Porno Home made 📽️ 4 escenas de XConfessions en tu casa 🏡

¿Porno? ¿has oído porno? sí, si relájate que vamos a hablar, bueno más bien ver porno. Pero no unas súper producciones, sino tu porno. “¿Cómo? pero si yo no hago porno”, ya, todavía…

Uno de los grandes problemas que encontramos cuando buscamos y vemos porno es que todo nos parece prefabricado. Las escenas, los cuerpos, las sexualidades, los deseos parecen hechos y producidos en serie y si miramos a nuestro alrededor no es así. Cada persona es diferente en cuanto a deseos, fantasías y sexualidades, por eso es tan importante mostrar en el cine para adultos que la sexualidades son diversas. Y, la verdad, no está muy extendido la idea del home made porno, vamos que si no encuentras lo que te gusta te lo hagas tú mismx.

Como a veces es difícil llevar nuestras fantasías a la realidad o ponernos a grabar algo, se me ha ocurrido que por qué no coger el ejemplo de XConfessions de Erika Lust y “robarle” algunas ideas. Lust cada vez utiliza más juguetes y complementos eróticos en sus películas y muchos de ellos ya forman parte de nuestro vestuario erótico, por ello no es difícil ponerlo en práctica.

📽 4 escenas

🏠 El lugar que más te gusta

💭 Mis ideas, las de Erika Lust y tu imaginación

Te lo explico en detalle…

La estética del porno

¿Qué ves cuando estás mirando porno?

¿Te has hecho esta pregunta alguna vez? cuando estamos frente a una pantalla vemos mucho más que las figuras principales. Si hablamos de porno, los actores y actrices centran toda nuestra atención, pero ¿es importante todo lo que les rodea o es mero atrezzo al que nadie presta atención? Esto también podemos aplicarlo a cualquier otra escena, por ejemplo en las películas la fotografía es una de las partes esenciales, porque además del guión, las actuaciones y el ritmo del film, lo que termina de rematar si es una película de calidad es la escenografía, los escenarios, vestuario, decoración… todo lo que construye una visión estética.

Para mí en el porno ocurre lo mismo. Cuentan tanto las personas que protagonizan las escenas, como el dónde se encuentran y la forma en la que está grabada la película. No es lo mismo una cámara fija ante la cual dos o más personas mantiene relaciones sexuales, que una trayectoria que nos va introduciendo en la situación y nos hace trasladarnos mentalmente a ese momento. A la hora de traspasarlo a nuestro imaginario erótico, este punto también es importante, porque cuando fantaseamos recurrimos a esas experiencias que hemos visto o vivido y no es lo mismo imaginarlo en cualquier parte, que en un entorno que hace que la situación sea más placentera.

Con el auge de las redes sociales y sobre todo la red social de la imagen por excelencia, sí hablo de Instagram, el entorno, la calidez y todo lo que rodea al objeto o sujeto principal, cobra gran relevancia. Cuando mostramos juguetes o películas para adultos sucede lo mismo. Se necesita de esa atracción para atraer las miradas y posicionar el elemento como algo seductor y atractivo.

Volviendo al puro porno, podemos hacer una comparativa para ver cómo cambia la situación. Pensemos en una escena de una película porno mainstream. He escogido el sexo anal como ejemplo porque creo que es una práctica que atrae visualmente pero con la que seguimos teniendo muchos tabúes en la realidad. ¿Por qué? porque se muestra como algo un poco sucio, casi como una parafilia que como un acto sexual más. Hay una escena de un corto que me hizo pensar en esto. El corto pertenece a una de las series de XConfessions de Erika Lust. Una pareja formada por un hombre y una mujer tienen sexo anal. Él se lo practica a ella. Como esta directora nos tiene acostumbradx, toda la escena es bonita, la cama, las sábanas, el entorno habla por si mismo. Mucha luz, claridad, el blanco lo enmarca todo haciendo que en nuestra mente se abra una sensación de placidez, de serenidad y placer puro. Es sexo anal, pero a lo bonito. Ahora nos vamos a una escena de sexo anal de una película en la que no se cuida tanto el escenario. Puede ser desde lo más cutre cutrísimo del mundo hasta algo incluso un poco raro, pasando por una inocuidad total. Dos personas, anos, dildos, vibradores, penes, puños… elijase lo que se desee y penetre. Fin.

