El Dios del clítoris

Es el cuarto de su nombre. Proviene de una familia poco extensa pero fructífera. Se habla de él más allá del los muros. Su fama le precede. Las voces corren susurrando sus virtudes. Sus seguidoras se cuentan a centenares. Le dicen el invencible, el osado, el magnífico, incluso se ha dicho de él que es el nuevo Dios del clítoris.

Los rumores han llegado hasta aquí, hasta las cuatro paredes de mi habitación. La curiosidad es una de las armas más poderosa y por ello, cuando las voces se alzaban halagando su revolucionario modus operandi, quise saber más.

Le he dado una oportunidad. Se presentó ante mí como si de una cena de etiqueta se tratara. Enfundado en un traje negro y con una pajarita perfectamente anudada y colocada. Silencioso, sin más aspavientos que un pequeño sonido interno se metió entre mis piernas para comenzar con el banquete. La variedad no es muy amplia, pero la satisfacción está asegurada. Primer plato, segundo y postre consta de lo mismo, ORGASMO.

Sabéis de qué os estoy hablando, ¿verdad? Sí, del nuevo Satisfyer Pro Next Generation. Gracias a la amabilidad de Soñarte, una tienda de productos eróticos on line que ofrece un gran servicio a buenos precios, he podido comprobar si eso que tanto alababan mis compañeras sexbloggers era verdad o no. Tengo que confesar que era muy escéptica. En las imágenes para nada me parecía que fuera como realmente es. Creía que su exterior era más plasticoso y que esa habilidad tan laureada no era tanto como se decía. Y es que engaña, porque a simple vista parece un juguete sexual sin más. El nuevo modelo juega con los colores, blanco y negro, y gracias a su forma, nos recuerda a un pingüino, además le han añadido una graciosa pajarita, es cierto que entra por los ojos, eso no lo voy a negar.  El packing consta de un pequeño libro de instrucciones y el cable para cargar, todo ello dentro de la caja del producto. Se puede cargar conectando el cable USB al ordenador o a un enchufe. Es magnético, ya nos olvidamos de clavijas y todo. Se conecta de una forma muy sencilla. El imantado funciona perfectamente y es bastante potente.

Una vez con él en mi poder y bien cargado, me dije venga vamos a ver qué sabes hacer Mr. P. Y la cara al terminar fue de auténtica sorpresa. No hay que hacer absolutamente NADA. Tiene en la parte inferior una zona más blanda donde están los dos botones. Apretando el de más abajo durante unos segundos ya se pone en funcionamiento, y luego tan solo hay que darle a uno y otro para ir variando y navegando por sus 11 programas diferentes. Abriendo un poco los labios vaginales se coloca sobre el clítoris directamente y tan solo tienes que dejarte hacer. Olvídate de mover la mano, él solito lo hace todo, con que lo sujetes es suficiente.

El primer programa es muy suavecito, perfecto para empezar. Y los siguientes van en aumento hasta llegar a uno muy potente. Mi consejo es que vayas poco a poco para disfrutarlo más y mejor. Había pensado hacer pros y contras de este juguete, pero la verdad es que contras aún no le he encontrado. Para mí es perfecto por varias razones. Primero porque tiene ritmos suaves, ya he dicho en otras ocasiones que a veces los vibradores son tan potentes que me saturan un poco y si lo utilizas directamente sobre el clítoris es excesivo. Sin embargo, éste, a pesar de que es su única función, no peca de excesivo, al contrario, es adaptable a todos los gustos, a las que nos gusta que vaya in crecendo y a las que les gusta muy fuerte desde el principio. En segundo lugar, no hay cabida para dudas al usarlo, es sencillísimo. Por otra parte, no lleva pilas, se carga de forma magnética a través de un cable USB, esto ya es algo habitual en los sextoys, pero sigue siendo algo a tener en cuenta al elegir uno. Se puede disfrutar tanto en solitario como en pareja. ¿Has probado a usarlo con otros juguetes diferentes para así alcanzar un súper orgasmo utilizando los 5 sentidos? ¿y a combinar la penetración con el Satisfyer? ahí os dejo la idea…

