Hay sexo (y mucho) a partir de los 40 | Etapas en la sexualidad II

¿Las mujeres de a partir de 40 años disfrutan del sexo?

Hoy tenemos una misión, romper esos mitos y estereotipos que se han creado alrededor de las mujeres. Muchas veces pensamos que el deseo y la libido están unidos a la juventud, y, casi sin darnos cuenta, lo ligamos a la reprodución colando el placer como una excusa. Como si el placer fuera algo secundario. Una vez que las mujeres pasamos esa etapa entramos en un limbo de no-sexualidad. Y si ya nos adentramos en la pre y menopausia, ¡ni hablamos!

¿De verdad crees que las mujeres dejamos de ser agentes sexualmente deseantes y deseadas?

Como sabréis no puedo hablar de este tema en primera persona, por eso, y gracias a la magia de las redes sociales, 4 maravillosas mujeres tomarán hoy el protagonismo. Se enfrentarán al mismo cuestionario dando así una visión muy particular de las mismas cuestiones desde posturas diferentes. ¿Os las presento?

Éstas son las preguntas a las que responden 👇


 

Pilar

“Mi vida sexual ahora… soy yo. ¡¡Por fin!!”

Creo que me encuentro en mi mejor etapa sexual. Soy muy deshinibida , conozco muy bien mi cuerpo. Disfruto de él cuando me apetece y con quien me apetece. Y exijo en mis relaciones sexuales. Es una etapa de madurez sexual maravillosa.

2. La relación es total. Disfruto del erotismo con mi cuerpo si problemas ni tabúes. Sincronía absoluta.
3. Ahora soy más segura de mí misma.  Mi objetivo es dar placer y obtenerlo.  Antes solo pensaba en dar placer y que mi pareja disfrutase quedándome en segundo plano. Ahora no.  Mis relaciones de pareja deben ser sexuales e igualitarias. Y antes no lo eran. Por otro lado, no conocía mi cuerpo como lo conozco ahora y no interactuaba tanto con él en el sexo. Ahora mi cuerpo y mi placer son importantes en mis relaciones sexuales.
4. Sí. Sexo anal que antes no practicaba por cuestiones morales. Y acepto algunas propuestas eróticas que seguramente antes no hubiese querido practicar.
5. Por supuesto. He abierto los ojos a la normalización de determinadas cuestiones sexuales. De hecho creo que falta información.  Sobre todo educación  en los niños y en gente muy mayor.

Bárbara

“En una palabra, ESPECTACULAR”

1. Que tengo más apetito sexual, que estoy más lubricada a pesar de que pensaba que sería al contrario, que ya no tengo que preocuparme por la regla y encima tengo más orgasmos que antes.

2. Me encanta mi cuerpo, me sigo viendo súper atractiva, la verdad que no suelo practicar nada erótico conmigo misma, no lo hago porque a penas tengo tiempo y tampoco es que me apetezca, prefiero hacerlo en compañía.

3. Pues que tengo más lubricación y que tengo muchos más orgasmos que antes.

4. Lo único que he cambiado es que uso más lubricantes, pero diferentes, no por falta de lubricación, sino como juego de sensaciones, mi hija me da de todo tipo y los vamos probando.

5. Sí, ahora me abro más a otras alternativas, que antes no hacia. Por ejemplo, al uso de diferentes lubricantes y el concepto de orientación sexual, antes lo veía como algo raro, y ahora lo veo como algo natural dentro de la sociedad.


Jolie Courge

Colorista, con dibujos, maridada con buen vino y buena comida, con cualquier placer y curiosidad”

1.  La mayor ventaja es que sé lo que quiero , el tipo y color de encuentro sexual que me apetece en cada momento.

2. Con mi cuerpo, una relación excelente. Lo amo, aunque a veces no me guste o no lo cuide como debiera, pero adoro su tacto, las sensaciones que me regala, a donde me lleva y de donde me trae. Con mi erotismo mi relación es también muy buena. No soy mujer de demasiados tabúes, creo, y me encanta cultivarlo, atenderlo, redescubrirlo…

3. Quizás el tiempo y las ganas, que son menores, pero más que con mi edad, 43, creo que tiene más que ver con el ritmo de vida frenético que llevo, lleno de obligaciones, compromisos…locuras varias que apenas dejan tiempo y fuerzas para poder plantearse un encuentro sexual, y no hablo solo de pareja.

4. No, en realidad, no es que haga nada nuevo ni deje de hacerlo, a no ser el uso de nuevos juguetes que van saliendo al mercado. Desde siempre me ha gustado indagar en mi propio erotismo, así que es más un fluir que otra cosa.