Para verlo más claro confrontamos estas dos imágenes. Una de una película de Internet que podemos encontrar en canales tipo YouPorn y la otra perteneciente a la serie de XConfessions que os comentaba.

Pero no solo la estética del porno está centrada en el escenario, sino que la ropa que visten los actores y actrices y cómo son éstos, también es importante. Que se ajusten a la realidad, más o menos, que den una idea de la diversidad de cuerpos, formas, tamaños, vellos… que hay, que no se ajusten a un solo patrón, que además suele ser una visión estereotipada.  Y de aquellas ideas estos imaginarios. Pubis depilados 100%, tetas grandes en cuerpos pequeños, vientres planos, músculos marcados, penes grandes, largos y gruesos, labios vaginales marcados y de una sola forma. Todo esto traspasa las pantallas y se reproducen en los cuerpos de las personas que cuando vemos que no nos ajustamos a ese canon pensamos que no somos tan buenxs o aptxs para tener un buen sexo y resultar atractivxs.

Antes hablaba de lo bonito. Lo bonito es ese halo que todo lo rodea e invade. Fotos con iluminación perfecta, imágenes oníricas, salones, camas y sexo que rozan el éxtasis de la belleza. Yo defino lo bonito como esa sensación que nos invade cuando algo nos agrada y nos hace sentirnos bien, acogidos. Las nuevas etiquetas como #hygge nos han hecho unificar nuestros idearios bonitos ¡hasta en eso! Lo bonito es una cafetería un tanto vintage, con una decoración cuidada pero que parezca que ha sido sacada del contenedor de enfrente y muchas cosas más, pero creo que ya me entendéis a lo que me refiero. Pues en el sexo pasa lo mismo. Yo creo que es importante cuidar esos detalles. Sin intención de desmerecer el sexo que surge de repente cuando estás tiradx en el sofá con la ropa de estar en casa o un pijama viejo pero con el que te sientes tan a gusto, el pelo revuelto y todo tirado por ahí. Esos polvos no debemos olvidarlos, pero este impulso bonito me hace pensar en lencería, en estética sexy que lo invade todo y que hace que la excitación venga por el mero placer visual. No hay que olvidar que somos muy visuales y que ver nos pone. Así que, si lo que vemos nos gusta, nos agrada, eso también puede transformarse en deseo y excitación. ¿O a caso no hay algo que te excite que no sea puramente sexual? El olor de una flores, la cama cubierta de cojines, la cocina llena de harina… ¡Vamos confiesa!

Tengo que admitir que la nueva oleada de porno bonito está haciendo que las películas se ajusten a nuevas estéticas visuales. Se tienen en cuenta las piezas de decoración y el entorno del que hablábamos y se crean nuevas escenas. El siguiente paso es hacerlas más cotidianas, que se ajusten a una situación que pueda darse en la vida real y no solo la parte visual, sino las prácticas y personajes. Además de la visibilización/normalización de todos los gustos sexuales.  Me pregunto si estamos ante una nueva forma de hacer porno. Un porno que se rige por las corrientes estéticas y culturales.

¿Podríamos hablar de porno hipster?
¿Está el porno sujeto a las modas?
¿Existe el porno hygge o el hygge del porno?
¿Y el porno made in Ikea?

 

 

 

Prostituyendo palabras | Mi primera vez en el Prostíbulo Poético

Prostíbulo Poético es una asociación sin ánimo de lucro que conquista a través de las palabras susurradas al oído. En otras ocasiones ya os he hablado de esta iniciativa. Hace tiempo que la conocí, en parte gracias a la película de Erika Lust, Cabaret Desire, y porque llegó hasta mí gracias a la magia de Internet que todo lo conecta. En cuanto lo vi, esta particular forma de narrar historias, me conquistó. Pero había un problema, que se realiza en Barcelona, así que me quedaba un poco lejos. La semana pasada tuve la oportunidad de ir a la ciudad Condal para asistir al primer SexTech Talk organizado por la aplicación de móvil para parejas Desire, así que miré a ver si había algo programado que coincidiera con mi estancia allí y tuve la suerte de que uno de los días se celebraba Flechazos II, una cita en Guzzo Club, donde se podría disfrutar de una cena, productos de Bijoux Indiscrets y del espectáculo de Prostíbulo Poético.

