Cómo usar juguetes para avivar la pasión en pareja

Los años, el estrés, las horas interminables de trabajo, las preocupaciones… se van comiendo poco a poco y silenciosamente el deseo y la pasión de la que disfrutábamos los primeros años de relación. ¿Ha desaparecido? en la mayoría de los casos no es que se haya esfumado por la ventana, sino que está escondida debajo de muchas cosas que hay que ir retirando para volver a sacarla.

La semana pasada en mi perfil de Instagram hice un directo con Silvia de Ochoa, una compañera sexóloga, hablando justo de esto, de cómo podemos reinventarnos en pareja para volver a disfrutar del sexo pasional, como el de antes. Y es que eso de “como el de antes” nos gusta mucho. Nos gusta recordar los encuentros salvajes, a cualquier hora y casi en cualquier lugar porque el deseo hacía que nos comiéramos vivas sin pensar en nada más. Por eso, hoy os cuento que las claves para volver a sentir deseo por nuestra pareja y por nosotras mismas son sencillas y están al alcance de cualquiera.

¿Puede un juguete erótico devolver la pasión en pareja?

Introducir nuevos juegos, juguetes y productos erótico hace que volvamos a sentir espectación porque ese “algo nuevo” nos crea una alerta mental. Hace que despertemos, que se nos alteren los sentidos ante la novedad y sí, pueden ayudarnos a tener nuevas experiencias en la cama a solas o con nuestra pareja.

Pero hay que saber por dónde empezar y cómo elegir un juguete erótico para usar en pareja. Antes de lanzarnos a comprar, debemos hablarlo, consultarlo y preguntarnos qué es lo que queremos hacer con él. Es decir, qué función va a tener dentro de la pareja. Si queremos que sea algo para jugar a la vez o por el contrario que sirva sólo para estimularnos o estimular a nuestra pareja.

Tenemos que ponernos de acuerdo en qué tipo de juguete estamos buscando y qué límites nos ponemos al usarlo. Por eso, es mejor empezar por algo sencillo, que nos aporte diversión y estimule la curiosidad. Incluso la cosmética erótica puede ayudarnos en esto. Utilizar un aceite de masaje, un lubricante, crear un ambiente diferente con velas o accesorios eróticos puede ser el primer paso.

Después, si nos apetece, podemos hacer una visita a una tienda erótica donde ver, tocar y buscar un accesorio diferente o un juguete. Dependiendo de nuestras prácticas y gustos sexuales elegiremos de entre la gran variedad de juguetes que hay en las tiendas especializadas.

¿Cómo influye el uso de juguetes en la pareja?

Está comprobado que usar juguetes eróticos en pareja repercute de manera positiva. Incentiva la imaginación ya que tenemos algo nuevo que debemos aprender a utilizar y con el que se nos presentan nuevas formas de tener encuentros con nuestra pareja alejándonos de lo que tradicionalmente venimos haciendo.

Genera expectación sobre el próximo encuentro haciendo que el deseo aumente y la libido se dispare. Estamos ansiosas y ansiosos porque llegue el próximo momento íntimo con nuestra pareja y claro, eso hace que cuando llegue el momento todo sea mucho más explosivo. Usar un juguete sexual para parejas pone en alerta los sentidos. Sentir las vibraciones o estar a expensas de lo que nuestra pareja nos haga con él hace que estemos más pendientes de cada sensación y si sumamos sensaciones con los sentidos bien abiertos toda la experiencia sexual será más potente.

Las claves para revivir la pasión

Los juguetes eróticos son una muy buena manera de mejorar nuestra vida sexual, a solas y en pareja. Nos ayudan a conocernos mejor, a saber qué nos gusta y qué no e incluso a superar algún problema sexual. Pero, no todo lo cura la compra de un juguete. Antes de dar el paso se necesita una buena comunicación con nosotras mismas y en pareja. Hablar de los sentimientos, de qué esperamos de nuestra vida sexual, cómo queremos que sea y cómo no. Qué límites nos ponemos y cómo los gestionamos en pareja.

