Cómo hacer realidad una fantasía sexual

¿Debemos hacer realidad nuestras fantasías sexuales?

Os cuento qué debemos tener en cuenta antes de trasladar a la realidad nuestras fantasías y cómo hacerlo para que sea satisfactorio.

Porque nuestras sexualidades se lo merecen | Mujeres sexbloggers

Porque sí. Ya sé que no es una respuesta muy madura. Así de pronto puede parecer una respuesta un tanto maleducada y nada reflexiva, pero os puedo asegurar que lo es. Aunque esta es tan solo mi opinión.

Muchas veces me preguntan por qué no hay casi sexbloggers chicos, por qué hay tantas mujeres que se han lanzado a abrir un blog, un perfil en You Tube o una cuenta en cualquier otra red social contando sus devenires sexuales y aconsejando y dando información y sobre el uso del cuerpo como herramienta de autoconocimiento, empoderamiento y crecimiento personal. Durante la comida en el último sexblogger meeting estuvimos hablando sobre esta cuestión. Uno de los compañeros nos lanzó la pregunta. En mi interior salta ese porque sí, porque nos lo merecemos, pero afortunadamente no siempre digo lo que pienso, aunque debería hacerlo más a menudo y esa pregunta nos llevó a reflexionar. Él nos comentaba que entre su grupo de amigos, que no están profesionalmente dedicados a la sexualidad, eso de tener sexo más allá de la penetración, sentir los momentos e incluso disfrutar de un porno compartido les parecía una absurdez. Ellos querían mantener su porno secreto, a su mujeres en su sitio y ellos en el suyo y que el sexo siguiera siendo como hasta ahora, sin estupideces de esas de accesorios, tantras y otras cosas, supongo que el discurso os sonará. Pero realmente no quiero meterme en ese jardín que es otro con arenas movedizas y del que ya tendremos tiempo de hablar en otra ocasión y por supuesto no tengo ninguna intención de generalizar, porque hay muchos hombres que no piensan de esa manera. De lo que me gustaría hablar hoy es de por qué hay tantas mujeres en el mundo de la divulgación sexual desde muy diferentes miradas.

El pasado día 8 de agosto se celebró el día internacional del orgasmo femenino (y del gato y en spankling también), no soy muy de marcar fechas, porque de qué sirve que ese día todos alcemos la voz por una causa si el resto del año giramos la cara. De todos modos, está bien salir en las redes sociales visibilizando el día y demandando hacernos dueñas de nuestros deseos y placeres. ¿Cuántos años se nos ha negado el placer? muchísimos, siglos de represión sexual, de no te toques, no alardees de tu sexo, guárdate para quien valore tu virtud… y muchas frases más que nos parecen muy antiguas pero no lo son tanto y se siguen oyendo. No me entendáis mal, no tengo nada en contra de los hombres y que los hombres hablen de sexo, visibilicen que tienen muchas formas de darse y recibir placer y que para ellos también hay un mundo erótico del que aún queda mucho por descubrir, me parece fantástico, pero nosotras necesitamos también necesitamos este espacio. Necesitamos salir del círculo de confianza y decir que sí que nos gusta el porno, que nos masturbamos, que no todas somos románticas y no esperamos ni príncipes ni princesas, que no se nos olvida quiénes somos por emparejarnos y que ya es hora de que se nos respeten nuestros espacios y que nos dejen disfrutar de hacer y decir lo que nos de la gana.

El terreno sexual es uno en los que más hemos sido castigadas. Con una sexualidad dirigida a la reproducción, nuestro clítoris ha sido un desconocido hasta no hace mucho y ni que contar el resto de nuestros cuerpos, del cual también se puede recibir placer. Es cierto que desde hace un tiempo ha habido una especie de boom en el que los blogs sobre experiencias sexuales y divulgación sexual han aumentado y esto es muy positivo. Es positivo porque significa que nos estamos dando cuenta de que tenemos mucho que decir y que vamos a gritarle a la sociedad que nosotras somos quienes manejamos nuestros cuerpos, placeres y sexualidades. A este creciente número de mujeres se suman muchas sexólogas que se hacen ver a través de sus trabajos y perfiles sociales y que nos ayudan mucho para seguir haciéndonos conscientes de cómo y qué importante es vivirnos. La multitud de miradas hace que el espacio se enriquezca porque hay muchas maneras de pensarse y todas son respetables.

