A mí ya me ha tocado, ¿y a ti?

Tengo que confesar que me cuesta pensar en ello. No concibo que una mujer no haya sentido nunca un orgasmo. Que ni siquiera sepa qué es, cómo se siente, qué es lo que viene después de la excitación. Pero sí, existe y es más frecuente de lo que creemos.

Cuando comencé este libro estaba un poco indecisa sobre qué pensar. Por una parte no sabía si tomármelo de una forma satírica, como un libro crítico concebido desde la ironía o si en realidad el relato era así, tal cual.

La autora de Ahora me toca a míSELMA LØNNING AARØdispara a bocajarro la historia de una mujer que no conoce el orgasmo, no sabe qué es eso de lo que tanto se habla en libros y revistas y que parece que le llega a todo el mundo menos a ella. No quiero desvelaros nada importante, pero para que os hagáis una idea de cómo es. Imaginaos que vuestra vida ha ido transcurriendo poco a poco. Trabajo, pareja, hijxs, casas, familia… todo tal y como “debe” ser, pero un día aparece en tu mente una duda. Hay algo que circula alrededor, que todo lo impregna, de lo que todo el mundo habla y de lo que no terminas de enterarte. Te empeñas con todas tus fuerzas para poder sentirte dentro de ese círculo social y por mucho que lo intentas cada vez lo ves más lejos y lo único que consigues como premio es frustración. ¿Y qué viene después de ese sentimiento? eso forma parte de cada unx de nosotrxs.

Julie, la protagonista de Ahora me toca a mí, es una auténtica estrella. Cada día finge como parte de su rutina. Finge en la cocina, en el salón, en la cama. Finge mientras cena, mientras desayuna, mientras va al supermercado. Fingir se ha convertido para ella en algo tan normal y natural que ya no sabe que finge. Su nombre ya es sinónimo del verbo fingir.

Ahora me toca a mí, es una novela de lectura fácil y liviana, os garantizo que si la empezáis no vais a poder parar y os durará más o menos como un orgasmo en vuestras manos. Narrada en primera persona, la protagonista de la historia nos abre las puertas de su casa, de su mente y de su vagina para que nos asomemos e indaguemos sobre lo que forma parte de su día a día. Éste personaje tiende a confundirse con la propia autora ya que comparten profesión, es un juego acertado para atraer más a lxs lectorxs (está clasificada como ficción). Es una forma de desenmascararse pero dejando en el aire la duda de si es pura ficción o tiene algo de biográfico.

Esta novela es un relato mordaz sobre la educación sexual de las mujeres, las opresiones sociales que castigan nuestra sexualidad y lo que nosotras mismas esperamos de nuestros propios cuerpos. Creo que ya es un tema del que hemos hablado mucho, la (no)educación sexual que recibimos. El embarazo no deseado y el miedo es lo único que nos enseñan. De esta manera nuestras sexualidades están ligadas al terror ante todo lo que nos han dicho que es “malo”. Después llegan las revistas que nos disciplinan para el placer, pero no el propio, sino el ajeno. Lo importante que es mantener el suelo pélvico bien educado para que en la penetración el pene sienta la entrada más tersa, en vez de decirnos lo beneficioso que es para nosotras mismas mantenerlo ejercitado. Nos recuerdan que si no sabemos hacer bien sexo oral vamos a perder muchos puntos y que si vamos de listillas pidiendo cumplir nuestros deseos perderemos nuestro honor de chicas buenas. A veces se pone de moda ser atrevida y sexy y si no entras en ese juego también pierdes puntos. En conclusión, hagas lo que hagas nunca vas a conseguir ser ese perfil de mujer y en ese transcurso en el que intentas mejorar y dar la talla te pierdes a ti misma. Un día te paras a mirarte, y te preguntas qué ha pasado, qué han significado todos los encuentros sexuales y todas las parejas ante las que gemías y felicitabas por el buen rato que acababas de pasar, en ese momento te conviertes en Julie.

