Cómo elegir un vibrador 🐰, esto sí que son las claves del placer

Hoy os voy a hablar de mi 🐰. Uno nuevo quiero decir.

Cuando estaba grabando el vídeo para mostraros el nuevo Rabbit que he probado y que Sexy Dream me retó a probar me vi a mi misma hace unos años perdida totalmente en las fauces de los SexShop online. La situación es la siguiente: quieres un vibrador, eso lo tienes claro, pero es lo único que tienes claro, bueno y el presupuesto también para qué engañarnos. Introduces las palabras mágicas en el buscador y empiezan a salir webs, tiendas de productos eróticos e incluso esa tienda que vende de todo y que parece que también tiene juguetes, sí el gigante… (ya sabes cuál). Seleccionas una porque te suena el nombre, la sigues en alguna red social o simplemente porque eres de lxs que le da a los primeros resultados y no te comes más la cabeza.  Pinchas y se abre ante ti una exposición de juguetes sexuales que te cuesta registrar en un golpe de mirada. Los hay raros, muy raros, cutres, caros y muy caros, bonitos y no tan bonitos y las dudas empiezan a agolparse en tu cabeza. No desesperes, no cierres la página.

Cómo elegir un juguete sexual

La pregunta del millón. Tengo miles de resultados, pero no sé cuál de estos juguetes es el que mejor va a encajar con lo que yo estoy buscando. Es muy sencillo, sólo tienes que hacerte unas preguntas antes de pasar horas dándole al botón de siguiente y repasando todo el inventario de la tienda.

  • ¿Qué necesidades quiero cubrir con el juguete?
  • ¿De qué material lo quiero y qué forma?
  • ¿Cómo lo voy a usar?

Parece una tontería, pero respondiendo a estas 3 preguntas vas a encontrar el juguete perfecto para ti. 

¿Para qué lo quieres? estás buscando un sextoy, pero ¿con qué fin? ¿estimularte internamente, externamente o las dos opciones?, ¿quieres que vibre, que tenga varios modos de vibración, mucha potencia?. Por ejemplo, yo quiero un juguete que vibre de diferentes maneras que conste de dos partes, una que me estimule por dentro, porque me quiero penetrar o que me penetren con él y además que también tenga una parte externa. En este caso estarías buscando un conejito rampante ( el vibrador más clásico y común). Si en la página de la tienda vas a esa categoría directamente ya te has ahorrado mucho tiempo.

Siguiendo con las preguntas, hay que prestar mucha atención a los materiales. La mejor opción es que sea de silicona médica 100% y que no tenga phalatos, es decir elementos tóxicos en su composición. Marca de qué material lo quieres y los resultados serán más acertados y tardarás menos en ver todas las opciones.

Y por último, una vez que tienes acotada la búsqueda pregúntate cómo lo vas a usar. Si es un juguete sólo para ti o si lo vas a compartir. Porque dentro de todos los resultados encontrarás juguetes más fáciles de usar en compañía y otros diseñados especialmente para el placer en solitario.

¿Perdidx en un sexshop?

Si todavía no sabes que juguete erótico elegir porque, a pesar de todo lo anterior, no te queda claro cómo introducirte en esto del uso de juguetes en los encuentros eróticos, te voy a enseñar uno que seguro que te aclara un poco las ideas. 👇

Desde Sexy Dream nos lo ponen muy fácil. Es un sexshop online que tiene muy bien diseñadas sus categorías y en la que puedes encontrar rápidamente el producto que encuentras. Así que, gracias por dejarme probar un nuevo vibrador y dejarme a mi también claro en qué me tengo que fijar a la hora de elegir uno.

Por el propio placer

Masturbación, onanismo, placer manual, autoerotismo, paja…  hay multitud de maneras de denominar a la acción de darnos placer en solitario. Bueno digo en solitario porque tradicionalmente cuando pensamos en mastrubación directamente pensamos en una acción solitaria y escondida. Pero no tiene porque ser así. La mastrubación puede ser un ejercicio de estimulación para satisfacer a un/a compañero/a sexual o simplemente para ir poniéndonos a punto a nosotros/as mismas/os para un encuentro mientras nos sentimos observadas/os.

Creo que se puede decir que la masturbación ha evolucionado. El onanismo ha sido o es en algunos casos, un tema tabú. Como algo que no se debe decir y pocos se atreven a confesar y defender que todas/os lo hacemos y por qué no, ¡que nos encanta!. También se ha creido durante mucho tiempo que es una cosa de hombres y que las mujeres no hacían esas cosas. Por eso digo que tal vez podamos empezar a afirmar que tocarse, estimularse, correrse con nuestras propias manos es algo común, es más soy una firme defensora de que es una práctica sana que debemos implementar en nuestra vida diaria. Es una forma de relajación o de activación según el tono con que la tomemos. Puede ayudarnos a dormir o ponernos a punto para un día duro.

