Así se usan los juguetes sexuales anales 👌👈

El sexo anal es una práctica que está infravalorada. ¿Por qué? porque se le ha colgado una muy mala fama y no hace falta que os explique el porqué… si sacamos los encuentros sexuales de los genitales los llevamos directamente al ano por cercanía y porque tiene esa connotación sexual. Sin embargo, todavía tenemos muchas dudas de cómo disfrutar del sexo anal.

En el post de la semana pasada os di las 3 claves que, para mí, son imprescindibles para disfrutar a través de nuestros anos y es que si no nos auto exploramos y conocemos no podremos saber qué es lo que nos gusta sexualmente hablando. Hoy doy un paso más y me sincero con vosotrxs.

Diversual, sex shop online de obligada visita por su gran variedad de productos, me lanzó un reto. Me propuso traspasar mis límites y probar a tener sexo anal con juguetes especialmente diseñados con este fin. La verdad que la idea me tentó y no voy a negar que ya tenía ganas de probar algún plug anal. Gracias a su colaboración conseguí ponerlo en práctica y he de decir que la experiencia ha sido como la imaginé: placentera y satisfactoria.

Juguetes sexuales anales

Elegir un juguete anal es muy sencillo, tan solo hay que tener éstos puntos en cuenta:

  • El material. Que siempre sea de buena calidad y nos de confianza.
  • La dureza. Ni muy duro ni muy blando. Que sea fácil de introducir, si es que queremos introducirlo, y de sacar claro.
  • El tamaño. Vamos paso a paso, de menos a más y siempre sin forzar.
  • La lubricación. Si no usamos juguetes debemos optar por un lubricante a base de silicona, sino uno de base a agua pero que sea resistente y duradero. Nunca dejaremos que la zona anal se seque.

Pero seguro que os queda mucho más claro si os lo enseño, así que abajo os dejo el vídeo donde os cuento cómo elegir un juguete sexual anal y cuál ha sido mi experiencia.

Si os ha picado el gusanillo aprovechad porque con el código #ARSEROTICAS11 tenéis un 11% de descuento en cualquier producto de Diversual. 

La realidad de la prostitución con muñecas

Tener relaciones sexuales con muñecas es algo que existe desde hace mucho tiempo. Pero ahora hemos dado un paso más allá, la prostitución con muñecas de silicona. 

Estas muñecas tiene un aspecto muy similar al real, están hechas en una silicona que simula a la perfección el tacto de nuestras pieles. Tocarlas, besarlas, e incluso penetrarlas es prácticamente igual que cuando se lo hacemos a una persona. Su aspecto puede personalizarse hasta adquirir el físico que más le guste a su futuro propietario. El objetivo es conseguir a esa amante perfecta.

Las muñecas hinchables ya son pasado frente a éstas nuevas. Las han superado en calidad y en características, vamos a decir, técnicas. El “único” problema que tienen es su precio. Adquirir una muñeca cuesta alrededor de 6000€. Pecata minuta. Pero ya hay solución también para esto, alquilarlas por un tiempo limitado como media hora, una hora, dos… lo que se necesite. El precio del encuentro tampoco es precisamente barato, pero parece que ésto no es un impedimento para los consumidores de la Doll prostitution.

En Barcelona se ha abierto el primer prostíbulo de muñecas y se llama LumiDolls, que ofrece 4 tipos de muñecas.

  • Katy

    “Katy es una LumiDoll de 170cm de altura y grandes pechos que se hace muy realista al tacto. Sus labios son un fuerte atributo junto a su penetrante mirada.

    Tiene todo lo necesario para cumplir tus fantasías, con un realismo difícilmente igualable al de cualquier otra LumiDoll.

    No dudes en ofrecernos todo tipo de detalles para hacer realidad tu fantasía con Katy, desde la ambientación del lugar a la vestimenta con la que te gustaría recibirla.

    Atractiva, sensual y sexy. Sin duda, será la mejor compañera. Tú pones los límites”

  • Niky

    “Niky, un cuerpo escultural. Sin duda, una diosa hecha muñeca.

    Esta LumiDoll ofrece una experiencia totalmente realista y es capaz de cumplir con cualquiera de tus fantasías, tú pondrás los límites y ella se dejará llevar.

