Succionadores de clítoris, ¿de revolución a necesidad?

Esto es una revolución y lo sabes. ¿O acaso no te ha picado la curiosidad por probar esos estimuladores de clítoris de los que tanto se habla últimamente? Con eso ya tenemos mucho ganado.

Puede que haya un gran trabajo comercial detrás y una buena inversión, eso no lo niego, pero de lo que no hay duda es que se habla más de masturbación que nunca. No de cualquier masturbación, sino del clítoris en particular y de tocarnos. Tocarnos sin pensar más allá que en el placer y la experimentación sexual. Este tipo de juguete erótico es muy estimulante y ha marcado un antes y un después en el placer femenino.

Podemos tener diversas opiniones sobre los succionadores de clítoris, pero lo que no podemos negar es que han hecho que se hable de forma natural en cualquier medio de la masturbación femenina. No hay periódico, radio o conversación familiar que se haya librado de sacar el tema y debatirlo. Es cierto que, a pesar de ser interesante y constructivo usar juguetes eróticos, a veces nos acostmbramos a las intensas vibraciones y nos olvidamos de que lo mejor es la combinación ente lo “tradicional” y lo novedoso.

El succionador de clítoris en pareja

Nos estamos encontrando con muchas parejas que se lanzan a los succionadores de clítoris como boya salvavidas del sexo rutinario. Sí, introducir en las relaciones este tipo de productos es beneficioso pero hay que tener cuidado con cómo lo hacemos. Seguro que con este ejemplo lo ves claro. Si empiezas a condimentar la comida con especias que alteran el sabor, al principio será diferente, te hará sentir el plato más sabroso y te atraerá más. Después, te acostumbrarás, te seguirá gustando pero el día que lo comas sin ese extra te costará acabarte el plato. Entiendes por dónde voy, ¿verdad?

Con las altas vibraciones ocurre lo mismo. Nos estamos acostumbrando a llegar al orgasmo a mil revoluciones y cuando compartimos el sexo con otra persona nos impacientamos porque en 5 minutos no hemos alcanzado el clímax. Las salas de espera de los consultorios se llenan de mujeres que ahora están preocupadas porque no son capaces de alcanzar el placer en un encuentro sin juguete. Lo primero de todo es que hay que olvidarse del reloj cuando hablamos de placer y deseos. Hay que darse tiempo y centrarnos en sentir. Buscar un momento tranquilo y un lugar es el primer paso. Asegurarnos de que nadie nos va a interrumpir y que vamos a estar centradas en nuestro cuerpo. No ir directamente a la zona genital es clave. Buscar otras zonas erógenas, escapar de lo conocido y buscar nuevas maneras de llegar a ese punto de no retorno es una idea que te animo a poner en práctica. Después, déjate llevar.

La solución para equilibrar el placer

La solución está en combinar. Usa estos juguetes realmente revolucionarios que hacen nuestra vida sexual mucho más atractiva y satisfactoria, pero sin olvidarnos de que otras opciones también siguen ahí y pueden ayudarnos a conocer mejor cómo funciona nuestro placer.

Investiga más allá del succionador de clítoris, hay otros muchos que también nos aportan un plus de excitación y que son menos fuertes, lo que hará que el placer llegue más lentamente.

¡Apunta esto! ¿Cómo funciona y debo usar el succionador de clítoris?

Realmente los llamamos succionadores, pero no succionan. No te creas que vas a ser absorbida por el aparato. Lo que realmente hacen es emitir unas ondas con aire y vibración en algunos casos que llegan hasta tu clítoris.

No lo uses solo en la vulva. También puedes estimular los pezones con ellos u otras zonas que para ti sean erógenas.

Si se te queda corto, ya existen los vibradores con succionador incluido para estimular interna y externamente a la vez.

No todas tenemos la misma anatomía y no cualquier juguete te va a ir bien, así que ¡tendrás que encontrar el tuyo! Hay muchos modelos, solo hay que mirar y experimentar hasta dar con el adecuado. Y si lo pruebas y no es para ti, a ora cosa mariposa.

He probado muchos succionadores de clítoris y ésta es mi opinión.

Abecedario sexual o cómo redescubrir el cuerpo

Últimamente me encuentro algo muy común en consulta y es que hemos dejado de sorprendernos a nosotras mismas.