El mundo de la juguetería erótica también ha tomado conciencia de esto. Desde la creación del primer vibrador para curar histerias, ha sabido ver en el placer femenino un mercado potencial demandante de objetos para disfrutarse. Vale, podemos pensar que claro las marcas lo que quieren es vender y colocarnos esa necesidad de tener vibradores para satisfacer nuestros deseos sexuales, que no es incierto del todo, pero esto nos lo podemos llevar a nuestro terreno. Su intención de ofrecer cada vez juguetes más novedosos es una buena forma de conocernos sexualmente a nosotras mismas. No quiero decir que sin ellos no lo podamos hacer, sí que se puede y debemos alternar las formas de autocomplacernos. Pero, es cierto que es una forma divertida y diferente.

Estoy cansada de oír a chicas “necesito un vibrador porque no quiero saber nada de hombres o porque he dejado a mi novio”. Mi cerebro explota cada vez. Lo hemos dicho muchas veces, NO, tu placer individual no es un sustituto de nada, es tuyo y solo tuyo. Es tu forma de quererte de ver que tienes muchas cosas que ofrecerte a ti misma y que no dependes para nada de un otrx, y mucho menos para aprender a quererte.

Me encanta ver cada vez a más mujeres que nos muestran sus trabajos entorno al sexo y la sexualidad de las mujeres. Estas muestras van desde las que se dedican a hacer dildos artesanales, colgantes en forma de vulva, accesorios eróticos, hasta coser vulvas y clítoris a punto de cruz. Es maravilloso que el círculo se vaya ampliando y que la red de mujeres conscientes crezca. Y es que ya era hora de que nos toque a nosotras, de que no sintamos vergüenza por corrernos, por tener una sexualidad diversa, porque no nos guste la penetración y nos gusten los pies. Nosotras también podemos ser fetichistas de algo, también podemos dominar en el sexo y también podemos tener las cosas claras y decir Sí o No cuando queramos sin que tenga ninguna consecuencia.

¿Parece fácil verdad? pues no lo es. Lanzarte a hablar de sexo es una aventura, decir lo que te gusta y lo que no puede a veces incluso convertirse en un deporte de riesgo. Claro es que somos una guarras, cochinas y busconas diciendo lo que nos pone y cuando tenemos la “suerte” de recibir una fotopolla o un mensaje en el que nos van a hacer morir de placer ¡nos atrevemos a decir que no y a pedir respeto! que cosas, ¿verdad?. Es que solo se nos ocurre a nosotras. Es de sobra sabido que si hablas de sexo eres una folladora empedernida, enferma además, que solo quiere ir provocando y que por supuesto lo haremos genial porque para eso hablamos tanto del sexo, para hacernos expertas en follar.

Cuando comparto este blog con otras mujeres me preguntan, ¿pero y cómo te atreves a contar tu vida sexual y que vea la gente lo que haces? ¡qué vergüenza! Otra vez la maldita vergüenza. Suelo responder,  si nadie lo hiciera seguiríamos pensando que eso que hago yo es raro, que debo esconderme y que no es “normal” esto que me gusta tanto. Las ventanas están hechas para abrirse y respirar, e Internet, con sus cosas buenas y malas, es una gran ventana que nos permite compartir nuestras experiencias para que nadie siga pensando que es un bicho raro y que hay mucha gente que nos puede ayudar y asesorar. Por eso ya es hora de que cojamos las armas y nos lancemos a la batalla de defender nuestro sexo, porque los hombres ya tienen sus espacios (prácticamente todos) en los que a veces nos “dejan” participar bajo vigilancia parental y necesitamos hacernos nuestro hueco y no tener una participación sino la mitad del pastel.

Y ya para acabar este post hecho desde lo más hondo de mi alma feminista y reivindicativa, no debemos olvidar que hay mujeres que comparten su vida con mujeres y que para ellas también es este espacio. La heteronormativización y la vida en pareja lo acapara todo muchas vecen en este tema, pero hay mujeres que no quieren ser pareja de nadie y que su sexualidad no atiende a etiquetas, que no quieren definirse ni sentirse dentro de ninguna categoría y ellas también merecen un espacio.