    No dudes en ofrecernos todo tipo de detalles para hacer realidad tu fantasía con Niky, desde la ambientación del lugar a la vestimenta con la que te gustaría recibirla. Nosotros nos encargaremos de hacerlo posible”

  • Lily

    “Nuestra LumiDoll Lily viene de Asia, con unas facciones más que realistas que, en ocasiones, dificilmente la diferencian de una mujer real.

    Delgada, suave, con cintura de avispa y pecho totalmente natural al tacto, será una compañera ideal para tus momentos más íntimos.

    Lily te complacerá gratamente en todo aquello que desees y demandes. Su rostro angelical y su inocente mirada te cautivarán.

    Es, probablemente, la LumiDoll de aspecto más dulce que podemos ofrecerte”

  • Aki

    “Para todos nuestros amantes del Anime japonés, tenemos en LumiDolls a Aki.

    ¿Alguna vez has imaginado momentos de intimidad con alguno de esos personajes de anime que más te gustan? Con Aki será posible y quedarás más que satisfecho.

    Esta LumiDoll de aspecto y tacto realista será capaz de complacerte mejor de lo que esperas. Su pecho voluptuoso, muy natural al tacto, y su suave torso harán de vuestra intimidad una experiencia única.

    La ambientación de la habitación con Aki puede ser distinta a la de las demás LumiDolls… ¡Déjate sorprender!”

    La tarifa

    El servicio de 30 minutos cuesta 80€, el de 1 hora 100€. Se puede consultar sobre desplazamientos a domicilio, otros lugares, si se desea la noche entera… Solo hay que pedir y se concederá, bajo previo pago.

Como ellos dicen, para hacer realidad tus fantasías, hay que reservar cita. Así que ponen a disposición un número de teléfono y una dirección de e-mail para que reserves cuándo quieres tener el encuentro y si quieres algo más personalizado.

Si se tiene una fantasía en concreto también hacen que se cumpla. Ellos proponen estos tres supuestos, pero seguro que si se desea otra cosa, algo se podrá hacer…

Si prefieres tener a tu propia muñeca en casa, sólo para ti, LumiDolls te ofrece la posibilidad de comprarla. En la pestaña Store de su web nos dirige a la tienda online. Aunque había leído que podían costar sobre los 6000€, aquí las encontramos desde 1750€ hasta 2.495€. Hay más tipos de las que están en alquiler y cada una tiene su ficha en la que se indica qué medidas tiene y qué orificios. Además, se puede seleccionar según altura, desde 156 hasta 168cm.

Si todavía quedan dudas sobre qué es una SexDoll, nos explican que “Son muñecas totalmente realistas, tanto en el movimiento de sus articulaciones como en el tacto, que te permitirán cumplir tus fantasías sin ningún límite”

Con ellas se puede mantener sexo vía vaginal, anal y oral. Para penetrarlas es necesario usar lubricante, ellos mismos lo proporcionan.

Supongo que os habrá surgido una duda, a mi al menos en cuanto empecé a investigar este tema es una de las cosas que quería saber, ¿qué hay de la higiene? Pues cada LumiDoll se desinfecta antes y después de su uso. Y otra cosa que me pregunto es, ¿cómo es el lugar que ofrecen para tener sexo? según dice la empresa, “cuidamos hasta el más mínimo detalle. En cada habitación encontraréis una gran televisión de plasma donde podréis reproducir una serie de películas que vosotros mismos podréis escoger en vuestra intimidad, que os ayudarán a entrar en situación”

Otra cosa que se personaliza es cómo quieres encontrar a la muñeca cuando entres en la habitación. “Tú puedes decirnos cómo prefieres encontrarla, qué tipo de ropa quieres que lleve, en qué situación… No dudes en darnos todos los detalles de tu fantasía para poder satisfacer tus deseos correctamente”

Su lema es:

La imaginación es su único limite, libérese con Lumidolls

Como habéis podido comprobar, durante este post he hablado en masculino, cosa que no suelo hacer ya que no me gusta la binarización de géneros y prefiero que la persona que esté detrás de la pantalla lea con el género, o sin el género, que quiera. ¿Por qué en esta ocasión lo he hecho? pues porque, aunque haya alguna excepción, el público al que este tipo de empresas se dirigen es el masculino. Están pensadas y creadas para un público masculino consumidor de prostitución al que se le ofrece otra alternativa. En vez de tener un encuentro con una persona, lo puede tener con una muñeca que está para servirle sin rechistar. En el post que os puse el documental de Tecno Sex de Documentos TV, cuando el reportero va a una casa donde hay varias SexDolls el hombre que le recibe le dice: “no te llevan la contraria, no hablan ni rechistan”. Creo que resume bastante bien el objetivo. ¿Para eso se hacen estas muñecas? ¿para poder hacer con ellas lo que se quiera sin tener que escuchar otra opinión? ¿para manipular un cuerpo sin tener que respetarlo?

