Virus del Papiloma Humano, ¿tienes claro cómo se contagia?

El Virus del papiloma no es una enfermedad ni es el resultado de ser una irresponsable sexual. Ocho de cada diez personas sexualmente activas lo van a contraer y esto es lo que debes saber de él.

Vergüenza, miedo, rechazo… son algunos de los sentimientos que nos afloran cuando nos enteramos de que podemos haber contraído el Virus del Papiloma Humano. Esta Infección de Transmisión Sexual (ITS) es una de las más comunes, pero ¿sabemos cómo se trata y cómo podemos evitar contraerla? En la teoría sí, pero la verdad es que, aunque se habla mucho de ella, la información que nos llega es muy escasa.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una de las ITS más comunes. La doctora Gema García Gálvez, ginecóloga responsable de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Quirón Salud de Madrid y sexóloga médica, nos confirma este dato y aclara que “Se trata de un virus ADN con mucha afinidad por los epitelios, infecta piel y mucosas tras el estrecho contacto en las prácticas sexuales. Se considera la infección de transmisión sexual más frecuente”.

Se genera en las células epiteliales y se transmite por contacto directo de la piel o las mucosas. Hay que dejar claro que no es una enfermedad, sino una contaminación asintomática que en la mayoría de los casos desaparece sin necesidad de tratamiento.

¿Cómo sé que tengo VPH?

“La mayoría de las personas a las que se les detecta no manifiestan ningún signo o síntoma, salvo cuando aparecen verrugas genitales. La infección subclínica, muy frecuente, se diagnostica mediante citología o colposcopia en el caso de la mujer”, apunta la doctora.

Es una infección muy común. Los datos dicen sigue leyendo

Esto es todo lo que debes saber antes de tomar la píldora del día después

¿Sabías que, según los datos de 2018 de la Sociedad Española de Contracepción, el 30% de las mujeres españolas en edad fértil ha recurrido alguna vez a la píldora del día después?

La píldora del día después (PDD) es un método anticonceptivo de emergencia. No es de uso regular y nunca debe sustituir al método anticonceptivo que estemos utilizando. Seguro que cuando se habla de esta píldora te surgen muchas dudas, y es que se habla de ella pero nadie nos ha explicado de forma sencilla cómo funciona.

¿Tienes claro qué es la píldora del día después?

La PDD no es una píldora abortiva sino que su función es evitar el embarazo antes de que se produzca, inhibiendo o retrasando la liberación del óvulo para evitar que sea fecundado. Es un medicamento que se toma tras haber mantenido relaciones sexuales sin protección o si ha habido un fallo en el método habitual. Es deci,r que tuviste sexo con penetración sin usar un método de barrera o si lo usaste y algo falló como que el condón se rompió, te olvidaste de tomar la píldora, te quitaron el DIU, te colocaste mal el Anillo o se te despegó el parche anticonceptivo durante más de 24h, pueden ser algunas de las situaciones en las que tomarla está justificado. ¡Cuidado! No es un método que debas tomar todos los días.

Así funciona y estos son los tipos que te puedes encontrar

Esta pastilla actúa retrasando o inhibiendo la ovulación. Para que su eficacia sea máxima hay que tomarla durante las 24 horas siguientes a la penetración y nunca dejar que pasen más de 120h, 5 días.

Este tiempo tan concreto se debe a que la disponibilidad del óvulo para ser fecundado es de 24h. Si durante ese tiempo no se produce la fecundación el ciclo seguirá su curso y terminará con la menstruación. Sin embargo, los espermatozoides tienen mayor tiempo de vida útil. Pueden estar activos dentro de ti durante cinco días. De ahí que el riesgo de embarazo comience cinco días antes de tu ovulación si ha habido eyaculación. Si te ha fallado el método y tu ovulación está próxima, la píldora hará que ésta se retrase para que los espermatozoides que estén dentro vivitos y coleando no le puedan fecundar.

Aunque parece que si has tenido un disgusto sigue leyendo

Las prácticas sexuales más arriesgadas en verano

Por los vestidos vaporosos, la brisa del mar o por el calor, no sabemos por qué exactamente en verano nuestro deseo se dispara y nos lanzamos a tener encuentros sexuales que no siempre acaban bien y es que ¿sabías que en verano el sexo se puede volver un deporte de riesgo?

