En Compostela se fala de sexo sen tabús

Que sí, que sí. En Santiago de Compostela hemos organizado una actividad para que nos podamos reunir a hablar de relaciones, de sexualidad, de menstruación… de lo que nos preocupa y apetezca.

Es complicado y muy difícl que la sexualidad forme parte de la agenda pública. Sin embargo, estáis ante una cabezona de primera. Llevo tiempo queriendo poner en primera fila esas conversaciones que tanto nos ayudan para ver que lo que le ocurre a una, nos ocurre,generalmente, a todas. Las dudas sobre la educación sexual, sobre los traspiés en las relaciones de pareja, sobre el deseo, el placer y tantas otras cosas.

Café sen tabús

En ArsEroticas creamos este espacio en un grupo de Whatsapp para mujeres donde compartimos todas estas inquietudes y nos acompañamos. También nos hacemos recomendaciones y grandes descubrimientos. Pero, ¿por qué no llevarlo a algo físico? Gracias al apoyo del Centro Socio Cultural de Santa Marta y al Concello de Santiago de Compostela, vamos a tener ese espacio.

  • Nos veremos un miércoles cada 15 días
  • De 10 a 11:30 de la mañana
  • Es Gratuito
  • Puedes inscribirte en el Centro Sociocultural o preguntándome a mí.
Café sen tabús, espacio para mujeres en Santiago de Compostela

¿Puede la mala limpieza de un juguete crear una infección vaginal?

Las infecciones vaginales nos preocupan, por eso es importante tener una buena higiene para evitarlas cuando usamos juguetes eróticos.

Los juguetes eróticos son una forma segura de disfrutar, pero a muchas nos preocupa que por no llevar un buen ritual de higiene nos expongamos ante posibles infecciones vaginales. Limpiar los productos eróticos y no correr riesgos es mucho más sencillo de lo que parece. Además, tenemos que tener en cuenta que nuestra vagina tiene un sistema de autolimpieza y una buena barrera para evitar que cualquier agente externo nos penetre y provoque una infección.

Si compartimos productos eróticos como vibradores o dildos con otra persona lo más seguro es utilizar protección. Pero en relaciones cerradas no solemos hacerlo, así que en estos casos la limpieza y desinfección de los juguetes es mucho más necesaria.

Cómo limpiar y desinfectar un juguete

Limpiar los juguetes y desinfectarlos es tan sencillo como lavarlos con agua tibia y jabón neutro. Debemos usar un jabón que no sea oloroso ni contenga nada extra. Simplemente un jabón lo más natural posible. Con la espuma que hacemos con él limpiamos el juguete y lo aclaramos asegurándonos que no quede ningún rastro de jabón.

En los juguetes que tienen formas hay que prestar atención a ellas y hacer hincapié en la limpieza de esas zonas porque es donde más residuos de flujos vaginales se quedan.

Los succionadores de clítoris son tal vez los juguetes más complicados de limpiar. Si te preguntas cómo desinfectar un succionador de clítoris, la respuesta es muy similar. Podemos pasarlo por el grifo aplicando jabón y listo. Algunos de ellos nos permiten quitar la boquilla. Si es tu caso, quítasela y limpia bien los recovecos. Puedes ayudarte de un bastoncillo de algodón para la cara interna del succionador.

Otra forma de hacerlo es usando productos específicos para la limpieza de los juguetes. Son unos sprays que limpian y desinfectan el juguete sin necesidad de usar agua. Se pulveriza el producto erótico, se extiende el líquido por todo el juguete y listo para secarse y volver a usar. Podemos encontrar diferentes tipos, más genéricos y otros bio o ecológicos fabricados con extractos naturales de plantas.

El secado es importante

Es importante que dejemos secar bien los productos que lavamos. Lo mejor es dejarlos al aire, si no podemos también valdrá con secarlos con una toalla y guardarlos.

Fíjate si tu juguete va a pilas, batería, si está hecho de una sola pieza o de varias. Y por supuesto si es sumergible. Si lleva pilas y está fabricado en piezas diferentes tienes que tener cuidado a la hora de mojarlo, no podrás sumergirlo por completo. En el caso de que contenga batería hay menos problema, pero asegúrate antes de que es resistente al agua. Y en todos los casos deja que se sequen muy bien antes de guardarlos.

Cómo hacer que los juguetes duren más

Si queremos que los juguetes tengan una vida larga y nos sigan dando buenos ratos hay que cuidarlos bien y no sólo limpiándolos antes y después de cada uso. La forma en la que los guardamos también es importante. Lo más recomendable es que cada uno vaya en su bolsa. Generalmente ya traen esa bolsa para guardar y transportar, si no es así, con una bolsa de tela transpirable es suficiente.

Siguiendo estos sencillos pasos evitaremos las temidas infecciones vaginales y haremos un uso más seguro de nuestro juguetes eróticos.

Relaciones liana, ¿qué son y por qué nos enganchamos?