5. No, porque en realidad el concepto que tenemos ahora es el que he tenido siempre, el que me han inculcado en casa, en el cole…Sí, he tenido suerte.


Miss Taboo

Actualmente es el centro de mi vida, y lástima no haberlo descubierto antes”

1. ¡Todas! considero que ahora tengo un sexo más “sano”, ya no tanto miedo a lo desconocido y al que dirán. Ahora estoy en un momento donde yo decido, conozco mi cuerpo y conozco mi mente, y he descubierto que se llevan súper bien.

2. Muy bonita, muy sana, y muy presente, con los años he aprendido a disfrutar de mi cuerpo, aunque sea simplemente andando por la calle, a ser insinuante, sensual sin necesidad de ser pornográfica o rozar la vulgaridad, una simple sonrisa puede ser una arma muy erótica en determinados momentos.

3. El no tener miedo, el saber dominar y controlar la situación.

4.  Si claro, ahora hablo libremente de sexo, con educación y respeto, pero sin tabús. Y si estoy manteniendo relaciones explico y pido lo que necesito, ya que solamente con la penetración, yo no llego a mi objetivo.

5. Siempre he sido muy abierta en todo lo relacionado con el sexo, pero tengo que admitir que actualmente existe un amplia información a nuestro alrededor, y la gente tiene ganas de aprender a disfrutar de otra manera.

 

Un juguete para ti y tu pareja | Multifun 2

Si te ha gustado este juguete tanto como a Sacia Sex Shop mi review, podéis conseguirlo con un 20% de descuento.

¿Cómo conseguir un juguete sexual barato?

Visita su web y busca este juguetito. Si te gusta y quieres probarlo como yo al pagar introduce el código #ARSSATISFYER20 y automáticamente te saldrá mucho más barato.

 

🍼Sexualidad infantil | Etapas en la sexualidad I

Cuando nacemos no llevamos un pan debajo del brazo, llevamos nuestras sexualidades.

Tú eres un ser sexual. Eso lo sabes ahora y eres consciente de ello, pero ¿en qué momento aparece tu sexualidad?. Desde que salimos de nuestras madres la sexualidad está presente y es inherente a nosotras y nosotros. Hace tiempo estuve pensando en cómo obviamos que las niñas y los niños también son seres sexuales. Nos da miedo pensar en que igual que nosotrxs sentimos atracción, deseo y placeres, ellxs también los tengan. El problema radica en la codificación de esos deseos y placeres, en que no somos capaces de abstraernos de nuestras realidades de adultxs para ver desde otra perspectiva otra manera de amar y ser sexuales. 

“¡Obvio que obtienen placer! La pregunta es ¿qué diferencia el placer en los genitales del placer en la nuca? La respuesta es el significado que le damos los adultos. Para los niños y niñas no existe la connotación sexual, por lo tanto no tienen la misma respuesta. El placer es placer y, sin una moral subyacente, todo el cuerpo es disfrutable por igual. Por ello los niños buscan explorar mientras obtienen un gran placer…¡si no no lo repetirían!” afirma Nayara Malnero, psicóloga clínica, sexóloga clínica, sex coach y  pedagoga en Sexperimentando.

Desde muy temprano cada criatura va siendo consciente de sus cuerpos y de qué es lo que le gusta y lo que no. Y a la hora de educar en sexualidad a nuestros hijos e hijas debemos empezar por aquí, por el cuerpo pero con una mente abierta. “Existen tantos cuerpos como personas de modo que intentar “clasificar” no es una opción muy inteligente. Es mejor transmitir la amplia heterogeneidad, que es como es la vida real. No obstante, sí está bien transmitir las características principales que diferencian, por ejemplo, a hombres y mujeres, sobre todo para evitar confusiones” aclara Malnero.

Educación sexual

Desde mi punto de vista en la etapa infantil se experimentan muchos placeres, aunque no los codifiquemos como los sentimos lxs adultxs, y dentro de la educación infantil me parece interesante plantearnos si debemos enseñar u orientar desde pequeños cómo obtener placer, a lo que la experta me responde que “cada persona disfruta y obtiene el placer de forma diferente”, es decir, educar sexualmente no significa marcar el camino, sino dejar que cada persona, desde que es consciente de su sexualidad, aprenda a través de sus propias experiencias.

