¿Uno rapidito? | Zumio, orgasmos rápidos e intensos

Dime, ¿eres de lxs que te van los rapiditos? ¿Un quickie por la mañana te hace ir a trabajar con mejor ánimo?

Hoy os voy a contar el secreto del orgasmo más rápido del mundo. Dicen que un quickie debe durar 15 segundos y con eso nos quedaríamos satisfechxs. El sexo rápido nos aporta una excitación corta pero intensa y nos activa porque, como hay que concentrarse en un periodo muy corto de tiempo, nos ponemos a ello sin miramientos. Automáticamente nuestro cerebro se activa, la excitación se extiende y los fluidos empiezan a emanar. Dejamos a un lado los besos eternos y las caricias, en vez de tomar un tiempo para cada cosa, lo hacemos todo a la vez.

Hay algo que no me convence del quickie y es que por lo general, cuando hablamos de ello la penetración entra dentro del juego y cobra el mayor protagonismo. Ya sabéis que aquí somos muy sexualmente abiertxs y creemos que los encuentros eróticos son mucho más que coito. Por eso, hoy os voy a enseñar cómo tener un orgasmo intenso, rápido y sin penetración. ¿Qué necesitamos? una varita mágica.

Solo la puntita

¿Y dónde consigo yo una varita mágica del sexo? te preguntarás. Vamos a simplificarlo un poco. No penséis que vamos a coger la de Harry Potter y nos la vamos a poner en la vulva y tatatachán orgasmo completado. No va por ahí la cosa. Es todo mucho más sencillo y como te imaginarás hay un juguete sexual de por medio. Sí, así es. Hoy me apetecía contaros mi experiencia con Zumio, uno de los #sextoy que está revolucionando las camas de las mujeres.

Zumio es un juguete pensado y diseñado por mujeres para mujeres. De ahí su éxito. Ellas sabían lo que necesitaban y vieron que otras mujeres estaban en la misma situación, así que idearon un juguete sexual que cumpliera con lo que estaban buscando: orgasmos rápidos, intensos y que no hicieran mucho ruido (el juguete, lo de los orgasmos ya cada una hace lo que puede).

Por el diseño que tiene Zumio es capaz de llevarte al éxtasis con solo la puntita. Sí, esta vez sí. Sólo con su punta vas a conseguir mucho placer. Mirad como es.

Parece un bolígrafo o un aparato de higiene bucodental. Se carga en su propia base, incluye el cable para conectarlo, funda para  protegerlo y transportarlo y usarlo es sencillísimo. Tan solo tiene dos botones para apagar, encender y cambiar los modos.  Lo que Zumio ofrece de diferente a otros juguetes es que apunta con su SpiroPunta™, así se llama esa puntita maravillosa, directamente al punto clave del placer. Haciendo pequeños círculos y a la vez que zumba va haciendo que la zona se excite en poco tiempo.

Zumio en mi vulva

Ahora os voy a contar la verdad. Cuando recibí el vibrador Zumio no sabía muy bien cómo usarlo porque al ser tan finito no parece que fuera a ser tan potente. Pero lo es. Tiene mucha potencia y el movimiento de la SpiroPunta™ hipnotiza.  La primera vez que lo probé fue para estimularme en un encuentro erótico sin penetración y nada más ponerlo sobre mi clítoris el orgasmo llegó tan rápido que casi no me enteré. Puede ser que al estar ya muy excitada el orgasmo estuviera casi llegando y fue el remate, pero al acabar dije “pues sí que es rápido”. Vamos que no mienten en absoluto.

Tras probarlo varias veces y ver cómo el cuerpo reacciona a sus círculos de placer, os voy a dar unos tips para que lo disfrutéis más intensamente.

  • No vayáis directamente al clítoris. Si no estáis muy excitadas puede resultar un poco molesto. Recorred algunas de vuestras zonas erógenas con él. Usadlo como un masajeador e ir recorriendo el cuerpo hasta alcanzar la vulva.
  • Una vez que estés en la vulva probad a pasarlo primero por los labios vaginales externos. Siempre nos olvidamos de ellos, pero también da mucho placer acariciarlos y estimularlos. Luego pasad a los internos y después ya a la zona que rodea el clítoris.
  • El clítoris. Estará rogando que se lo pongas encima. Pero tranquilidad… que todo llega. Pásalo alrededor y vete acercándote poco a poco. Prueba a moverlo lentamente y combínalo dejando tu mano estática y que sea él el que se mueva solo.

