¡Mira mamá hago mi propio sextoy!

¡Sí! por fin lo he hecho.

Tenía muchísimas ganas de dar forma a mi propio sextoy y gracias a The Dodil he fabricado mi propio juguete. Bueno dicho así parece que he diseñado uno y sí es así, pero no. He diseñado uno, pero solo para mi.

The dodil es una de las marcas que se han sumado a la revolución de los juguetes sexuales moldeables. Son juguetes que tienen un mecanismo interno al que le podemos dar la forma que más nos guste o que mejor se adapte a nuestros cuerpos. Tengo que confesar que hace tiempo que lo tengo en casa, pero quería enseñarlo bien, así que me he puesto con ello y me he lanzado a haceros un vídeo de cómo usar y crear tu propio The Dodil.

Aquí está. También lo podéis ver directamente en YouTube y si os apetece os suscribís a mi canal. Luego os cuento cuál ha sido mi experiencia con él.

 

Ahora en mis carnes

Cuando supe que este tipo de juguetes existía y que cada vez hay más, yo solo tengo dos, me pareció una idea genial. Hay mucha gente a la que los dilos habituales no les convence porque son demasiado rectos, rígidos o la forma no es lo suficientemente ergonómica. Con este tipo de sextoys eso está solucionado porque tú mismx puedes darle la forma que más te guste.

Lo que más me gusta es eso. Poder hacerlo como quieras. También me parece muy original el packing. Ya sabéis que para mi la presentación del producto es súper importante y esa idea del termo me gustó mucho. Es cierto que para guardarlo es un poco estorbo, pero eso ya es otra historia.

El vídeo lo hice directamente, no lo había probado antes. Y no tenía muy claro si los tiempos de espera eran acertados y no. Como os cuento hay que tenerlo en agua hirviendo 30 min. Yo tuve que dejarlo más porque aún tenía alguna parte dura. Una vez que está blando la sensación es muy rara. Podría decir que es como un pene flácido al que puedes moldear como quieras y luego ¡pum! que se ponga duro así tal cual. Más o menos… A mi me costó darle la forma. No es como la plastilina que lo aprietas y se queda, tiende a volver a su forma original, así que en cuando le haces una marca debes usar la cuerda para que se mantenga. O si optas por una forma más sencilla, como simplemente ponerle la punta hacia un lado u otro, pásalo por agua fría rápidamente antes de que cambie de nuevo.

No es un juguete de usar en un impulso. Si lo quieres usar tienes que organizarte antes porque tienes que contar que el agua hierva, que esté media hora dentro, los saques, le des forma y lo dejes enfriar. Vamos casi 1 hora para tenerlo listo. Para un aquí te pillo como que no. La solución, un día que te apetezca juguetear y te sientas creativx te pones a ello y le das la forma, luego lo guardas así y ¡listo! Cuando lo vayas a usar ya está preparado.

El tacto es muy similar a otros juguetes de silicona. Pero cuando está blando es una sensación muy rara a la vez que gustosa. Es algo que hay que probar porque es difícil de describir.

Como dildo está bien. Jugar con sus formas nos da la oportunidad de variar las zonas que tocamos por dentro y por fuera. Es su punto más positivo. Así en original, pues sin más, pero claro el punto que tiene es ese, la forma que tú le das.

Me parece un juguete muy original. Al principio parece bonito pero un poco soso, luego cambia cuando te implicas en el proceso de creación.  Y lo mejor de todo, cada vez que lo vuelvas a hervir puedes ¡volver a estrenar un dildo nuevo!

Ideas

  • Dale una forma muy diferente a nada que hayas probado a ver qué punto te descubres
  • Si tienes pareja sorpréndelx con un diseño y compartidlo
  • Úsalo como antiestrés moldeando y luego quítate el estrés que te quede con él en la cama
  • Pon su recipiente visible en casa, es muy bonito. Ya verás como llama la atención. A ver qué explicaciones das…

*Nunca te introduzcas el dildo cuando lo acabes de sacar del agua hirviendo.

*No penetres ni te penetres con él en estado blando

*No utilices lubricantes de silicona

*Cuando lo hiervas no uses utensilios metálicos, nada que pueda estropear la silicona que lo recubre

 

Neo de Lovesecrets y la play list que te hará dar el do de pecho

¿Si te digo que puedes llegar al orgasmo por una estimulación oral, pero que esa boca no va a tocar tus genitales te lo creerías?

Es el rasgo más característico e impresionante de Neo, uno de los juguetes estrella de Lovesecrets. Así, a bocajarro os he soltado el secreto a voces peor guardado de este juguete y es que a estas alturas, y si algo ya has oído hablar de Neo, seguro que algo te suena. Y no son solo las vibraciones. Neo es un vibrador que encierra un don magnífico, vibrar y hacerte sentir a través de los sonidos que le envuelven.

Pero, ¿de dónde viene?