El libro

El libro es muy fácil de leer, sencillo y ágil. El diseño de la portada atrae y el título también. Nos hace pensar en una aventura de búsqueda en la que vamos a descubrir muchas cosas, y en eso acierta. Pero esta novela no se queda en el simple relato, sino que nos hace parar y pensar en nuestra propia vida, sobre todo en la sexual, ¿seré yo como ella? Tal vez no finja orgasmos, no tenga la técnica tan depurada, pero ¿esta vida que llevo es la que realmente quiero? ¿me siento satisfecha en todas las facetas de mi vida?

Sí, es un libro sobre una vagina, pero que invoca a las vaginas de las lectoras a que se pregunten a sí mismas sobre ellas mismas. Es un diario en voz alta, un documento desclasificado, público para que la crítica caiga sobre él.

Sus páginas pasan volando y la lectura es amena. Es un libro perfecto para el verano porque es fácil de transportar, también puedes conseguirlo en ebook, y de una lectura nada pesada. Dividido en capítulos cortos va enganchando hasta llevarnos al gran momento culmen de cerrar su última página ante la que nos quedamos… las reacciones son varias, así que os dejo que lo descubráis.

Este libro es una mezcla de cosas, en parte su vida personal, su infancia, su adolescencia y cómo es ella ahora mismo y por otra parte su faceta más profesional y la sociedad que la rodea. Julie y su marido contratan a una Au pair para liberarla a ella de tareas domésticas y de cuidados, así puede dedicarse a buscar eso que le falta y tener más tiempo libre. Esto no sé muy bien como tomármelo. Por una parte a veces siento que habla de algo muy real pero desde la crítica con un tono irónico que parece muy serio, exigir a una persona que se relegue a tus deseos y sentirte tú misma con un status mayor al suyo. Esta parte no me ha gustado mucho, porque como digo, no sé si es desde una visión crítica poniéndolo en la mirada de una acomodada mujer que se cree con el derecho de sentirse más y mejor que otra, o es tal cual se narra. Por otra parte, el comportamiento del marido, machista, comodón y acomodado que hace el “esfuerzo” de convencer a Julie de que no pasa nada por tener ayuda en casa, así ella puede estar más libre e incluso si le apetece trabajar un poco. Lo que sea mientras él no tenga que hacer nada. Quiero pensar, y desde ahí me sitúo, que todo lo que cuenta en relación a los asuntos domésticos y sociales, se hace desde la crítica jugando con la naturalidad con la que lo cuenta la protagonista. Pero tengo que reconocer que me enfadé un poco con estas líneas por cómo trata a la chica au pair, que no es más que el reflejo de sus propios miedos que hacen que sea cruel y mezquina. Pero no veo que ante eso la protagonista haga mucha autocrítica.

Otra de las cosas que trata es el uso de juguetes eróticos. Recurre a un vibrador típico y conocido para alcanzar su objetivo, pero desde la mentalidad de meterse algo mecánico y antinatural. Una vez más, creo que juega con la visión de la protagonista y consigue que a veces le cojamos un poco de manía, más aún cuando cree que la panacea de todo es tener un acercamiento sexual con alguien de tu mismo sexo que va a comprenderte y guiarte por el sendero del placer, pero si la mente está cerrada, las piernas no se abren. Y mucho menos los sentidos.

Ahora puede tocarte a ti

Como resumen, el libro toca muchos temas, el sexual es tan solo el hilo conductor que nos va llevando de uno a otro casi sin darnos cuenta hasta precipitarnos al final. Hay cosas que no me han gustado mucho pero creo que es un logro para la autora porque lo que hace es mostrar a una mujer que nos muestra tan abiertamente una forma de pensar que si no estás de acuerdo consigue que la odies un poquito. Pero como ya he dicho, es una lectura muy llevadera que nos hace reír y odiar a partes iguales. Me he reído mucho con él.

 

Ficha técnica:
ISBN 9788415070818
240 páginas
Tapa dura, 14,5×21 cm
Traducido por Ana Flecha Marco
Precio:  17€

*Gracias a Lince Ediciones por enviarme el libro y ofrecerme una nueva manera de disfrutar de la lectura.

 

“Ideas para no salir de la cama” by Amantis

¿Cuándo vas a elegir un producto en qué es lo primero en que te fijas? ¿Sueles ir directx a una marca en concreto o te gusta deambular en busca de ese nuevo producto que se convertirá en tu favorito?

