar de sexo es una aventura, decir lo que te gusta y lo que no puede a veces incluso convertirse en un deporte de riesgo. Claro es que somos una guarras, cochinas y busconas diciendo lo que nos pone y cuando tenemos la “suerte” de recibir una fotopolla o un mensaje en el que nos van a hacer morir de placer ¡nos atrevemos a decir que no y a pedir respeto! que cosas, ¿verdad?. Es que solo se nos ocurre a nosotras. Es de sobra sabido que si hablas de sexo eres una folladora empedernida, enferma además, que solo quiere ir provocando y que por supuesto lo haremos genial porque para eso hablamos tanto del sexo, para hacernos expertas en follar.

Cuando comparto este blog con otras mujeres me preguntan, ¿pero y cómo te atreves a contar tu vida sexual y que vea la gente lo que haces? ¡qué vergüenza! Otra vez la maldita vergüenza. Suelo responder,  si nadie lo hiciera seguiríamos pensando que eso que hago yo es raro, que debo esconderme y que no es “normal” esto que me gusta tanto. Las ventanas están hechas para abrirse y respirar, e Internet, con sus cosas buenas y malas, es una gran ventana que nos permite compartir nuestras experiencias para que nadie siga pensando que es un bicho raro y que hay mucha gente que nos puede ayudar y asesorar. Por eso ya es hora de que cojamos las armas y nos lancemos a la batalla de defender nuestro sexo, porque los hombres ya tienen sus espacios (prácticamente todos) en los que a veces nos “dejan” participar bajo vigilancia parental y necesitamos hacernos nuestro hueco y no tener una participación sino la mitad del pastel.

Y ya para acabar este post hecho desde lo más hondo de mi alma feminista y reivindicativa, no debemos olvidar que hay mujeres que comparten su vida con mujeres y que para ellas también es este espacio. La heteronormativización y la vida en pareja lo acapara todo muchas vecen en este tema, pero hay mujeres que no quieren ser pareja de nadie y que su sexualidad no atiende a etiquetas, que no quieren definirse ni sentirse dentro de ninguna categoría y ellas también merecen un espacio.

Porque sí, porque nos lo merecemos, porque debemos tomarlo si pedir permisos, sin pensar en más allá porque ya es hora de que nuestro sexo sea nuestro, de que nos vivamos y nos dejen vivir. Porque esta también es una forma de autocuidado.

 

Condones por el mundo

¿Ya tienes la maleta preparada? Zapatos, pantalones, vestidos, bañador, gorro, gafas, la crema, paraguas… pero no te dejes lo más importante tus juguetes y todo lo que necesites para mantener relaciones sexuales seguras.

Es muy emocionante ir a conocer nuevas culturas, la playa, el chiringuito, la relajación de sentarte en una terraza o ese flirteo veraniego y luego volver a casa y pensar en aquellas noches de verano en las que no había prisa para absolutamente nada. Tráete buenos recuerdos, pero no te traigas malas experiencias de los encuentros sexuales. ¿Cómo evitarlo? podemos empezar por utilizar preservativos, por ejemplo. Ahí, bien guardados y seguros en tu neceser esperan el momento de la acción. Pero, si te has atrevido a cruzar las fronteras ¿te has planteado que a lo que tú llamas condón o preservativo igual allí a donde vas lo denominan de otra forma?

Cada unx tendemos a denominar las cosas como nos da la gana, pero no está de más tener en cuenta cuál es la forma más común de llamarlo. Aquí te traigo unos nombres muy curiosos para lo que en España solemos llamar condón o preservativo (si tú lo llamas de otra forma, por favor cuéntamelo)

Nuestros vecinos franceses dicen que el préservatif, condome (nombre oficial) es un capote anglais, peau divine, gant de dames, calotte dássurance. Por otro lado, los portugueses al preservativo lo llaman en la intimidad camisa de vénus

En Gran Bretaña el término aceptado es condom o rubber, pero suelen referirse a él como french letter, raincoat o Johnny. Sus vecinos los irlandeses al condom le dicen rubber.

En Italia les gusta decir gomma, palloncino y sette bello al profilattico.