Porque sí, porque nos lo merecemos, porque debemos tomarlo si pedir permisos, sin pensar en más allá porque ya es hora de que nuestro sexo sea nuestro, de que nos vivamos y nos dejen vivir. Porque esta también es una forma de autocuidado.

 

Condones por el mundo

¿Ya tienes la maleta preparada? Zapatos, pantalones, vestidos, bañador, gorro, gafas, la crema, paraguas… pero no te dejes lo más importante tus juguetes y todo lo que necesites para mantener relaciones sexuales seguras.

Es muy emocionante ir a conocer nuevas culturas, la playa, el chiringuito, la relajación de sentarte en una terraza o ese flirteo veraniego y luego volver a casa y pensar en aquellas noches de verano en las que no había prisa para absolutamente nada. Tráete buenos recuerdos, pero no te traigas malas experiencias de los encuentros sexuales. ¿Cómo evitarlo? podemos empezar por utilizar preservativos, por ejemplo. Ahí, bien guardados y seguros en tu neceser esperan el momento de la acción. Pero, si te has atrevido a cruzar las fronteras ¿te has planteado que a lo que tú llamas condón o preservativo igual allí a donde vas lo denominan de otra forma?

Cada unx tendemos a denominar las cosas como nos da la gana, pero no está de más tener en cuenta cuál es la forma más común de llamarlo. Aquí te traigo unos nombres muy curiosos para lo que en España solemos llamar condón o preservativo (si tú lo llamas de otra forma, por favor cuéntamelo)

Nuestros vecinos franceses dicen que el préservatif, condome (nombre oficial) es un capote anglais, peau divine, gant de dames, calotte dássurance. Por otro lado, los portugueses al preservativo lo llaman en la intimidad camisa de vénus

En Gran Bretaña el término aceptado es condom o rubber, pero suelen referirse a él como french letter, raincoat o Johnny. Sus vecinos los irlandeses al condom le dicen rubber.

En Italia les gusta decir gomma, palloncino y sette bello al profilattico.

Los griegos se ponen la kapota cuando mantienen sexo protegido usando el profylaktico. Sin embargo en Croacia, Serbia y Macedonia son más sobrios llamando a sus cosas por su nombre, así que lo llaman tal cual kondom, prezervativ.

En Luxemburgo suena divertido ponerte un gummi al usar el praeservativ. En Bélgica capote es el más originalEn los Países Bajos al condoom le llaman le kapotje, feestneus unos nombres que tienen su gracia, sobre todo el último.

En Noruega les han copiado a los Luxemburgueses llamando a su kondom gummi. En Dinamarca tampoco se han comido mucho la cabeza ya que se dice de la misma forma, pero en Finlandia al kondomi le llaman kumi, kortsu o skordari. En Estonia a lo que oficialmente se denomina kondoom o preservatiiv en la intimidad le llaman presku, kantoos, kumm y korts (sale fácil, solo hay que practicar un poco la pronunciación)

En Austria también usan el término gummi, pero es más divertido olla, Pariser, Sportgummi, Blausiegel. En Polonia el facilísimo prezerwatywa se suele decir gumka, eros, komdom, czepek. La verdad que es un poco más fácil. Por otra parte, en Eslovenia el kondom  es olagumi y/o gumi. En Suiza al préservatif, profilattico, kondom es común llamarlo capote, preservativo, gummi. En la República Checa te sueltan así de repente, ¡ponte el prcguma oder prcka!, casi que es mejor el nombre técnico kondom o prezervativ.

En Rusia a lo que técnicamente es el preser, lo llaman comunmente galosche. ¿Cómo te quedas si te dicen Kaput en un momento de frenesí? no te asustes, es una de las formas de llamar al prezervatif en Turquía, también dicen lastik, sapka o torba. 

Por otro lado, en Tailandia no tienen un nombre oficial y otro más de calle, sino que se refieren a él como thung-jaang-a-naa-mei (bolsa de salud) o sya fon (gabardina) y en Indonesia simplemente kondom. Cambiando al continente africano en Egipto y Marruecos se llama de la misma forma kabbud y waqi, sin embargo en Sudáfrica y Tanzania usan condom y además mpira (yababa) en el caso del último.