El encuentro era en el citado club situado en el Born. Nada más entrar en el local vi que los productos de Bijoux Indiscrets hacían de comité de bienvenida. Parece que me pagan los de Bijoux, porque últimamente allá donde voy los menciono, pero no, para nada, es simplemente que me encantan y que casualmente también formaban parte de esa noche. Tengo que confesar que me salté la cena y fui directamente a las copas. Pedimos una mesa para dos. Nos situamos al fondo del bar en un rinconcito un poco escondido desde el cual veíamos todo lo que iba pasando. Al acercarnos pasamos por la mesa de la Madame y el roll up que anunciaba lo que estaba preparado para esa velada.

Vemos pasar a los putos y putas que forma parte del elenco del Prostíbulo. Se pasean por el club vestidos la mayoría de ellxs de negro, con encajes, satén, adornados con plumas, cintas y como complemento especial los productos de MAZE. Los chicos y las chicas comentan el ambiente, prueban las velas de masaje que han dejado sobre las mesas y miran sus pequeñas libretas en las que llevan escritos todos sus poemas.

Una de las chicas se fija en nuestra mesa y se acerca para preguntarnos si lo estamos pasando bien y si conocemos cómo funciona el Prostíbulo. Le dejamos que nos cuente. “Normalmente el espectáculo se desarrolla de forma diferente. Los putos y putas van pasando por un escenario recitando algunos de sus poemas, el público tiene la oportunidad de ver cómo lo hacen todxs ellxs. Pero esta noche no va a ser así”. Es una velada diferente, por lo que si deseamos elegir a uno o una de ellas habrá que hacerlo a ciegas, sin saber qué sale de su boca antes. Nos cuenta que Madame Taxi es la que se encarga de recaudar el dinero del Prostíbulo, por ello hay que hablar con ella para concertar una cita en privado con la persona que queramos que nos susurre. Para darnos una pista de cómo se hace, nos pide permiso para hacernos una demostración. Ella es escocesa y escribe sus poemas en inglés y en castellano. Tiene un acento muy bonito que hace que sus palabras tengan una atracción especial. Se coloca entre los sillones y gira su cuerpo para susurrar al oído su poema. Primero lo hace traducido y luego en versión original en inglés. La demostración ha sido una buena forma de engancharnos. Nos deja de nuevo a solas con las palabras resonando aún en el oído. Vemos como algunos de los asistentes se empieza a animar y caminan atadxs a sus putxs. Se meten en rincones ocultos y tras un tiempo salen sonrientes.

Tras ver las caras de satisfacción de los clientes me levanto para ir a ver a la Madame. Espera a sus clientes recostada sobre un sillón. Junto a sus piernas tiene una mesita sobre la que hay una caja y unos dados. Le pregunto cómo puedo contratar a uno de sus pupilos. Me cuenta que no hay precio para las palabras. No saben cuál es el precio correcto para el encuentro entre dos personas. Por ello, dejan que el azar marque la cantidad que se paga por un vis á vis. Acepto las condiciones. Me deja los dados sobre la mano y yo los dejo caer a la mesa. El número resultante de la suma de los dos dados es lo que debo abonar por los servicios. A cambio ella me entrega una ficha. Esa ficha es lo que debo entregar a cambio de sus palabras.

A cambio de tus palabras

Vuelvo a mi sitio. Con la moneda de cambio entre las manos observo mis opciones. Bueno, siendo realista, y aunque dudé un poco, ya sabía cuál era la opción que más me atraía. Fui en su busca pero no lo vi. Volví a mi sitio. Estaba nerviosa, era la primera vez que acudía a uno de los encuentros del Prostíbulo y, aunque más o menos conocía la mecánica, no podía evitar estar un poco inquieta. De nuevo salgo en su busca y lo veo en el pasillo. Busco su mirada y le digo que tengo una ficha que quiero entregarle a cambio de sus servicios. “Perfecto”, me dice. Vamos a los aseos del club. Para entrar hay una cortina de tiras de plástico anchas negras. Dentro tres huecos donde están los WC. Comprueba las puertas y vemos que el del medio está libre. Entramos y cierra la puerta con pestillo. La puerta y el techo del cubículo son espejos, por lo que nuestra imagen se refleja por todas partes.