Los griegos se ponen la kapota cuando mantienen sexo protegido usando el profylaktico. Sin embargo en Croacia, Serbia y Macedonia son más sobrios llamando a sus cosas por su nombre, así que lo llaman tal cual kondom, prezervativ.

En Luxemburgo suena divertido ponerte un gummi al usar el praeservativ. En Bélgica capote es el más originalEn los Países Bajos al condoom le llaman le kapotje, feestneus unos nombres que tienen su gracia, sobre todo el último.

En Noruega les han copiado a los Luxemburgueses llamando a su kondom gummi. En Dinamarca tampoco se han comido mucho la cabeza ya que se dice de la misma forma, pero en Finlandia al kondomi le llaman kumi, kortsu o skordari. En Estonia a lo que oficialmente se denomina kondoom o preservatiiv en la intimidad le llaman presku, kantoos, kumm y korts (sale fácil, solo hay que practicar un poco la pronunciación)

En Austria también usan el término gummi, pero es más divertido olla, Pariser, Sportgummi, Blausiegel. En Polonia el facilísimo prezerwatywa se suele decir gumka, eros, komdom, czepek. La verdad que es un poco más fácil. Por otra parte, en Eslovenia el kondom  es olagumi y/o gumi. En Suiza al préservatif, profilattico, kondom es común llamarlo capote, preservativo, gummi. En la República Checa te sueltan así de repente, ¡ponte el prcguma oder prcka!, casi que es mejor el nombre técnico kondom o prezervativ.

En Rusia a lo que técnicamente es el preser, lo llaman comunmente galosche. ¿Cómo te quedas si te dicen Kaput en un momento de frenesí? no te asustes, es una de las formas de llamar al prezervatif en Turquía, también dicen lastik, sapka o torba. 

Por otro lado, en Tailandia no tienen un nombre oficial y otro más de calle, sino que se refieren a él como thung-jaang-a-naa-mei (bolsa de salud) o sya fon (gabardina) y en Indonesia simplemente kondom. Cambiando al continente africano en Egipto y Marruecos se llama de la misma forma kabbud y waqi, sin embargo en Sudáfrica y Tanzania usan condom y además mpira (yababa) en el caso del último.

En Australia se ponen muy serios cuando dicen saca el life saver o franger y empiezan a desplegar sus condoms. Y en Estados Unidos casi que cada unx lo llama como le apetece porque puedes decir prophylactic, contraceptive, rubber, balloon, Jimmy-hat, glove, sheaths y rubbers, si no quieres confundirte usa condom que también vale

Estos nombres para los preservativos me hacen mucha gracia, en Argentina es forro, en Brasil, al igual que en Portugal camisa de venus o camisinha, en Chile goma, en Colombia se han quedado con preservativo o condón y en Perú les gusta más ponerse un casco, guante o poncho, mientras no cale, vale.

Y ya por último está Japón con su kondómu, y China que tiene muchas acepciones, así que he seleccionado la de uso de la calle que sería tàotao.

Ya no tenéis excusa para practicar un sexo seguro y con mucha labia, que no será por palabras. Recordad que el uso del preservativo no es solo para parejas heterosexuales, si practicas sexo sea con quien sea y vas a compartir un juguete utiliza un condón y deséchalo después de cada uso. No solo existe la goma para mantener relaciones seguras, también se pueden utilizar preservativos femeninos, los especiales para sexo oral, más resistentes para el sexo anal… no hay excusas, protégete.

Arte con condones contra el sida
Sentiros libres de comentar, corregirme y asesorarme sobre las palabras utilizadas para denominar al preservativo, así podremos seguir construyendo un vocabulario sexual más rico y divertido.

 

Aunque sea un rato | Sexbloggers Meeting 2017

Una mirada, una palabra bastó para atraerme.

Esta historia comienza hace unos meses cuando de repente veo una imagen que llama mi atención. Automáticamente entro en ese perfil de Instagram y en mi cabeza empiezan a volar muchas especulaciones e ideas. ¿Puede que vaya a suceder otra vez?. Sí, sospechas confirmadas, algo se está preparando y esta vez no me lo pienso perder.