La genitalidad y en concreto el clítoris lo ha acaparado todo últimamente en los últimos años, pero ¿qué pasa con el resto del cuerpo? Somos tan capaces de recibir placer de otras partes de nuestra anatomía que de la zona genital, tan sólo hay que darnos tiempo y experimentar mucho.

¿Cómo conseguir otro tipo de orgasmos?

Nuestro cuerpo es un mapa en el que podemos dibujar el camino erótico que nos apetezca. Por eso, y con ayuda de LELO hemos hecho un vídeo en el canal de YouTube sobre el abecedario erótico.

Gigi 2 de LELO

Tu clítoris pide más y así es como puedes dárselo

Círculos hacia un lado, hacia otro, movimiento hacia arriba, abajo y vuelta a empezar. ¿Realmente es así como nos gusta tocar el clítoris? Esa parte tan sensible y placentera de nuestro cuerpo necesita un poco más de amor y atención, así que para y ¡vamos a aprender a tocarlo con un succionador de clítoris!

Hace unos días estuve hablando en mis redes y con otras profesionales sobre cómo nos masturbamos y, en concreto, cómo estimulamos el clítoris. El clítoris atrae toda la atención cuando hablamos de los genitales femeninos y, sobre todo, cuando preguntamos sobre la masturbación. Con 8000 terminaciones nerviosas y el propósito principal de darnos placer, ¡cómo no va a ser el rey de la cama! Entiendo que lo sintamos así, pero yo creo que a veces nos obsesionamos tanto con él que olvidamos que la excitación y el deseo reside en otra parte y recorre todo nuestro cuerpo.

El deseo

Ese arte que vive en nuestro cerebro hay que trabajarlo. Todas y cada una de nosotras tiene una forma diferente de desear. El deseo vive, pero como ya sabemos a lo que no se presta atención se va quedando ahí al fondo y lo vamos olvidando. Por ello, es importante que lo saquemos diariamente con pequeños gestos como una lectura que nos interese y nos haga excitarnos o simplemente dedicándonos un tiempo a pensar en él. En cómo lo percibimos y cómo nos repercute en el resto de facetas de nuestra vida.

El deseo puede activarse de muchas maneras y podemos dirigirlo hacia donde nos apetezca. Una vez en modo On, os animo a que vayáis re-descubriendo vuestras zonas favoritas. Nos hablan mucho de las zonas erógenas, pero cada una de nosotras tenemos las nuestras propias y hay que descubrirlas. Cuando las identifiquemos y disfrutemos, podremos alargar los momentos de placer hasta ahí. Sí, ¡ya llegamos al clítoris!.

El clítoris y su Je ne sais quoi

El clítoris, como ya he dicho, tiene muchísimas terminaciones nerviosas que se extienden y llegan incluso a la cara interna de los muslos. Está recubierto por un capuchón y es una parte eréctil. Sí, al ser estimulado se llena de sangre y aumenta en tamaño y volumen. Es realmente sensible y por ello hay que tener cuidado con cómo lo tocamos.

No lo acaricies bruscamente de una forma directa. Toca los labios externos e internos de la vulva. Reconócete y tócate sutilmente, como si te dieras un masaje. Haz tus propios caminos. Después puedes ir acercándote poco a poco y céntrarte en el. ¿Ya sabes cómo te gusta? Ahí está la clave, en saber cómo te gusta. Prueba con diferente formas de excitarlo con tus manos para aprender cuál es la forma ideal para ti.

Sona Cruise, el succionador más potente
Su potencia es alta y tiene 8 patrones diferentes de estimulación.

¿Necesitas ayuda?

Hay muchas mujeres que me dicen que masturbarse con la mano no les parece suficiente y que los vibradores que han probado son demasiado débiles. ¡Tengo la solución!

Os lo voy a decir claro y conciso SONA CRUISE de LELO. Sona Cruise es un succionador de clítoris. ¿Qué quiere decir esto? Que es un juguete diseñado y pensado exclusivamente para estimular el clítoris de una forma muy especial.

No te confundas, no vibra, succiona. A través de su membrana ondulante hace que este punto tan placentero reciba sus ondas y su ardor vaya aumentando.

Es un juguete sencillo compuesto por tres botones que sirven para accionarlo, incrementar la potencia, disminuirla y cambiar de combinación de pulsaciones. Tiene 8 modos diferentes y cada uno de ellos es una sorpresa.