Esa fantasía que tienes ahí guardada, los paseos al atardecer cerca de la playa o los ligues de verano cobran de repente un interés tan grande que el cerebro solo puede pensar en satisfacer nuestro deseo sexual sin tener en cuenta los riesgos que podemos correr. ¿A ti también te ha pasado que esa escena que parecía tan idílica y erótica en tu cabeza luego no se pareció en nada a la realidad?

En verano los encuentros eróticos se multiplican y con ellos las prácticas de riesgo. La absorción de vitamina D aumenta, tenemos más horas de luz y nuestros cuerpos se exponen más. Esto hace que nuestra libido también crezca ya que generamos más testosterona, estrógenos, melatonina, endorfinas y serotonina. A esto hay que sumar que pasamos más tiempo al aire libre, en ambientes sociales y el estrés por el trabajo disminuye. Todo ello produce que estemos más proclives a tener sexo ya sea en pareja o en relaciones esporádicas.

Inma Ríos, psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja, explica que el incremento se debe a todos estos factores y añade que “El hecho de viajar a otros lugares o que vengan personas de vacaciones a nuestro ambiente, despierta también nuestra libido por lo exótico y novedoso de las nuevas relaciones, así como la posibilidad de tener encuentros sexuales esporádicos sin mayor compromiso”. “La posibilidad de dejarse llevar, de liberarse, de focalizarse en el placer y no en nuestras responsabilidades cotidianas son unos grandes promotores de nuestro deseo”. La alimentación en la época estival también ayuda influenciando “nuestro ánimo y energía”. “Solemos comer alimentos de temporada más fresquitos y ligeros, aportándonos mayor cantidad de vitaminas”.

¿Cambias de rutina sexual en verano?

Sigue leyendo el artículo en NovaLife

#Yohablodesexo ¿te unes al reto?

En estos días en los que nos están llamando la atención sobre el consumo de pornografía en niñas, niños y adolescentes a una edad cada vez más temprena veo más necesario que nunca hacer una llamada de atención a la necesidad de hablar sobre sexualidad de una forma natural y sin tabúes.

Hablar de sexualidad, de nuestros deseos, encuentros y placeres debería ser tan común como contarnos qué vamos a comer hoy. Muchas veces no nos da ningún apuro hablar de determinadas cosas con cualquier persona, pero, sin embargo cuando se trata de algo relacionado con el sexo automáticamente crece una barrera que nos hace pensarnos dos veces si hablar de ello. ¿Por qué? por verguenza, por el qué dirán, por los tabúes y creencias que tenemos tan asumidas que automáticamente hace que pensemos que “ese tema” tiene que quedarse en casa.

No hablar de determinadas cuestiones, como ocurre en el terreno sexual, hace que sintamos que nosotras somos diferentes, que a veces nos pasa algo raro o que somos las únicas que estamos en esa tesitura. Romper con todo esto es tan fácil como hablar de ello. Si desde que somos pequeñas no hubieran hablado de sexualidad de manera sincera y sin prejuicios disfrutaríamos de una sexualidad más sana y positiva.

#Yohablodesexo

Bajo esa etiqueta Diversual me lanzó un reto. Me gusta apostar por una educación sexual positiva, sin renunciar a todas las experiencias que hemos tenido (buenas o malas) porque eso es lo que nos contruye y por supuesto, apostando por la naturalidad. A menudo, con personas a las que ayudo a crecer eróticamente o en los cursos de educación sexual, veo que lo que más nos cuesta es hablar de ello. Exteriorizarlo es el primer paso, pero también el más complicado. La sensación de por fin hablar de algo con naturalidad es como cuando un asunto te preocupa mucho y tienes la oportunidad de sacarlo. Esa sensación de volver a respirar sin opresión.

¡Hablemos de sexo! es la propuesta y reto que os lanzamos desde Diversual, tienda de productos eróticos, y ArsEroticas. Hemos lanzado una serie de retos que os contamos a través de mi perfil de Instagram. Cada día, a través de stories, os contaré bajo #Yohablodesexo un aspecto relacionado con mi intimidad que todavía no haya contado y os propondré que vosotras y vosotros hagáis lo mismo respondiendo a mis mensajes. ¿Te atreves a romper los tabúes y a hablar de sexo? Hemos empezado el día 10 y acabaremos el 17 de Junio con una publicación especial que incluirá una sorpresilla.