Puede que siguiendo estos pasos rompas con los 15 segundos que dura un quickie, pero bueno alguna vez nos podemos dar el lujo de tardar un poco más, ¿no?. No creáis que duraréis mucho con él en la mano, porque aunque lo alarguemos los orgasmos con Zumio van a ser rápidos e intensos. 

Este juguete fue creado por una mujer que es madre y que necesitaba tener orgasmos rápidos y que el juguete no hiciera mucho ruido. Creo que el objetivo lo ha conseguido. Por eso es el regalo perfecto para mujeres a las que no les gustan los juguetes sexuales grandes y que no tienen mucho tiempo para dedicarse al placer. 

Zumio no es solo un juguete para usarlo en solitario, utilizarlo en pareja también es muy divertido. ¿Sabéis esos momentos de tensión en los que necesitas liberarte sea como sea? la solución: coges a Zumio, te relajas un poco, te masturbas y como nueva. Yo no abogo por las prisas a la hora de disfrutar, pero si no hay otra opción, esta es una buena manera de no renunciar al autoplacer. En pareja úsalo como un estimulador de clítoris o como masajeador. Es súper divertido jugar a escribir con él por el cuerpo y luego introducirlo en la relación sexual.

En resumen, si te gustan los orgasmos rápidos y buenos Zumio puede ser una buena opción para ti. Si no tienes mucho tiempo y quieres algo discreto pero placentero, también te sirve. Y si quieres rodear tu cuerpo de zumbiditos que te lleven al éxtasis, cógelo rápido y disfruta. Vamos, ¡que nos vale para todas!

Aquí os dejo su web donde os cuentan más secretos sobre él.

 

 

Cómo hacer un arnés casero

¡Mira mamá hago mi propio sextoy!

¡Sí! por fin lo he hecho.

Tenía muchísimas ganas de dar forma a mi propio sextoy y gracias a The Dodil he fabricado mi propio juguete. Bueno dicho así parece que he diseñado uno y sí es así, pero no. He diseñado uno, pero solo para mi.

The dodil es una de las marcas que se han sumado a la revolución de los juguetes sexuales moldeables. Son juguetes que tienen un mecanismo interno al que le podemos dar la forma que más nos guste o que mejor se adapte a nuestros cuerpos. Tengo que confesar que hace tiempo que lo tengo en casa, pero quería enseñarlo bien, así que me he puesto con ello y me he lanzado a haceros un vídeo de cómo usar y crear tu propio The Dodil.

Aquí está. También lo podéis ver directamente en YouTube y si os apetece os suscribís a mi canal. Luego os cuento cuál ha sido mi experiencia con él.

 

Ahora en mis carnes

Cuando supe que este tipo de juguetes existía y que cada vez hay más, yo solo tengo dos, me pareció una idea genial. Hay mucha gente a la que los dilos habituales no les convence porque son demasiado rectos, rígidos o la forma no es lo suficientemente ergonómica. Con este tipo de sextoys eso está solucionado porque tú mismx puedes darle la forma que más te guste.

Lo que más me gusta es eso. Poder hacerlo como quieras. También me parece muy original el packing. Ya sabéis que para mi la presentación del producto es súper importante y esa idea del termo me gustó mucho. Es cierto que para guardarlo es un poco estorbo, pero eso ya es otra historia.

El vídeo lo hice directamente, no lo había probado antes. Y no tenía muy claro si los tiempos de espera eran acertados y no. Como os cuento hay que tenerlo en agua hirviendo 30 min. Yo tuve que dejarlo más porque aún tenía alguna parte dura. Una vez que está blando la sensación es muy rara. Podría decir que es como un pene flácido al que puedes moldear como quieras y luego ¡pum! que se ponga duro así tal cual. Más o menos… A mi me costó darle la forma. No es como la plastilina que lo aprietas y se queda, tiende a volver a su forma original, así que en cuando le haces una marca debes usar la cuerda para que se mantenga. O si optas por una forma más sencilla, como simplemente ponerle la punta hacia un lado u otro, pásalo por agua fría rápidamente antes de que cambie de nuevo.

No es un juguete de usar en un impulso. Si lo quieres usar tienes que organizarte antes porque tienes que contar que el agua hierva, que esté media hora dentro, los saques, le des forma y lo dejes enfriar. Vamos casi 1 hora para tenerlo listo. Para un aquí te pillo como que no. La solución, un día que te apetezca juguetear y te sientas creativx te pones a ello y le das la forma, luego lo guardas así y ¡listo! Cuando lo vayas a usar ya está preparado.

