Ser feminista en la cama, ¿sí o no?

Somos feministas en el trabajo, en la calle, en cada comida familiar, pero ¿sabes dónde está la verdadera revolución? ¡En tu cama!

El sexo puede ser lo último en lo que has pensado cuando te has replanteado la sociedad en la que vivimos. Vemos las desigualdades en el ámbito laboral, en la barra del bar y en las tareas domésticas, pero en la cama, ¡qué va! La cama es solo placer y el placer no entiende de brechas de género. Lo sentimos, pero tenemos que decirte que sí. Que tus momentos de placer compartidos con otra persona también pueden mejorar y ser más igualitarios.

¿Cuántas veces has cedido al dar placer, te has quedado con las ganas o no has acabado como te gustaría? No hay nada más que añadir señoría, eso es todo lo que tenemos que argumentar para que veas que no gozas igual que la persona que tienes a tu lado.

Si luchamos por ser iguales y tener las mismas oportunidades, ¿por qué no hacerlo también entre las sábanas? Anabel Mira, psicóloga y sexóloga opina que “El tema no es qué metemos debajo de las sábanas sino cómo lo metemos”. Es importante no perder de vista que, más allá del activismo o de lo político, debajo de las sábanas somos personas desnudas, vulnerables y con ganas de pasarlo bien. No hay enemigos, somos cómplices, y si queremos un buen cómplice es labor de ambas partes hacer de las sábanas un espacio de escucha, intercambio igualitario, y sobre todo de placer salvaje”.

El feminismo nos ha enseñado a ver la realidad de una manera más clara y percibir las situaciones en las que no somos tratadas como las personas de otro género. Sin embargo, el placer sigue siendo un asunto pendiente. Estamos ante una auténtica revolución en las redes sociales en las que muchas mujeres han tomado la bandera de la liberación corporal y la del deseo. Reclamar nuestros deseos y expresarlos libremente es un camino que todavía estamos empezando a conquistar.

La sexóloga y trabajadora social Isabel López nos recuerda lo importante que es cuestionarse el deseo y lo que cada persona entiende por placer. “Somos objeto de deseo para otra persona, pero también somos sujeto, y eso a veces se nos olvida, sobre todo a las mujeres. Es importante comprender que hay personas que en su biografía lo único que han aprendido es a ser sujetos y desear objetos, y otras, al contrario, a sentirse únicamente objetos y ver sujetos deseantes en los demás”. A lo que Mina añade que “Revindicar un espacio propio de placer, de búsqueda de deseos, de convertirse en sujetos y no objetos es muy importante. Conocerse no desde donde se supone que debíamos estar, sino desde donde queremos estar”. Por lo tanto, el primer paso eres tú. Conocer qué es lo que a ti te gusta, te excita y satisface es el primer escalón en esta escalera hacia el auto-conocimiento y aunque ahora no te lo parezca, el feminismo te está ayudando a hacerlo.

Brecha de deseo

Hay veces que el sexo se convierte en una tarea más del día a día. En la lista de la compra bien podríamos incluirlo, eso sí, como la última labor a realizar. Antes de ponernos a ello, pensamos en la lavadora que queda por poner, en el montón de ropa por doblar o en todo lo que no hemos comprado hoy. Nos vamos a la cama con todos estos pensamientos y nos encontramos a una pareja, generalmente un hombre, que nos pregunta si hoy nos apetece. Y tú te preguntas, ¿por qué a él le apetece y a mí no? Apunta esto: carga mental. Esas dos palabras son las culpables de que tu deseo esté por los suelos.

Tú, generalmente, te ocupas de pensar en qué hay de comer, en prepararlo todo, revisar y estar pendiente de cada miembro de la familia, incluso si solo sois dos. Sin embargo, él asume tareas pero esa carga te la deja a ti porque sabe que la asumes. Su cabeza está más libre para dedicarse a fantasear, a pensar en el sexo y en su cuerpo, mientras tú piensas en todo menos en tus deseos íntimos. ¿Te suena algo? Para las sexólogas esta cuestión va más allá y es que, según Mira, el deseo y los encuentros no deben convertirse en una tarea más y la educación sexual junto con la comunicación es la base.

“Aprender a verbalizar los deseos o no deseos, a comunicarnos con nosotras mismas y con el otro. Al final es una cuestión de cambio de perspectiva de ambos y de una búsqueda no solo de respeto y entendimiento, sino también de placeres”. Para López es importante reservarse esos momentos. “Hay varios factores necesarios para poder tener una relación erótica, y uno de ellos es buscar el momento adecuado, porque a veces se nos olvida que para follar, para compartir fluidos, para amarnos y cuidarnos, necesitamos tiempo, y no distracciones”.