Muchas madres y padres no saben cómo actuar o responder cuando empiezan a preguntar por la anatomía y no podemos olvidar lo genitalizada que está la sexualidad, si a esto le sumamos que cada cuerpo tiene sus peculiaridades y hay cuerpos con genitales muy diversos y no normativos, la bola de confusión se nos hace más grande. “De nuevo somos nosotros los que etiquetamos y juzgamos. El reconocimiento y disfrute de su cuerpo probablemente fuese el mismo. Lo único que debemos de tener en cuenta es que, a la hora de hacer comparaciones, semejanzas y diferencias con los demás, habrá cosas que explicarle”.

Mother son sextalk

¿Cómo educar sexualmente en la adolescencia?

Los cuerpos son el punto de partida de la sexualidad hasta que vamos descubriendo nuevas maneras y vías de disfrutarla, por ello es tan importante esa primera fase en la que las criaturas van identificando cada parte. Más adelante, pasada la infancia, entramos en la pre y adolescencia donde la explosión de hormonas lo inunda todo y la sexualidad en esta etapa de la vida cobra una gran importancia. El momento en que la codificación sexual cambia “dependerá de cada niño y niña y generalmente en las niñas ocurre antes. El momento se sitúa al inicio de la pubertad (que no es indicada necesariamente por la llegada de la menstruación, por ejemplo) con los primeros cambios hormonales. El deseo sexual y el cambio en el concepto dependerá de la educación, las experiencias y la propia madurez”.

En cuanto a qué debemos cambiar en la educación sexual cuando sentimos este cambio, Nayara Malnero afirma que “con hacerla ya sería un gran cambio (España no invierte en educación sexual desde los años 90) Integrar la información, la naturalidad y la perspectiva positiva desde el mismo nacimiento del bebé sería el gran reto”.

 

Si quieres aprender a hablar con tus hijos e hijas sobre sexo, mira el curso especializado que nos propone Nayara.

Nayara Malnero

💌 El Deseo femenino | ¿Verdad o mercancía?

Hace tiempo que llevo pensando en algo que me pega muy de cerca. He dudado mucho sobre si escribir esto o no, pero siento la imperiosa necesidad de criticarme de manera constructiva.

Deseo femenino

Aquí empieza todo. El deseo de las mujeres, y me refiero a las mujeres como socialmente lo entendemos, ha estado relegado a un segundo plano, escondido y estigmatizado. Ha sido objeto de vergüenza y hasta sinónimo de enfermedad mental. Afortunadamente esto ya no sucede, se ha dado la vuelta y ahora el deseo es un objeto que todas queremos tener y alcanzar.

Hablamos de deseo muchas veces en singular como si fuera un aura que no somos capaces de tocar. Sin embargo, esta palabra no se puede entender sin su plural, deseos. No hay un deseo igual a otro, igual que no hay una mujer igual a otra. Hay tantos deseos como mujeres, como sexualidades y como maneras de entender nuestros cuerpos y placeres, así que cuando empezamos hablando de deseo ya empezamos mal.

Los deseos se han homogeneizado tanto que parece que todas las mujeres desean de la misma manera, a través de las mismas formas y llegan al orgasmo por las mismas vías.

Deseo, ¿qué te ha pasado?

El otro día comentaba en las redes sociales que la cómoda que compré para guardar mi arsenal erótico ya se ha quedado pequeña. Ahora estoy en un proceso de estrategia de ver dónde puedo ir apilando cajas. Es curioso, porque la mayoría de nosotras descubrimos nuestros cuerpos con nuestras manos o a lo sumo con un objeto cotidiano que hacía las veces de juguete sexual. Y de repente no hay placer sin #sextoys. 

Los juguetes eróticos parecen la panacea a todos lo problemas relacionados con las sexualidades. Si no tienes deseo, cómprate un vibrador. Si entre tu pareja y tú el erotismo ha decaído, invertid en un juguete para parejas. Si no te gustas, este juguete te va a hacer que te mueras de deseo por ti. Yo que no tengo espacio para mis juguetes digo que esto no es la solución.

No voy a negar que los juguetes sexuales nos han hecho cambiar el chip, repensar las maneras en las que nos relacionamos eróticamente y que muchas veces son una herramienta fantástica. Pero, no son la panacea a todo. Si hay problemas entre las parejas, está muy bien pensar en reavivar la vida sexual, pero también hay que hablar, hay que analizar y ver por qué se da esa situación. Si no me quiero, no me atraigo, un vibrador rabbit con 10 velocidades y ultrasonidos vaginales no me va a hacer que me mire al espejo con más amor.

