Relaciones liana, ¿qué son y por qué nos enganchamos?

¿Sientes que pasas de una relación a otra sin descanso y que algo no está funcionando?, estás colgada de la liana y esto es lo que te puede pasar

Todas tenemos una amiga que cuando acaba una relación no pasa ni una semana sin que tenga un nuevo ligue y si no la tienes, quizás es que seas tú. Es habitual, desafortunadamente, que cuando acabamos una relación nos sintamos solas, tengamos un pequeño sentimiento de fracaso y que lo primero que se nos pase por la cabeza es encontrar a alguien que rellene ese hueco que ha dejado la anterior persona. Vamos, lo que siempre ha sido que un clavo saca a otro clavo. Pero en la realidad no es tan sencillo como parece, ya que cuando hacemos esto nos enredamos en las relaciones liana a lo Tarzán pasando de una a otra y perdiéndonos algo muy importante por el camino: a nosotras mismas.

¿Qué es una relación liana?

La psicóloga y sexóloga Judith Viudes lo explica así: “Cuando una persona va pasando de una relación de pareja a otra, sin darse ningún tiempo de duelo o un tiempo suficiente para conocer a la otra persona, se entiende como una relación liana”. Así de sencillo.

Has acabado una relación y, ¿qué es lo ideal? Darse tiempo, sentirse y ver cómo estamos. Dependiendo de qué tipo de relación hayamos tenido, a veces pasamos por una especie de duelo en el que tenemos que asumir la nueva situación y aprender a vivir sin esa persona con la que hemos estado. Pero esto da miedo. En nuestra sociedad hay miedo a la soledad, sobre todo a la femenina. Y es que, ¡qué mal vista está la soledad y qué necesaria es a veces! Huyendo de esta soltería es fácil que nos acostumbremos a estar de relación en relación sin periodo de descanso y que se convierta en una situación adictiva.

Adictas a las relaciones de rebote o liana

¿Te sientes la madre de tu pareja?

A veces las mujeres, por nuestra educación, somos más madres que pareja. Si te sientes así es que eres una Wendy

Esto va más allá de intentar controlarlo todo. ¿Te suena la historia de estar siempre detrás de tu pareja para “controlarlo todo”? Hoy miramos al clásico síndrome de Wendy con ojos feministas y es que nos han metido el cuento de que somos nosotras las responsables de tener esta manía de control y cuidado como si fuera algo biológico e irremediable, cuando en realidad es una trampa social más. La psicóloga y sexóloga Marta Guijarro de Sexo Feminista, así lo confirma: “Las mujeres no tenemos una inclinación biológica hacia el cuidado y la protección, es a través de la socialización de género que interiorizamos que estas tareas nos corresponden y esto impacta inevitablemente en nuestros vínculos y relaciones de pareja”. Además, añade que “Las mujeres no tenemos la culpa de asumir estos roles, porque precisamente es resultado y producto de la educación recibida”.

Qué es el síndrome de Wendy y cómo sé si lo tengo

El síndrome de Wendy proviene como te imaginas del clásico cuento. ¿Cómo no nos chirrió que una niña se ocupara de cuidar de todos los niños perdidos y tomara el rol de madre absoluta? Es esto que hemos visto normal durante nuestra infancia, lo que nos ha dejado un reguero de ideas negativas y erróneas sobre cómo nos tenemos que comportar en pareja.

La sexóloga nos explica que el síndrome se basa en

Método Kivin para tener mejores orgasmos orales

El método Kivin promete que lleguemos al orgasmo durante el sexo oral en 3 minutos y te lo enseño en vídeo paso a paso

El sexo oral para las mujeres es algo muy íntimo y que en ocasiones solo compartimos con personas de confianza. A causa de la educación sexual que recibimos, las mujeres rechazamos en más ocasiones que los hombres esta práctica. La razón es que tenemos aún muchos tabúes entorno a nuestros genitales y nos da vergüenza que alguien se meta ahí abajo de buenas a primeras. Afortunadamente, esto está cambiando y el sexo oral es nuestra próxima conquista.