El tacto es muy similar a otros juguetes de silicona. Pero cuando está blando es una sensación muy rara a la vez que gustosa. Es algo que hay que probar porque es difícil de describir.

Como dildo está bien. Jugar con sus formas nos da la oportunidad de variar las zonas que tocamos por dentro y por fuera. Es su punto más positivo. Así en original, pues sin más, pero claro el punto que tiene es ese, la forma que tú le das.

Me parece un juguete muy original. Al principio parece bonito pero un poco soso, luego cambia cuando te implicas en el proceso de creación.  Y lo mejor de todo, cada vez que lo vuelvas a hervir puedes ¡volver a estrenar un dildo nuevo!

Ideas

  • Dale una forma muy diferente a nada que hayas probado a ver qué punto te descubres
  • Si tienes pareja sorpréndelx con un diseño y compartidlo
  • Úsalo como antiestrés moldeando y luego quítate el estrés que te quede con él en la cama
  • Pon su recipiente visible en casa, es muy bonito. Ya verás como llama la atención. A ver qué explicaciones das…

*Nunca te introduzcas el dildo cuando lo acabes de sacar del agua hirviendo.

*No penetres ni te penetres con él en estado blando

*No utilices lubricantes de silicona

*Cuando lo hiervas no uses utensilios metálicos, nada que pueda estropear la silicona que lo recubre

 

Más allá del sexting | Emojibator, el emoji se hace vibrador ¡Viva la berenjena!

Confiésalo no te convencían del todo y es que eso de tener que ponerle cara a cada palabra te parecía una tontería, pero los emojis se han instalado en tu vida, en tu teclado y ahora en tu sexo. Así, como lo oyes. Cuando en tus mensajes querías ser más explícitx o calentar un poco la cosa le dabas con ímpetu a la berenjena, al plátano, al maíz, al melocotón, al chile… es que nos va de todo, así que cualquier fruta o verdura es susceptible de convertirse en herramienta sexual. Pero, ¿te imaginabas que eso traspasaría la pantalla del móvil para que la berenjena cachonda se convirtiera en un arma de orgasmos masivos? no ehhhh. Pues mira, ya puedes imaginarlo y hasta comprobarlo. Yo ya lo he hecho.

Emojibator
Emojibator

Qué queréis que os diga, no me he podido resistir. Conocí emojibator a través de las redes sociales y dije WTF! qué es esto. No me puedo creer que hayan hecho vibradores de emojis. Y efectivamente sí, los han hecho. Ya podemos masturbarnos y sacar los mensajes de contexto con emojis vibradores. Nos os creáis que los he probado y ya está. Yo tenía que saber qué pasa por la mente de alguien para coger y decir una buena mañana, ¡Voy a hacer vibrar a la gente con un emoji! Así que además de probarlos, reírme y disfrutarlos, he hablado con Joe Vela, creador y co-fundador de Emojibator.

Quien diga que el sexo no es para tomárselo a risa miente. Con los emojibator han conseguido ponerle el punto divertido al sexo. Y es que ese es el objetivo que persiguen, hacer que sea divertido, quitarle todo el peso que a veces ponemos sobre el placer y la responsabilidad del placer y dejarnos llevar por un objeto en apariencia inofensivo. 

La primera pregunta era obligatoria, ¿cómo se le ocurrió diseñar un vibrador así? “estaba buscando ideas de negocios únicas y esta comenzó como una broma. Le conté a una amiga la idea sobre el vibrador emoji de berenjena, y ella insistió en que lo hiciera, así que compré el dominio para emojibator.com al instante y el resto es historia”.

Pero, ¿por qué como un emoji? “Hablar en imágenes se entiende globalmente. Los Emojis encarnan la revolución digital donde hablamos con imágenes y creo que acercan el mundo con un lenguaje universal. Además, son omnipresentes, divertidos, tiernos y fáciles de relacionar”. 

No le vamos a negar que llaman la atención y hacen gracia. “Hemos logrado que la gente hable sobre sexo y masturbación simplemente creando un juguete sexual tonto. Debido a que los productos de Emojibator son tan accesibles, hemos podido llegar a clientes que normalmente son tímidos con respecto al auto placer y la masturbación es un acto increíblemente fortalecedor” dice Vela. 