Las fotos, los vídeos, los tweets y algún que otro comentario nos van informando de lo que acontece en el momento y nos dejan recuerdos de lo que fue, pero para poder ver todo eso, detrás hay mucho trabajo, horas invertidas, nervios, deseos y espectativas. Organizar un evento como éste necesita de muchos contactos, actividad frenética y una buena predisposición a dar tu tiempo para conseguir un fin. Todo parece muy bonito visto desde fuera, pero hay que tener en cuenta todo el trabajo que va después, por eso momentos como los que he vivido este fin de semana no habrían sido posibles sin el compromiso de muchas personas. En este caso Jugando con Eros y Ubal Araque llevaron la voz cantante, Alexandra y el propio director del Museo Erótico de Barcelona, organizadores del evento, también quisieron estar frente a nosotrxs, pero detrás quedan todos los apoyos que reciben tanto profesionalmente como personalmente, además de las marcas que nos apoyan y nos premian para que no perdamos el rumbo, conseguir una sexualidad sana, natural y positiva.

Para mÍ es como un campo donde semillas diferentes van cayendo, la tierra les tapa la visibilidad y entonces ellas luchan por crecer, subir y salir adelante para que quienes pasen por ese campo vean que ahí esta creciendo algo. Un jardín repleto de plantas diversas y diferentes que crecen al unísono para formar un entorno agradable en el que colaboran y trabajan codo con codo para un mismo fin. A veces reciben abono y agua fresca que les estimula para no rendirse, para ver que merece la pena y que aunque a veces las pisan, hay que volver a conseguir la verticalidad y subir de nuevo. No siempre el entorno es positivo, ni el tiempo ni la vida juegan a nuestro favor, pero cuando el compromiso y las ganas siguen intactas, no hay nada que pueda hacernos callar.

Esto es un manera muy particular de ver nuestra comunidad. La unión hace la fuerza y aunque cada persona es un mundo dentro de su mundo y formando parte de otro más grande, tener momentos compartidos y charlas casi infinitas provoca un resultado espectacular: Sentirte parte de algo.

Como ya os habréis dado cuenta, estoy hablando del Sex Blogger Meeting II celebrado en Barcelona el pasado fin de semana. Yo, mis espectativas y ganas no nos lo pensamos y allí nos plantamos. ¿Qué esperaba de este encuentro? pues la verdad no lo tego muy claro. Fui con la mente abierta y dispuesta a recibir. Y eso fue exactamente lo que ocurrió.

El evento transcurrió a lo largo de la tarde del viernes y durante todo el sábado. Caras nuevas, voces, miradas, regalos… iban llegando a mis pupilas. No os voy a negar que me hizo muchísimas ilusión que Bijoux Indiscrets, Adrien Lastic, FeelzToys, Nuei y el Museo Erótico de Barcelona no quisieran perdérselo y formaran parte de los partners del evento, pero lo que más me gusto fue cómo me sentí. No, no es fácil sentirse a gusto y en confianza dentro de un grupo de personas al que acabas de conocer. Pero, tras un intercambio de presentaciones y breves conversaciones era como si lo que estábamos haciendo sucediera cada mes. Esa sensación de estar acompañada, amparada y llena de buenas vibraciones es muy difícil de describir.

Nada más llegar y tras comprobar que estaba en la lista y recibir mi pack de bienvenida, Ana Lombardia de Sexo en la Piel y yo nos subimos a un pene gigante, metálico y mecánico. Tras una foto y muchas risas allá vamos, al patio del museo, donde la gente se reunía en grupitos y se giraba con cada apertura de puerta. Caras y nombres que solo conocía a través de Internet se convirtieron en certezas físicas y entonces se desencadenó todo. Presentaciones, fotos, risas, miradas cómplices, agradecimientos… hubo tiempo para todo. La tarde noche en el museo fue una buena primera toma de contacto. Shows interesantes como el de Las hermanas del desorden, agradecimientos de los anfitriones y ronda de sorteos y premios, invitados de honor como Valérie Tasso, tours por la exposición y sobre todo muchos intercambios de besos, abrazos, gracias y más gracias.