En Australia se ponen muy serios cuando dicen saca el life saver o franger y empiezan a desplegar sus condoms. Y en Estados Unidos casi que cada unx lo llama como le apetece porque puedes decir prophylactic, contraceptive, rubber, balloon, Jimmy-hat, glove, sheaths y rubbers, si no quieres confundirte usa condom que también vale

Estos nombres para los preservativos me hacen mucha gracia, en Argentina es forro, en Brasil, al igual que en Portugal camisa de venus o camisinha, en Chile goma, en Colombia se han quedado con preservativo o condón y en Perú les gusta más ponerse un casco, guante o poncho, mientras no cale, vale.

Y ya por último está Japón con su kondómu, y China que tiene muchas acepciones, así que he seleccionado la de uso de la calle que sería tàotao.

Ya no tenéis excusa para practicar un sexo seguro y con mucha labia, que no será por palabras. Recordad que el uso del preservativo no es solo para parejas heterosexuales, si practicas sexo sea con quien sea y vas a compartir un juguete utiliza un condón y deséchalo después de cada uso. No solo existe la goma para mantener relaciones seguras, también se pueden utilizar preservativos femeninos, los especiales para sexo oral, más resistentes para el sexo anal… no hay excusas, protégete.

Arte con condones contra el sida
Sentiros libres de comentar, corregirme y asesorarme sobre las palabras utilizadas para denominar al preservativo, así podremos seguir construyendo un vocabulario sexual más rico y divertido.

 

El estilo que pide tu cama | Ovo Lifestyle Toys

El nuevo arte de juguetes, de estilo de vida y de lujo”

Así es como Ovo lifestyle Toys nos presenta sus productos. Hoy os traigo una review muy especial. Me siento como cuando se guarda algo muy valioso y estás esperando el momento para abrirlo y mostrarlo. Y lo que hoy os voy a mostrar son dos juguetes fascinantes que pertenecen a una de las marcas de juguetería más punteras del momento.

Gracias a Ovo Lifestyle Toys me he podido acercar a un nuevo mundo de juguetes sexuales. Juguetes eróticos diseñados al detalle, con un resultado espectacular y que llevan consigo una garantía de 15 años.

Conocía esta marca a través de las redes sociales, me llamó la atención su diseño, la calidad y el mimo con el que presentan sus productos, pero sobre todo la garantía que ofrecen. Hasta ahora no había visto que un sextoy tuviera tanto años de garantía.

Ovo Lifestyle Toys es una empresa que busca satisfacer a los clientes más exigentes. A aquellos que buscan la diferencia.

“Hemos creado algo totalmente nuevo para personas exigentes, que conceden importancia al diseño y que buscan belleza y perfección”.

Sus productos parten de una idea de diseño y se van trasformando en piezas únicas. Son creados y diseñados en Alemania. Han sido reconocidos en todo el mundo y premiados 117 veces.

“Durante los últimos meses se ha premiado a ovo con los premios de diseño más reconocidos internacionalmente. Ninguna otra empresa en todo el mundo, independientemente del sector industrial, ha obtenido tantísimos honores por sus logros de diseño. Entre ellos se incluye haber ganado 36 veces el galardón «red dot»“.

Y yo he tenido el placer de tener dos de sus juguetes en mis manos (primero). Por un lado tenemos a E4 Dual sensation vibrator, un vibrador que tiene 7 funciones, 6 niveles de velocidad y es resistente al agua. Es recargable, incluye el cable que podemos conectar por USB al ordenador, un catálogo de todos los productos de la marca tarjeta de los 15 años de garantía y otra con unas instrucciones rápidas.

Por otro lado está el mini vibrador D5. Es similar a un bala pero más largo y ovalado. Es muy sencillo de utilizar, con un diseño muy acertado, ya que se sujeta con facilidad y se mueve con soltura y agilidad sobre el clítoris. Tiene dos niveles de vibración, incluye el cable USB para conectar y como todos los productos la garantía. Se recomienda cargarlo durante 2 horas para disfrutarlo durante 1 hora. (Ya os anticipo que no vais a resistir una hora seguida, o sí, quién sabe).

Ambos juguetes están fabricados en silicona 100% y tiene un tacto muy agradable. Es realmente sorprendente la sensación que da al tocarlos.

dav

¿Empezamos por el pequeño?