Me pregunta si es mi primera vez, si soy virgen. Yo afirmo. Me explica que es un encuentro íntimo entre los dos, me tranquiliza y me dice que no me ponga nerviosa, que me relaje y disfrute. Antes de comenzar me cuenta su historia, de dónde viene y por qué está aquí. El es Nunca más, un esclavo que había recorrido el mundo pasando de amo a amo. Un día llegó a Barcelona donde conoció a Madame Taxi, ella le invitó a formar parte de su Prostíbulo y le dijo que nunca más volvería a ser esclavo de nadie. Ahora, solo es esclavo de sus palabras.

Me coloca contra una de las paredes. Me dice que cierre los ojos. Saca de su bolsillo una libreta pequeña donde lleva apuntados todos sus versos. Apoya una de sus manos a un lado de mi cabeza y se acerca a mi oído izquierdo. Empieza a recitar. Cuando acerca su cara a la mía noto un suave olor a tabaco. Y entonces pienso en por qué la primera vez que le busqué no estaba. Sigue narrando, susurrando, va dando intensidad a sus palabras. Según lo que va aconteciendo en las líneas va modulando su tono. Se acerca más a mi oído cuando las palabras se vuelven más tórridas. Tiene el pelo largo, uno poco de barba y bigote. Me roza en la mejilla. Cuando intensifica la pronunciación me da la sensación de que se mete por mi oreja. En la parte media y final del poema el deseo lo concentra todo, él se mueve al ritmo que versa, se deja caer un poco sobre mí elevando el movimiento al ritmo de las palabras. Y cuando las palabras acaban, tras un leve silencio se va alejando.

Abro los ojos. En ese momento te sientes un poco descolocada, al estar tan concentrada en el poema e inmersa en la acción parece que cuesta volver a donde estabas. Me pregunta si me ha gustado y me da las gracias. Salgo del baño satisfecha y contenta. Vuelvo a mi sitio para seguir con mi copa.

Prostíbulo Poético rondaba en mi cabeza hace mucho tiempo, pero tenía un poco de miedo a que me decepcionase. Pero no ha sido así. El ambiente y las personas que lo forman me han gustado. Si estáis en Barcelona o en una escapada os coincide que hagan alguna de sus performances os aconsejo que vayáis porque es una experiencia diferente, otra forma de disfrutar de las palabras y eso de encerrarte en un lugar con una persona desconocida que se introduzca en ti a través del oído es una sensación que merece la pena tener.

Recordad que no tienen un lugar fijo, tendréis que ir persiguiendo la pista de su inspiración.

 

 

Poetry Brothel|Prostíbulo poético, donde la palabra se hace arte

Se abre una cortina negra, gruesa y pesada. Ante nuestros ojos se presenta un mundo en el que las palabras flotan por el aire. Las podemos sentir vagando de un rincón a otro de la sala. Algunas van acompañadas de versos cuidadosamente rimados, otras prefieren pasar la noche solas y prescinden de toda compañía, ni siquiera quieren soportar el peso de una tilde. Las comas se dan la mano para ir construyendo frases por las que nuestros sentidos viajan, y nos invitan a pasar y a perdernos en la oscuridad de una poesía. Madame Taxi deja salir por su boca una invitación indecente, irreverente, imposible de no aceptar. Viste sensual, como salida de un sueño erótico de los años 20, se mueve de forma sexy y la envuelve un ritmo que nos contagia de esa sensualidad. Corsés, medias. ligueros, terciopelo, encaje, plumas, labios rojos y música de principios del siglo XX son el atrezzo de este carismático Burdel de las Palabras.

El erotismo y la sensualidad toman ritmo y se introducen en los asistentes al acto a través de sus oídos. Los sentidos se agudizan, la piel se eriza y las sensaciones corren por los cuerpos que, temerosos, se mantienen quietos y atentos ante el espectáculo que van a comenzar a contemplar. Las putas se contonean por la sala. Agitan sus plumas y flecos ante las miradas atónitas. Mueven sus labios susurrando palabras, palabras que penetran, palabras que enloquecen, palabras que prometen.