¿Sabéis qué es lo que le ha pasado de verdad al deseo y al sexo? que se ha capitalizado. Se ha convertido en un objeto con el que comerciar y ganar dinero. Y de nuevo quiénes son el objeto de consumo, las mujeres. A las mujeres nos han dicho que está muy bien explorarse, pero que una ayudita no viene mal y ahí empezó todo. ¿Cuáles son los juguetes sexuales que más se fabrican? los dildos y vibradores. Y si hilamos más fino, y aunque esto va cambiando, con un diseño fálico. Las mujeres son el público mayoritario para el que se producen juguetes sexuales. Cuando la industria se ha dado cuenta de que nos gusta compartirlos en pareja, entonces se les ocurrió crear juguetes para parejas (heterosexuales claro) y después vienen los juguetes para que los hombres tengan también sus momentos. Pero pensando en qué… en mujeres. Porque aquí la mujer aparece en las dos caras, en la de consumir y en la de ser consumida. Somos las clientas potenciales, pero también nuestro cuerpo se usa como reclamo para otro tipo de juguetes destinados a otros públicos.

Love you first

 Punto por punto

El punto G, el punto A, el punto P, y todos los puntos suspensivos se alcanzan con un juguete. En el post del otro día, Sergio Fosela nos enseñaba como alcanzar un orgasmo cervical con un masaje manual. Y es que parece que los diferentes puntos de nuestros cuerpos no son alcanzables si no nos ayudamos de un objeto externo especialmente diseñado. Hay juguetes Gs (ahora llamo así a los juguetes para el punto G), hay juguetes para provocar la eyaculación femenina, hay juguetes para el orgasmo vaginal, para el clitoriano… y así la lista se va incrementando.

A mi me gustan los juguetes, no lo voy a negar, además de que me dan de comer, pero creo que hemos llegado a un punto en el que necesitamos pararnos y pensar. Lo que de verdad importa es educar en sexualidad y darnos cuenta de que nuestros cuerpos son poderosos y que lo que este mundo necesita es IMAGINACIÓN. De la falta de ella se derivan muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en la vida íntima. Nos aburrimos, se nos acaba el deseo, ¿no será que nos hemos vuelto menos imaginativas?. La asociación de erotismos y placer con penetración y orgasmos ha hecho que relacionemos el deseo directamente con ello. Nos cuesta disfrutar de un acto erótico sin que acabe en orgasmo y es que el orgasmo no es el fin de la práctica, es sólo el comienzo.

Mujeres al borde de un ataque de capitalismo

Así me sentía yo el otro día. Cuando se me encendió la luz y pensé en que el deseo de las mujeres se ha capitalizado para hacer dinero. Cada vez me encuentro con más tiendas eróticas online que son producto de la oportunidad. El sexo y el deseo vende y ahora a eso se han sumado los juguetes sexuales porque se está asociando la idea de placer a la de comprar algo que nos lo de. Hay mucha gente que como extra a su vida planta una web donde vender productos, ¿cuáles? pues los que se venden más. Sin preguntarse si ella o él puede aportar con esa nueva página una forma diferente de darse placer por ejemplo no alimentando al mercado que usa el cuerpo de la mujer como reclamo sexual. El propósito no es otro que subirse al tren de la oportunidad sexual.

¿Solo cuentan los likes al deseo?

Pero cuidado

Con todo esto no quiero decir que los juguetes sexuales no sean buenos ni nada así, creo que son una manera fantástica de compartir momentos con nosotras mismas y con otras. Con lo que no estoy de acuerdo es con el todo vale por aprovechar el tirón del éxito. Por eso, cuando quieras un juguete erótico:

👉 Pregúntate qué es lo que quieres o necesitas. Para qué es, porque igual un diseño puede servirte para muchos usos y no tienes que comprar 5.

👉 Experimenta con tu cuerpo, tócate. Que el juguete sea algo accesorio y no lo principal. En cuanto a las relaciones de pareja aplica la misma lógica.

👉 ¿Dónde y a quién compras? La ética cuenta también en este caso. Al igual que lo aplicamos a la compra de comida y ropa, ¿por qué no hacerlo con nuestra intimidad?. Juguetes hechos responsablemente, pensando en el bienestar de productores y consumidores.

👉 Disfruta, pero no dejes que tu deseos y placeres se conviertan en un objeto con el que mantener este sistema.

My vibes are mine

La experiencia de la menstruación

Somos tres. Tres personas que menstrúan y que han decidido hablar así, sin guiones, sobre cómo es vivir como persona menstruante. Desde el momento en el que nos bajó la regla hasta cómo la vivimos ahora, de una manera más consciente.

¿Sigue habiendo tabúes con la menstruación? Sí, y nosotras somos un ejemplo de ello.

¡NO! nos hemos quedado cortadas, es que seguimos aquí, en el canal de Somos Peculiares.