Neo es uno de los juguetes de Lovesecrets, una de las marcas más punteras en juguetería sexual. Lovesecrets se ha especializado en crear juguetes elegantes, de alta calidad y con unos resultados difíciles de comparar. En su web podemos encontrar tanto productos propios como de otras marcas, todos ellos con un nivel de calidad testado. Como decía antes, Neo es uno de los productos más populares y codiciados por las características que ofrece. No os voy a detallar todas sus características porque eso ya lo podéis ver haciendo una visita exprés a su página, sino que me voy a centrar más en las habilidades que tiene.

Neo llega a casa vestido de etiqueta. En una caja negra que se desliza para dejar ver el producto que va en el interior. Entonces nos quedamos con una caja negra, elegante con el sello de la marca estampado en el frontal.  Separamos la tapa y ahí está, reposando sobre una cama de terciopelo y a sus pies una pestaña que nos ofrece su cargador y libro de usuarix. Os recomiendo, en este caso lo creo muy necesario, que leáis bien las instrucciones porque con este juguete se pueden cambiar de varias maneras la forma de jugar y… bueno en momentos de manos temblorosas, podemos no acertar a la primera y tampoco es lo más idóneo sentarte a leerlas. Que si necesitas un receso, puedes aprovechar y luego volver con las pilas cargadas y la batería de Neo también a tope. Pero quizá sea mejor leerlas, aprender cómo funciona y luego ya ponerlo a trabajar.

¿A qué podemos jugar con él?
  • A buscarnos los puntos. Tras haber cargado el vibrador y encenderlo, éste es el primer juego al que nos reta. Tiene 7 modos de vibración los cuales se pueden regular dándole a + ó -, según nos apetezca. Su cabeza redondeada y algo curvada facilita la inserción. *Consejo! lubrícalo antes y prueba a jugar con él por otras zonas erógenas que te gusten y por el contorno de los genitales como previo a la penetración. Lo hace más interesante.
  • A bucear. Si ya has explorado todo el amazonas estás listx a adentrarte en la selva de orgasmos. De nuevo los diferentes modos de vibración e intensidades hacen que el volumen suba y baje para que te sientas en una montaña rusa de placer.
  • ¿Y si lo hacemos todo a la vez? Aquí cada parte tiene su misión. La cabeza redondeada y regordeta se ocupa de llegar a lo más hondo de nuestro placer, mientras que el tronco le sigue el ritmo de vibración.
  • Y tatatatatatachán llegan los idescriptibles, juguetones y extraordinarios gemidos por el placer oral de la boca que nunca rozó los genitales. Sí, vuelvo a lo que me vuelve loca de este juguete, mi nuevo best friend. Dentro de sus habilidades está la de vibrar al ritmo de los sonidos. Éstos pueden ser tu propia voz, la de tu acopañantx si lx tuvieras, la de la música que te has puesto o… esto es un súper descubrimiento mío, la de los susurros o pequeños soplidos. Si una boca susurrante se acerca al sensor vibra, como lo hace con la música o la voz alta, pero a mi me parece muy especial. Si sueltas pequeños sopliditos también en esa zona, funciona igual y a mi me encanta. Me parece muy erótico. Así que os animo a que lo probéis.
Qué me gusta de Neo y qué no

Me gusta su tacto aterciopelado y esa elegancia con la que irrumpe en la cama. Me gusta que hayan combinado el negro de todo el pack con el color plata de la parte de los botones. Me parece una elección acertada. Más allá de su físico, me gusta su interior. Soy muy de interiores. Los 7 modos y variantes para mí son suficientes y creo que ha quedado claro que el control por voz me ha dejado a mi sin la mía. Que se pueda bajar la intensidad es algo que creo que todo juguete debe llevar, porque a veces vibran tanto que saturan un poco (esto es muy personal).

La forma me gusta, la curvatura que tiene en la parte que se introduce y como hace la forma del “mango”, es bastante cómoda y facilita el manejo. Los relieves que le recorren también son un punto fuerte. Que sea recargable hoy en día es casi indispensable, pero de todos modos es muy valorable el abandono de pilas y la apuesta por otras opciones más ecológicas, cómodas y baratas.

Por otra parte, tengo que reconocer que al ser tan premium me da como un poco de miedo estropearlo y lo trato con mucho tiento. Por sacarle alguna pega, al principio me volvía un poco loca para cambiar los modos, pero es algo que se soluciona con el tiempo.

¿Pero no os habéis preguntado aún por qué he puesto eso de la play list? Pues porque pensando en esta review, se me ocurrió que una muy buena manera de testar su característica más diferenciadora sería poniendo música con diferentes ritmos para ver cómo iba cambiando su forma de sentir y cómo me hacía a mí recibir esos cambios. Los he recibido muy bien, así que me he dado cuenta de que soy buena conductora de placeres.

Aquí os dejo una lista de canciones para que descubráis todo lo que os puede hacer sentir Neo. Espero que os gusten y os toquen muy dentro.

Si tras esta inspiradora lista se te ocurren otras canciones, ¡adelante! coméntamelas y las iré probando. O si has probado otras formas de jugar con él, puedes contárnoslo.