Pues con los productos eróticos sucede lo mismo. A veces nos metemos en páginas y páginas buscando ese sextoy, lubricante o cualquier otro accesorio que haga que nuestra vida sexual cambie o sea aún más divertida. Otras veces, el buscador ya se sabe la ruta y va directamente a esa tienda en la que sabes dónde esta todo y lo que estás buscando. ¿A que no es tan diferente como hacer la compra de otro tipo de productos?

A mi esto me sucede a menudo. Y es que, como ya he dicho en otras ocasiones, hay determinadas tiendas y productos que siempre recomiendo. Cuando tengo que hacer un regalo admito que me cuesta mucho librarme de mi recurso más utilizado, ¡buscar un juguete! Si hay confianza con la persona a la que se lo voy a regalar sí que busco algo en mis páginas de confianza que le pueda gustar. Elijo según su experiencia, si es su primera vez utilizando productos eróticos, si es unx amante de los accesorios o si ya tiene cajones llenos de ellos y aunque no sepa qué le puede faltar en su arsenal erotico festivo, recurro a ello. Si no tengo un trato tan cercano o sé directamente que esto no le va… pues ya tengo que pensar en otras cosas, y eso tengo que admitir que no me gusta, porque con los juguetes siempre puedes sorprender y aportar algo nuevo y diferente. Lo que sí tengo claro cuando estoy buscando un detalle así, es a dónde voy a acudir. Y casi que mi ordenador ya se lo sabe, a Amantis.

Amantis es más que una Love store, sí vamos a decirlo así que ahora se lleva mucho y queda muy bonito, es un rincón hecho para el placer donde hay de TODO. Y cuando digo de todo, quiero decir en cuanto a productos y precios. Porque cuando queremos probar algo nuevo o es un detalle para otra persona muchas veces tenemos un presupuesto del que no queremos salirnos mucho, por eso yo valoro las tiendas en las que hay productos variados, de diferentes marcas que sin perder calidad se ajustan a todos los bolsillos.

Bajo la etiqueta productos exclusivos amantis, podemos encontrar más de 200 productos con precios especiales y de marca propia, como por ejemplo Desliz by Amantis que son de la casa y que no están disponibles en ninguna otra tienda.  Es una de las cosas que más les diferencia de otros sex shop.

Amantis vende tanto físicamente, tiene tiendas en Madrid y Barcelona, como online. Comprar de forma online es muy cómodo. A mi no me queda ninguna tienda cerca, así que siempre recurro a su shop en Internet. La página es bastante sencilla, está bien distribuida, aunque sí que creo que podría ser un poco más atractiva. Ahora han hecho algunos cambios y ha mejorado. A través de las categorías es fácil ir directamente al tipo de producto que queremos consultar sin tener que pasar por todo. Desde el inicio nos muestran todas las ofertas y rebajas que podemos encontrar, así como vídeos demostrativos de cómo usar algunos juguetes. Además de las categorías, arriba hay unas pestañas que nos llevan a los productos en oferta o de la marca de la casa. De esta manera si estamos buscando algo con un presupuesto fijo podemos ir directamente a esos que tienen ya un precio que se ajuste a lo que buscamos.

Pero voy a contaros por qué hago este post realmente y cuál es mi opinión. No es que tenga acciones ni nada por el estilo en Amantis, pero os voy a confesar que cuando comencé a experimentar con juguetes sexuales es donde hice mi primera compra seria. ¿Por qué? pues porque no quería gastarme demasiado en algo que no sabía si me iba a gustar (qué ingenua), entonces su web me ofreció la oportunidad de, sin gastarme mucho, probar cosas nuevas con productos de calidad pero sin pagar un precio excesivo. Además, otra de las cosas que me gusta es que a la hora de envíarlos ofrece varias alternativas, incluso si vives en alguna de las ciudades donde hay tienda física puedes pasar a recogerlo sin coste adicional. De las tiendas que suelo visitar, ésta es de las que menos gastos de envío tiene. He querido hacer este post monográfico porque hay muchas personas que me preguntan qué tienda les recomendaría para comenzar a explorar su sexualidad, y mi respuesta incluye ésta, por los motivos que ya he comentado y por la confianza que me da. Hay calidad a buenos precios y productos de todo tipo para cualquier práctica y afición sexual.

