¿Podría un lubricante causar problemas de reproducción?

Casi todo el mundo usamos lubricante en nuestras relaciones sexuales porque ayuda a tener una experiencia más cómoda. Sin embargo, la mayoría de las veces desconocemos qué componentes tienen esos lubricantes y esto puede ser la respuesta a posibles problemas de fertilidad.

Nada nos puede hacer pensar que un producto tan sencillo e inocente a veces puede no ser tan bueno como parece. Pero algunos geles lubricante contienen sustancias que con el uso repetido afecta a la movilidad de los espermatozoides e incluso dañar la flora natural. De ahí la importancia de comprobar qué tipo de producto estamos consumiendo y conocer sus componentes. No siempre es sencillo ya que en algunos casos, como el de los preservativos que vienen impregnados con lubricante es una tarea muy complicada saber de qué se compone ese lubricante. Nuestra salud sexual y reproductiva está en juego y por eso hemos hecho un artículo especial en Nova Life donde buscamos respuestas a todas estas dudas. ¿Debemos dejar de usar lubricante?


El uso del lubricante es algo muy habitual en nuestras relaciones sexuales. Ayuda a que aumente la lubricación natural, nos permite jugar y alargar el placer e incluso en algunos casos está recomendado médicamente para aliviar algún problema a la hora de mantener relaciones. Sin embargo, hay algo que no nos han dicho nunca: algunos lubricantes pueden estar afectando a nuestra esterilidad.

La ausencia de un ambiente húmedo en la vagina no es nada agradable para las mujeres. Por ello, es tan importante no centrarse simplemente en los genitales, sino atender a todo el cuerpo para que se vaya produciendo una buena lubricación. Esta sequedad tan molesta suele materializarse cuando el objetivo de las relaciones es el de quedarse embarazada y el sexo se convierte en un acto mecánico. Muchas parejas sufren durante este tiempo consecuencias físicas y psicológicas por la presión de concebir que no llega y se convierte en el fin último de cada encuentro erótico.

Muchas de esas parejas obtienen en los lubricantes una ayuda extra para hacer que sus relaciones fluyan mejor. Es más, hay lubricantes que prometen mejorar la movilidad de los espermatozoides y ayudar en la fecundación. Es indispensable mirar y valorar qué lubricante se compra ya que algunos contienen espermicida, lo cual sería ir en contra del objetivo que buscamos. Del mismo modo, hay que prestar atención a los componentes que tiene el lubricante para que no dañen el pH de la vagina. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el valor óptimo del pH para que el espermatozoide tenga una buena movilidad es de entre 0,7 y 8,5. Similar al de la mucosidad cervical de las mujeres, que se hace más ácida en el momento de la ovulación.. Cuando sentimos sequedad y usamos lubricante no nos fijamos en este dato. Para que un lubricante no afecte negativamente a nuestra fertilidad su pH no debe bajar del 7, si no se produciría la destrucción de espermatozoides.

A este respecto, Zoraida Granados Palma, psicóloga y sexóloga de gabinete psicológico ConPasión, recuerda la importancia de conocer qué tipo de productos estamos usando y apunta a que no solo los lubricantes afectan a la modificación del pH, sino que “Las etapas de estrés, una dieta e hidratación deficientes, el hábito de vestir tangas y ropa ajustada, de tejidos sintéticos, el abuso de productos de higiene íntima perfumados o las duchas vaginales también desequilibran el pH vaginal”. Aconseja siempre usar lubricantes de base acuosa “Porque son hipoalergénicos” y evitar los de base oleosa.“Los lubricantes de base en aceite como la vaselina, alteran el pH vaginal y posibilitan que los gérmenes queden adheridos a las mucosas por más tiempo. Son facilitadores de posibles infecciones”.

Cómo elegir un lubricante apto para concebir

¿Sabes qué es el orgasto?

Si te preguntaran qué sientes antes de alcanzar el orgasmo, ¿qué dirías? Esas sensaciones que te recorren, que sientes en tu cuerpo justo antes de llegar al clímax es lo que se llama Orgasto.

El orgasmo es para muchas personas el fin último de las relaciones eróticas. Sin embargo, sin el orgasto sería imposible culminar el tan ansiado placer. Por ello, hoy hablamos de orgasto.

¿Qué es el orgasto?

Es muy probable que nunca hayas escuchado esta palabra y si te soy sincera yo tampoco la conocía hasta no hace mucho. Me hizo falta experimentar y prestar más atención a qué sucede en nuestros cuerpos para poder hablar de ello y escribir de la forma más sencilla posible qué es el orgasto.

En mi último artículo en NovaLife he abordado este tema y he contado con la colaboración de una gran profesional.

Deseo sexual, ¿cómo lo recupero?

Ay el deseo, ¿a dónde se ha ido?

Es una de las grandes preguntas de la humanidad. Por qué antes teníamos tanto deseo y ahora parece que se ha metido debajo del sofá. Hay varias respuestas. Por un lado tengo que decirte que tu deseo, igual que tú, ha cambiado. Sí, puedes que respondas que no, que tú sigues siendo la de siempre, la de antes. Pero, ¿y qué hay de todo lo que has vivido, de tus experiencias y cambios vitales? ¿no te han afectado ni un poquito? y con afectar no quiero decir nada negativo, sino que, como es normal, todo lo que vivimos nos deja una impronta, una huella que hace que la vida vaya cambiando. No somos las mismas personas cuando tenemos 20 años, con pocas responsabilidades y con el objetivo de salir cada fin de semana a cuando tenemos 40 y las responsabilidades se han multiplicado. Tu deseo, también ha variado y te está pidiendo otras cosas. Ahora necesitas otras experiencias, otros tiempos y otras formas. Tan sólo tienes que escucharlo.