Por el pequeño escenario van pasando las diferentes putas escupiendo sexo oral. Cuando el carrousel haya terminado, por tan sólo un euro puedes mantener un encuentro privado con la o el que más te haya gustado. No se aceptan tríos, solo tú y él o ella. Te llevará a un lugar más íntimo en el que podrás desnudarte y dejar fuera todos tus prejuicios, todos tus límites auditivos. ¿Te atreves a caer en sus palabras y quedarte atrapadx?

Si te quedas con ganas de más, tienes la oportunidad de llevarte a casa su libro rojo, el diario del Prostíbulo Poético donde podrás leer en la intimidad todos sus poemas.

La aventura de las palabras

Poetry Brothel nació en Nueva York con el propósito de llevar a la poesía hacia un público sediento de erotismo y arte en las palabras. De sacar a este género literario de las aulas y los clubes privados y llevarlo a la calle. Su fama se extendió con rapidez. Su teatro se llena con cada actuación y cuentan con asiduos que repiten incontables veces. Han llegado tan lejos que incluso la directora de cine para adultos Erika Lust convirtió sus actuaciones en una película, Cabaret Desire, extraordinariamente erótica y excitante. Si todavía no has podido disfrutar de esta experiencia, puedes empezar por la película para ir abriendo oído. Pero cuidado, no todo es como en el cine, aquí se trafica con palabras. Las erecciones y los orgasmos se producen en los oídos. No hace falta que nadie se desnude físicamente para culminar con un clímax que deja sin aliento.

De Nueva York saltó a Barcelona de la mano de la neoyorkina Kiely Sweatt y Madame Taxi (Sonia Barba), la madame del lugar. Si les preguntamos quiénes son dicen que este lugar

es un hibernáculo en el que desarrollar proyectos que giran en torno a las diferentes maneras de hacer llegar la poesía a todo el mundo y en el que habitan poetas de todo el mundo establecidos en la ciudad Condal”

Sus actuaciones saltan los muros de su pequeña sala, ya que también realizan actuaciones privadas, en hoteles e incluso benéficas. Las palabras rompen la barrera de lo íntimo para acercar la poesía a cualquier lugar.

Pero además de regalar arte a nuestros oídos, ofrecen la oportunidad de realizar talleres de creación poética y de iniciarte en el sórdido mundo de las palabras. Si te has quedado con ganas de más abre una página en blanco y escribe tu historia acudiendo a una de sus actuaciones.

*Nota importante: En este Burdel las palabras son la moneda de cambio. No se admiten actitudes groseras ni insinuaciones sexuales. Solo se puede actuar por medio de la palabra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

El baile del sexo de Erika Lust

Ganas de aprender, viajar y experimentar es lo que le llevó a coger un autobús desde Copenhague, cruzar Europa e instalarse en España. Barcelona se paró frente a ella por el camino y la enamoró. Se quedó grabada en su mente hasta que la convirtió en su ciudad de acogida. Erika Lust es mucho más que un nombre convertido en icono, Erika Lust es una mujer que ha estudiado Ciencias Políticas, se ha especializado en Feminismo y Derechos Humanos y ha convertido el erotismo y la sexualidad en su bandera. Erika Lust ha producido, escrito y dirigido cinco premiados largometrajes, ha publicado cuatro ensayos traducidos a diferentes idiomas, ha escrito libros entre los que se encuentra su famoso Porno para mujeres y su última novela erótica La canción de Nora. Y todo esto bañado por el éxito de cada cortometraje que filma y presenta bajo su nombre. Lo último que estamos bebiendo de ella, XConfessions, crece con cada volumen (y ya va a por el séptimo). Pero esto no acaba aquí, porque Erika tiene muchas ganas de seguir impregnando el mundo del porno con su tinta, que todo lo hace más respetuoso, más cercano, más bello y sobre todo extremadamente erótico y sexual. No se trata de ponerle una etiqueta nueva o más atractiva, se trata de cambiarlo desde dentro. De cuidar hasta el último detalle y de mantener vivo el imprescindible feedback con todas las personas que aman su trabajo y que son los principales receptorxs. Tanto, que ahora son el punto de referencia de sus historias.

