EVA 🐛 y los clítoris contentos | Orgasmos en el clítoris

Tiene alas y no es un pájaro. Serpentea y no es una serpiente. Zumba y no es una mosca. ¿Qué es?

¡EVA!

Eva es uno de los estimuladores más compactos, versátiles y bonitos que hay. Y lo digo muy segura, por eso he tardado tanto en escribir este post, porque la he testado a conciencia para conocerla bien y poder presentárosla. Eva es muy entrañable, parece inofensiva por su aspecto pequeño y delicado, pero es un juguete de lo más sofisticado (a pesar de su sencillísimo uso).

¿Qué o quién es Eva?

Os presento a Eva II, una de las últimas novedades de Dame Products, un proyecto que enamora nada más conocerlo. Dos mujeres al frente de una empresa que piensa en el PLACER Femenino. Sí, así con mayúsculas, porque tienen pocos productos pero muy bien pensados y diseñado para personas con vulva.

Eva es un vibrador fabricado en silicona pensado para parejas. En principio para parejas heterosexuales, para que este bichito estimule la vulva, concretamente el clítoris mientras se está jugando e incluso durante la penetración. Pero ya sabéis que aquí a todo le damos la vuelta así que la hemos probado en relaciones sexuales entre dos personas con vulvas.

Su cuerpecito es muy sencillo, una parte principal donde va el mecanismo y las dos alas. ¿Para qué son las alas? para que se quede encajada entre los labios de la vulva. Eva viene, se prepara, pliega sus alas se acurruca entre los labios y se expande para no moverse de ahí ni con los ritmos de vibración más altos ni si te apetece ponerte a hacer piruetas.

Una vez en su posición en su cabeza tiene una parte que podemos presionar para que empiece a trabajar, que a veces se acomoda y se hace la vaga. Le damos una vez y empieza la fiesta. Tiene tres ritmos, de menor a mayor intensidad. Es un juguete manos libres, ya que una vez puesta no hace falta tocarla más. Ella solita se encarga de todo y tú, solo tienes que disfrutar.

Simplemente con presionar se enciende y se apaga.

Eva y las mujeres

Como os decía Eva está pensada para disfrutarla en soledad o en parejas, no indica que sea exclusivamente para heterosexuales (en el caso de las parejas), pero por su forma y modo todo indica que sí. Pero en ArsEroticas le hemos dado la vuelta y la hemos puesto a prueba. Y ha pasado la prueba.

En primer lugar por el juego que ofrece. Al ser un juguete tan discreto y llamativo hace que se genere un juego muy rápidamente. Es como si recibiéramos una visita, una invitada a jugar. Una se la coloca y la pone en marcha mientras los juegos van surgiendo. La excitación va aumentando y ahí está participando disimuladamente. Se puede tocar un poco para cambiar el ritmo o para rozarla más intensamente contra el clítoris.

En pareja

Con ella, y al ser tan cómoda, se pueden combinar otros juguetes como un dildo si nos apetece una penetración u otro tipo de juguete. Eso sí, yo os recomiendo algo liviano o sin vibración para no distraer demasiado a los sentidos. Pero si queréis divertiros de verdad con ella, probad a ponérosla mientras estáis en casa (o fuera para las atrevidas). Por ejemplo, esa mañana que vais a pasar haciendo tareas y ordenando, póntela o que se la ponga ella y que el ritmo le acompañe. Es muy divertido.

En solitario

Si te apetece tener un momento para ti y además cambiar la manera de cómo te sueles masturbar prueba a ponerte a Eva y activarla. ¡Fuera manos del pubis y vulva! déjate sentir y si usas las manos que sea para que recorran otras partes del cuerpo, pero esa está prohibido. Mueve la cadera y balancea porque este movimiento hace que la excitación suba y así ayudamos a que Eva cumpla con su función. Poco a poco irás sintiendo el placer y no necesitarás más que sentir-te.

Eva me ha encantado

Si te ha gustado aquí puedes conseguir una igual a la mía

http://www.dameproducts.com?rfsn=1533834.82847

Masturbación 2.0 y los huevos masturbadores 🥚

Flip flap, flip flap, flip flap ahhhh
Si la masturbación te sigue sonando así es que no conoces que hay muchas más maneras de masturbarse.
Aquí os dejo mi último vídeo en el que os enseño qué es un huevo masturbador para penes y cómo podemos utilizarlo (también en vulvas).