No he podido evitar hacer la comparación entre Satisfyer Pro Next Generation con otros juguetes diseñados para la estimulación externa. Hay muchos otros como Better than chocolate 2, balas vibradoras y otros vibradores adaptados para tocar los puntos exactos del clítoris, pero lo que le diferencia de todos estos es cómo funciona. Al fin y al cabo, los otros utilizan las vibraciones, más leves y más fuertes, pero una vibración producida por un motor. Sin embargo, Satisfyer tiene una forma muy peculiar de excitar. Emana de su boca unas ondas que es lo que hacen que se sienta sobre el clítoris como si unas pequeñas olas de agua llegaran a un ritmo constante. Hay quien lo compara con la boca de los peces, pero como nunca me ha llegado un pez ahí, pues no puedo hacer la comparación, me lo apunto como pendiente. Me cuesta mucho explicar qué se siente con él, la primera vez lo usé con mi pareja y la sensación que compartimos es que nos recordó al sexo oral. Como cuando la punta de la lengua roza jugueteando con el extremo del clítoris. Creo que más o menos me entenderéis…

En resumen, Satisfyer es un juguete muy curioso y original. Resulta llamativo que no hay que moverlo para sentir su trabajo, tan solo se coloca y los orgasmos van llegando. Y digo orgasmos en plural, porque al excitar de una forma tan sutil y placentera es fácil tener más de uno, no hay una sobre estimulación de la zona. En su libro de instrucciones se sugiere que se utilice bajo el agua para aumentar las sensaciones y con ello sentir un orgasmo todavía más potente. Como de momento no tengo otra que la ducha, no lo he probado a grandes profundidades, pero os aseguro que en cuanto pueda lo hago y os lo cuento, otra cosa pendiente más, aunque no dudo que el resultado será magnífico por el poder que tiene ya sin el entorno acuático.

Hay muchas maneras de combinar este juguete sexual para que sea todavía más increíble. No os dejéis engañar por su apariencia, que parece muy dulce pero luego sorprende. Es una especie de Doctor Jekyll y Mr Hyde.

Os doy unas ideas para disfrutarlo al máximo:

  • Utiliza primero un lubricante con efecto térmico, que estimule la zona y la ponga a tono y luego directamente el Satisfyer. Puede ser un bomba orgásmica. Os animo a que lo probéis con el aceite de semilla de Cannabis de Nuei cosmétics o si queréis que sea más intenso coged el estimulante (recuerda que con solo una gota basta)
  • Otra forma de combinarlo es usando un vibrador de estimulación interna. Juega con los ritmos y las diferentes vibraciones para que el orgasmo vaya llegando poco a poco. Al final deja solo a Satisfyer para que se te quede en el cuerpo ese regusto a placer intenso.

¿Y ahora qué? ¿A que te ha picado la curiosidad de tener un pingüino en tu vida? Pues estás de suerte porque Soñarte, además de tener una muy buena calidad precio en todos sus productos, ha sido tan amable de ofrecernos un 10% de descuento en este juguetito con el código ARSEROTICAS. Así que aprovecha aquí te dejo el link, pídelo y en un par de días lo tienes en tu casa.

¡Pingüino vente conmigo!

 

A mí ya me ha tocado, ¿y a ti?

Tengo que confesar que me cuesta pensar en ello. No concibo que una mujer no haya sentido nunca un orgasmo. Que ni siquiera sepa qué es, cómo se siente, qué es lo que viene después de la excitación. Pero sí, existe y es más frecuente de lo que creemos.

Cuando comencé este libro estaba un poco indecisa sobre qué pensar. Por una parte no sabía si tomármelo de una forma satírica, como un libro crítico concebido desde la ironía o si en realidad el relato era así, tal cual.