Decía que había cambiado la forma de masturbarse. No solo en cómo o dónde, que ya no sea algo escondido ni que nos avergüence sino en la práctica. La técnica manual sigue siendo y será universal, podemos adoptar nuevas formas, ideas. Que sea solo exterior o no, que lo hagamos como método personal para conseguir algo o como estimulación.

Pero lo que quería con este post es daros unas recomendaciones, tanto manuales como sugeriros algún juguete que podéis usar solos/as o en compañía.

La masturbación masculina es sencilla, manualmente no tiene complicación. Lo que sí podemos hacer es hacer que sea un poco diferente jugando con los tiempos. Es decir, que no sea lineal, que comience con unas caricias suaves y la mano vaya aumentando la velocidad a medida que sube la temperatura. Alguna vez he hablado del sexo tántrico, pues la masturbación también puede serlo. Que el ritmo sea lento, que se acompase con la sensación que recorre el cuerpo. No hay prisa, hay que sentir cada sensación que se descarga desde el pene. Podemos antes de comenzar a tocar leer o ver algo que nos ponga, aquí cada uno juega con sus fantasías y debilidades. Yo os recomendaría que especialmente jugárais con el capullo intensamente antes de coger todo el pene y recurrir a la maniobra tradicional o bien tocaros más abajo hacia el escroto y llegando casi al ano. Es una parte muy sensible que os sorprenderá.

Si por el contrario ya domináis todas estas prácticas y queréis sorprenderos con algo nuevo, hace no mucho tiempo salieron al mercado unos huevos masturbadores para hombres. Son sencillos de utilizar, podéis también pedirle a vuestra pareja que juegue con ellos en vuestra zona caliente. Otra manera de estimular es tomando prestado el juguete de vuestra pareja, en el caso de que sea una chica o tengáis vibradores en casa. Podéis probarlo a pasaroslo por la zona que os he comentado antes o simplemente por el tronco del pene. O comprar uno especial para hombres que está dirigido a puntos específicos. Otra opción es la linterna masturbadora, ahora hay unos diseños muy atractivos. Por fuera no se aprecia bien exactamente qué es, pero al introducir el pene la sensación es muy similar a la de una vagina.

En cuanto a la masturbación femenina ha costado que sea aceptada y que se socialice como la masculina. Pero aun queda mucho por andar ya que hay gente que se resiste a tratarlo como algo habitual.

Dejando esto a un lado, la mastrubacion femenina manual suele basarse en la estimulación del clítoris. Si no conocéis muy bien vuestra parte más divertida os propongo que cojáis un espejito, lo coloquéis entre las piernas y empecéis a rebuscar e investigar todo lo que hay ahí abajo.

Una vez que ya os conozcáis un poco mejor y estéis cómodas solo hay que empezar a jugar. El clítoris es una de las partes más estimulantes, la mayoría de los orgasmos proceden de él y se puede jugar solo con este pequeño botón y alcanzar un estallido de placer. Podéis hacer círculos sobre él, podéis masajearlo con los labios que lo recubren, podéis pasar algún elemento que os excite… Hacer movimientos verticales de arriba abajo. También es recomendable no ir directamente al clítoris desde el principio sino probar con la zona de alrededor, es decir los labios, que es muy sensible y hace que la vagina se vaya excitando y lubricando. La presión y los movimientos son muy importantes. Si queremos que se alargue un poco más podemos ir alternando movimientos y presionando un poquito y soltando.

Como todas sabemos existe el complemento de la masturbación interna. Puede hacerse con un juguete o con nuestros propios dedos. Aquí cada una tiene su técnica, pero también podemos variar la posición de los dedos. Ponerlos como si llamaramos a alguien para estimular las raices del clítoris (lo que comunmente se denomina punto G) que es una de las parte más placenteras. A la vez que hacemos esto podemos seguir tocándonos por afuera e incluso probar a rodear el ano. El conjunto de todo a la vez puede ser interesante. Al igual que en la zona exterior, en el interior podemos cambiar la manera de mover los dedos. Hacia adelante y hacia atrás, curvándolos hacia arriba o hacia abajo o haciendo círculos dentro de la vagina.

Como para los chicos, hay muchos juguetes que complementan la satisfacción. No puedo dejar de mencionar el reconocido Rabbit de Sexo en Nueva York que se convirtió en uno de los juguetes por excelencia. Pero el mundo del placer es mucho más que el conejito, buscad, buscad y encontraréis el adecuado o más de uno…

Y ahora solo queda disfrutar.

Imagen