Cookie, el 🐙 más divertido y placentero de Svakom

No todo van a ser conejitos en la juguetería erótica. Svakom ha tenido una idea estupenda, simular el movimiento de los tentáculos de un pulpo para estimular unas de las zonas más sensibles y placenteras del cuerpo: el clítoris y los pezones.

Gracias a Be your Lover he tenido la oportunidad de probar unos de los juguetes más diferentes que hay, Cookie de Svakom. Ya lo había cotilleado yo, no os creáis, y enamorada me tenía, pero a veces estos sextoys que parecen tan bonitos no son muy funcionales a la hora de la verdad, pero este no es el caso. Cookie es bonito, suave, fácil y placentero.

Así funciona Cookie de Svakom

Usarlo es súper sencillo. Solo tiene 3 botones que sirven para encender, subir y bajar la intensidad. No, no tiene diferentes patrones, tiene ritmos de movimiento. Con cada pulsación los tentáculos del pulpito se mueven más o menos rápido.

 

 

 

 

El secreto del multiorgasmo

¿Sabes cuál es el secreto para alcanzar el orgasmo? cogerlo, activarlo, colocar el clítoris entre sus patitas y dejarte sentir. Poco a poco la estimulación te va alcanzando y el clítoris le va cogiendo cariño. El orgasmo va a llegar de una forma muy especial e intensa porque este juguete no es agresivo, practica la estimulación suave.

Tiene un tamaño perfecto para llevarlo de viaje, es muy suave y seguro porque está fabricado en silicona médica ecofriendly. Incluye una bolsa de transporte, el cable para cargarlo y las instrucciones, y por supuesto la garantía.

 

 

 

 

Describir su movimiento es muy difícil, por eso os lo voy a mostrar en el siguiente vídeo para que casi sintáis lo que Cookie puede hacer.

 

Si te ha gustado Be Your Lover nos ofrece un 10% de descuento en cualquier producto de su web introduciendo el código #ArsEroticas. 

¡Mira mamá hago mi propio sextoy!

¡Sí! por fin lo he hecho.

Tenía muchísimas ganas de dar forma a mi propio sextoy y gracias a The Dodil he fabricado mi propio juguete. Bueno dicho así parece que he diseñado uno y sí es así, pero no. He diseñado uno, pero solo para mi.

The dodil es una de las marcas que se han sumado a la revolución de los juguetes sexuales moldeables. Son juguetes que tienen un mecanismo interno al que le podemos dar la forma que más nos guste o que mejor se adapte a nuestros cuerpos. Tengo que confesar que hace tiempo que lo tengo en casa, pero quería enseñarlo bien, así que me he puesto con ello y me he lanzado a haceros un vídeo de cómo usar y crear tu propio The Dodil.

Aquí está. También lo podéis ver directamente en YouTube y si os apetece os suscribís a mi canal. Luego os cuento cuál ha sido mi experiencia con él.

 

Ahora en mis carnes

Cuando supe que este tipo de juguetes existía y que cada vez hay más, yo solo tengo dos, me pareció una idea genial. Hay mucha gente a la que los dilos habituales no les convence porque son demasiado rectos, rígidos o la forma no es lo suficientemente ergonómica. Con este tipo de sextoys eso está solucionado porque tú mismx puedes darle la forma que más te guste.

Lo que más me gusta es eso. Poder hacerlo como quieras. También me parece muy original el packing. Ya sabéis que para mi la presentación del producto es súper importante y esa idea del termo me gustó mucho. Es cierto que para guardarlo es un poco estorbo, pero eso ya es otra historia.

El vídeo lo hice directamente, no lo había probado antes. Y no tenía muy claro si los tiempos de espera eran acertados y no. Como os cuento hay que tenerlo en agua hirviendo 30 min. Yo tuve que dejarlo más porque aún tenía alguna parte dura. Una vez que está blando la sensación es muy rara. Podría decir que es como un pene flácido al que puedes moldear como quieras y luego ¡pum! que se ponga duro así tal cual. Más o menos… A mi me costó darle la forma. No es como la plastilina que lo aprietas y se queda, tiende a volver a su forma original, así que en cuando le haces una marca debes usar la cuerda para que se mantenga. O si optas por una forma más sencilla, como simplemente ponerle la punta hacia un lado u otro, pásalo por agua fría rápidamente antes de que cambie de nuevo.

No es un juguete de usar en un impulso. Si lo quieres usar tienes que organizarte antes porque tienes que contar que el agua hierva, que esté media hora dentro, los saques, le des forma y lo dejes enfriar. Vamos casi 1 hora para tenerlo listo. Para un aquí te pillo como que no. La solución, un día que te apetezca juguetear y te sientas creativx te pones a ello y le das la forma, luego lo guardas así y ¡listo! Cuando lo vayas a usar ya está preparado.

El tacto es muy similar a otros juguetes de silicona. Pero cuando está blando es una sensación muy rara a la vez que gustosa. Es algo que hay que probar porque es difícil de describir.

Como dildo está bien. Jugar con sus formas nos da la oportunidad de variar las zonas que tocamos por dentro y por fuera. Es su punto más positivo. Así en original, pues sin más, pero claro el punto que tiene es ese, la forma que tú le das.

Me parece un juguete muy original. Al principio parece bonito pero un poco soso, luego cambia cuando te implicas en el proceso de creación.  Y lo mejor de todo, cada vez que lo vuelvas a hervir puedes ¡volver a estrenar un dildo nuevo!

Ideas

  • Dale una forma muy diferente a nada que hayas probado a ver qué punto te descubres
  • Si tienes pareja sorpréndelx con un diseño y compartidlo
  • Úsalo como antiestrés moldeando y luego quítate el estrés que te quede con él en la cama
  • Pon su recipiente visible en casa, es muy bonito. Ya verás como llama la atención. A ver qué explicaciones das…

*Nunca te introduzcas el dildo cuando lo acabes de sacar del agua hirviendo.

*No penetres ni te penetres con él en estado blando

*No utilices lubricantes de silicona

*Cuando lo hiervas no uses utensilios metálicos, nada que pueda estropear la silicona que lo recubre