Hay muchas opiniones diferentes con respecto a este tema, pero en mi opinión va mucho más allá que el simple hecho de complacer sexualmente a los hombres que las poseen o el de satisfacer determinadas fantasías. En el medio Crónica Global, hablando de éste tema, una profesional del sexo dice que “Es una estrategia más del patriarcado que nos presenta como objeto sin derecho ni alma. Un privilegio de las clases pudientes y lamenta que las muñecas hinchables de este burdel se conviertan en un reclamo sexual que relegue a las trabajadoras reales a un objeto y las sitúe “no como un sujeto político que exigirá derechos laborales y constitucionales”. Janet prostituta del Raval de Barcelona con más de 30 años de experiencia en el sector.

Esto no es nuevo, ya que en Europa y en Estados Unidos este negocio está asentado y en Japón existe desde hace mucho antes.

Que esto se esté convirtiendo en algo habitual y en un negocio rentable, ¿es motivo para siga existiendo?. ¿No debemos hacer una crítica y reflexión más allá de la pura satisfacción sexual?

 

Las descripciones de las muñecas son las que aparecen en la página de la empresa, así como todas las imágenes utilizadas. Pertenecen a LumiDolls.

 

Guía de materiales de juguetes eróticos

Un día al ir a coger uno de mis juguetes sexuales me encontré con una desagradable escena. La última vez no los guardé en diferentes bolsas de tela, cosa que he aprendido que es conveniente hacer, y algunos de ellos se habían pegado entre sí. Pero, la situación era peor de lo que pintaba, no es que se hubieran pegado un poco, es que uno se había comido al otro. Sí, así tal cual. Sus cuerpos se habían acoplado tanto que se habían derretido uno con el otro. ¡Eso sí que es pasión!

No seré yo quien le ponga barreras a la pasión, pero… sin dos juguetes que me quedé por no saber que hay materiales que, además de no ser de muy buena calidad, son incompatibles. Vamos que no se si se han fusionado por pura pasión o porque se odian y en una pelea de egos falos acabaron de esa guisa. Como una imagen vale más que mil palabras, mirad cómo fue la escena.

Para que no os pase lo que a mí, os recomiendo que pongáis mucha atención a la calidad de los productos y a la hora de comprar un juguete prestéis atención al material con el que está hecho. Y no solo por miedo a que se pegue a otro, sino por vuestra propia salud, ya que algunos pueden contener algunas toxicidades.

Para ello os propongo una pequeña guía de materiales para tener las ideas claras. Los materiales más utilizados para la fabricación de juguetes son la silicona, el cristal, el metal, la cerámica, el plástico, TPR no poroso, elastómero, compuestos de silicona, caucho termoplástico, látex, caucho, Jelly o gelatina sintética.

La silicona es el material más seguro del mercado. Hay que tener cuidado porque hay fabricantes que con el 10% de silicona, ya etiquetan que  el juguete está hecho de silicona, y es que la normativa así se lo permite. Por lo general, los dildos y vibradores de marcas conocidas fabrican con este material sus productos. Es la mejor opción para respetar la salud sexual, ya que es el más higiénico y compatible con la piel. La silicona es inodora, incolora y resistente a temperaturas muy altas y dura mucho tiempo en perfectas condiciones. Es flexible, suave y no mancha ni corroe los materiales en contacto con ella. No presenta ninguna toxicidad y no tiene reactividad química. Para limpiar, es uno de mis materiales favoritos, simplemente vale con usar jabón neutro y agua. Lo que sí hay que tener en cuenta que no se debe usar lubricante de silicona, mejor con base de agua. De todos modos yo siempre uso ese y así te olvidas de con qué es o no compatible.

El elastómero termoplástico (TPE) o caucho termoplástico (TPR) es un material seguro, ligeramente poroso y no se puede desinfectar. Lo bueno es que no tiene ftalatos, es duradero y suele presentar una textura suave. Si no está mezclado con silicona se puede utilizar cualquier lubricante, pero si tiene algo, hay que tener cuidado.