¿Qué hacemos con el porno que ven las niñas y niños?

No he podido evitar ver muy relacionada el reto que tenemos entre manos esta semana con las noticias sobre el consumo de pornografía entre los jóvenes. En primer lugar creo que, al igual que hacemos en otros aspectos de la vida, lo que hay que hacer es educar. Educar mentes y miradas críticas y hablar de sexualidad desde que nuestras hijas e hijos son pequeños. Introducirlo como algo natural dentro de las conversaciones de la familia, la pareja, las amistades… En cuanto al consumo, el porno va a seguir estando ahí y muchas veces no podremos evitar que llegue a ellas y ellos porque no siempre podemos controlarlo todo. ¿Qué podemos hacer entonces? educarles. Enseñarles la diferencia entre ficción y realidad. El respeto entre personas, el consentimiento, los placeres, deseos y prácticas. Hablarles de lo que pueden ver para que cuando lo vean lo entiendan y sepan descifrarlo y valorarlo.

¿Cómo les hablamos de sexo?

Yo ya me he puesto manos a la obra a hablar de sexo sin tapujos. ¡Te espero en Instagram y mañana en YouTube para seguir con el reto #Yohablodesexo! y gracias a Diversual por el apoyo y la iniciativa para promover una educación sexual más sana y positiva.

¡Los condones veganos existen!🌎

¡Sí! existen los condones y protecciones para el sexo aptos para personas veganas. Llevo tiempo cambiando mi forma de consumir en el terreno sexual. Al igual que lo hacemos en otros aspectos de nuestras vidas como reducir el plástico, concienciar sobre determinados alimentos y de respetar el mundo que nos rodea, en la sexualidad también podemos hacer muchos gestos para no contribuir a la destrucción acelerada del medioambiente que vivimos y a la explotación de los animales.

Antes de que a alguien se le ocurra decir esa maldita frase, esto no es una moda, es una necesidad. Que en tu barrio o en el centro de tu ciudad hayan empezado a surgir restaurantes y locales vegetarianos, veganos, ecológicos, bio… te puede parecer una respuesta a la moda de “parecer sanos”, pero ¿has pensado que cubren las necesidades de personas que no pueden ir a casi ningún sitio a comer? además, éste es el paso lógico que todas debemos dar, concienciar y aprender qué supone para nuestro planeta seguir alimentando de esa forma a las grandes industrias alimenticias. Si tienes a tu alcance un producto de proximidad que cumple con tus requisitos, ¿por qué no abandonar los procesados en las grandes fábricas?

Condones veganos

Pero, ¿qué tienen de diferente los preservativos veganos en comparación a los tradicionales?  Los condones de látex no veganos contienen una proteína derivada de la leche llamada caseína que se usa para que sean más suaves y elásticos y es por esto que las personas intolerantes a la lactosa y veganas no pueden usar preservativo no veganos.

Además de estar libre de caseína, para que un preservativo se considere vegano debe estar exento de haber sido probado en animales.

¿Cómo sé que es un condón vegano?

Te encuentras en el supermercado delante de esa estantería que suele denominarse bajo el pseudónimo de higiene personal o algo similar y ahora, ¿cómo sabes cuál es apto para veganos y cuál no?

En la mayoría de los casos no están obligados a declarar la composición completa de sus productos, por lo que así de primeras ya nos encontramos con un problema. Para evitar comprar uno del que no estamos 100% seguras es mejor acudir a marcas que sabemos que tienen los certificados que acreditan que son aptos. Nos debemos fijar en que:

  • Tengan el sello de certificación vegano.
  • Sean una empresa transparente y citen la composición completa del producto.
  • Los condones que no son de látex también son aptos porque éstos no llevan caseína.

Preservativos sin látex y veganos

Los preservativos de poliisopreno, es decir los que no están hechos con látex sino con caucho sintético, son otra de las opciones que podemos usar porque no usan caseína, así como los fabricados con poliuretano. Éste último es más fino que el anterior pero ambos igual de resistentes y funcionales que los convencionales de látex.