En cuanto a la brecha de género en el deseo Mira opina que “Ambos géneros están bastante perdidos en este tema. Cada uno desde sus mochilas, la cuestión del deseo y el placer se ha quedado en la superficie y nunca se han parado a darle la suficiente atención. Porque no es una cuestión de orgasmos, de quién llega o no, es una cuestión de plantearme que el deseo y el placer va más allá de la mecánica de follar”. En cuanto a si debemos ser feministas en la cama, las expertas apuestan por olvidarse del deber y simplemente ser atendiendo a los diversos deseos con respeto.

Hacerse lesbiana es la solución

Muchas veces hemos oído y leído en estudios sobre el placer sexual que las relaciones eróticas entre mujeres son mucho más satisfactorias. Conocer el otro cuerpo igual que el tuyo, saber dónde tocar y cómo ayuda y mucho a que las relaciones sean más placenteras. Además, las mujeres que comparten vida íntima gozan de una mayor comunicación, así como de ganas de romper con todos los tabúes establecidos. Todos estos ingredientes hacen que el sexo entre dos mujeres sea más equitativo y ambas disfruten por igual. Pero, ¿es esto real? “Las relaciones eróticas entre dos mujeres podrán ser satisfactorias y placenteras en la misma medida que la de dos hombres, o un hombre y una mujer, siempre y cuando ambas personas busquen el goce y sepan lo que quieren”, afirma López. A lo que Mira añade que “No es una cuestión de ser mujer, hombre u otra categoría. La búsqueda de lo igualitario y la satisfacción no debería tener género, ni tampoco plantearse desde los estereotipos. Una relación homosexual entre mujeres no es garante de placer, lo que es garante de placer y diversidad de prácticas es la comunicación de los deseos y los apeteceres”.

Artículo publicado en NovaLife

#Yohablodesexo ¿te unes al reto?

En estos días en los que nos están llamando la atención sobre el consumo de pornografía en niñas, niños y adolescentes a una edad cada vez más temprena veo más necesario que nunca hacer una llamada de atención a la necesidad de hablar sobre sexualidad de una forma natural y sin tabúes.

Hablar de sexualidad, de nuestros deseos, encuentros y placeres debería ser tan común como contarnos qué vamos a comer hoy. Muchas veces no nos da ningún apuro hablar de determinadas cosas con cualquier persona, pero, sin embargo cuando se trata de algo relacionado con el sexo automáticamente crece una barrera que nos hace pensarnos dos veces si hablar de ello. ¿Por qué? por verguenza, por el qué dirán, por los tabúes y creencias que tenemos tan asumidas que automáticamente hace que pensemos que “ese tema” tiene que quedarse en casa.

No hablar de determinadas cuestiones, como ocurre en el terreno sexual, hace que sintamos que nosotras somos diferentes, que a veces nos pasa algo raro o que somos las únicas que estamos en esa tesitura. Romper con todo esto es tan fácil como hablar de ello. Si desde que somos pequeñas no hubieran hablado de sexualidad de manera sincera y sin prejuicios disfrutaríamos de una sexualidad más sana y positiva.

#Yohablodesexo

Bajo esa etiqueta Diversual me lanzó un reto. Me gusta apostar por una educación sexual positiva, sin renunciar a todas las experiencias que hemos tenido (buenas o malas) porque eso es lo que nos contruye y por supuesto, apostando por la naturalidad. A menudo, con personas a las que ayudo a crecer eróticamente o en los cursos de educación sexual, veo que lo que más nos cuesta es hablar de ello. Exteriorizarlo es el primer paso, pero también el más complicado. La sensación de por fin hablar de algo con naturalidad es como cuando un asunto te preocupa mucho y tienes la oportunidad de sacarlo. Esa sensación de volver a respirar sin opresión.

¡Hablemos de sexo! es la propuesta y reto que os lanzamos desde Diversual, tienda de productos eróticos, y ArsEroticas. Hemos lanzado una serie de retos que os contamos a través de mi perfil de Instagram. Cada día, a través de stories, os contaré bajo #Yohablodesexo un aspecto relacionado con mi intimidad que todavía no haya contado y os propondré que vosotras y vosotros hagáis lo mismo respondiendo a mis mensajes. ¿Te atreves a romper los tabúes y a hablar de sexo? Hemos empezado el día 10 y acabaremos el 17 de Junio con una publicación especial que incluirá una sorpresilla.