Además, tienen un blog donde van ofreciendo ideas, sugerencias e información sobre los talleres y actividades que se realizan en las tiendas Amantis. Si tienes la suerte de vivir cerca de alguna es una muy buena oportunidad para aumentar el conocimiento sexual. Suele haber una gran oferta y los temas son muy diversos. También tienen un probador donde los clientxs opinan sobre los productos que han comprado y ya han utilizado. Esto también es muy importante, al menos para mí, ya que suelo guiarme por los comentarios positivos o negativos de los usuarixs y las observaciones que hacen. La verdad, que casi todos los artículos tienen muchos comentarios, el feedback les funciona muy bien, supongo que será por algo, ¿no?.

El foro, parece algo como pasado de moda, ¿verdad?, pues en Amantis le han dado una vuelta y como tienen mucho interés por conocer las opiniones y el intercambio de ideas, o eso es lo que me parece a mí, mantienen un foro continuo y abierto en el que se puede participar opinando o publicando las dudas que te han surgido. Otros usuarixs se prestan rápidamente a contestar y ayudar con sus opiniones y experiencias.

¿Sabéis que Amantis tiene programa de puntos? Cada vez que compras algo se acumula una serie de puntos que se traducen en dinero y la próxima vez que compres algo puedes descontarlo de la factura final. ¡Qué manera de engancharnos! con eso de que no se nos pasen los puntos y porque nos sale más baratos…. así están nuestras mesillas. Pero otro punto positivo que se llevan. Cuanto más activx eres en su comunidad, más puntos obtienes, más descuento puedes aplicar, más puedes comprar y así hasta el infinito y más orgasmos.

Mi experiencia, hasta ahora, ha sido positiva. He probado sus lubricantes y un bálsamo Desliz y me han gustado, son ligeros y agradables. También he comprado vibradores tanto para mi como para regalar. Los que yo tengo son geniales y no me han dado ningún problema. Los regalados, pues están felices en sus nuevos hogares, o eso me han dicho.

Para regalar elegí uno de los básicos, pero para empezar está muy bien. Es el Seda 2G. Sirve tanto para la estimulación externa como interna y tiene 10 modos diferentes de vibración. Está disponible en dos colores y éste es su aspecto.

Seda 2G by Amantis

Algunos de los lubricantes Desliz que os reto a probar son el clásico de agua y los de sabores.

Si tenéis la oportunidad os animo a que os paséis por alguna de sus tiendas o echéis un vistazo a la web pero os advierto que es difícil resistirse a llevarse algo. Como rezan algunos de sus lemas, hay más de 5000 formas de decir te quiero y muchas ideas para no salir de la cama.

¿Habéis comprado en Amantis alguna vez?
Más de 5000 modos de decir Te quiero

Prostituyendo palabras | Mi primera vez en el Prostíbulo Poético

Prostíbulo Poético es una asociación sin ánimo de lucro que conquista a través de las palabras susurradas al oído. En otras ocasiones ya os he hablado de esta iniciativa. Hace tiempo que la conocí, en parte gracias a la película de Erika Lust, Cabaret Desire, y porque llegó hasta mí gracias a la magia de Internet que todo lo conecta. En cuanto lo vi, esta particular forma de narrar historias, me conquistó. Pero había un problema, que se realiza en Barcelona, así que me quedaba un poco lejos. La semana pasada tuve la oportunidad de ir a la ciudad Condal para asistir al primer SexTech Talk organizado por la aplicación de móvil para parejas Desire, así que miré a ver si había algo programado que coincidiera con mi estancia allí y tuve la suerte de que uno de los días se celebraba Flechazos II, una cita en Guzzo Club, donde se podría disfrutar de una cena, productos de Bijoux Indiscrets y del espectáculo de Prostíbulo Poético.