Un día tu pareja te propone ver una película porno para cambiar un poco la forma de “hacerlo” o para poneros a tono. Accedes. La ves. Te gusta. Te excita. Pero a la vez piensas que a pesar de que te está gustando, hay algo que no te encaja. ¿Por qué la felación es el argumento principal de todas las escenas de la película y cuando él se ha corrido ya se acaba? ¿Por qué son ellas las que le rodean al él? ¿Por qué ellas se meten los dedos con esas súper uñas? ¿Por qué aun cuando la película está dirigida para el público femenino (véase lésbico) hacen cosas tan extrañas que tú sabes que realmente no nos satisfacen? Si has vivido una situación similar, entenderás lo que le impulsó a Erika Lust a filmar su primer corto, The Good Girl. Sintió que el porno que circula por la red y que se consume habitualmente no se corresponde con la realidad. No representa la sexualidad que vivimos en nuestras vidas íntimas. Por eso se propuso cambiarlo y ofrecer una visión personal, natural y alternativa de qué es lo que es realmente el sexo. No se trata de calcar lo que hacemos en nuestras camas cada noche, se trata de trasladar nuestras fantasías y hacerlas más cercanas, más accesibles, ponerlas al alcance de nuestra mano.

Erika Lust ha ido creando poco a poco una filmografía muy cuidada y original con su productora Erika Lust Films. Destacamos, por ejemplo, Barcelona Sex Project donde se habla directamente de masturbación. Se habla y se hace. Una serie de personas se confiesan ante una cámara y luego muestran cómo sienten lo que acaban de describir. Hasta ella, no habíamos visto algo similar. En Cinco historias para ellas vemos todo tipo de sexualidades, desde padres que quieren huir de su vida familiar y sacan su lado más Bondage, hasta la escena sexual entre dos hombres más real y cercana que hemos visto en el porno.

Y es que la industria del porno ha dado muchas vueltas y se ha ido transformando hasta lo que conocemos hoy en día. En los 60 y 70´s, el porno era más erótico, sensual y atractivo, ya que pretendía responder a una necesidad de liberación sexual. De aquí saltamos a Lust Films, dejando en medio el porno denominado mainstream, aunque no debemos olvidarnos del gran movimiento post-porno que se dio en los años 80 y 90 y que marcó un antes y un después en la forma de filmar este tipo de cine y sobre todo en la forma de ver a sus protagonistas. En los años sucesivos, a la liberación de los 60´s, donde se buscaba mostrar al mundo otra manera de erotizar, de enseñar las diferentes sexualidades desde un prisma artístico y dedicado, se da una democratización de la tecnología por la cual cualquier persona puede coger una cámara y grabar. La esencia del porno se perdió para siempre. El lucro se convirtió en el rey. El erotismo y el sexo tan solo eran una excusa. Después llegó Internet y ya nada volvió a ser como antes. Páginas gratuitas, webcams en directo y muchas otras herramientas que hacen que tengamos al minuto una escena sexual en nuestras pantallas con objetivos vacíos.

El porno realizado por Erika ha recibido muchas etiquetas. Porno para mujeres, porno femenino, algunos incluso le han puesto el apellido de feminista. Pero, ¿por qué encasillarlo dentro de una nomenclatura? Es porno, porno hecho desde una perspectiva diferente, dándole un enfoque distinto al de otras películas. Esto no quiere decir que esté delimitado a las mujeres, sino que es un producto más dentro de este gran mercado. Por supuesto que a muchas mujeres nos gustan estas películas, pero no por ello dejamos de ver otras, porque el gusto y la crítica crece y se alimenta de la experiencia. De la experiencia de ver todo lo que esté en nuestra mano y siempre con la opción de elegir lo que más nos apetezca en cada momento. Erika Lust ha reconocido en más de una ocasión que la utilización de este tag, así como en el título de su libro, Porno para Mujeres, se hizo desde la idea de llamar la atención. De reivindicar y hacer visible que las mujeres tienen ganas de ver films porno y eróticos, que no son seres pasivos dentro de la sexualidad y que ellas merecen que se las tenga en cuenta y que dejen de utilizarlas como objeto de deseo y placer.