Además, recordar nuestra vida erótica en pareja es un buen ejercicio para volver a conectar. Atrevernos a volver a hacer algunas de las prácticas que tanto nos gustaba. Jugar sin tiempo y sin preocupaciones. Buscar juegos diferentes para recordar esos momentos es una idea que desde la consulta proponemos mucho. Apunta estas ideas para reconectar en pareja:

  • Haz una lista de momentos eróticos que os gustara recordar y recuperar. Prográmalos en el calendario y lanzaros a hacerlos.
  • Programas el sexo no es malo. Nos hace crear toda una experiencia alrededor del día que vamos a disfrutar y así no solo vivir el día sino todo lo que le rodea
  • Crea un oasis. Ya sea la habitación, salón o donde puedas. No importa si es grande o pequeño. Es vuestro rincón donde hablar y experimentar todo lo que os apetezca.
  • Usa objetos que tengas en casa como juguete y aprovecha los momentos cotidianos. ¿Estás cocinando? aprovecha el momento para usar la cuchara de madera como instrumento para dar algún azote a tu pareja o simplemente bailad y divertíos mientras vivís un momento íntimo y relajante.
  • No todo acaba en coito o penetración. Ya sea con juguetes o sin ellos, la penetración no es lo más importante. Prueba a sacarla de tus relaciones y disfrutar de unos encuentros sin ella.
  • Los orgasmos nos unen a las personas con las que los compartimos, pero si nos obsesionan no servirá de nada. La clave está en centrarte en sentir. Hay veces que el orgasmo no aparece y no pasa nada. Si hemos disfrutado del momento y ha sido placentero es igual de valorable.

Cómo aumentar el deseo

¿Has notado que tu deseo ha cambiado? ¿ ha disminuido o incluso lo crees desaparecido? El deseo es fluctuante y depende de muchos factores que nos influyen en nuestra vida. Es normal que pasemos por periodos en lo que aumenta o disminuye, pero cuando ocurre esto último creemos que es el fin.

El estrés, el ritmo de vida, los medicamentos e incluso la alimentación que llevamos influyen en el deseo sexual. Ahora mismo nos encontramos en una situación diferente, rara y para muchas personas ha supuesto una alteración de su cotideanidad que ha repercutido en su vida erótica. El deseo parece que se ha ido de paseo y nosotras nos hemos quedado en casa.

Cómo recuperar el deseo

El deseo no desaparece. En cualquier etapa de nuestra vida tenemos deseo. Sin embargo, tenemos la idea de que el deseo es eso que nos ocurre cuando somos jóvenes, acabamos de descubrir nuevas prácticas sexuales o estamos al inicio de una relación y todo nos excita muchísimo. Lógicamente, cuando han pasado los años, el cuerpo se ha transformado y nosotras hemos cambiado con él, el deseo ha sufrido modificaciones.

No se ha ido a ninguna parte, sigue viviendo en ti, pero hay que reconocer que ahora las circunstancias han cambiado. ¿Qué debemos hacer? adaptarnos y hacernos dueñas de nuestro deseo y placer. Dejarlo aparcado no significa que no podamos recuperar el deseo sexual, sino que hay que saber cómo estimularnos para que vuelva.

Formas de aumentar el deseo sexual

Estimúlate en todos los sentidos. Tener una vida sexual activa es una de la maneras de aumentar el deseo sexual. Es como el azúcar, cuanto más comemos más queremos. No sólo importa el cuerpo, la mente es esencial para excitarnos y tener una mente erótica activa. Leer, ver películas, series o hacer actividades que nos exciten puede ser una buena forma.

No te actives sólo cuando vayas a tener un encuentro con otra persona. Cuida de tu erotismo para ti sola. Recuérdate lo positivo que es desearte, desear y sentirte deseada. Para ello, déjate notas que te lo recuerden, haz actividades que te hagan sentir sexy, que te atraigan. Permítete momentos de desconexión e intimidad.

¿Cómo mejorar y aumentar el deseo sexual?

Os dejo un vídeo de mi canal de YouTube donde os propongo alguna idea extra para aumentar el deseo sexual

Si quieres mejorar tus relaciones consúltanos, en ArsEroticas estamos para ayudarte.