El encuentro era en el citado club situado en el Born. Nada más entrar en el local vi que los productos de Bijoux Indiscrets hacían de comité de bienvenida. Parece que me pagan los de Bijoux, porque últimamente allá donde voy los menciono, pero no, para nada, es simplemente que me encantan y que casualmente también formaban parte de esa noche. Tengo que confesar que me salté la cena y fui directamente a las copas. Pedimos una mesa para dos. Nos situamos al fondo del bar en un rinconcito un poco escondido desde el cual veíamos todo lo que iba pasando. Al acercarnos pasamos por la mesa de la Madame y el roll up que anunciaba lo que estaba preparado para esa velada.

Vemos pasar a los putos y putas que forma parte del elenco del Prostíbulo. Se pasean por el club vestidos la mayoría de ellxs de negro, con encajes, satén, adornados con plumas, cintas y como complemento especial los productos de MAZE. Los chicos y las chicas comentan el ambiente, prueban las velas de masaje que han dejado sobre las mesas y miran sus pequeñas libretas en las que llevan escritos todos sus poemas.

Una de las chicas se fija en nuestra mesa y se acerca para preguntarnos si lo estamos pasando bien y si conocemos cómo funciona el Prostíbulo. Le dejamos que nos cuente. “Normalmente el espectáculo se desarrolla de forma diferente. Los putos y putas van pasando por un escenario recitando algunos de sus poemas, el público tiene la oportunidad de ver cómo lo hacen todxs ellxs. Pero esta noche no va a ser así”. Es una velada diferente, por lo que si deseamos elegir a uno o una de ellas habrá que hacerlo a ciegas, sin saber qué sale de su boca antes. Nos cuenta que Madame Taxi es la que se encarga de recaudar el dinero del Prostíbulo, por ello hay que hablar con ella para concertar una cita en privado con la persona que queramos que nos susurre. Para darnos una pista de cómo se hace, nos pide permiso para hacernos una demostración. Ella es escocesa y escribe sus poemas en inglés y en castellano. Tiene un acento muy bonito que hace que sus palabras tengan una atracción especial. Se coloca entre los sillones y gira su cuerpo para susurrar al oído su poema. Primero lo hace traducido y luego en versión original en inglés. La demostración ha sido una buena forma de engancharnos. Nos deja de nuevo a solas con las palabras resonando aún en el oído. Vemos como algunos de los asistentes se empieza a animar y caminan atadxs a sus putxs. Se meten en rincones ocultos y tras un tiempo salen sonrientes.

Tras ver las caras de satisfacción de los clientes me levanto para ir a ver a la Madame. Espera a sus clientes recostada sobre un sillón. Junto a sus piernas tiene una mesita sobre la que hay una caja y unos dados. Le pregunto cómo puedo contratar a uno de sus pupilos. Me cuenta que no hay precio para las palabras. No saben cuál es el precio correcto para el encuentro entre dos personas. Por ello, dejan que el azar marque la cantidad que se paga por un vis á vis. Acepto las condiciones. Me deja los dados sobre la mano y yo los dejo caer a la mesa. El número resultante de la suma de los dos dados es lo que debo abonar por los servicios. A cambio ella me entrega una ficha. Esa ficha es lo que debo entregar a cambio de sus palabras.

A cambio de tus palabras

Vuelvo a mi sitio. Con la moneda de cambio entre las manos observo mis opciones. Bueno, siendo realista, y aunque dudé un poco, ya sabía cuál era la opción que más me atraía. Fui en su busca pero no lo vi. Volví a mi sitio. Estaba nerviosa, era la primera vez que acudía a uno de los encuentros del Prostíbulo y, aunque más o menos conocía la mecánica, no podía evitar estar un poco inquieta. De nuevo salgo en su busca y lo veo en el pasillo. Busco su mirada y le digo que tengo una ficha que quiero entregarle a cambio de sus servicios. “Perfecto”, me dice. Vamos a los aseos del club. Para entrar hay una cortina de tiras de plástico anchas negras. Dentro tres huecos donde están los WC. Comprueba las puertas y vemos que el del medio está libre. Entramos y cierra la puerta con pestillo. La puerta y el techo del cubículo son espejos, por lo que nuestra imagen se refleja por todas partes.