Es igual que si hubiera escrito sobre fútbol y lo hubiera llamado fútbol para mujeres, la gente hubiera dicho ahh esto es diferente, es distinto. Pero en realidad lo que yo hago es un cine adulto independiente, alternativo, moderno, urbano, diferente a lo convencional. Pero es un cine donde yo invito a mujeres y a hombres a verlo y disfrutarlo por igual, no creo que tenga que haber un cine específico de o para mujeres”

Pero no siempre es fácil trasladarlo a los medios modernos. A pesar de que ahora cuenta con un gran reconocimiento, aún sigue siendo presa de las hipócritas normas de las redes sociales como YouTube.  Recientemente uno de sus vídeos Do You Find My Feet Suckable? Ha sido censurado por ser explícitamente sexual y no cumplir las normas de esta página. ¿Nos sorprende? No. No nos sorprende porque sus “normas”, las que van dirigidas a productos, que según ellos pueden dañar sensibilidades o no avisan de sus contenidos explícitos, las aplican según les conviene. Porque estas mismas normas no se dirigen hacia los vídeos en los que la fantasía de violar a mujeres se convierte en lo más visto del momento. Tampoco sirven para los vídeos en los que se enseña a “ligar”, como ellos lo llaman, cuando lo que hacen es adiestrar sobre cómo acosar a las mujeres por la calle. Pero claro esto no nos ofende. No nos ofende porque vende violencia y ante este tipo de violencia nos ponemos un antifaz y lo vemos todo muy normal. Y esto mismo es lo que ha dicho la propia Erika en este comunicado que ha lanzado para denunciar la política selectiva de YouTube. Al final, lo que intenta cambiar lo hasta ahora establecido molesta y lo molesto se elimina.

Erika Lust ha conseguido erigirse como un modelo a seguir para todas aquellas personas que quieren crear una nueva forma de mostrar el sexo y como desde Ars Eroticas la hemos seguido desde casi sus inicios, nos hemos puesto en contacto con ella para que nos responda a algunas de nuestras inquietudes y esto es lo que nos ha contado.

  • En la industria del cine porno, por desgracia, no es muy común encontrar a mujeres detrás de las cámaras. Sin embargo las hay y están produciendo trabajos importantes y exitosos. En tu caso, ¿con qué obstáculos te has encontrado dentro de la industria del porno por el hecho de ser mujer?

Cuando empecé, la industria no fue nada simpática conmigo. Me dijeron que no era sitio para mí y que nadie querría ver las historias que yo quería contar. ¡Qué bien que no les hice caso! Tiré adelante, dirigí The Good Girl y lo subí a internet para descarga gratuita. En unos pocos días, 2 millones de personas habían visto mi película, y entonces pude confirmar que mis intuiciones eran ciertas y que había mucha gente interesada en otro tipo de erotismo.

  • Hace ya unos años que dirigiste ese corto, el primero de tu carrera como directora, ¿cómo ha evolucionado tu trabajo desde entonces?

Sigo evolucionando a cada corto. The Good Girl es del 2004 y desde entonces he estrenado cuatro largometrajes (Five Hot Stories For HerBarcelona Sex ProjectCabaret Desire and Life Love Lust), y desde que nació XConfessions han sido más de 60 nuevos cortos. Mi trabajo ha evolucionado hacia una estética más artística y cinematográfica, con mucho más intención de cine. Por ejemplo, en mis últimos cortos hemos usado una cámara Alexa, que tiene uno de los sistemas digitales más completos del cine. También he podido experimentar mucho con el guión y las localizaciones. Hemos filmado cortos al aire libre, en masías en el interior de Catalunya o incluso en un barco en medio del Mediterráneo. Actualmente estoy muy motivada en mezclar otras disciplinas y el erótico. Acabo de estrenar un corto que es un documental erótico sobre una pareja real que hace acrobacias circenses eróticas (Circus Aerius Perversus) y en junio estrenaré uno que mezcla danza contemporánea. El casting consistió en tres performers de cine adulto y cinco bailarines, y llamé a una coreógrafa para montar el baile que íbamos a filmar. Yo no me canso de crear, ¡hay tanto que hacer!