Sexo anal en 3 pasos | Las claves para empezar 💦

¡Sí! por fin os cuento mi experiencia con el sexo anal. No estoy muy de acuerdo cuando se habla de sexo anal con esos imperativos que se construyen alrededor como por ejemplo que es imprescindible hacerse determinadas limpiezas. Por eso, hoy en mi nuevo vídeo os cuento qué tres pasos son fundamentales para disfrutar del sexo anal de forma real y natural.

Sigue estos 3 pasos para disfrutar de tu cuerpo y déjate de parafernalias:

👌 Quiérete, estimula tu cuerpo y disfruta de su diversidad.

💩 La naturalidad es la clave del disfrute.

👂 Nunca olvides la comunicación si tienes encuentros con otras personas.

 

Ocean Storm mini de Adrien Lastic, el huevo todopoderoso

Pequeño, compacto, versátil y muy potente. Si me dijeran que escogiera 4 palabras para describir al huevo vibrador con control remoto Ocean Storm mini de Adrien Lastic, éstos serían los adjetivos que utilizaría.

Como su propio nombre indica, es un huevo pequeño, bastante compacto, no ocupa mucho, puede llevarse en el bolso o en la maleta sin que estemos preocupadxs porque se estropee, ya que podemos meterlo en cualquier parte. El huevo viene acompañado de un mando a distancia, pero no hay ninguna conexión física visible entre ellos, la magia del control remoto hace que podamos usarlo hasta una cierta distancia. El mando sí que lleva una pila de botón, que se incluye en el pack, el huevo se conecta a través de un cable USB para cargarlo. Es perfecto porque se reduce mucho el uso de pilas.

¿Qué contiene la caja?

La caja incluye al actor principal, el huevo Ocean Storm mini. El mando a distancia, que es muy pequeño. Una bolsita blanca de satén donde podemos guardar a nuestro juguetito y llevarlo con más comodidad y seguridad. El cable USB para conectar el huevo. Una pila para el mando. Un folleto con las instrucciones en diferentes idiomas y una tarjeta donde nos indica que tiene dos años de garantía.

Pack Ocean Storm de Adrien Lastic
Pack Ocean Storm de Adrien Lastic
¿Qué nos ofrece de nuevo el Ocean Storm mini?

Lo primero que os diría es que me ha sorprendido muchísimo la potencia que tiene. Luego hay que destacar que es muy atractivo físicamente y que está hecho con materiales de muy buena calidad.

Tiene 10 modos diferentes de vibración.

Está fabricado en Abs 100% libre de phalatos.

Es muy suave al tacto y el cuerpo tiene relieves que van haciendo aros a su alrededor, lo que hace que sea muy fácil introducirlo si queremos usarlo internamente.

Es silencioso y no levanta sospechas.

Se puede utilizar tanto para la estimulación externa como interna.

El mando tiene un tamaño muy pequeño, por lo que podemos llevarlo en cualquier parte. ¡Puede usarse hasta con 10 metros de distancia!

Las medidas son 8cm de largo y 3.2cm de contorno.

Es resistente a las salpicaduras de agua. Puede usarse en el agua pero no es recomendable sumergirlo durante mucho tiempo.

¿Cómo lo uso?

Lo primero de todo no hagáis como yo. En cuanto me llegó, con toda mi ilusión e impaciencia, que es bastante, abrí la caja donde venía, tiré todo y saqué el tesoro. ¡Ajá! ya lo tenía en mis manos. Abro la caja, lo saco… y empiezo a darle vueltas. Miro la forma que tiene, los relieves, compruebo si pesa mucho, lo toco y retoco… y veo que en la caja un pelín escondida va la pila y el mando. Quiero ver ya cómo vibra, así que empiezo a toquitear el mando. ¡No! Así no va. Lo primerísimo es poner a cargar el huevo. Sacamos el cable USB, abrimos la parte superior del huevo donde lleva el cable y ahí hay un agujerito, la clavija Jack. Pues lo metemos bien y a conectar el USB. No lleva enchufe, yo lo puse directamente al ordenador. Una luz roja se enciende cuando se está cargando y una vez completada la carga ésta se apaga. Debe cargarse 90 minutos para usarlo durante 40 aproximadamente.

Aquí viene la advertencia. Yo quería usarlo ya, sin estudiarme el manual. Mal, muy mal. Hay que leerlo, que tampoco es muy largo y no nos va a llevar mucho tiempo. Aunque no es complicado de usar, tiene sus peculiaridades, de ahí la importancia de leer. Lo primero que hay que hacer para empezar a usarlo es apretar el botón que tiene el huevo en el interior, junto a la clavija de carga, durante unos segundos. 1 vibración indica que ya está conectado. Ahora cogemos el mando a distancia, le ponemos la pila y presionamos el botón pequeño y pulsamos sucesivamente el grande (Donde está la A) para ir cambiando el modo de vibración.