Me pregunta si es mi primera vez, si soy virgen. Yo afirmo. Me explica que es un encuentro íntimo entre los dos, me tranquiliza y me dice que no me ponga nerviosa, que me relaje y disfrute. Antes de comenzar me cuenta su historia, de dónde viene y por qué está aquí. El es Nunca más, un esclavo que había recorrido el mundo pasando de amo a amo. Un día llegó a Barcelona donde conoció a Madame Taxi, ella le invitó a formar parte de su Prostíbulo y le dijo que nunca más volvería a ser esclavo de nadie. Ahora, solo es esclavo de sus palabras.

Me coloca contra una de las paredes. Me dice que cierre los ojos. Saca de su bolsillo una libreta pequeña donde lleva apuntados todos sus versos. Apoya una de sus manos a un lado de mi cabeza y se acerca a mi oído izquierdo. Empieza a recitar. Cuando acerca su cara a la mía noto un suave olor a tabaco. Y entonces pienso en por qué la primera vez que le busqué no estaba. Sigue narrando, susurrando, va dando intensidad a sus palabras. Según lo que va aconteciendo en las líneas va modulando su tono. Se acerca más a mi oído cuando las palabras se vuelven más tórridas. Tiene el pelo largo, uno poco de barba y bigote. Me roza en la mejilla. Cuando intensifica la pronunciación me da la sensación de que se mete por mi oreja. En la parte media y final del poema el deseo lo concentra todo, él se mueve al ritmo que versa, se deja caer un poco sobre mí elevando el movimiento al ritmo de las palabras. Y cuando las palabras acaban, tras un leve silencio se va alejando.

Abro los ojos. En ese momento te sientes un poco descolocada, al estar tan concentrada en el poema e inmersa en la acción parece que cuesta volver a donde estabas. Me pregunta si me ha gustado y me da las gracias. Salgo del baño satisfecha y contenta. Vuelvo a mi sitio para seguir con mi copa.

Prostíbulo Poético rondaba en mi cabeza hace mucho tiempo, pero tenía un poco de miedo a que me decepcionase. Pero no ha sido así. El ambiente y las personas que lo forman me han gustado. Si estáis en Barcelona o en una escapada os coincide que hagan alguna de sus performances os aconsejo que vayáis porque es una experiencia diferente, otra forma de disfrutar de las palabras y eso de encerrarte en un lugar con una persona desconocida que se introduzca en ti a través del oído es una sensación que merece la pena tener.

Recordad que no tienen un lugar fijo, tendréis que ir persiguiendo la pista de su inspiración.

 

 

Ideas para San…. lo que quieras

No sé si soy mucho de San Valentín. Pero lo que sí soy es amante de los detalles, de esas pequeñas cosas que marcan la diferencia, de quererse primero y querer después, de sentirse, de expresarse y sexpresarse, de auto-enamorarse. Soy amante de esos momentos en los que no se necesita mucho para tenerlo todo y eso puede sentirse sola o acompañada. Soy amante de la belleza, pero de la belleza de verdad, y no hay una sola, sino que hay tantas como miradas. Soy amante de disfrutar, de intentar parar el tiempo y ser consciente de ese segundo que me está haciendo feliz.

No soy amante de las cosas impuestas, de los sentimiento y “tradiciones” atribuidas. No me gusta regalar porque sí ni ir a lo fácil. Qué le voy a hacer si no sé vivir sin darle millones de vueltas al más nimio detalle. No, no me gusta que nos marquen una fecha para querernos, para comprar, para mostrar que sentimos debilidad por alguien. Me gusta comprar, y mucho, pero no quiero una fecha. Quiero querer todos los días, quiero demostrarme a mí misma que se puede ser feliz elija la manera que elija de vivir. Si la quiero compartir o si no. Quiero poner en cada día, en cada rutina mi sello, porque cada unx de nosotrxs tenemos uno y eso es lo que hace que las fechas puedan tirarse por la ventana.