La autora de Ahora me toca a míSELMA LØNNING AARØdispara a bocajarro la historia de una mujer que no conoce el orgasmo, no sabe qué es eso de lo que tanto se habla en libros y revistas y que parece que le llega a todo el mundo menos a ella. No quiero desvelaros nada importante, pero para que os hagáis una idea de cómo es. Imaginaos que vuestra vida ha ido transcurriendo poco a poco. Trabajo, pareja, hijxs, casas, familia… todo tal y como “debe” ser, pero un día aparece en tu mente una duda. Hay algo que circula alrededor, que todo lo impregna, de lo que todo el mundo habla y de lo que no terminas de enterarte. Te empeñas con todas tus fuerzas para poder sentirte dentro de ese círculo social y por mucho que lo intentas cada vez lo ves más lejos y lo único que consigues como premio es frustración. ¿Y qué viene después de ese sentimiento? eso forma parte de cada unx de nosotrxs.

Julie, la protagonista de Ahora me toca a mí, es una auténtica estrella. Cada día finge como parte de su rutina. Finge en la cocina, en el salón, en la cama. Finge mientras cena, mientras desayuna, mientras va al supermercado. Fingir se ha convertido para ella en algo tan normal y natural que ya no sabe que finge. Su nombre ya es sinónimo del verbo fingir.

Ahora me toca a mí, es una novela de lectura fácil y liviana, os garantizo que si la empezáis no vais a poder parar y os durará más o menos como un orgasmo en vuestras manos. Narrada en primera persona, la protagonista de la historia nos abre las puertas de su casa, de su mente y de su vagina para que nos asomemos e indaguemos sobre lo que forma parte de su día a día. Éste personaje tiende a confundirse con la propia autora ya que comparten profesión, es un juego acertado para atraer más a lxs lectorxs (está clasificada como ficción). Es una forma de desenmascararse pero dejando en el aire la duda de si es pura ficción o tiene algo de biográfico.

Esta novela es un relato mordaz sobre la educación sexual de las mujeres, las opresiones sociales que castigan nuestra sexualidad y lo que nosotras mismas esperamos de nuestros propios cuerpos. Creo que ya es un tema del que hemos hablado mucho, la (no)educación sexual que recibimos. El embarazo no deseado y el miedo es lo único que nos enseñan. De esta manera nuestras sexualidades están ligadas al terror ante todo lo que nos han dicho que es “malo”. Después llegan las revistas que nos disciplinan para el placer, pero no el propio, sino el ajeno. Lo importante que es mantener el suelo pélvico bien educado para que en la penetración el pene sienta la entrada más tersa, en vez de decirnos lo beneficioso que es para nosotras mismas mantenerlo ejercitado. Nos recuerdan que si no sabemos hacer bien sexo oral vamos a perder muchos puntos y que si vamos de listillas pidiendo cumplir nuestros deseos perderemos nuestro honor de chicas buenas. A veces se pone de moda ser atrevida y sexy y si no entras en ese juego también pierdes puntos. En conclusión, hagas lo que hagas nunca vas a conseguir ser ese perfil de mujer y en ese transcurso en el que intentas mejorar y dar la talla te pierdes a ti misma. Un día te paras a mirarte, y te preguntas qué ha pasado, qué han significado todos los encuentros sexuales y todas las parejas ante las que gemías y felicitabas por el buen rato que acababas de pasar, en ese momento te conviertes en Julie.

El libro

El libro es muy fácil de leer, sencillo y ágil. El diseño de la portada atrae y el título también. Nos hace pensar en una aventura de búsqueda en la que vamos a descubrir muchas cosas, y en eso acierta. Pero esta novela no se queda en el simple relato, sino que nos hace parar y pensar en nuestra propia vida, sobre todo en la sexual, ¿seré yo como ella? Tal vez no finja orgasmos, no tenga la técnica tan depurada, pero ¿esta vida que llevo es la que realmente quiero? ¿me siento satisfecha en todas las facetas de mi vida?

Sí, es un libro sobre una vagina, pero que invoca a las vaginas de las lectoras a que se pregunten a sí mismas sobre ellas mismas. Es un diario en voz alta, un documento desclasificado, público para que la crítica caiga sobre él.