Como veis no es difícil, pero… hay que tener un pelín de paciencia. Dejarlo cargar el tiempo indicado y no olvidarse de apretar el botón interior para que haya conectividad entre las dos partes.

Para desactivarlo cuando ya lo queramos dejar de usar, de nuevo abrimos el Ocean Storm mini y pulsamos el botón. Cuando notemos que vibra 2 veces, ya está desactivado. Luego, se presiona el botón pequeño del mando. Y fin. Todo apagado.

Así al principio parece un poco rollo tanto botón para activar y desactivar, pero luego cuando lo hayas usado un par de veces ya no se te olvida. O sí… Por eso cuando queramos usarlo hay que acordarse de:

  1. ¿Lo he cargado bien? no sea que se pare en el momento menos indicado…. ya sabes de que te hablo
  2. ¿Tiene el mando la pila puesta?
  3. ¿He accionado el botón interior que hace que se conecten?
  4. Comprueba que el huevo obedece al mando

Y luego estoy yo. Mi primer contacto fue torpe, muy torpe. Como os contaba saqué todo y yo muy lista quería usarlo ya. Pero no, la paciencia es la madre de la ciencia y hay que seguir los pasos indicados y leer las instrucciones. Bueno pues tuve que parar y leer bien todo. Vale. Sigo. Voy a ponerle la pila al mando. ¡Pero qué diablos! No había manera de deslizar la tapita para ajustarle la pila. Lo intenté e intenté y nada. Así que lo dejé cargando para cuando vinieran los refuerzos. Al menos el huevo estaría cargado. Llegan los refuerzos y hacemos un nuevo intento. ¡Cómo puede ser que un mando tan pequeño me esté poniendo tan a prueba!. ¡Ay por fin! Con un poco de fuerza bruta y enfado lo abro y le pongo la pila. Lo acciono y GUAUUUU ¡pero cómo vibra! Así, al principio me parece que silencioso no es tanto, y que para ser mini tiene una potencia enorme. Bueno, ya sé como funciona.

Mi experiencia

Tras ese inicio con altibajos llegó el día en el que decido usarlo como juego de pareja (cuidado incluye anécdota). Una de las cosas que más me gusta de este tipo de juguetes es que vale para cualquier ocasión. Puede usarse individual o colectivamente. Puedes compartirlo o no. Sirve para tooodas las personas, ya que es un tamaño muy bueno para estimular cualquier zona y si se quiere usar internamente puede asomarse al orificio que te apetezca.

¿Os acordáis de todos los pasos que había que seguir para conectarlo y que funcione bien? pues yo no. Con la emoción y esas cosas que suceden… se me olvidaron los pasos pre uso del huevo. Sabía que estaba cargado, de eso sí me acordaba, pero no del botón interior, el mando… (el mando al menos tenía pila). Empezamos bien. En el momento en el que no se ve reacción del huevo me acuerdo de todo lo que hay que hacer, así que cojo el huevo me pongo modo déjame a mi, que yo sé cómo ponerlo y ahora ya sí que está listo.

Vibra muchísimo. Optamos primero por usarlo como masajeador y estimulador de zonas. Y luego ya… va al meollo de la cuestión. Vibra muy fuerte para mi gusto. Tengo que admitir que a veces la vibración intensa y directa me molesta un poco y es tan rápida que uyyy y casi ni me he enterado. Por eso, lo que hicimos con el Ocean Storm mini es usarlo rodeando las zonas y tocando justo en los punto de vez en cuando. Así se alarga mucho más el placer y se disfruta.

Me gustan sus formas, me gusta como se mueve, me gusta como anda por mi cuerpo y me gusta como me acompaña hasta el final.

Se acabó la función. ¿Y ahora? vamos a ver una peli, y relajarnos (todavía más). Y nuestro compañero de juegos se queda sobre una cajonera junto a la cama. La batalla fue muy dura y los restos están esparcidos. En ese preciso momento no nos apetece ponernos a re-colocar así que nos apoyamos sobre los cojines y le damos al play.