¿Y los celíacos? ¡Por favor uno sin gluten!

¿Los condones llevan gluten? por lo general no. Pero sí que pueden llevarlo los lubricantes que se añaden al preservativo. En este caso solo queda la opción de mirarlo muy bien o acudir a una marca que sepamos que realmente no contiene nada de gluten. Una opción puede ser Green condom.

A la búsqueda de condones veganos

Como muchas habréis adivinado ya, este post viene tras haber pasado unos días en Berlín y ver que las estanterías de “higiene íntima” de los supermercados estaban llenas de preservativos veganos (y juguetes sexuales también). Al principio solo los vi en los supermercados veganos y ecológicos en los que compro, pero al entrar en otros tipos de establecimientos comprobé que era totalmente normal ver una amplia gama de condones donde la mayoría eran aptos.

La marca Einhorn me encantó porque además de ser veganos tienen un packing súper chulo y que no usa plásticos.  La combinación de todo ha conseguido que estén en todas las estanterías y de muchas maneras diferentes.

Condones veganos Einhorn
Condones veganos Einhorn

Confortex, marca española, produce condones de látex con caucho natural y sin caseína y lubricantes aptos para veganos. La marca afirma que sus productos no llevan ningún componente de origen animal y además son cruelty free. 

Comfortsex es apto para veganos

Seguro que te suena Glyde, el fabricante de condones veganos más conocido del mundo. Su sede está en Australia y tiene una fábrica certificada en Malasia. Tienen sello CE para su comercialización en Europa y certificación oficial de la Vegan Society desde 2006. Usan látex de caucho natural y un extracto de cardo para sustituir la caseína. No llevan parabenos, aceite de palma, glicerina ni formaldehído.

Glyde Condoms

Los Green Condom que antes he mencionado son veganos, no tienen gluten ni olor. Es una de las marcas más recomendadas porque son realmente transparentes hacia los consumidores. Tienen certificación vegana, sello CE y no testan en animales.

Green Condoms club

Los preservativos hechos por la marca de juguetería LELO también son aptos para veganos. Con látex natural, sin glicerina ni espermicidas, son finos, minimizan el deslizamiento y favorecen la sensibilidad con su original forma hexagonal.

LELO Condoms

Los preservativos de la marca ON de Mercadona también son aptos. Es una marca de origen japonés que ofrece condones aptos para veganos. Además, ofrecen también un sin látex para alérgicosHydros, un condón vegano hecho en poliuretano y testado electrónicamente.

Los preservativos veganos de Mercadona

La marca de origen inglés Pasante ha sido mencionada por The vegan society  y además de ser veganos también están implicados en el comercio justo.

Pasante Condoms

RFSU nacida en el seno de una ONG para la educación sexual garantizan no usar productos de origen animal para fabricar sus condones, que no llevan caseína y tampoco parabenos. Los tests se ejecutan 100% electrónicamente y nunca prueban en animales.

Condones veganos RFSU

La American Vegetarian Asociation certifica que Sir Richards no usa elementos químicos ni caseína y por eso son otros de los preservativos veganos más conocidos. Fabrican en Malasia y apuestan por el comercio justo, además también están reconocidos por PETA.

Sir Richards american vegan condoms

Pero no sólo se trata de que los productos sean aptos para todos sino de que no sean un residuo más. Por eso hay marcas que además de ofrecer productos veganos también hacen que los condones sean biodegradables. Es el caso de Fair Squared  que tienen varias certificaciónes: Vegan Society,  Halal (alcohol-free), PETA Cruelty Free (no testados en animales) y Natrue (producto hechos con ingredientes naturales). Además, destinan parte de sus ganancias a la replantación de arboles.

Fair Squared

Y, ¿qué pasa con los más conocidos en nuestro mercado?

Me refiero a las dos marcas por excelencia Durex y Control. En principio ninguno de los dos es apto, pero hay una gama dentro de Durex, Durex Realfeel realizado en poliisopreno y apto para veganos y alérgicos al látex. En el segundo caso ocurre lo mismo, no son aptos pero los Control Látex free sí pueden ser utlilizados. Pero, Control ha admitido que testa con animales y Durex, que vende en china no lo admite pero para vender en ese país debe hacerlo, así que… juzgad vosotras mismas.