Lesbianas primerizas y otros tabúes del sexo entre mujeres

A lo largo de mi experiencia como sexóloga me he encontrado con una situación que se repite en las parejas de mujeres y que es hora de comenzar a sacar a la luz

Llega a mi consulta una pareja. Dos mujeres. Se sientan, les doy la bienvenida, nos tomamos un café, observo sus miradas cómplices, tímidas y comenzamos a sacar los motivos que les han hecho llegar hasta mí. Vuelvo a ver y sentir la misma situación: acaban de embarcarse en una relación lésbica y no saben por dónde empezar.

Mujeres lesbianas y sexualidad

Las dudas más comunes son ¿cómo mantenemos sexo placentero para las dos? ¿qué hacen las lesbianas en la cama? ¿siempre necesitan juguetes o accesorios eróticos? ¿se tiene la misma escala de satisfacción que otro tipo de relaciones? Son muchas las preguntas que se suceden y ¿sabéis por qué? porque del sexo lésbico sólo se habla a través de estereotipos y con discursos atravesados por el pensamiento heterosexual y masculino.

Las mujeres lesbianas a menudo sienten dudas a la hora de darse la mano por la calle o mostrar su afecto. Esto, aunque no lo parezca, es muy habitual. Dentro de nosotras sigue residiendo ese temor a ser miradas, a escuchar comentarios y en algunos casos (no tan extremos) a ser agredidas verbal e incluso físicamente. Sí, esto sigue ocurriendo y con demasiada frecuencia.

Toda esta situación que internalizamos se convierte en un obstáculo para disfrutar libre y satisfactoriamente de la sexualidad. Si esto lo unimos a la poca información que hay sobre las relaciones lésbicas y los escasos referentes, se convierte en un asunto arduo con el que lidiamos día a día.

En la consulta hablamos de todo esto, trabajamos con materiales y sacamos todas las dudas y deshacemos todos los nudos para que nuestra sexualidad sea positiva, resiliente y asertiva.

Prácticas lésbicas

Como siempre nos falta leer artículos más prácticos en los que se hable sin tabúes de los encuentros eróticos entre mujeres, he escrito para Nova Life uno en el que proponemos posturas sexuales y otros consejos para lesbianas que acaban de iniciar una relación y no saben por dónde empezar.


Acabas de aterrizar en el mundo lésbico y no sabes por dónde empezar en cuanto al sexo o simplemente vas a probar a tener una relación con una chica y necesitas una guía exprés de cuáles son las mejores posturas para mujeres. Que no cunda el pánico porque estos son los pasos para un sexo de diez entre mujeres.

Lo primero que debes hacer es resetearte. Sí, darle al botón y borrar todo lo que has aprendido sobre cómo se relacionan las lesbianas en la cama. No te creas los estereotipos y mitos que andan por ahí, el sexo entre mujeres es mucho más sencillo de lo que crees. La famosa tijera lésbica no es, por lo general, la postura favorita ni siempre se necesitan accesorios eróticos. La moda de las uñas a lo Freddy Krueger mejor lo dejamos para fuera de la cama, que sino igual te llevas un buen susto y por lo que más quieras, no busques en Internet imágenes o vídeos de explicación de sexo lésbico porque igual te quedas en el sitio y te puedes hacer una idea muy equivocada de lo que son dos mujeres teniento una relación. Lo que sí es imprescindible es una buena comunicación y sentido común para que todo vaya como la seda.

Sexo lésbico, ¿cómo empiezo?

¿Has leído ya estos artículos?

Ligar en tiempos de Feminismos

¿Tenemos miedo a ligar?
Cansadas de oír tonterías sobre que el #feminismo ha hecho más difícil ligar, hablamos de ellos y proponemos soluciones.

La importancia del género
¿Qué significa ser Mujer?

El género importa

El género importa. No podemos ser sólo personas hasta que la equidad sea una realidad.

5 tips para que la intimidad y la comunicación en tiempos de Coronavirus no se nos escape

Llevamos unos días de confinamiento y hay algo que te quiero decir: no te olvides de ti.