Una vez que lo tuve cerca me pareció que bueno, el diseño es atractivo pero en el fondo es un vibrador muy sencillo con 10 modos de vibración y un solo botón. No tiene mayor misterio. ¿Por qué no hacer un diseño así pero que también rompa con las funciones a las que estamos acostumbradas?. “Diseñamos con la seguridad y satisfacción de nuestros clientes primero, así que, naturalmente, creamos un vibrador suave y liso con mucho zumbido. Crear productos únicos es un reto, pero el placer de la difusión es extremadamente gratificante” añade. 

Vela lo tiene claro, su objetivo es “simplemente tener un efecto positivo en el mundo. Podemos hacerlo con orgasmos y siendo iniciadores de conversación a la vez que promovemos la positividad sexual”. 

Go Fuck yourself, literally

Berenjena, plátano y chile son los tres modelos que podemos comprar en emojibator ¿os imagináis que pronto nos estimulemos con la nariz de la carita sonriente?, ¿has pensado en más diseños Joe? “Siempre. ¡Ninguno que pueda compartir todavía! Hemos expandido nuestra tienda para incluir pasties inspiradas en emojis realmente lindas de Pastease, así como también productos de otros socios como Dicture y AfterCourse”. Ya… pero, ¿cualquier emoji puede ser un vibrador?Seguro, ¿por qué no? Una cosa que espero difundir es que cada cuerpo es diferente. Una forma o estimulación que no funciona para alguien puede ser increíblemente excitante y orgásmica para otra persona. Diferentes estilos para diferentes personas. Animo a todos a experimentar con diferentes formas”. 

Y allá voy yo

Tengo un plátano y una berenjena listos para estrenar. Lo primero que me llama la atención es su tamaño (4.84″ x 1.22″). Son son muy grandes, caben en la palma de la mano. Los he comparado con una bala vibradora y con un huevo, y diría que es más o menos el intermedio entre ambos para que os hagáis una idea.

 

 

El tacto es agradable, están fabricados en silicona y son muy pero que muy sencillos de utilizar. Tan solo hay que apretar la puntita de arriba y empieza a vibrar. Tiene 10 modos diferentes. Para cambiar hay que volver a pulsar y así vas recorriendo cada uno de ellos. Cuando llegas al último al volver a pulsar se queda en stop.

El punto negativo es que funciona a pilas de botón. La mayoría de juguetes ya son recargables por USB u otras formas similares, por lo que tener que volver a las pilas no me gusta mucho.

 

 

¿Cómo usarlo?

Sirve tanto para la estimulación interna como externa, pero al no tener un tamaño muy grande no nos lo podemos meter mucho. Además, por la forma que tiene al penetrar no se agarra muy bien, así que yo aconsejo más su uso externo. El tamaño es perfecto para llevarlo de viaje. Puedes comprar la funda diseñada para el emojibator y meterlo en el bolso, ¡es como una funda de gafas! Además, es resistente al agua por lo que se puede usar en la ducha y la bañera.

Cestas de la compra divertidas

Sin duda para mí es un sextoy gracioso ideal para personas que aún no han probado a satisfacerse con juguetes o para hacer un regalo. Para quien no está muy en contacto con la juguetería erótica regalarle algo así puede descolocarle un poco y a nosotrxs divertirnos mucho.

La risa y las bromas están aseguradas, así que yo creo que Emojibator ha conseguido su objetivo, el sexo es divertido y más con juguetes así.

*No he podido evitar pensar que la lámina de Healthy diet le va perfecto!

Healthy diet with emojibator

 

¿Los juguetes para parejas sirven para todos los tipos de pareja?

Últimamente estoy un poco parejil hablando de relaciones y juguetes para parejas, hoy, lo siento, me repito. Pero prometo que voy a parar, que pronto cambiamos el rumbo de nuevo. Hacía mucho que no hacía una review, así que he decidido contaros mi experiencia con uno de esos juguetes tan famosos que parecen la panacea a las penetraciones poco satisfactorias. A ya sabes de qué voy a hablar ehhh.

Seguro que nada más leerlo has pensado en uno muy conocido que abrió una nueva puerta a los sextoys exclusivos, en principio, para parejas. Sí, venga que lo digo We Vibe. No he tenido la oportunidad de probar ese sino otro que es, vamos a decirlo así, uno de sus primos cercanos. Gracias a un sorteo que hizo la sexóloga María Esclapez junto a su libro Inteligencia Sexual conseguí este juguetito al que he puesto a prueba y con el que pretendía comprobar si éste tipo de juguetes también sirven para parejas del mismo sexo.