Por otro lado, es probable que tu día a día, tus preocupaciones, estrés y otros factores similares les estén robando protagonismo al deseo. Ha quedado en un segundo plano porque nos pueden todos los quehaceres diarios y a todo lo que pretendemos llegar. El deseo se cae al fondo de la lista y para cuando llegamos a cogerlo ya no nos quedan fuerzas. ¿Acaso no te ha pasado que tenías planeada una noche especial pero las obligaciones que se cruzaron por el camino te la arrebataron? Nos ha pasado y nos pasa a todas. Por eso, hay que tirar de egoísmo, hay que pensar sobre qué podemos hacer para mejorar el deseo y repartir bien las tareas domésticas y las derivadas para que el deseo en pareja sea equilibrado.

¿Cómo aumentar el deseo?

Con la última frase he metido el dedo en una gran herida. Esa herida solo escuece cuando la tocamos. Si no, se queda ahí calladita, pasando desapercibida.

A menudo cuando parejas acuden a la consulta ArsEroticas afirman que su deseo es desigual. A una parte le apetece mucho y a otra… casi que se le ha convertido en una obligación. Y entonces yo hago la GRAN pregunta. ¿Cómo os repartís las tareas domésticas y la carga mental? y ahí empieza a salir lo realmente importante. La persona que carga con mayor responsabilidad y tareas tiene menos tiempo para pensar en sexo y practicarlo. La otra lo disfruta más porque su mente está más liberada. Si mantenemos ese ritmo, el deseo va a cogear de un lado y nunca estaremos satisfechas con nuestra vida sexual

Equilibrar la balanza de responsabilidades es imprescindible para aumentar el deseo. Reparte bien el tiempo. Invierte en tiempo de calidad en pareja. Diviértete y no busques sólo en el sexo físico una forma de mantener un momento íntimo.

Alejarse de lo que ya conocemos y buscar otras formas de erotizarnos ayuda mucho a recuperar el deseo. Juegos, actividades en pareja, derribar tabúes y presiones son muy necesarios para una pareja con una sexualidad positiva y activa.

Mantén tu sexualidad individual activa. Cuando estamos en pareja muchas veces nos olvidamos de nuestras necesidades sexuales individuales y dejarnos momentos para nosotras y nosotros solo es muy importante. En esos ratos conectamos con nosotras mismas, aprendemos a querernos, a re-descubrirnos y nos hace sentirnos más activas sexualmente.

Trucos para tener mayor deseo sexual

En mi canal de Youtube os dejo este vídeo sobre cómo recuperar el deseo sexual y cómo aumentar el deseo.

Sexo anal placentero en 3 claves

El sexo anal sigue estando repleto de tabúes y miedos. Creemos que va a doler, que hay que estar muy preparadas para hacerlo o que solo las más habilidosas son capaces de disfrutarlo. Hoy rompemos mitos sobre el sexo anal.

El sexo anal es una práctica como otra cualquiera, pero aún sigue estando rodeada de muchos miedos. Es cierto que por las características del ano tenemos que tener varias cosas en cuenta como por ejemplo usar lubricante, ir poco a poco y olvidarnos de las presiones.

Para que la primera vez sea placentera te propongo 3 claves para empezar a practicar sexo anal.

👄 Comunicación

🧪 Experimentación

🌾 Paciencia

Te lo cuento todo en este vídeo de mi canal de YouTube.

Claves para practicar sexo anal

¿Tienes dudas? Déjalas en un comentario y te respondo.

Ejercicios de suelo pélvico en casa

El confinamiento nos ha apretado un poco las tuercas y una de ellas es hacer ejercicio en casa, pero ¿lo estamos haciendo bien?

Aunque ya podemos salir ponernos en forma es una tarea que aún seguimos teniendo pendiente. No todos los gimnasios abren con normalidad, no podemos acceder a nuestras clases como habitualmente y todo esto nos genera un sentimiento de malestar con nuestros cuerpos. Lo hemos visto claro. Nos hemos comprado todo un arsenal de productos deportivos y hemos convertido el salón en una sala de fitness casi profesional.

Es muy positivo tener esa energía y ganas, pero hay algo que no tenemos en cuenta. A veces necesitamos supervisión de una o una profesional y hay algunas partes de nuestro cuerpo en la que no reparamos y pueden estar sufriendo unos efectos secundarios.

Es el caso del suelo pélvico. Habitualmente no le prestamos mucha atención y sin estamos en una situación donde sólo queremos vernos mejor por fuera, nos olvidamos completamente de nuestro interior. Por eso, hay que ser conscientes de que tenemos limitaciones y de que a veces hay que echar mano de alguien que nos oriente. He hablado con Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y co-fundadora de En suelo firme, se preguntó lo mismo que yo y se lanzó a hacer un vídeo en su canal.

¿Cómo trabajar el suelo pélvico en casa?

No es fácil, pero se puede hacer. Esto no quiere decir que así evitemos la visita a una consulta profesional, pero sí que podemos hacer algunos avances. Eso sí, debes seguir un programa pensado para ti y adaptado a tus necesidades. ¿Quieres saber cómo hacer ejercicios de suelo pélvico en casa?