Jugar en pareja o juegos de pareja, ¡tú decides!

La monotonía en la pareja es un factor que afecta a más de la mitad de las relaciones que han convivido juntos durante más de 4 años. Siendo un problema tan frecuente en las parejas de hoy en día, cada vez son más las que intentan buscar soluciones que les ayuden a romper con esta rutina de monotonía y aburrimiento. Muchas de ellas deciden incorporar juegos a sus relaciones sexuales pero, ¿qué alternativas tenemos y hasta qué punto son efectivas?

Todos hemos escuchado hablar de juegos sexuales que, si bien en ocasiones no nos hacen experimentar nada nuevo, sí que funcionan bien como complemento en esas relaciones que, tras varios años, comienzan a planteársenos como rutinarias.

Los ejemplos más evidentes podrían ser los típicos dados que nos proponen algo tan sencillo como cambiar de postura; o los dados sexuales, que nos presentan opciones de tocar, acariciar, masajear, chupar, etc. en distintas zonas del cuerpo; o incluso juegos que nos presentan un laberíntico recorrido por decenas de posturas (algunas casi imposibles) incluidas en el Kamasutra.

No obstante, hay juegos que van un poco más allá, y que nos ofrecen propuestas algo más complejas y elaboradas, permitiendo estrechar lazos con tu pareja, descubrir nuevos gustos y disfrutar mucho más del sexo en pareja.

Un claro ejemplo es Coupletition, un nuevo juego sexual para parejas que promete romper por completo con la rutina y el aburrimiento creando una experiencia basada en la competencia y la confianza con tu pareja. A continuación, vamos a explicar brevemente en que consiste y porque creemos que es una forma sencilla, barata y divertida de darle una vuelta a tus relaciones sexuales en pareja.

Coupletition consta de 15 pruebas en las que competirás con y contra tu pareja en la búsqueda de los Couplepoints. Iréis acumulando estos Couplepoints o puntos a lo largo de los distintos niveles y, finalmente, permitirán que uno de los dos se lleve un fantástico premio que vosotros mismos decidiréis. ¿Interesante verdad? Pues aún hay más.

Este juego diseñado en Barcelona ha pensado en todo, y para que no hagáis todas las pruebas de golpe, establece un periodo de descanso obligatorio que dilatará la experiencia hasta un mínimo de 15 intensos y divertidos días. Nada de jugar y volver a meter el juego en el cajón hasta la próxima vez que os acordéis (como sucede con la mayoría de las propuestas que encontramos en el mercado); en Coupletition disfrutaréis de un mínimo de 15 encuentros llenos de diversión donde jugaréis a todo tipo de pruebas: desde sexting, roleplays y bondage hasta planear y dirigir vuestra película porno perfecta.

La pre-venta de Coupletition está ya disponible en la plataforma Verkami, desde el 22 de octubre. Allí podréis obtener una unidad del juego a un precio muy reducido antes de que se ponga a la venta oficialmente, además de poder obtener kits especiales solo disponibles durante la pre-venta.

Estáis a un par de clics de darle un giro a vuestras relaciones sexuales, ¿a qué esperáis?

By Coupletition

Pandemonia o la actitud de un rol

Hace poco he descubierto la figura de Pandemonia, una persona que se viste de arriba a abajo con unos trajes hechos de látex y que le hacen parecer una muñeca, así como si fuera una obra viviente de Pop Art. No es que no conociera la tendencia, porque anteriormente tuve la oportunidad de leer algún texto en el que se explicaba esta creciente tendencia de transformarse para parecer otra persona. Pero, este caso me llamó la atención porque tras esa máscara de color y complementos no se sabe muy bien quién está. Tras ver todo esto, reflexioné sobre lo importante que es a veces ponernos una máscara de cualquier tipo para ocultar algo que no queremos que se vea a simple vista o que preferimos ocultar. No hay que ir al extremo de enfundarse un traje de látex, basta por ejemplo con maquillarse. O si no ¿qué es el maquillaje más que una forma de aparecer con buena cara ante los demás?. Seguramente esté exagerando un poco, pero llevándolo al terreno sexual, cuán importante a veces es tomar una posición, un rol.

Pandemonia

Con esto no quiero decir que mintamos o finjamos ser lo que no somos dentro de una pareja o cuando estamos compartiendo un momento sexual con otra persona, sino que incluso instintivamente adoptamos un rol u otro y no podemos evitar ponernos una máscara. Tal vez por miedo, por timidez, por educación o por mil millones de razones que podríamos alegar, pero se hace. Y de ahí también surgen los disfraces de fantasía, la lencería “sexy” o los juegos de roles que se utilizan para, aunque sea por un momento, convertirnos en otra persona. La pregunta que viene después, es si necesitamos la máscara, si necesitamos maquillarnos cada día antes de salir de casa, o ponernos algo que nos haga sentir diferentes, atractivos, sensuales…

Pandemonia se viste con sus trajes que son increíbles, otros solo necesitan un vestido y unos tacones, otros un disfraz o simplemente una máscara de pestañas, pero sea como sea todos necesitamos tomar un rol, una posición.