El plástico ABS es otro de los materiales comunes. Es un plástico de alta resistencia, utilizado en la fabricación de numerosos aparatos, pero está considerado como un material cancerígeno. Yo os recomiendo evitar comprar juguetes eróticos hechos con ABS en la parte que vibra o que se introduce en el cuerpo. Tal vez veáis que pone hecho con TPR la parte que toca nuestro cuerpo y ABS los controles del juguete, en este caso no existiría riesgo. Es un material bastante utilizado pero, aún así, a mi personalmente no me convence.

El látex es un material bastante barato que se puede moldear de muchas formas y por eso ha sido siempre uno de los más populares en la industria de los juguetes eróticos. Los juguetes de látex se pueden usar tanto con lubricantes a base de agua como a base de silicona, pero es un material bastante poroso, lo que significa que pueden absorber olores y albergar bacterias, por eso no es recomendable compartirlos. La única manera de preservar perfectamente un juguete de látex es usando un preservativo. La mejor forma de limpiarlo es con agua tibia y un jabón neutro o antibacterias o un limpiador específico para juguetes eróticos. Es recomendable dejar que el juguete se seque al aire y luego guardarlo en una funda. No debe mezclarse con otros juguetes ya que pueden deteriorarse con facilidad (véase mi caso).

La jelly o gelatina es uno de los materiales más usados porque permite moldearlo fácilmente y tiene un coste muy reducido. Los juguetes hechos de jelly son una buena opción para probar qué tipo de juguete te gusta o experimentar al principio. Una vez que quieres un buen juguete, duradero y sano, yo recomendaría acudir a otros materiales.  También deben usarse con lubricantes de base al agua para que no se estropeen. Este material contiene PVC, lo que a su vez lleva algunos ftalatos. Es decir, que no es muy bueno utilizar este material. Es elástico y manejable, por eso yo diría que se redujera a las primeras experiencias. A veces estos juguetes huelen a plástico, algunos nos podemos encontrar que tienen la marca del molde y burbujitas en su interior. También es necesario alejarlo de sus compañeros de juegos porque puede dañarlos o dañarse él mismo. Tiende a absorber olores por lo que se recomienda lavarlo con agua y jabón neutro o limpiadores específicos.

El PVC es un buen conductor de las vibraciones, por eso se utiliza mucho en la juguetería erótica (como el ABS). Los juguetes de PVC se pueden usar con cualquier lubricante, ya sea de base acuosa o de silicona y suelen ser más rígidos que los fabricados en otros materiales. Éste es uno de los juguetes que mejor se limpian. EL PVC es el único material, junto al cristal y el metal, que se puede desinfectar con alcohol (hay que limpiarlo después con agua para eliminar los restos de alcohol).

Otros materiales más ecológicos y positivos para nuestros cuerpos son el cristal, la cerámica o la madera. Yo de madera no he visto muchos, pero los hay. El cristal y la cerámica nos permite jugar con las temperaturas y no contienen toxicidades. Para mí, son una opción muy valorable. Suelen tener diseños atractivos y llamativos, son duraderos (si no se te caen), se limpian con facilidad con agua y jabón neutro, no hay problema de compatibilidad con otros productos ni con lubricantes y son ecológicos.

Elijáis el material que elijáis, yo os aconsejo que siempre los lavéis antes de su uso y después. Los sequéis bien y guardéis en una bolsita de tela pare evitar confrontaciones o deseos furtivos dentro del cajón y que hagan que las partes resulten dañadas.

El precio es una de las cosas a tener en cuenta cuando buscamos un juguete nuevo, pero dentro de un precio medio, a veces es mejor invertir un poquito más y asegurarnos de que la calidad es la que deseamos y que nos va a durar y seguir el ritmo. Porque sino, tal vez al cuarto uso nos quedamos sin juguete (sí, también me ha pasado). Entiendo que el coste es muy importante y por ello os propongo que si todavía no habéis utilizado ninguno, os inclinéis por uno en el que se equilibre precio y calidad, aunque no sea el que más os llama la atención, y más adelante cuando seáis experimentadxs jugueterxs y sepáis lo que realmente os gusta ya podéis ir ahorrando para el objeto deseado.