Seguramente hayas pasado ya por diferentes fases, si tienes hijas o hijos o tienes familiares en casa la intimidad ha saltado por la ventana y ya no sabes si va a volver. Aunque estés en pareja, no todo son momentos bonitos y muchas veces las preocupaciones por el momento que estamos viviendo, la incertidumbre y seguir manteniendo las tareas diarias no ayudan a que nos sintamos proclives a mantener relaciones.

Ante toda esta situación yo os insto a que os paréis a pensar en vosotras y vosotros y os guardéis momentos de intimidad, ya sea a solas o en compañía. En este vídeo de mi canal de YouTube os doy unos consejos para que aprovechéis este tiempo para crecer personalmente y/o como pareja.

No debemos olvidarnos del placer durante el confinamiento

Cómo sobrellevar una discusión de pareja

Llega el momento del enfrentamiento y salen todos los demonios. Nos echamos, como se suele decir, “los trastos a la cabeza”. En los momentos de opiniones diferentes surgen las discusiones de pareja que nos llevan a pasar unos momentos nada agradables.

Esos momentos, aunque no lo creáis, también son positivos y son necesarios. Hablar de lo que no nos gusta, lo que nos parece mal o nos cuesta aceptar de nuestras parejas es construcción de una relación sana. Es bueno hablar, dedicarnos tiempo a esos momentos y tomarlos como la base para seguir creando una vida en común.

Es cierto que no todo vale. Muchas veces discutimos perdiendo el respeto, diciendo lo primero que se nos pasa por la cabeza y dejándonos llevar por el momento.

¿Cómo discutir de manera positiva?

Puede parecer contradictorio que la palabra positivo y discusión vayan de la mano. Para que una discusión sea fructífera es necesario ser capaces de ponernos en la piel de nuestra pareja. Siempre pensamos que nosotras/os tenemos la razón, pero ¿te has preguntado como se siente ella/él en ese mismo momento?

Si queréis discutir un tema lo mejor es hacerlo en un momento de tranquilidad. En un lugar donde podáis hablar sin interrupciones y donde os sintáis cómodas/os.

Sé empática/o. Esto quiere decir que no te olvides de que sois dos personas diferentes que compartís una parte de vuestras vidas. Lógicamente vais a tener opiniones diversas y posturas contrarias en algunos temas. El objetivo común debe estar presente pero siendo conscientes de que una pareja está formada por dos personas individuales que tiene en común ese proyecto. Aunque tú opines todo lo contrario, piensa racionalmente qué es lo que está diciendo y argumentando tu pareja.

Dar la razón a veces es necesario. Siempre queremos ganar y tener la verdad verdadera, pero a veces nos equivocamos y no pasa nada. Admitir una equivocación es un acto de humildad y nos hace crecer como personas porque aprendemos de nuestros errores. Si nos hemos dado cuenta de que no tenemos razón, ¿por qué no admitirlo?

Recapacitar y volver a hablar. ¿Cuántas veces te ha pasado que no metemos en un círculo sin salida hablando de un tema que no va a ninguna parte? Cuando nos encontramos en situaciones así, lo mejor es parar. Darnos un tiempo para pensar. Hacer otras actividades y volver sobre ello cuando hayamos rebajado la tensión.

Sé asertiva/o y escúchate. ¿Cómo te expresas cuando discutes? Hay muchas personas que lo hacen de manera acalorada y con una posición corporal y verbal muy agresiva. Esto no nos lleva a ninguna parte. Analiza tu lenguaje corporal, qué tono utilizas y cómo te enfrentas a estas situaciones. Si ves que puedes cambiarlo hacia uno más amable, ¿por qué no probar?.

No desvalorices los momentos de disidencia. Muchas parejas creen que las discusiones son síntoma de que la relación va mal y que deben dejarla. No siempre es así y por ello lo que debéis hacer es darle la vuelta y verlo como algo positivo, que os hace conoceros mejor y ver qué opináis cada una/o de diferentes temas.

En mi perfil de Instagram publiqué un pequeño vídeo sobre tips de cómo discutir en pareja y que no sea un drama. Os dejo el enlace al vídeo para que podáis verlo.

Discutir en pareja

Cero dramas y más positividad