Sus páginas pasan volando y la lectura es amena. Es un libro perfecto para el verano porque es fácil de transportar, también puedes conseguirlo en ebook, y de una lectura nada pesada. Dividido en capítulos cortos va enganchando hasta llevarnos al gran momento culmen de cerrar su última página ante la que nos quedamos… las reacciones son varias, así que os dejo que lo descubráis.

Este libro es una mezcla de cosas, en parte su vida personal, su infancia, su adolescencia y cómo es ella ahora mismo y por otra parte su faceta más profesional y la sociedad que la rodea. Julie y su marido contratan a una Au pair para liberarla a ella de tareas domésticas y de cuidados, así puede dedicarse a buscar eso que le falta y tener más tiempo libre. Esto no sé muy bien como tomármelo. Por una parte a veces siento que habla de algo muy real pero desde la crítica con un tono irónico que parece muy serio, exigir a una persona que se relegue a tus deseos y sentirte tú misma con un status mayor al suyo. Esta parte no me ha gustado mucho, porque como digo, no sé si es desde una visión crítica poniéndolo en la mirada de una acomodada mujer que se cree con el derecho de sentirse más y mejor que otra, o es tal cual se narra. Por otra parte, el comportamiento del marido, machista, comodón y acomodado que hace el “esfuerzo” de convencer a Julie de que no pasa nada por tener ayuda en casa, así ella puede estar más libre e incluso si le apetece trabajar un poco. Lo que sea mientras él no tenga que hacer nada. Quiero pensar, y desde ahí me sitúo, que todo lo que cuenta en relación a los asuntos domésticos y sociales, se hace desde la crítica jugando con la naturalidad con la que lo cuenta la protagonista. Pero tengo que reconocer que me enfadé un poco con estas líneas por cómo trata a la chica au pair, que no es más que el reflejo de sus propios miedos que hacen que sea cruel y mezquina. Pero no veo que ante eso la protagonista haga mucha autocrítica.

Otra de las cosas que trata es el uso de juguetes eróticos. Recurre a un vibrador típico y conocido para alcanzar su objetivo, pero desde la mentalidad de meterse algo mecánico y antinatural. Una vez más, creo que juega con la visión de la protagonista y consigue que a veces le cojamos un poco de manía, más aún cuando cree que la panacea de todo es tener un acercamiento sexual con alguien de tu mismo sexo que va a comprenderte y guiarte por el sendero del placer, pero si la mente está cerrada, las piernas no se abren. Y mucho menos los sentidos.

Ahora puede tocarte a ti

Como resumen, el libro toca muchos temas, el sexual es tan solo el hilo conductor que nos va llevando de uno a otro casi sin darnos cuenta hasta precipitarnos al final. Hay cosas que no me han gustado mucho pero creo que es un logro para la autora porque lo que hace es mostrar a una mujer que nos muestra tan abiertamente una forma de pensar que si no estás de acuerdo consigue que la odies un poquito. Pero como ya he dicho, es una lectura muy llevadera que nos hace reír y odiar a partes iguales. Me he reído mucho con él.

 

Ficha técnica:
ISBN 9788415070818
240 páginas
Tapa dura, 14,5×21 cm
Traducido por Ana Flecha Marco
Precio:  17€

*Gracias a Lince Ediciones por enviarme el libro y ofrecerme una nueva manera de disfrutar de la lectura.

 

Mi primer huevo vibrador

Cuando lo vi por primera vez en lo primero que me fijé fue en las S marcada y sobresaliente que lleva en su parte frontal. Sé que se refiere a la marca (Shots Toys) pero cuando abrí la caja y comprobé sus habilidades entendí que esa letra iba con segundas. Para mí esa S significa SÚPER.  Y es que a pesar de su tamaño este pequeño amigo tiene una potencia inimaginable. A lo largo de sus 10 velocidades diferentes en las que se combinan varias vibraciones e intensidades este huevo vibrador te lleva al extremo en un tiempo récord.