¿Qué hacemos con el porno que ven las niñas y niños?

No he podido evitar ver muy relacionada el reto que tenemos entre manos esta semana con las noticias sobre el consumo de pornografía entre los jóvenes. En primer lugar creo que, al igual que hacemos en otros aspectos de la vida, lo que hay que hacer es educar. Educar mentes y miradas críticas y hablar de sexualidad desde que nuestras hijas e hijos son pequeños. Introducirlo como algo natural dentro de las conversaciones de la familia, la pareja, las amistades… En cuanto al consumo, el porno va a seguir estando ahí y muchas veces no podremos evitar que llegue a ellas y ellos porque no siempre podemos controlarlo todo. ¿Qué podemos hacer entonces? educarles. Enseñarles la diferencia entre ficción y realidad. El respeto entre personas, el consentimiento, los placeres, deseos y prácticas. Hablarles de lo que pueden ver para que cuando lo vean lo entiendan y sepan descifrarlo y valorarlo.

¿Cómo les hablamos de sexo?

Yo ya me he puesto manos a la obra a hablar de sexo sin tapujos. ¡Te espero en Instagram y mañana en YouTube para seguir con el reto #Yohablodesexo! y gracias a Diversual por el apoyo y la iniciativa para promover una educación sexual más sana y positiva.

Erotismos sostenibles | Hi Hollow

Enamoradita estoy de HiHollow. Sí, así de pronto no sabes de qué te estoy hablando, pero ahora cuando te cuente cada detalle de esta bonita historia lo vas a entender.

Esta semana ya puede acabarse porque ha sido una semana ilusionante y motivadora que me ha hecho volver a creer en que, a veces, algunos sueños se cumplen y que hay personas mágicas que se cruzan en tu camino y te lo hacen más llevadero.

Todas las que me seguís por las redes sociales ya sabéis de lo que os estoy hablando, del boom que hizo explotar mi corazón y sentir más que nunca todo vuestro apoyo.

El lunes os presenté dos piezas que he diseñado gracias a HiHollow, una empresa de Hollows (así llaman ellos a las piezas) que ha dado forma y creado esos dos bocetos que yo plasmé en un trozo de papel.

Hi Hollow se puso en contacto conmigo con la intención de unirnos en un pequeño proyecto, mostrar que los complementos eróticos y los juguetes deben mantenernos cerca de nuestras raíces, de la naturaleza, de donde venimos. Estamos rodeadas de elementos que nos ayudan a darnos placer de muchas formas, pero la mayoría no tienen una esencia propia, un carácter y, aunque estemos hablando de lo más natural e intrínseco a nostras mismas, la sexualidad, muchas veces se ve eclipsada por elementos muy alejados de esa naturaleza. Y por eso, desde hace tiempo, tengo un propósito, devolvernos a esas raíces uniéndolas con una conciencia de vida ecologista y respetuosa con el medio ambiente y con nuestros cuerpos.

¿Qué hemos hecho?

Eso estaba en mi cabeza y Enrique de Hi Hollow apareció y me dio esta oportunidad. Diseñar dos piezas que él moldearía y haría realidad para que todo el mundo pudiera ver que esto existe y que es elegante, bonito y respetuoso. Y aquí está el resultado.

Los hollows van en una caja de madera hecha a mano y en fundas de terciopelo y satén.

Quise hacer dos juguetes diferentes, que formen parte de nuestra filosofía y que puedan sumergirse en nuestras habitaciones, salones y por qué no cocinas. Colocarlos sobre un mueble es un placer estético y de ahí solo hay que empezar a darle rienda suelta a nuestra imaginación.

Soy amante de los objetos con carácter y esencia, no me gusta lo seriado y la producción en masa y ArsEroticas intenta siempre mostrar a esas pequeñas empresas que están haciendo cosas maravillosas.

Cada hollow tiene una personalidad diferente

Hi Hollow

Y aquí es donde entra en el juego Hi Hollow, una pequeña empresa familiar de Castellón en la que está al frente Enrique Prades, y que un día decidió proponerse un nuevo reto. “La idea de hacer Hollows de madera surgió de manera imprevista, un día torneando salió una forma parecida a un dildo, empecé a darle vueltas a ver como lo podíamos hacer y si realmente era factible” afirma.