Es fácil decir que no queremos a este tal San Valentín, pero cuando la sociedad que nos rodea está tan impregnada de este tipo de cosas, cuesta saltar la valla e irse corriendo campo a través. Decir que te vas auto regalar lo que te de la gana y que no, no lo vas a compartir con nadie, que no quieres buscar a alguien para pasar la noche, esa noche hecha para las parejas, esquivar las miradas y seguir de frente, parece fácil, pero no lo es. Y ya no es solo cuestión de consumismo, sistema capitalista o como lo queramos llamar, es porque para querer mostrar el amor que sentimos por otra persona, primero tenemos que sentirlo por nosotrxs mismos. Sentirnos a gusto dentro es imprescindible para después salir.

Demostrar ese amor que nos tenemos y que tenemos hacia otra persona no tiene porqué costar dinero. Me he propuesto daros unas ideas para San lo que queráis. Si lo queréis usar el 14 de febrero bien y sino también. Puedes guardártelo y usarlo cuando quieras.

  • Convierte tu casa en un spa imporvisado.

Unas velas, unas bombas de jabón o un jabón que te guste mucho el olor, música relajante (la que te relaje)… apaga las luces y deja solo las velas. Desnúdate o quédate con alguna prenda con la que te sientas sexy, que te haga resaltar tu sensualidad mientras preparas todo. Puedes poner también un poco de incienso, que sea suave. Prepárate una copa de la bebida que te guste, que te haga desconectar y como si de una súper práctica de yoga y meditación se tratara, vacía tu mente de los problemas cotidianos. Durante el resto de la tarde o noche no hay trabajo, no hay economías, no hay nada. Solo tú y si quieres hacer este ejercicio con alguien. Métete a la bañera o ducha a la luz de las velas, siente como cae el agua, parece que va al ritmo de la música. Por una vez alárgate bajo el agua y después sigue haciendo lo que te pida el cuerpo.

  • Amasa

Tanto si eres unx gastrosexual o no, cocinar algo que hasta ahora no hayas hecho y degustarlo, sienta realmente bien. Puedes optar por tirarte a algo que te suponga un reto como hacer una masa elaborada, un pan, esa tarta que siempre miras, pero nunca haces… o perfeccionar uno de tus platos estrella. Pon música que te motive o relaje, de nuevo sólo piensa en lo que estás haciendo y déjate llevar. Luego comértelo todo va a saberte mucho mejor. Y sino siempre quedará la experiencia y pedir algo de comida.

  • Masajes

Vale, puede que esta idea no pueda hacerse solx. Bueno sí, si tienes algún objeto como una pelota de esas tan grandes de pilates o un rulo de espuma sobre el que auto masajearte. Pero no suele ser muy común, así que esta idea va para momentos en los que estemos con otra persona. No se necesita mucho…. puedes elegir una aceite especial para masajes, que la textura te resulte gustosa y el olor agradable, pero si no puedes, entonces tendrás que recurrir a una cremita. El procedimiento, qué te voy a decir que no sepas. Solo un consejo, suavidad y sosiego. Ve lentx lentx lentx, siente cada pliegue, deja que las manos resbalen y hablen. Busca otras rutas, no te quedes en la superficie. Y si te apetece un masaje más diferente, hazlo con tu propio cuerpo. Primero prepara las bases, los cuerpos, con el aceite o la crema, y luego baila. Que se unan, se separen, se giren, se mezan….

  • Concierto

No, no hace falta que busques corriendo si ese grupo o cantante que te gusta o le gusta tanto va a ir a tu ciudad. Crea una play list con las canciones que te hacen vibrar. Las que te hacen gritar, saltar, bailar y las que te ponen tontx. Baja la luz, despeja la pista de baile improvisada (véase salón, habitación, cocina..) y dale al play. Y ya en tu mano queda si le das una entrada vip a alguien o prefieres disfrutarlo solx.

Seguro que con estos pequeños tips se te ha encendido la bombilla y has pensado en algo que puedes hacer que te o le gusta mucho y no necesita de un gran presupuesto.

  • Posturas

Otra idea es probar esa postura que siempre te apetece hacer pero que todavía no has probado. Esto de las posturas no es solo para relaciones sexuales con otra persona. Cuando te masturbas o excitas contigo mismx seguro que adoptas alguna que te resulta cómoda, pero, ¿has probado a ir cambiando como lo haces cuando estás con otra persona? Alarga el placer y la excitación y es una manera diferente de disfrutarlo.