Pack de bienvenida

El sábado ya con el ritmo metido en el cuerpo empezamos fuerte por la mañana. El día estuvo repleto de Workshops de escritura erótica a cargo de Georgina Burgos, cómo potenciar nuestros blogs con los consejos y habilidades de Victoria Rodriguez y Wasakk, y otro sobre Shibari de mano de Jordi Lucena del Club Rosas Cinco. Todxs nos aportaron mucho y nos dieron ganas de más. De seguir, de practicar, las ideas surgían en la cabeza y las notas se agolpaban para que a la vuelta nada se quede por el camino. La tarde estuvo dedicada a la muestras de novedades y juguetes y Valérie Tasso nos presentó su último libro Sexo 4.0, un análisis de las relaciones que van mucho más allá del sexo físico, de cómo la sociedad, el poder, la política… influyen en la sexualidad y esta neutraliza lo no normativo. Ubal Araque nos mostró con un unboxing en directo la nueva cara de FeelzToys que promete muchos buenos momentos. Adrien Lastic presentó en primicia nuevos proyectos y productos y después Nuei llenó de sabor la sala con sus lubricantes y geles de masaje tan originales y especiales como ellos. Nos hicieron reír, saborear y no voy a negar que en algunos momentos excitarnos un poco.

Me llevo mucho aprendido y mucho por poner en práctica y mejorar, pero lo que más he metido en mi mochila son momentos. Momentos fugaces de confesiones, de conversaciones que no querían acabarse, de risas, de personalidades desveladas y eso que nosotrxs llamamos desvirtualizar. Romper la barrera de las pantallas y ponernos, cara, cuerpo y voz. Y así, ahora, cuando vea el trabajo de cada unx de mis compañerxs pensaré en cómo sonaba su voz y en algo suyo que se haya quedado grabado en mi retina.

Como decía antes, todo esto no hubiera sido posible sin la confianza de todos los patrocinadores y sin el esfuerzo de mucha gente, los más visibles Gemma de Jugando con Eros y Ubal Araque. Gracias por poner todo de vuestra parte, por dejar horas de sueño y de muchas otras cosas para volcarlas en dos días estupendos. Gracias al Museo Erótico por prestarse y ser tan acogedor. Ahora se encuentra en un momento muy especial, ya que este año cumple una fecha muy especial, y en Ars Eroticas lo vamos a celebrar muy pronto. A Adrien Lastic por ponernos en frente a una de las estrellas de su equipo que siempre nos hace sonreír e implicarnos con la marca. A FeelzToy por sus regalos y por no querer perderse el encuentro. A Bijoux Indiscrets por poner siempre ese toque de sofisticación y subir el nivel y muy especialmente a Nuei porque me cautiva cada vez que los veo y nos hace relamernos, y no solo figuradamente, con sus sabores envolventes y su diseño divertido.

Pero quiero dar especialmente las gracias a todas las personas que fuisteis y con las que pude hablar. Eché en falta algunas personas a las que les tengo que agradecer mucho y me hubiera encantado abrazar. Fue un placer enorme compartir ese momento con vosotras y estoy muy muy agradecida por que queráis formar parte de mis proyectos como el de las Totebags. Ver que os gustan y que las luzcáis tan bien me renueva y me hace pensar que aún puedo seguir un poco más.

Me dio pena el fin del encuentro no solo por abandonar Barcelona, sino por tener que esperar a que podamos volver a vernos. Seguramente me haya olvidado algún nombre, son lapsus que me pasan mientras escribo, pero os prometo que me acuerdo y que no olvido a nadie. Así que de nuevo gracias por vuestras palabras y detalles Mamá no leas, Maryasexora, Verónica Vivero, Ana Lombardía, Zoraida Granados, Christine Erotic, Isabel de Sexplícitamente Hablando, Espe de Sexualmente, Fenix Darte de Porsigrafía, Violeta, Ahani Canela, Elisa de Nuei Cosmetics, Domnina V.S. de Kafeina Girl, Wasakk, La maleta de Carmen, Fenix Darte de Porsígrafia

Y ahora por vuestra culpa estoy enganchada a los productos y especialmente a las cuerdas, invierto mi tiempo libre en conseguir hacer bien los nudos básicos… os iré mostrando los resultados.

¡Hasta la próxima compañerxs!

Aquí algunos momentos del encuentro. Podéis ver más en mi perfil de Twitter, Facebook e Instagram

El pase de diapositivas requiere JavaScript.