Como todo, empezó con pruebas que le han llevado a crear piezas espectaculares y naturales.

No hay dos Hollows iguales y ahí es donde reside parte de su encanto. Son únicos porque como están hechos a mano, aunque partan de la misma idea, nunca van a ser 100% exactos.

En Hi Hollow se pueden encontrar piezas sin y con mecanismo. Éstas últimas llevan incorporado un motor que los convierte en vibradores con diferentes velocidades y una batería de litio recargable a través de un puerto USB. Pueden usarse como juguetes eróticos, masajeadores, para juegos externos o internos… las posibilidades son todas las que se te ocurran.

Madera y naturaleza en estado puro | La importancia de los materiales

Muchas veces hemos hablado sobre la importancia de los materiales. Fijarnos en la composición, en cómo están fabricados y todos sus componentes es imprescindible.

El uso de otros materiales, sobre todo los naturales, a veces causa desconfianza por eso Enrique aclara que “todas las maderas provienen de talas de bosques certificados o de restos de poda como el olivo. Estamos muy comprometidos con el medio ambiente, ya que cada año realizamos alguna plantación de árboles”.

Imaginaos un bloque de madera, un boceto y ¿después? La magia de sus manos. Una vez dada forma a la pieza la pule y la deja intacta lista para aplicarle un barniz. “Después de informarnos sobre los acabados que se le podían poner al producto nos decidimos por el que creemos que es el mejor: un barniz antibacteriano a base de iones de plata. Está libre de disolventes, siliconas, plásticos… y está certificado con la normativa EN 71-3. Es totalmente incoloro, todos los colores y veteados en la madera, son totalmente naturales”.

Cada pieza tiene el carácter de la madera de la que está hecha

Hi Hollow cuenta con “un equipo de diseño que se encarga de dibujar nuevos diseños y formas que puedan hacer disfrutar a la gente. Están pensados para gozar, pero a la vez que los podamos mostrar sin pudor, que pasen totalmente desapercibidos”. “También disponemos de la opción de hacer diseños a medida”, como ha sido mi caso.

Colaborar con ellos ha sido una experiencia y un placer, ya que he podido ver cómo han ido creciendo y avanzando las ideas y cómo un dibujo, una ilusión, se ha hecho realidad.

Aunque partan de un mismo diseño siempre tendrán algo que les diferencia

¿Y ahora?

Ahora solo me queda agradecer a Hi Hollow su confianza en mí y en hacer realidad esta ilusión que me lleva acompañando muchos años.

Si te ha gustado mi experiencia y mis diseños, puedes encargar la pieza que tú quieras y comenzará una nueva experiencia para ti.

Hay varias formas de unirte a nuestro reto:

  • Encargar uno (o los dos) de los diseños ArsEroticas y recibir la pieza en tu casa. Recuerda que nunca va a ser igual, cada uno tendrá una impronta distinta, ¡es lo que tiene lo artesanal!.
  • Puedes adquirir las dildos, vibradores y plugs que ya están diseñados en su página web.
  • Puedes ponerte en contacto con ellos y diseñar tu propia pieza.

Estamos ilusionados y la acogida ha sido espectacular, así que esperamos que os guste este nuevo camino que hemos emprendido y que os animéis a tener uno de nuestros diseños en vuestra casa.

El placer vuelve a ser natural

🔴 Historia y curiosidades de la copa menstrual 🔴

Parece un invento del siglo XXI pero fue creada en los años 30 en Estados Unidos por Leona W. Chalmers, quien patentó este revolucionario sistema de recepción de la menstruación. ¿Sabéis de qué os estoy hablando verdad? ¡Exacto! de la creación de la Copa Menstrual.

Bueno la verdad es que esto no es del todo cierto porque la copa menstrual ya existía desde 1867, pero no era tal y como la conocemos ahora. Era algo más rudimentaria, pero la idea era la misma, recoger el flujo de las personas menstruantes. Leona W. Chalmers fue la primera persona que se lanzó en 1937 a patentar este invento que ahora parece tan novedoso y revolucionario, aunque el invento como tal ya existiera. Al principio la copa menstrual o receptor catamenial, es otro de los nombres que recibía, no gustó mucho. Estaba fabricada en caucho y pasó una mala racha durante la Segunda Guerra Mundial por la falta de este material. Esto le llevó a Chalmers y su equipo a reinventar la copa y fabricarla con un material más flexible el caucho vulcanizado. Más tarde le cambiaron el nombre al producto e hicieron una copa desechable que gustó más a la población de la época.  Como curiosidad, justo en esos mismos años el doctor Earle Hass creo una de las empresas más conocidas y exitosas Tampax. Curiosamente (bueno no tanto, podemos sospechar qué hay detrás) Tampax y su invento de tampones higiénicos se hizo mundialmente famoso mientras que la copa fue cayendo un poco en el olvido.  El primero revolucionó la manera en que las personas menstruantes comenzaron a vivir sus ciclos, mientras que la copa quedó como algo que solo conocían unas fieles seguidoras.