Tengo que reconocer que es el primer huevo vibrador en mi caja de juguetes. Hasta ahora no me había decidido hacerme con uno, la verdad no sé muy bien por qué. Sí que había leído reseñas y artículos sobre este sex toy e incluso formó parte de ideas para posibles regalos, pero creo que lo que me hacía no llevármelo a casa era el tamaño. En un primer momento me parecía un poco pequeño comparado con un vibrador para un uso interno, pero más grande que una bala para un uso externo. Sentía como que estaba a caballo entre los dos. Bien, pues gracias a la buena experiencia que he tenido con el huevo vibrador recargable de la marca Shots Toys que huevovibrador.es me invitó a probar os voy a quitar de un un plumazo todas las dudas, como él me las ha quitado a mí. Y no solo él, sino huevovibrador.es porque su página web no es una simple tienda online en la que se presentan las características de los productos y se venden huevos vibradores, sino que también es una página informativa en la que nos aconsejan sobre cómo utilizar los huevos vibradores, qué mantenimiento necesitan, consejos útiles para disfrutar al máximo de nuestros juegos con ellos y un sinfín de ideas divertidas para poner en práctica tanto dentro como fuera de casa.  Además tienen un apartado en Info en el que solucionan las dudas más frecuentes (FAQ) y desmienten todos los mitos que pueda haber sobre estos juguetitos.

Después de hacer un recorrido, en el que os sugiero que os toméis vuestro tiempo, por su sección informativa y hasta podríamos decir educativa, porque incluyen datos curiosos e históricos de cómo y porqué comenzó a usarse la vibración como método médico para tratar algunas “enfermedades”, pasamos a la zona de compras y cotilleo de productos. Ahí encontraremos el ejemplar que se ha hecho dueño de mi mesilla. Aquí os lo presento.

Este huevo vibrador de Shots Toys es inhalámbrico, sumergible en agua, incluye mando a distancia, tiene 10 ritmos y pulsaciones diferentes, está fabricado 100% en silicona y además ¡es recargable! Sí, como lo oís, es simplemente perfecto.

Contenido de la caja
Contenido de la caja

El mío es de color lila y tiene un tacto aterciopelado maravilloso. Es suave, muy agradable y fácil de usar. Se introduce con facilidad para uso interno y para el externo hace maravillas. Incluye un cargador el cual en el extremo tiene un círculo imantado que se adapta a la letra S del huevo que mencionaba al principio. Se acopla a la perfección y al enchufarlo se enciende una luz roja para saber que está conectado. Cuando la luz roja cambia a verde entonces ya tenemos nuestro huevo bien cargado. El huevo puede abrirse en dos y dentro tiene una pestaña donde pone on/off. Colócala en on para que el mando funcione. Una vez cargado y la pestaña puesta en el on entrega el poder del mando de tus próximos orgasmos a quien desees. O quédatelo tú y comienza a jugar.

*Consejo: Cuando no utilices el huevo vuelve a colocar la pestaña en off para que no se agote la batería.

El mando es pequeñito, así que puedes llevarlo a cualquier parte sin que nadie se entere de que estás jugando. Tiene una pequeña pantalla que se desliza y deja ver los botones. Uno de encendido y dos con flechas, hacia arriba y hacia abajo. Al darle al de encender automáticamente se pone en contacto con el huevo y con las flechas vamos cambiando los diferentes modelos de vibración que tiene. Ya os aseguro que hasta completar los 10 vais a sentir de todo.

Mi experiencia

La experiencia con mi primer huevo vibrador de huevovibrador.es ha sido magnífica. Como decía antes no sabía muy bien cómo iba a resultar por su tamaño y morfología, pero he de admitir que me ha sorprendido. Es un gran aliado para los juegos preliminares. No solo para las zonas genitales, sino para divertirse con él a lo largo del cuerpo. Utilizarlo como masajeador por el cuello, bajando por los hombros y llevándolo hacia los pezones. Aquí se puede jugar con las frecuencias, las más suaves son las más placenteras en esta zona. Y luego casi que él solo se deja caer hasta el valle del placer. Es una buena herramienta para recorrer los labios, abrirlos e ir acercándose al clítoris. Hacer pequeños círculos es una buena forma de ir calentando. Para profundizar más ayúdate de un poco de lubricante y comienza a introducirlo. El huevo tiene una cuerdita que quedará fuera y que permite sacarlo con facilidad. No te asustes si entra bastante, es sencillo sacarlo.