  • ¿Qué supone el porno para ti tanto personal como profesionalmente? (más allá del sentido llano de la palabra)

A parte de mi trabajo y de mi inspiración, veo el porno también como un discurso. Político, social, educativo. Los vídeos explícitos que llenan Internet y en especial las red tubes se han convertido en la principal fuente de información sobre sexo para los adolescente. ¡Y esto es muy preocupante! Porque no están preparados para entender que lo que ven es falso, que la representación del sexo que están mirando no es lo que pasa cuando dos personas se desean en la vida real. En el porno mainstream, que es el tipo de porno del que viven las red tubes, hay violencia de género, violencia emocional, violencia física. Machismo. Pero el porno no va a desaparecer, y tampoco resulta útil intentar bloquearlo. Por esto la necesidad de una alternativa a este tipo de contenido, que es lo que yo y muchas otras mujeres estamos intentando ofrecer. Películas más realistas, producidas con valores éticos, que transmitan la conexión entre dos personas, el deseo real, el consenso y el respeto por el otro. La representación igualitaria de mujeres y hombres con autonomía e iniciativa. Detrás del trabajo de gente como yo, Jennifer Lyon Bell, Jacky St. James, A New Level of Pornography, Tristan Taormino y muchas otras hay un discurso potente que cuenta algo a la sociedad.

  • XConfessions ha tenido muy buena acogida y con este proyecto has conseguido alcanzar más público y ganar presencia en los medios. Pero, ¿dónde radica el verdadero éxito de XConfessions?

La gente me envía historias y fantasías personales desde que empecé mi productora Erika Lust Films. No tardó mucho para que yo entendiera que lo que ellos querían era involucrarse con las películas y ver historias que a ellos les pareciesen realistas. La gente está cansada del “más de lo mismo” que ofrecen los vídeos adultos mainstream, y yo estaba en búsqueda de historias bonitas y reales que contar. ¡Fue la combinación perfecta! Así nació XConfessions, una plataforma que permite que la gente envíe sus confesiones de manera fácil y anónima, y de dónde yo saco las ideas para mis cortos. Me encanta leer lo que me envía la gente, sus historias súper creativas, divertidas e innovadoras, justamente como yo creo que el sexo tiene que ser. Invito a todos a que entren en XConfessions.com y que vean películas, lean las confesiones de los demás, envíen las suyas, ¡exploren sus deseos y fantasías!

  • Aunque nos gusta mucho el trabajo que realizas, de vez en cuando en las películas de Erika Lust Films echamos en falta la visibilización de otras sexualidades, o géneros como puede ser el Queer, personas en transición o intersexuales. ¿Te has planteado ponerles imagen y voz?

Cuando miras las colecciones de XConfessions, percibes que siempre intento trabajar con performers diversos, con perfiles, estilos y tipos de cuerpo diferentes. Me aburren las películas eróticas que enseñan cuerpos siempre iguales, plásticos, ¡falsos! Yo busco realidad y naturalidad, perfiles que te encontrarías perfectamente por la calle. Este es un punto muy importante para mí. En cuanto al Queer, al intersexual, no tengo ningún tipo de impedimento y definitivamente no es algo que esté evitando, esto es muy importante que lo sepáis. En cuanto aparezca en XConfessions una confesión de otras sexualidades, que sea inspiradora y que tenga lo necesario para convertirse en un corto, ¿por qué no?

Por sus frases la conoceréis

La pornografía es un discurso político que habla sobre la sexualidad, feminidad, sobre roles… Lo considero tan importante que quería dar mi visión, una visión alternativa, sobre ello”

en Vanity Fair

“Debemos ver la pornografía como un discurso sobe la sexualidad”

en Torres y Reyes de TVE

“Quiero ver sexo que tenga mucho más que ver con lo que hago yo en mi vida personal. Un sexo más natural, más pasional, pero no pasional al estilo “I’m gonna fucking kill you! Suck it bitch!

en JotDown

“Como mujer y como productora y directora veo que tengo muchísima responsabilidad cuando decido rodar una película. Es mi responsabilidad que todo funcione, que todo sea ético y que los actores que estén en mi rodaje realmente quieran estar y estén contentos haciendo lo que hacen”

en JotDown

Erika Lust en Ars Eroticas