Documento de la patente de la copa por Leona W. Chalmers

Pero no os creáis que Chalmers se rindió, se siguieron creando patentes en el 1935, 1937 y 1950, pero en 1963 dejó de fabricarse porque la copa no resultaba rentable.  Desde ese momento hay un vacío temporal donde la copa se queda en el rincón de algún armario hasta que en 1987 se vuelve a reinventar y renombrada The Keeper. El principal problema por el que la copa menstrual no terminaba de gustar era porque el material era demasiado rígido e incómodo para las usuarias. No debemos olvidar que lo de andarse ahí abajo tampoco estaba muy bien visto, por lo que se fue rechazando su uso. Pero en los 80 se le da una nueva oportunidad haciendo un cambio muy importante y necesario: el material. El látex sustituye al caucho y así se empiezan a fabricar copas más flexibles, adaptables y se crean dos tallas. Volvemos a dar un gran salto en la historia hasta los 2000 cuando vuelve a asomar la cabeza y la silicona sustituye al látex. Como resultado hoy en día tenemos copas menstruales prácticamente para todos los gustos, con siliconas seguras, de fácil adaptación, fáciles de limpiar e higiénicas. Además, cada vez hay más tamaños y texturas, por lo que cada persona puede encontrar su copa perfecta.

La copa menstrual ha revolucionado la manera de sentir la menstruación

Curiosidades de la copa menstrual

  • Algunas copas creadas antes de la que hoy conocemos se sujetaban con cuerdas por la parte exterior.
  • Chalmers tras la baja popularidad de sus primeras copas menstruales decidió asociarse con otras empresas más prósperas y así nació Tassette, otro tipo de copa menstrual. Con esta empresa decidió crear una versión desechable que llamaron Tassaway. Todo esto tenía como objetivo hacer frente a la popularidad de las compresas y tampones, que ya sabemos quién estaba detrás.
  • Se instruyó a enfermeras y se lanzó una campaña educativa sobre la menstruación y el uso de la copa menstrual, pero no sirvió de nada porque en 1973 la empresa tuvo que cerrar por el poco éxito.
  • La copa creada en los 80, la Keeper se sigue vendiendo hoy en día y es la sucesora de la Tassaway.

La copa menstrual y el autocoñocimiento

A partir de los 2000 la copa formaba parte de los productos de higiene femenina de los mercados, pero no ha sido hasta hace pocos años que ha llegado hasta nostras como una alternativa viable, fácil y económica. ¿Por qué? porque todavía hay tabúes que derribar entorno a la menstruación y al estudio de nuestros cuerpos por nosotras mismas. La copa menstrual además de ser una recomendable opción ecológica, es una manera de comprender, ver y sentir cómo funcionan nuestros cuerpos. No es una guarrada coger, observar, tocar, oler y estudiar nuestra regla cuando nos retiramos las copas, es aprender a entendernos, es conocimiento sobre nosotras mismas.

Ay si la señora Chalmers nos viera ahora, estaría orgullosa de cómo las mujeres hemos recogido su testigo y hemos aprendido a usar eso que a ella le pareció imprescindible para las personas menstruantes.

Sexo anal en 3 pasos | Las claves para empezar 💦

¡Sí! por fin os cuento mi experiencia con el sexo anal. No estoy muy de acuerdo cuando se habla de sexo anal con esos imperativos que se construyen alrededor como por ejemplo que es imprescindible hacerse determinadas limpiezas. Por eso, hoy en mi nuevo vídeo os cuento qué tres pasos son fundamentales para disfrutar del sexo anal de forma real y natural.

Sigue estos 3 pasos para disfrutar de tu cuerpo y déjate de parafernalias:

👌 Quiérete, estimula tu cuerpo y disfruta de su diversidad.

💩 La naturalidad es la clave del disfrute.

👂 Nunca olvides la comunicación si tienes encuentros con otras personas.