En la caja se indica que puede y es recomendable usarlo acompañado del E4. Yo los he usado por separado y me ha gustado el resultado, ahora pensando en cómo sería el conjunto… seguiré haciendo pruebas. Es muy muy sencillo de usar. Tiene un botón en la parte central baja, para encenderlo presionamos durante 3 segundos y ya está. Para ir cambiando tan solo hay que presionar el mismo botón (solo tiene ese) y vamos pasando de uno a otro. Me gusta mucho su forma. Como os dije en Instagram a mi me recuerda a un bolígrafo y con su puntita puedes escribir muchas cosas por tu cuerpo. La letra no te va a salir muy bien porque temblequea un poco la mano, pero por un buen fin.

Sí que al principio me sorprendió su potencia. Parece pequeño, muy dulce en su color rosa, pero tiene una vibración muy muy potente. A mí, una estimulación demasiado directa con tanta potencia me desconcierta un poco, pero he de decir que es muy placentero. Está muy bien el juego de ir pasando de uno a otro y jugando con las intensidades. Está pensado para un uso externo, es decir para tocar por afuera y centrarlo en el clítoris. Sin embargo, yo lo he usado tanto para fuera como para dentro. En el momento culmen de la excitación introducir su puntita es una gran idea. Ahí mismo, en esa punta es donde se concentra todo su potencial.

¿Pasamos al segundo plato?

E5 es un juguete muy completo. Tiene un tamaño muy apropiado, el justo diría yo. Tiene una forma cóncava y convexa que hace que mientras se está usando pueda manejarse cómodamente el control de los botones.

Tiene un funcionamiento sencillo, en la parte inferior tiene los cuatro botones, en realidad son cuatro rallitas. Lo encendemos pulsando el que está abajo, con el signo “v” durante tres segundos y después nos ponemos a jugar. Pulsando + aumenta la intensidad de vibración y con desciende. Para cambiar el modo y explorarlo tan solo hay que darle a los que están en vertical. Se apaga pulsando durante tres segundos de nuevo el mismo botón con el que lo hemos encendido. Hay que dejarlo cargando durante 2 horas para un uso continuado de 1. Una de las cosas que me ha llamado la atención es que es más ligero de lo que parece. Al cogerlo es muy ligero y eso me gusta.

Tiene un motor muy muy potente. La verdad que me tiene un poco loca porque es una vibración demasiado intensa.

Su diseño me fascina. El mío es color rosa y la parte de atrás es plateada brillante, efecto espejo. La forma es muy atractiva y cómoda.

Una de las cosas que más valoro al utilizar sextoys es que sean cómodos, que no se resbalen con facilidad y que mientras se usan se pueda acceder bien a los botones y éstos dos juguetes lo cumplen.

Lo que más me gusta y lo que menos

El diseño, como ya he dicho me encanta. La delicadeza, elegancia y sensualidad que transmiten es un punto muy positivo. Por otra parte que sean recargables. Es muy cómodo ponerlos a cargar, dejarlos y recogerlos. Para ponerlos a cargar ambos tienen una clavija semi escondida en su cuerpo. Ahora se ve más en los juguetes de última generación, pero sigue siendo algo que me llama la atención. Casi es imperceptible, a mi a veces me cuesta encontrarle ese puntito. Lo colocas y al sacarlo, como si nada, no queda rastro de la “cicatriz”. Una maravilla.

Una pega que le pongo es que es muy fuerte la vibración y como consecuencia no es tan silencioso como parece.

Puntos a favor que te convencerán para hacerte con uno
  • Recargable con USB.
  • El cable USB tiene una etiqueta que indica a qué juguete/marca pertenece. Muy útil cuando te haces un poco de lío con los cables.
  • Son combinables. Son una pareja liberal de vibradores, a veces se juntan, otras invitan a otros amigos vibrantes y otras prefieren trabajar solos. Tú elijes.
  • El peso es ligero. Apto para viajes, escapadas o simplemente porque quieres llevarlo en el bolso/mochila/tote/riñonera sin dislocarte.
  • No tienes que leer largas instrucciones ya que son una tarjetita de cómo usarlo en 3 pasos. Fácil, sencillo y rápido.
  • La garantía, sí otra vez, ¡es que son 15 años! ¿qué nos dura ahora tanto?
  • El packing es bonito y sencillo.
  • La imagen de la caja coincide exactamente con el tamaño de juguete que está en el interior. Así no hay sorpresas.

OvoLifestyle Toys ha ganado muchos premios, ha sido reconocido por su talento y diseño, pero ¿ganará el premio más importante, el de tu cama?.