Éste fue el primer uso que le di. En casa para conocernos bien, ver cómo funcionamos juntos y en pareja. Pero no solo es un juguete para usar con alguien, sino que en solitario también está muy bien. Tanto para una masturbación externa y rápida, ya que nos pone a cien en nada, como para deleitarnos por fuera, por dentro y por donde nos apetezca disfrutando de los sobresaltos que produce con las variaciones de ritmo. Además, si el tuyo es sumergible en agua como el mío, te será difícil resistirte a probarlo en la ducha o en la bañera. Para probarlo en bañera voy a tener que esperar un poco, pero en la ducha es un buen sustituto de la esponja, ¡comprobado!

Pero el punto fuerte que tienen los huevos vibradores, concretamente los sin cables como éste, es que nos permiten sacar los juegos sexuales de casa. El juego comienza con una mirada. Lxs dxs sabéis quién lo lleva puesto y quién esconde el mando en su bolsillo, en cualquier momento puedes sentir algo moviéndose dentro de ti. ¿podrás contenerte? Ya te digo yo que no.

Las opciones para usarlo son innumerables. ¿Te imaginas en una cena familiar o de amigos?, sólo lo sabéis vosotrxs, a ver cómo os las apañáis para disimular. Es el próximo reto que me he propuesto. De momento solo ha salido a pasear a lugares cercanos como a la biblioteca o a dar un paseo por el parque. Paseos cortos que me permitían volver rápida a casa.

Para mí los puntos positivos del huevo vibrador son:

  • Su versatilidad. No solo sirve para masturbarse o impulsar el orgasmo, sino que es en sí un juego de excitación.
  • Su forma de cargarse. Es rápida y más sostenible que el uso de las pilas. Además de económica, porque ya sabemos que el uso frecuente de juguetes conlleva una compra asidua de pilas.
  • Es fácil de usar y cómodo. Hay diferentes tamaños para elegir el que más se adapte al uso que le queremos dar. Se introduce con facilidad y también se extrae rápidamente. El tacto es agradable y el uso muy muy simple.
  • Fácil de limpiar.
  • Fácil de guardar y transportar. Nos lo podemos llevar de viaje o llevarlo en un neceser porque no ocupa mucho y nadie se entera de que llevamos un juguete con nosotrxs.
  • Sirve para todos los géneros y sexualidades. No hay límites.

Como puntos negativos no hay nada que me parezca que hay que resaltar. Tan solo que tiene una gran potencia y nos lleva a la excitación y al orgasmo muy rápido si lo usamos directa y continuadamente. Así que como que para el sexo tántrico no sé si viene muy bien. Pero si no queremos corrernos rápido podemos tenerlo como auxiliar para utilizarlo y dejarlo a ratos o simplemente no ponerlo en contacto muy directo con las zonas que nos hagan llegar al orgasmo.

Mi opinión más allá del producto

¿Qué es lo que me gusta de huevovibrador.es y sus productos? lo primero de todo la presentación que hacen en su página web y sobre todo las ideas pícaras que nos dan. La estética de la página me gusta porque es sencilla y cercana, es muy fácil entender los beneficios de tener un huevo vibrador y de cómo debemos usarlo para que sea un juguete duradero. Además, si tenemos cualquier duda se puede acudir a la pestaña de información o ponerse en contacto con ellos porque responden enseguida. Por otra parte, todos los huevos que tienen en la tienda son huevos de marcas reconocidas por su buena calidad y algo a destacar, la gama de precios es muy amplia. Podemos elegir el huevo vibrador en base a muchas variantes, una de ellas el precio.

Y dicho todo esto tan solo me queda deciros que sí, que es una buena idea añadir un huevo vibrador a nuestro armario de juguetes sexuales porque va añadir más posibilidades a nuestros encuentros sexuales dentro y fuera de casa.