Ya va la anécdota… En el momento álgido de la película cuando el misterio lo envuelve todo, en la oscuridad de la habitación y bajo el sonido de la respiración del protagonista de la película bibibibi se pone algo en la cajonera a vibrar con un sonido que ese momento parecía cualquier cosa y moviéndose por la superficie tirándolo todo, yo intentaba parar la película que no quería hacerme caso, mientras buscábamos el interruptor de la lámpara. El susto fue mayúsculo. Después de chillar y asustarnos estuvimos riéndonos como 15 minutos. Pero, ¿qué pasó? pues tras unas serias indagaciones, parece que tras la batalla el mando se quedó escondido bajo mi cojín y como no habíamos hecho el proceso de desactivación (otra vez lo olvidé) al moverme un poquito debí de darle al botón lo que puso en marcha al Ocean Storm mini.

Moraleja: cuando acabes con él desactívalo. Desactiva el mando. Lávalo. Guárdalo y déjalo cargando para la próxima vez. Y sino, acuérdate de cargarlo, porque cuando lo vayas a usar te encontrarás con una desagradable sorpresa.

Lección aprendida.

Y ya para acabar os cuento qué es lo que me gusta del mini huevo vibrador Ocean Storm de Adrien Lastic y qué no.

Me gusta su diseño y forma. Yo tengo el rosa y me hace mucha gracia porque parece que tiene como brillantina, eso me encanta, I LOVE THE GLITTER. Es muy suave, resbala bien y es compatible con lubricantes al agua.

El control remoto es perfecto (incluso cuando no quieres).

Es mi primer juguete de Adrien Lastic, siempre he leído buenas críticas de sus productos, pero con éste he comprobado que lo que hacen, lo hacen bien y con una buena calidad.

También me gusta que se puede llevar a cualquier parte, incluye bolsa y es muy cómodo. No ocupa nada y el mando mucho menos.

Lo que no me convence del todo es que vibra mucho al principio, pero bueno por sacarle algo, porque por lo general está muy bien. Sí que hace un poco de ruido. Con uso interior no se nota casi, pero externo si se oye un poco la vibración.

En el agua sumergido aún no lo he probado. Aunque como os decía no se recomienda sumergirlo demasiado tiempo. Así que cuando te apetezca usarlo en el agua, puedes cambiar la esponja por el huevo en la ducha, que también es un buen juego.

Los huevos vibradores y en concreto éste me parecen una buena opción para animar nuestra vida sexual. Tanto solxs como acompañadxs. E incluso para primeras experiencias con juguetes es un buen recurso ya que es pequeño, manejable, discreto y muy atractivo.

El mío es de huevovibrador.es, una tienda online especializada en huevos vibradores que ofrece una gran variedad, consejos e ideas de cómo utilizarlos y una atención al cliente impecable. Además, hay mucha variedad de precios, así que se adapta a cualquier bolsillo.

 

 

 

Bolas chinas, ¿juego o ejercicio?

Cuanto más controles los músculos vaginales, más elevado será el placer durante las relaciones sexuales. Serás más capaz de controlar estos músculos y de sentir y mejorar tu propio placer si puedes controlar lo que ocurre durante el sexo

Dra. Lisa Masterson, ginecóloga y obstetra.

¡Ay Kegel cuanto nos has hecho pensar! Hasta no hace mucho la salud del suelo pélvico no era una de mis prioridades en cuanto a sexualidad la verdad. Sí que tener en forma la musculatura vaginal era una de mis curiosidades, y por ello comencé a interesarme por los ejercicios de Kegel y a poner en practicar algún que otro truquillo para no perder las formas ahí abajo. Pero un día curioseando productos eróticos por internet, me topé con un artículo relacionado con este tema, las bolas chinas. Las descripciones prometían maravillas para perfeccionar y mantener esta zona olvidada de nuestros cuerpxs. De esto hace ya varios años. Al principio las miré con curiosidad y escepticismo. Me parecían más un juguete que un complemento de salud sexual. No las compré de inmediato, dejé reposar la idea y las investigaciones. Y un día de pronto no me lo pensé. Las famosas bolas chinas ya formaban parte de mi armario erótico.

Pero, ¿las bolas chinas son más un juguete o un complemento de salud? Para mí, son la combinación perfecta. Son una manera divertida y excitante de ejercitar el suelo pélvico sin apenas darte cuenta.

Las bolas que yo tengo son las Luna Beads de la marca LELO. Seguramente hayas oído hablar de ellas ya que es una de las marcas más conocidas en el mundo de la juguetería erótica. Se caracteriza por su calidad y diseño, ofrece productos muy atractivos que no dejan por el camino la buena calidad que se merece y necesita un juguete erótico. Yo soy la primera a la que le tientan los productos más baratos y es que tener un buen elenco de juguetes es una inversión, ya que los precios no suelen ser bajos precisamente. Pero he de admitir que aquí sí que hay que mirar bien qué y dónde se compran.