Partner Plus forma parte de esos juguetes pensado para darle un extra a los encuentros eróticos entre parejas. Es un juguete muy flexible, presume de contorsionista del Circo del Sol, que se adapta bastante bien a la vulva e inicio de la vagina. Tiene forma de C o U, como queráis verlo y su funcionamiento es realmente sencillo. Tan solo tiene un botón en el que presionando unos segundo se enciende. Cada vez que lo apretamos podemos cambiar e ir probando sus 10 programas, 3 velocidades diferentes y 7 ritmos de vibración. Es recargable y sumergible. Como curiosidad está relleno de gel, de ahí que su tacto sea tan blando suave y se adapte con facilidad.

No os voy a negar que lo quería probar para comprobar esa idea que se me había metido entre ceja y ceja. ¿Los juguetes para parejas sirven también para las parejas homosexuales? En este caso el juguete está pensado y diseñado para relaciones heterosexuales y más concretamente para estimular a los dos durante el coito.

¿Cómo se coloca?

Por su forma ya se puede ver cómo va ir colocado. La parte más gruesa la dejamos sobre el clítoris y la más fina se introduce. No es demasiado largo, así que no va muy adentro. Al ser esta parte última más fina, nos permite ser penetradas a la vez que utilizamos el juguete. La misión: Estimular el clítoris sin necesidad de usar las manos y que ambos sientan la vibración. Cuando usamos estimuladores o masajeadores de clítoris también lo podemos hacer mientras nos penetran, pero el pene no recibe directamente el movimiento del juguete. Ahora sí.

Una vez colocado solo hay que ir cambiando y probando sus ritmos y vibraciones. Yo os aconsejo que uséis el juguete primero para encenderos un poco, rozaros, usarlo como un masajeador por donde os apetezca y dejarlo luego a un lado. Cuando ya la cosa se ponga seria de verdad, lo colocáis y os dejáis ir con él. Como estimula muy directamente el clítoris y el pene nota también directamente la vibración es difícil hacer que el encuentro sea largo. Pero oye que si os apetece uno rápido y con un orgasmo intenso, pues nada, aquí tenéis la varita mágica.

Otras opciones

Como todos, o casi todos, los juguetes sexuales podemos utilizarlos a solas. Se puede usar como estimulador de clítoris, aunque la verdad para eso ya hay otros, yo lo uso más cuando quiero centrarme en la penetración con un dildo o vibrador y no quiero tener la otra mano pendiente del clítoris. Se coloca de la misma forma que cuando lo usamos con nuestra pareja y podemos complementarlo con otros juguetes. Eso sí, elige uno que tenga una forma recta y ergonómica, no los que están pensado para el punto G porque al ser curvos rozan con el juguete y hacen más presión en el interior. Aquí cada una valora cómo le resulta más cómodo.

Mi reto era ver si dos mujeres podían disfrutar de él a la vez. Pues he encontrado varias alternativas. Una de ellas es ponerlo y que la otra se coloque sobre ella como en la posición de la amazona, así ambas pueden notar la vibración. En la teoría podía parecer una buen idea, pero la verdad es que no encaja muy bien con una vulva sobre otra y la que no lleva el juguete no siente tanto la vibración. Otra idea es hacer lo mismo que se hace en un encuentro erótico heterosexual, pero penetrando con un dildo o un vibrador. Puede hacerse con un arnés o strapon o directamente penetrar a la que lleva el Partner puesto. El placer está en ver a la otra disfrutar y en el caso de llevar el arnés sentir un poco la repercusión de esas vibraciones, porque no se notan mucho. Como última opción y para equilibrar un poco la excitación de las dos podemos usar un dildo doble, así ambas sienten el movimiento de los cuerpos y una de ellas añade el plus de este juguete. También está la solución de tener dos y que la otra lo lleve puesto al mismo tiempo. Pero claro es el doble de gasto y si todo hay que tenerlo por duplicado… pues podéis ir encargando un armario de ancho especial.

De todos modos, ninguna de todas las alternativas me ha convencido mucho. No me siento satisfecha con mi lucha de darle la vuelta a este juguete para que cualquier pareja pueda disfrutarlo. 

En el caso de ser una pareja compuesta por dos hombres, no puedo daros mi opinión ni he podido comprobar si funciona por razones obvias. Pero si alguien lo ha hecho y quiere compartirlo ¡adelante!

Una review de As Eroticas
Una review de As Eroticas