Cómo elegir un vibrador 🐰, esto sí que son las claves del placer

Hoy os voy a hablar de mi 🐰. Uno nuevo quiero decir.

Cuando estaba grabando el vídeo para mostraros el nuevo Rabbit que he probado y que Sexy Dream me retó a probar me vi a mi misma hace unos años perdida totalmente en las fauces de los SexShop online. La situación es la siguiente: quieres un vibrador, eso lo tienes claro, pero es lo único que tienes claro, bueno y el presupuesto también para qué engañarnos. Introduces las palabras mágicas en el buscador y empiezan a salir webs, tiendas de productos eróticos e incluso esa tienda que vende de todo y que parece que también tiene juguetes, sí el gigante… (ya sabes cuál). Seleccionas una porque te suena el nombre, la sigues en alguna red social o simplemente porque eres de lxs que le da a los primeros resultados y no te comes más la cabeza.  Pinchas y se abre ante ti una exposición de juguetes sexuales que te cuesta registrar en un golpe de mirada. Los hay raros, muy raros, cutres, caros y muy caros, bonitos y no tan bonitos y las dudas empiezan a agolparse en tu cabeza. No desesperes, no cierres la página.

Cómo elegir un juguete sexual

La pregunta del millón. Tengo miles de resultados, pero no sé cuál de estos juguetes es el que mejor va a encajar con lo que yo estoy buscando. Es muy sencillo, sólo tienes que hacerte unas preguntas antes de pasar horas dándole al botón de siguiente y repasando todo el inventario de la tienda.

  • ¿Qué necesidades quiero cubrir con el juguete?
  • ¿De qué material lo quiero y qué forma?
  • ¿Cómo lo voy a usar?

Parece una tontería, pero respondiendo a estas 3 preguntas vas a encontrar el juguete perfecto para ti. 

¿Para qué lo quieres? estás buscando un sextoy, pero ¿con qué fin? ¿estimularte internamente, externamente o las dos opciones?, ¿quieres que vibre, que tenga varios modos de vibración, mucha potencia?. Por ejemplo, yo quiero un juguete que vibre de diferentes maneras que conste de dos partes, una que me estimule por dentro, porque me quiero penetrar o que me penetren con él y además que también tenga una parte externa. En este caso estarías buscando un conejito rampante ( el vibrador más clásico y común). Si en la página de la tienda vas a esa categoría directamente ya te has ahorrado mucho tiempo.

Siguiendo con las preguntas, hay que prestar mucha atención a los materiales. La mejor opción es que sea de silicona médica 100% y que no tenga phalatos, es decir elementos tóxicos en su composición. Marca de qué material lo quieres y los resultados serán más acertados y tardarás menos en ver todas las opciones.

Y por último, una vez que tienes acotada la búsqueda pregúntate cómo lo vas a usar. Si es un juguete sólo para ti o si lo vas a compartir. Porque dentro de todos los resultados encontrarás juguetes más fáciles de usar en compañía y otros diseñados especialmente para el placer en solitario.

¿Perdidx en un sexshop?

Si todavía no sabes que juguete erótico elegir porque, a pesar de todo lo anterior, no te queda claro cómo introducirte en esto del uso de juguetes en los encuentros eróticos, te voy a enseñar uno que seguro que te aclara un poco las ideas. 👇

Desde Sexy Dream nos lo ponen muy fácil. Es un sexshop online que tiene muy bien diseñadas sus categorías y en la que puedes encontrar rápidamente el producto que encuentras. Así que, gracias por dejarme probar un nuevo vibrador y dejarme a mi también claro en qué me tengo que fijar a la hora de elegir uno.

El placer de reciclar | Lys Erotic Store

Hay muchos placeres en nuestras vidas. El placer, los gustos y los deseos son algo muy personal, pero hay una cosa en común entre todos ellos, que a veces vienen de la mano de un juguete sexual, eso que llegó a tu vida y que te ha dado tantos buenos momentos. Pero incluso él o ella, como quieras denominarlo, tiene una fecha de caducidad, y sino acordaros de aquellos vibradores desmembrados y heridos que os enseñé.

Hay que aceptarlo y pensar que cuando unos salen otros pueden entrar… pero en ese momento nos asalta la duda ¿qué hago con ellos?, ¿los tiro a la basura?. Afortunadamente las tiendas de productos eróticos se han puesto las pilas, han visto que ésto puede ser un problema y le han buscado solución. ¡Sí! los sextoys también se pueden reciclar. Este servicio está creciendo y ya hay unos cuantos sitios donde podemos entregarlos, uno de ellos es Lys Erotic Store, los supermercados eróticos. Lorena Dregorio, responsable de comunicación de Lys Erotic Store, nos cuenta cómo funciona y qué beneficios aporta reciclar nuestros juguetes. Es nuestras firma invitada de hoy.


El placer de reciclar

Bajo la premisa “reciclar no es una opción, sino una obligación”, Lys Erotic Store lanzó su campaña el año pasado, “El placer de Reciclar”

La idea surgió porque queríamos aportar nuestro granito de arena en la conservación del medio ambiente. Nos dimos cuenta de que los materiales que componen los juguetes eróticos tienen elementos que pueden ser contaminantes y que debíamos hacer un correcto reciclaje de todos ellos. Ahora bien, ¿alguien se ha planteado alguna vez dónde tirarlos?, ¿al cubo de los plásticos, las pilas…? Y otra cosa a destacar es que puede que a la gente le incomode un poco que su vecino le vea tirar un juguete erótico a la basura, ya sabemos el tabú que rodea al mundo del sexo. Para solucionar este problema, lanzamos esta campaña.

Hemos colocado dos cubos en ambas tiendas, uno para los juguetes con vibración y otro para los que no la tienen y los clientes que lo deseen pueden depositar sus viejos juguetes, y a cambio reciben un % de descuento para la compra de uno nuevo.

Es un gesto que no nos cuesta nada realizar, pero que aporta muchísimo al medio ambiente, pues no solo ayudamos a su conservación, sino que con las piezas y materiales de los juguetes, podemos fabricar nuevos productos.

Como todo lo relacionado con este tema, todavía hay mucho trabajo de conciencia social, por lo que es una campaña que va despacio. A pesar de ello, muchos clientes se han animado y poco a poco se va conociendo cada vez más. Tenemos mucho trabajo por realizar, pero lo que está claro es que vamos por buen camino.

Lorena Dregorio

En la entrada del establecimiento encontramos estos cubos para depositar los juguetes