El producto es muy atractivo. La caja negra destila elegancia y las bolas rosas y azules grisáceas son realmente coquetas. El pack viene preparado para utilizarlo tanto en casa como para llevártelo de paseo. Se incluye una bolsita de satén para meterlas y echarlas al bolso. ¿Por qué no aprovechar el camino al trabajo para empezar el día con una sonrisa? Cuando quieras te las quitas, la limpias un poco y ¡a la bolsita! Es recomendable utilizar lubricante con base acuosa para introducirlas y lavarlas antes y después de usarlas. Al ponerles un poco de lubricante se deslizan mejor y cuesta menos ponerlas. Aunque no es nada difícil. Tan solo tienes que estar relajada, tomar la postura en la que más cómoda te sientas y como si de un tampón se tratara dejarlas que sigan su curso. Asegúrate que están bien adentro y que la cuerdita queda fuera. No deben molestarte en absoluto. Como si no llevaras nada. Al menos hasta que empieces a moverte un poco…

lelo-luna-beads caja

Mi pack contiene cuatro bolas, dos rosas y dos azules grisáceas de 35 mm. Cada una de ellas lleva dentro otra pequeña bolita que es lo que hace de peso. Ésta al ser menor queda “suelta” en el interior de la grande y es lo notas que se mueve. Las rosas tienen un peso diferente al azul [28 gr (rosas) y 37 gr (azules)]. Por eso si estás en modo iniciación es mejor empezar poco a poco. Primero prueba durante 15 días aproximadamente a ponerte solo una de las rosas. Para que veas cómo te sientes con ellas. Luego utiliza la silicona blanca que viene para unirlas y pon las dos rosas. Así aumentará el gramaje y el espacio que ocupan dentro de ti. Al principio te costará un poco más introducir las dos juntas, pero en cuanto las acomodes será igual de cómodo que el paso anterior. Y ya eres toda una experta en bolas chinas. Tras un tiempo utilizando las rosas, cuando te sientas preparada puedes pasar a las azules. De nuevo comenzando solo con una y luego con dos.

bolas-chinas-lelo-luna-beads

¿Qué pasa cuando uso las bolas chinas?

Sé que son beneficiosas para mi suelo pélvico porque me ayuda a fortalecerlo, pero… es que notar cómo se mueve la bolita pequeña dentro de la otra es realmente un placer. Me la pongo cuando hago yoga, cuando voy a pasear o simplemente como juego de excitación. Porque sí es un ejercicio muy bueno, pero tiene muchos más beneficios y es que podemos darle el significado que queramos en el momento en el que las usemos. Podemos utilizarlas para bailar y así ponernos a tono o simplemente para el puro entrenamiento. Está en tu mano cómo y para qué quieres utilizarlas.

Bolas chinas Vs Ejercicios de Kegel 

Las bolas chinas provocan que los músculos de la vagina se accionen y las sujeten, por ello al utilizarlas hacemos los ejercicios de Kegel de forma involuntaria. De todos modos, se puede combinar el ejercicio con el uso de las bolas. Podemos proponernos realizar los ejercicios unos días a la semana y otros dejar que las bolas trabajen por nosotras. Pero ahí no queda todo, ¡podemos hacerlo todo a la vez! Si estás muy animada y activa puedes probar a realizar los ejercicios con las bolas dentro. Introdúcelas y haz varias series contrayendo y relajando la vagina. Siéntete cómoda, relájate y lleva tu mente a esta parte de tu cuerpo.

Pero, ¿qué pasa si se te caen, si no puedes sujetarlas? Que no cunda el pánico, no pasa nada. En el caso de que las “pierdas”, tómate tu tiempo y empieza a hacer los ejercicios o a utilizar las bolas tumbada. Colócate las bolas e intenta sujetarlas. Aprieta y relaja la musculatura pélvica. Cuando hayas practicado un tiempo de esta manera ya puedes probar a ponértelas de pie y usarlas de forma vertical.

Y ahora solo queda disfrutar. El ejercicio constante hará que mejores tu musculatura pélvica, que puedas realizar presiones y nuevas estimulaciones durante el sexo y así los orgasmos sean más intensos. Te sentirás más activa pélvicamente hablando.

La recompensa y el premio final vendrá cuando lleves toda esta práctica a la cama. 

Bolas chinas LELO