Succionador para clítoris de LELO
El succionador de clítoris Sona Cruise es perfecto para mujeres que buscan una experiencia diferente.

Es elegante, discreto, no hace mucho ruido y puedes llevarlo a casi cualquier parte porque no ocupa casi e incluye una bolsa de transporte satinada muy apropiada.

Mi experiencia

WOW. Con eso os lo resumo todo. Es un estimulador de clítoris potentísimo. Y no exagero, de verdad. Es apto para genitales a los que realmente les gustan las emociones fuertes.

Es cierto que podemos bajar la potencia y entre la mayor de todas y la menor hay bastante diferencia, pero aún así y por el diseño que tiene, tu clítoris tiene que querer potencia.

Lo que más me ha gustado es el diseño. Es elegante, sencillo y se puede manejar con una sola mano. Soy una amante de las cosas bonitas y esta lo es. No me digáis que no puede quedar bellísimo sobre la cómoda. Por otra parte, admiro su sencillez de uso. A veces parece que en vez de juguetería erótica tenemos naves espaciales. Cumple con su funcionalidad y es apto para todo el mundo. Y no puedo dejar de pararme a repasar todo lo que envuelve a este succionador. Desde el pack de presentación hasta las prestaciones que tiene. Incluye cable para re-cargarlo, el manual de instrucciones lo podemos encontrar en la web y con nuestro código personal que se incluye en el paquete podemos registrarlo en la página de LELO para activar la garantía y ser miembros de este prestigioso club.

La experiencia con Sona Cruise
Mi experiencia con este succionador de clítoris.

¿Quieres unirte al Sona Cruise Club de LELO? Aquí mismo puedes hacerlo y comenzar a darle a tu clítoris una nueva satisfacción.

Orgasmos de cérvix y energía sexual, ¿cómo conseguirlo? | Con invitado de honor Sergio Fosela y su Terapia Sexitiva

¿Cuántos tipos de orgasmos somos capaces de tener? Si recordáis hubo un tiempo en el que estábamos obsesionadas y obsesionados por los tipos de orgasmos. Que si el orgasmo de clítoris, el orgasmo vaginal, el orgasmo a través de los pechos… y hoy os digo ¿habéis tenido alguna vez un orgasmo cervical?

El orgasmo cervical es el que se produce en el Cérvix y, según los y las expertas y personas que lo han vivido, es uno de los orgasmos más potentes que podemos llegar a sentir. Yo si os soy sincera no sabía que este tipo de orgasmo existía. Fue cuando oí la experiencia de una compañera que narraba cómo le latía el útero en según que orgasmos cuando me puse a investigar. Por la descripción deduje que lo que ella sentía era un orgasmo cervical, pero ¿cómo se alcanza un orgasmo de cérvix?

Me he propuesto aprender y ponerlo en práctica, pero no lo voy a hacer sola, hoy tengo ayuda. Sergio Fosela, sexólogo, coach sexual y de pareja y un auténtico experto en energía sexual se ha prestado a echarme una mano con este tema. Fosela es el creador de Terapia Sexitiva, un libro de esos que todo el mundo debería tener en su mesilla para preguntarse cosas de vez en cuando y aprender que no todo en la sexualidad es algo físico, sino que va mucho más allá. Tengo que confesar que no sé mucho de esto, así que vamos a empezar primero organizando nuestras energías y ya luego hablamos de orgasmos.

¿La energía sexual existe?

Hace poco en las redes sociales tenía un día de esos de inspiración y con bajo apetito sexual, esas épocas por las que pasamos todxs, y automáticamente en esos momentos pensamos que igual nuestra pareja ya no nos atrae tanto y caemos en el típico “hay que reinventarse”. Pero yo pensé, no es que haya ningún problema es que la vida va cambiando y nuestros deseos y apetencias sexuales con ella. La sexualidad no desaparece ni se destruye, sino que se transforma. Sergio Fosela en cambio opina que el deseo se puede quedar “dormido”. “No creo que pueda transformarse pues no veo la forma en que el deseo pueda cambiar de estado o vibración, como la energía (sexual). Pero sí es cierto que no se destruye ni desaparece. Tan sólo se aletarga. Con la energía sexual sucede un poco lo mismo -aunque ésta sí puede llegar a transformarse, sobre todo en las “transferencias” de las que se oye hablar últimamente mucho – ya que, para mí, deseo, excitación y energía sexual son “primas-hermanas” e influyen directa e indirectamente las unas a las otras”.