  • Técnicas

¿Te tocas siempre de la misma manera? pues eso hay que cambiarlo. Sabes lo que te gusta y cómo te gusta, pero también está bien introducir alguna técnica nueva. Prueba contigo, con otrx y por qué no, propónle, si estás con otra persona, que te lo haga de tal o cual manera. Seguro que se te ocurren mil formas diferentes a las que sueles utilizar. Hacer esto, combinado e igual que el cambio de posturas, hace que sintamos más excitación, que nos concentremos en ese momento y alarguemos el placer. Abandona por un día el movimiento mecánico que te hace correrte sin miramientos y haz que tu placer tome otros caminos. Seguro que lo disfrutas.

Ahora… si estás decididx a comprar algo especial yo te aconsejo que apuestes por regalar placer. Algún juguetito divertido que te u os falte, una vela de masaje que combine con el plan, o simplemente ese capricho para el que buscabas una excusa.

Si necesitas algo original, yo apostaría por Happy Lola, que tiene detallitos muy picarones y muy originales (y no excesivamente caros).

En sexualmente puedes encontrar una buena oferta, ya que tienen productos especiales rebajados, y además los envíos llegan muy rápido. (Lo encontrarás en las RRSS como Prosexualmente)

Bijoux Indiscrets y Oh Lillith siempre están en mis listas porque hay productos buenos, muy bonitos y que conquistan a cualquiera. Os aviso que cuesta mucho decidir qué artículo comprar, así que tómate tu tiempo.

Estoy muy triste por la próxima clausura de La Sonrisa de Marilyn, pero intentando buscarle otro lado, podéis aprovechas sus últimas ofertas. Los precios están muy bien, con grandes descuentos y además el envío solo cuesta 3€.

Y para todo lo demás… amor, mucho amor (del propio y del ajeno) y sexo claro, mucho sexo, también del propio y del compartido.

Feliz San… lo que queráis

Segunda vez Book ya está aquí

¡Y por fin llegó el gran día que todas y todos estábamos esperando!

Sobre nuestras cabezas hay unos hilos de ilusión que nos conectan a todas las personas que hemos formado parte de esta segunda edición de La Primera Vez que…² en la que nos hemos lanzado a desnudarnos.

Hemos abierto nuestros cuerpos y almas para mostraros nuestras primeras experiencias. Cada capítulo es diferente y contiene la esencia de su autor o autora. A través de las palabras os queremos llevar a nuestros rincones más íntimos en los que os desvelamos cómo hemos vivido esas primeras veces.

En sus más de 300 páginas hay 30 experiencias que no te dejarán indiferente. Descubre cómo fue la primera vez de sexo anal, de sexo con una chica, cómo fue follar en inglés o divertirse con unas amigas en el primer tupper sex. Descubre una faceta más de tus bloggers, sexólogos y sexólogas favoritos.  Tienes que verlo por ti mismo y llevártelo a dónde más cómodx estés para que sientas esos nervios de la primera vez. Esa sensación de un susurro en el oído por el que te cuentan uno de los placeres más ocultos.

En algunos casos nadie antes ha leído la historia que hemos escrito, ni siquiera la hemos relatado en voz alta. Por ello, es todo un honor que tú seas una de las primeras personas que va a conocer esa parte de nosotras y nosotros.

 Va a ser un secreto a voces.

 

Os dejo el link para que podáis descargarlo gratuitamente y vayáis digiriendo cada historia a vuestro ritmo.

Segunda vez book
Segunda vez book

*Pinchando en la imagen comienza la descarga.

Quiero agradecer a todxs los ilustradorxs que han puesto imagen a nuestros relatos. Son geniales. Y en especial a Gwen de Mamá, no leas por darme esta oportunidad de formar parte de un proyecto tan bonito. Al resto de compañeras y compañeros les felicito porque todos los capítulos son fantásticos y han hecho que este libro sea una auténtica obra de sinceridad y #Sexpositivismo.