¿Sientes que pasas de una relación a otra sin descanso y que algo no está funcionando?, estás colgada de la liana y esto es lo que te puede pasar

Todas tenemos una amiga que cuando acaba una relación no pasa ni una semana sin que tenga un nuevo ligue y si no la tienes, quizás es que seas tú. Es habitual, desafortunadamente, que cuando acabamos una relación nos sintamos solas, tengamos un pequeño sentimiento de fracaso y que lo primero que se nos pase por la cabeza es encontrar a alguien que rellene ese hueco que ha dejado la anterior persona. Vamos, lo que siempre ha sido que un clavo saca a otro clavo. Pero en la realidad no es tan sencillo como parece, ya que cuando hacemos esto nos enredamos en las relaciones liana a lo Tarzán pasando de una a otra y perdiéndonos algo muy importante por el camino: a nosotras mismas.

¿Qué es una relación liana?

La psicóloga y sexóloga Judith Viudes lo explica así: “Cuando una persona va pasando de una relación de pareja a otra, sin darse ningún tiempo de duelo o un tiempo suficiente para conocer a la otra persona, se entiende como una relación liana”. Así de sencillo.

Has acabado una relación y, ¿qué es lo ideal? Darse tiempo, sentirse y ver cómo estamos. Dependiendo de qué tipo de relación hayamos tenido, a veces pasamos por una especie de duelo en el que tenemos que asumir la nueva situación y aprender a vivir sin esa persona con la que hemos estado. Pero esto da miedo. En nuestra sociedad hay miedo a la soledad, sobre todo a la femenina. Y es que, ¡qué mal vista está la soledad y qué necesaria es a veces! Huyendo de esta soltería es fácil que nos acostumbremos a estar de relación en relación sin periodo de descanso y que se convierta en una situación adictiva.

Adictas a las relaciones de rebote o liana

¿Te sientes la madre de tu pareja?

A veces las mujeres, por nuestra educación, somos más madres que pareja. Si te sientes así es que eres una Wendy

Esto va más allá de intentar controlarlo todo. ¿Te suena la historia de estar siempre detrás de tu pareja para “controlarlo todo”? Hoy miramos al clásico síndrome de Wendy con ojos feministas y es que nos han metido el cuento de que somos nosotras las responsables de tener esta manía de control y cuidado como si fuera algo biológico e irremediable, cuando en realidad es una trampa social más. La psicóloga y sexóloga Marta Guijarro de Sexo Feminista, así lo confirma: “Las mujeres no tenemos una inclinación biológica hacia el cuidado y la protección, es a través de la socialización de género que interiorizamos que estas tareas nos corresponden y esto impacta inevitablemente en nuestros vínculos y relaciones de pareja”. Además, añade que “Las mujeres no tenemos la culpa de asumir estos roles, porque precisamente es resultado y producto de la educación recibida”.

Qué es el síndrome de Wendy y cómo sé si lo tengo

El síndrome de Wendy proviene como te imaginas del clásico cuento. ¿Cómo no nos chirrió que una niña se ocupara de cuidar de todos los niños perdidos y tomara el rol de madre absoluta? Es esto que hemos visto normal durante nuestra infancia, lo que nos ha dejado un reguero de ideas negativas y erróneas sobre cómo nos tenemos que comportar en pareja.

La sexóloga nos explica que el síndrome se basa en

5 maneras de masturbarte como si fuera la primera vez

¿Te acuerdas de cómo te sentiste la primera vez que te tocaste? Mayo es el mes de la masturbación y lo celebramos con ideas que nos hagan recordar esas primeras experiencias.

“La masturbación es algo normal y propio de la sexualidad humana. Debería ser enseñado a nuestros jóvenes “ dijo Joycelyn Elders en 1994 durante la conferencia de las Naciones Unidas sobre el sida. Fue tan polémica su declaración que por eso hoy celebramos en mayo el mes de la masturbación, en honor a las sabias palabras de Elders.

Hoy en día nos parecería un acierto hablar así en un foro como el de aquella conferencia, pero Elders, a cambio de impulsar la normalidad con la que hablamos hoy del sexo, perdió su trabajo y el apoyo de la Casa Blanca, ya que al señor Clinton no le parecieron muy acertadas sus palabras.

A los que sí les parecieron muy bien fue a la compañía Good Vibrations de San Francisco que fueron los que impulsaron en 1995 que mayo fuera el mes de la masturbación coincidiendo con la fecha en la que Elders pronunció sus polémicas y famosas palabras.

La masturbación ya es menos tabú que antes. Ya hemos asumido que todas y todos nos auto erotizamos y que tiene múltiples beneficios. Con un solo clic podemos saber qué beneficios tiene la masturbación, como relajarnos, conectar con nosotras mismas, saber lo que nos gusta y lo que no, nos ayuda a conciliar el sueño… y otros beneficios que no son tan físicos y que generan un bienestar que ayuda a otras facetas de la vida.

Nos ha costado llegar hasta aquí y la masturbación femenina está dejando de ser tabú en parte gracias al boom de juguetes eróticos y la acción de sexólogas que hemos dicho que basta ya de tanto tabú sobre el placer femenino. Está genial todo esto, pero tenemos que reconocer que por el camino hemos perdido algo.

Por el camino hemos perdido un poco la esencia de la masturbación y es que ha sido absorbida por la vida, lo cotidianidad y las prisas y en esto también han ayudado los juguetes eróticos. Nos han dado lo que pedíamos, una placer rápido y con prisas.

Por eso, este mes reivindicamos el placer de deleitarnos sin juguetes, con paciencia, con tiempo y recordando cómo lo hacíamos antes, cuando descubrimos lo que era el placer.

Cómo masturbarse a lo vintage