Los bloqueos sexuales que a veces sentimos pueden provenir de muy diferentes vías y éste es el objetivo de las terapias Sexitivas que realiza Sergio, trabajar el empoderamiento sexual desde lo vivencial, para romper esos bloqueos y permitir reconocer, fluir y desarrollar la energía sexual. Pero ¿cómo podemos trabajar nuestras energías sexuales? “Hay distintas vías para trabajar la energía sexual. Pero para mí la forma más práctica y fundamental es poniendo conciencia a nuestra sexualidad, es decir, todo lo que hago y me hacen es para mí, sintiéndolo y poniendo toda mi atención en mi placer, sin presión, sin expectativas, sin egos y sin “cumplir”. Pero lo difícil es hacerlo cuando existen bloqueos, miedos, creencias limitantes, culpas y vergüenzas que nos impiden disfrutar de la sexualidad con plenitud. De este modo es imposible cultivar la energía sexual ya que permanecería inhibida” aclara Sergio.

La energía sexual

Estar yo sola con mi energía me parece relativamente fácil porque mi placer sólo lo gestiono yo, pero cuando lo compartimos con otra persona, ¿qué pasa con esas energías? ¿cambian?. “¿Por qué debería cambiar o ser distinta? Nuestra energía puede ser mayor o menor según nuestras circunstancias, y no se transforma porque haya alguien o no en nuestras vidas (¡menuda locura sería!)” responde.  “Lo que si puede ocurrir es que nuestra energía sexual al estar en pareja sí cambie nuestro estado de ánimo, deseo, excitación, etc y parecer que tenemos más energía sexual con pareja que sin ella. La energía sexual alimenta nuestras emociones principalmente, y evidentemente si estoy con alguien por quien siento atracción sexual, va a potenciar esa sensación y excitación, cosa que a solas no suele ocurrir. Pero ojo, igualmente puede potenciar una emoción derivada de una mala experiencia sexual y hacernos afrontar la siguiente con miedos o dolor, algo que tampoco es frecuente que ocurra a solas. Así que, no es diferente, pero si es distinto su funcionamiento”.

¿Es diferente un orgasmo clitoriano a uno cervical?

Desde que me puse a investigar este tema he visto que el Orgasmo cervical está de moda, pero ¿en que se diferencia un orgasmo cervical de uno estimulando el clítoris? Físicamente Sergio aclara que ” en las contracciones que suceden al darse el orgasmo. En el clítoris principalmente se contraen el músculo pubococcígeo (sobre todo el periné) y la entrada de la vagina; en el cérvix se contraen el útero y la vagina. Estos espasmos van a hacer que el orgasmo se sienta diferente. Otra diferencia es a nivel cerebral; ambos estímulos orgásmicos provocan el orgasmo en el córtex, pero en distintas áreas (adyacentes, eso sí), lo que hace que se sientan ligeramente distintos. Y después está la forma en que se produce el orgasmo; con el clítoris el impulso nervioso viaja hasta el sacro para subir por la médula hasta el cerebro y con el cuello del útero el impulso nervioso viaja directamente al cerebro a través del nervio vago.

Aparte de lo más puramente físico, ¿sensorialmente es diferente?  ” A nivel sensorial el estímulo orgásmico cervical puede provocar una “sensación orgásmica continua” como yo lo llamo, o sea, es como un orgasmo que nunca para. No hay período refractario. Sólo para  parar el estímulo y vuelve a activarse al reiniciarse el estímulo, aunque hayan pasado un par de minutos”.

“Después está la parte subjetiva que me parece interesante tener en cuenta. Los testimonios de mis pacientes, lo describen como un orgasmo expansivo, brutal, con sensación de “morirse” (puede que sea este el estímulo que provoca lo que conocemos como la petite mort) y que les permiten encadenar orgasmos sin dificultad. Lo describen también como mucho más placentero y satisfactorio”.

¡¿Cómo consigo tener un orgasmo de cérvix?!

No sé vosotras pero visto las sensaciones que produce no me importaría probar a tener un orgasmo de este tipo.  Sergio Fosela ha hecho una minucioso estudio en el que detalla la técnica para conseguir orgasmos de cérvix. De momento no está disponible, pero muy pronto podremos verlo en su web.