El auto conocimiento es la clave para darnos cuenta de que es natural tener vello, es natural que tengamos un sabor y olor propio en cada una de nosotras y es natural y lícito que pidamos sexo oral. Otra de las razones por las que nos cohibimos con esta técnica es que, por lo general, no sentimos una satisfacción rápida, sino que nuestra pareja pasa un buen rato lamiendo y chupando y a nosotras nos cuesta concentrarnos y dejarnos llevar. Sentimos presión por tardar demasiado en alcanzar el orgasmo y, para ser sinceras, tanto lametón no siempre es satisfactorio. Por eso, el método Kivin para el sexo oral es perfecto. Es una técnica que nos da las claves para tener un sexo oral satisfactorio y que puede conseguir que no se eternice nuestro amante y que a nosotras nos guste y no se nos vaya la cabeza a otra cosa.

Qué es el método Kivin

El método Kivin es una técnica para realizar sexo oral sobre la vulva y que se centra en eso, la vulva y más concretamente el clítoris. Cómo ya sabemos, el clítoris con sus más de 8000 terminaciones nerviosas está ahí para que lo disfrutemos, para que lo toquemos, para que lo amemos y recibamos placer. También sabemos que cuando nos estamos estimulando o teniendo un encuentro con otra persona y lo tocamos, el orgasmo llega con mayor facilidad. Esto podemos aplicarlo al sexo oral, pero muchas veces el clítoris se mueve y la lengua de nuestra pareja no es tan habilidosa como para tocar en el punto exacto. Por eso, el método Kivin nos da el truco infalible para estimular el clítoris y la vulva durante el sexo oral y que el orgasmo no tarde más de tres minutos en llegar

Cómo hacer el Métod0 Kivin, la mejor técnica de sexo oral

Sexo de reconciliación, ¿lo soluciona todo?

¿Quién no se ha imaginado alguna vez en un momento de fogosidad sexual después de una discusión de pareja? Y ¿a quién la realidad no le ha dado un bofetón al no acabar tan peliculeramente su discusión de pareja?

La realidad nos ha enseñado más de una vez que el sexo no siempre es como en las películas, pero cuando oímos hablar del sexo de reconciliación sí creemos que es más común de lo que parece. Si nuestro caso es que no es así, que discutimos en bucle y no termina en sexo apasionado, creemos que las que fallamos somos nosotras. Aunque nos cueste creerlo, el sexo tras una discusión pocas veces es como nos quieren hacer creer y delata muchas deficiencias comunicativas dentro de las parejas.

He hablado sobre este tema con una experta en terapia de pareja, Susana Ivorra. Ivorra yo hemos hablado largo y tendido de cómo vemos en consulta que muchas veces la frustración por no tener ese encuentro tras la discusión aumenta. Y es que una vez más, por un lado está la realidad de cada pareja y por otro el imaginario social entorno al sexo y las relaciones.

Para aclarar si el sexo de reconciliación es bueno o malo, si funciona y si no y en el caso de que sí, ¿Cómo es un buen sexo de reconciliación? hemos escrito un nuevo artículo en NovaLife donde analizamos qué quiere decir que mi pareja quiera tener sexo después de discutir y qué significa que siempre acabemos en la cama tras una discusión. Sin olvidarnos de por qué no tenemos sexo algunas parejas después de una discusión de pareja.

Tienes un corazón gigante

Este San Valentín nos lo merecemos más que nunca. Ya sabéis que yo no soy muy de marketing en este tipo de fechas, pero este año con todo lo que hemos vivido y estamos viviendo nos hemos ganado darnos una alegría (o 14).

No digo 14 al azar y es que entre todas las sorpresas que os voy a dar este mes en las redes de ArsEroticas, la primera de ellas es esta súper idea de EasyToys. Una caja en forma de corazón gigante con 14 sorpresas para abrir en esta cuenta atrás hasta San Valentín.

Os lo dejo en este vídeo para que podáis verlo mejor