Sexo, penetración y copa menstrual ¿se puede todo?

¿Se puede tener sexo con penetración llevando la copa menstrual? Me hago esta pregunta desde que tantas mujeres usamos la copa y por fin tengo la respuesta.

Sí, se puede. He de reconocer que yo estaba obsesionada por cómo funcionaba Ziggy Cup, la copa de Intimina creada para que las relaciones con penetración fueran más cómodas, pero he descubierto gracias a la experiencia de mis seguidoras que es posible con cualquier copa. Digo cualquier copa, pero obviamente dependerá de si nos sentimos cómodas con la que llevamos, si se adapta bien…

Para mi la natrualidad en el sexo es imprescindible. Por eso, si tenemos la regla y nos apetece tener sexo, ¿por qué no? Pero aquí viene un problema que nos han infundado ¡vamos a mancharlo todo!. No es del todo cierto, ya que cuando estamos teniendo sexo el cuerpo es muy sabio y no expulsa flujo menstrual, pero claro, puede que manchemos porque las paredes de la vagina están manchadas. No pasa absolutamente nada. Podemos colocar una toalla, una sábana que no nos importa ensuciar o una plastificada y listo. Sin embargo, para algunas esto no es suficiente y necesitan más. Para eso se creó la copa menstrual con la que se pueden tener relaciones sexuales con penetración.

Pero, ¿se puede hace con cualquier copa?

Sí. Y estoy asombrada por ello. Yo creía que no pero mis seguidoras me dijeron que era una práctica muy habitual y que se podía hacer sin problema. Y efectivamente, así es. Claro, depende de cómo te sientas tú y que copa utilices. Pero me pareció llamativo que la copa se queda a un lado y no es para nada molesta. Esto según mi experiencia y la de las mujeres que han compartido la suya en mis redes y el grupo de whatsapp. Cada una tenemos unas vivencias y sensibilidad diferente, por eso para saber si te va bien o no sólo hay una forma de saberlo: probando.

Cómo tener sexo con la copa menstrual

Para que quede más claro y puedas ver cómo es Ziggy Cup y cómo se hace con otras copas, te dejo mi último vídeo de YouTube donde hablo de ello.

Orgasmo a la vez causa discusiones en pareja

El orgasmo simultáneo no es bueno para tu relación

¡Queremos tener un orgasmo a la vez! es uno de los objetivos principales de muchas parejas y también causante de discusiones y problemas sexuales.

El orgasmo nos obsesiona, eso lo sabemos, pero más aún cuando estamos en pareja y creemos que tenerlo a la vez, sincronizarnos y alcanzar el clímax al mismo momento va a hacer que estemos más conectadas a nuestra pareja.

El orgasmo tiene muchos beneficios para la salud, pero que sea el único objetivo cuando tenemos un encuentro con otra personas no es uno de ellos. No crea ansiedad, no prestamos atención al resto de sensaciones y el encuentro sexual acaba siendo insatisfactorio.

Si has notado que últimamente en tus relaciones te centras demasiado en ello, te dejo el último artículo que he publicado en Nova Life en el que hablo con una compañera sexóloga sobre ¿qué pasa cuando tenemos orgasmos a la vez?. Y sobre todo, charlamos de cómo evitar la ansiedad cuando tenemos sexo y aprender a disfrutar de todas las sensaciones.

El orgasmo no es sólo el final de un encuentro, puede ser el principio de una gran experiencia, aparecer por el medio o simplemente no darse. Pero lo importante es el disfrute, todo el juego que lo rodea y cómo nos sentimos y conectamos con nosotras mismas y con la otra persona si es un encuentro compartido.

¿Sabes qué es el orgasto?

Si te preguntaran qué sientes antes de alcanzar el orgasmo, ¿qué dirías? Esas sensaciones que te recorren, que sientes en tu cuerpo justo antes de llegar al clímax es lo que se llama Orgasto.

El orgasmo es para muchas personas el fin último de las relaciones eróticas. Sin embargo, sin el orgasto sería imposible culminar el tan ansiado placer. Por ello, hoy hablamos de orgasto.

¿Qué es el orgasto?

Es muy probable que nunca hayas escuchado esta palabra y si te soy sincera yo tampoco la conocía hasta no hace mucho. Me hizo falta experimentar y prestar más atención a qué sucede en nuestros cuerpos para poder hablar de ello y escribir de la forma más sencilla posible qué es el orgasto.

En mi último artículo en NovaLife he abordado este tema y he contado con la colaboración de una gran profesional.

Ejercicios de suelo pélvico en casa

El confinamiento nos ha apretado un poco las tuercas y una de ellas es hacer ejercicio en casa, pero ¿lo estamos haciendo bien?

Aunque ya podemos salir ponernos en forma es una tarea que aún seguimos teniendo pendiente. No todos los gimnasios abren con normalidad, no podemos acceder a nuestras clases como habitualmente y todo esto nos genera un sentimiento de malestar con nuestros cuerpos. Lo hemos visto claro. Nos hemos comprado todo un arsenal de productos deportivos y hemos convertido el salón en una sala de fitness casi profesional.

Es muy positivo tener esa energía y ganas, pero hay algo que no tenemos en cuenta. A veces necesitamos supervisión de una o una profesional y hay algunas partes de nuestro cuerpo en la que no reparamos y pueden estar sufriendo unos efectos secundarios.

Es el caso del suelo pélvico. Habitualmente no le prestamos mucha atención y sin estamos en una situación donde sólo queremos vernos mejor por fuera, nos olvidamos completamente de nuestro interior. Por eso, hay que ser conscientes de que tenemos limitaciones y de que a veces hay que echar mano de alguien que nos oriente. He hablado con Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y co-fundadora de En suelo firme, se preguntó lo mismo que yo y se lanzó a hacer un vídeo en su canal.

¿Cómo trabajar el suelo pélvico en casa?

No es fácil, pero se puede hacer. Esto no quiere decir que así evitemos la visita a una consulta profesional, pero sí que podemos hacer algunos avances. Eso sí, debes seguir un programa pensado para ti y adaptado a tus necesidades. ¿Quieres saber cómo hacer ejercicios de suelo pélvico en casa?

5 tips para que la intimidad y la comunicación en tiempos de Coronavirus no se nos escape

Llevamos unos días de confinamiento y hay algo que te quiero decir: no te olvides de ti.

Seguramente hayas pasado ya por diferentes fases, si tienes hijas o hijos o tienes familiares en casa la intimidad ha saltado por la ventana y ya no sabes si va a volver. Aunque estés en pareja, no todo son momentos bonitos y muchas veces las preocupaciones por el momento que estamos viviendo, la incertidumbre y seguir manteniendo las tareas diarias no ayudan a que nos sintamos proclives a mantener relaciones.

Ante toda esta situación yo os insto a que os paréis a pensar en vosotras y vosotros y os guardéis momentos de intimidad, ya sea a solas o en compañía. En este vídeo de mi canal de YouTube os doy unos consejos para que aprovechéis este tiempo para crecer personalmente y/o como pareja.

No debemos olvidarnos del placer durante el confinamiento