Se realiza a través de un masaje del cérvix y de la vagina y cualquier mujer con útero podría alcanzarlo. “Lo que sí hay que tener en cuenta, es que, aunque la hipótesis es que cualquier mujer puede tenerlo, se deben cumplir unas premisas. Y es que esa mujer no tenga dificultades que le impidan disfrutar de su placer y obtener orgasmos tanto a solas como en pareja (con el estímulo que sea). Si sufre anorgasmia, o no se masturba y no siempre logra llegar al orgasmo en pareja o tiene sentimientos de culpa por sentir placer, por poner un ejemplo, sería imposible alcanzar el orgasmo a través de este tipo de estímulo orgásmico ya que no lo hace con ningún otro” añade Fosela.

El cérvix también es una parte importante de nuestras vidas sexuales

¿Por qué en el cérvix se pueden obtener orgasmos?

A mi me sigue llamando mucho la atención que esta zona sea tan placentera y Sergio lo resume así: A pesar de lo que se venía creyendo hasta ahora, de que la vagina sólo tiene sensibilidad en el primer tercio (con la justificación de que, si no, los partos serían insoportables del todo, algo que no me cuadra en absoluto si has visto un parto en directo) resulta que sí está totalmente inervada. Así que, si hay receptores sensoriales, puede haber orgasmo. Yo de todos modos tengo mi propia teoría aprendida hace mucho tiempo en mi camino por la energía sexual: Si al producirse un orgasmo por estímulo del cérvix el útero y la vagina se contraen, cuando masajeamos y estimulamos ambas zonas, lo que estamos provocando son pequeñas contracciones (simulamos una contracción orgásmica) y el cerebro si piensa que está teniendo un orgasmo, al final nos lo da. Y ¿por qué no lo he sentido nunca si me he estimulado la vagina muchas veces a solas y con mi pareja? Pues porque seguramente tu útero está espástico (rígido y tenso). Por eso es necesario realizar la técnica que propongo en mi trabajo, para que poco a poco vaya descontracturando la vagina, eliminando tensión uterina y dejando el útero flexible y móvil. Al cabo de pocas sesiones, el masaje se transforma en una masturbación maravillosa que lleva al orgasmo cervical”.

Dónde tocarse exactamente

Creo que necesito un mapa de mi cuerpo para encontrar ese camino, “No tiene mucha dificultad. Lo difícil a veces es tener la paciencia para explorar, estimular, sentir y abandonarse a las sensaciones sin aburrirse o agobiarse. Muchas veces como no se siente nada en los primeros minutos, se abandona y se va a lo que se conoce. Así que imagina pedir estar una hora durante varios días sin sentir nada”.

“Para localizar el punto que provoca ese orgasmo con exactitud, es justo por encima del cuello del útero, en el fondo del saco vaginal anterior. En pareja no hay dificultad para llegar a ese punto, pero a solas, es necesario poner un pie encima de un taburete alto antes de introducirte el dedo (tendrías una pierna en cuclillas y otra estirada y de pie)”.

No puedo dejar escapar a Sergio sin hacerle ESA pregunta que tanta polémica suscita, ¿de verdad hay diferentes tipos de orgasmos o en realidad son diferentes formas de estimular que llevan al mismo fin?

“El orgasmo se sabe a ciencia cierta que se produce en el cerebro. Lo que existen son estímulos orgásmicos que viajan al cerebro y desencadenan ese estado máximo de placer. Si se acarician las zonas erógenas (zonas con una sensibilidad especial al tacto) y estamos en un estado de relajación y clave erótica, estos estímulos orgásmicos se harán muy fuertes provocando el orgasmo. Pero las caricias pueden darse en zonas no consideradas erógenas y provocar un orgasmo e incluso sin llegar a haber contacto puede haber orgasmo (como ocurre en los sueños húmedos).

Así que son diferentes formas de estimular, pero para mí, aunque todas lleven al orgasmo, generan distintas sensaciones y por eso me parece bien etiquetarlos como si fueran diferentes, ya que cada persona los siente diferentes, los consiguen de forma diferente y para cada una, uno es más fácil que otro. Y así conseguimos distinguirlos mejor al pensar en ellos o sentirlos”.

Sergio Fosela creador de Terapia Sexitiva

❌ Lo que NUNCA debes hacer con tu vulva ❌