Flexibilidad sexual, ¡no dejes que te encasillen!

A-filiame a ti | Parafilias en el DSM

Ayer en la clase del curso que estoy haciendo de monitora de educación sexual en el centro de psicología Gurenduz, salió el tema de las parafilias y con ellas conocimos el DSM, el libro que contiene la clasificación de todos los trastornos mentales. Me quedé alucinada con el contenido de este librito. Digamos que es muy curiosa su manera de describir los trastornos y la clasificación que se hace de ellos.

Si no sois psicólogxs probablemente os preguntaréis qué es esto, yo también lo hice porque como estoy en proceso de aprender más sobre sexología, todavía no había llegado a ver en primera persona el manual por excelencia para lxs sexólogxs. El DSM es el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders de ahí las siglas, lo que en castellano traducimos como Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Aunque es de uso internacional, la OMS, Organización Mundial de la Salud, recomienda el uso del sistema denominado CIE-10acrónimo de la Clasificación Internacional de Enfermedades cuyo uso está generalizado en todo el mundo.

Podemos decir que el DSM es más o menos la Biblia de la psicología. Está editado por la Asociación Estadounidense de psiquiatría y ahora mismo está vigente la quinta edición. Este manual fue creado con el objetivo de facilitar a los profesionales de la salud el diagnóstico de enfermedades.

¿Enfermedades? ¿parafilias? ¿trastornos?

Sí, así. Todo junto. Bueno en este manual aparecen todo tipo de trastornos, pero vamos a lo que nos interesa. Los trastornos sexuales y de la identidad sexual. Según el DSM hay tres tipos: trastornos sexuales, parafilias y trastorno de la identidad sexual (disforia de género).

Vamos a centrarnos en las parafilias (palabra proveniente del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) A raíz de intentar describir que es el sadismo surgió la consulta de este libro. Y dice así:

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.
  • Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. (Esto se añade a todas las acepciones)

O sea que si han sido menos de seis meses puedes estar tranquilx que ya no eres sádicx. Si son solo fantasías también, no lo saques fuera y ya está, así nadie te mira raro.

Pero hay términos muy curiosos como Frotteurismo. Dice así:

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes e impulsos sexuales o comportamientos ligados al hecho de tocar y rozar una persona en contra de su voluntad.

Me surge la duda de si en este caso se queda solo en la fantasía o se hace real, porque no se yo como lo ven lxs del DSM, pero ¿puede que sea una violación? no sé, digo…

Pero esperad que os voy a poner una muy buena Fetiche Travestista.

  • Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el acto de transvestirse, en un varón heterosexual.

Qué respiro, si eres gay, lesbiana, bisexual o tienes cualquier otra orientación que no sea la hetero ya no entras dentro de esta parafilia. Si es que nos preocupamos por nada.

Masoquismo sexual.

  • Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.

Si todo solo pasa en tu cabeza no es nada, no hay de que preocuparse, es como si no te gustara, es solo que aparece alguna vez.

Aquí podéis leer con más detenimiento todas las definiciones que se incluyen en el manual.

¿Soy yo?

No sé si tal vez es mi desconocimiento, pero me chirrían un poco las descripciones de las supuestas parafilias. Para considerar una conducta como parafílica, ésta debe involucrar a personas no consientes de ello y además debe de afectar de forma negativa  a la vida del practicante. Por lo tanto, si tienes una filia, la realizas solx o con alguien que sí da su consentimiento, no debería haber ningún problemas.

En mi opinión, el problema reside en que cuando se hace algo fuera de “lo normal” entonces ya hay que catalogarlo de alguna manera. Si me gusta que me peguen mientras tengo sexo o me gusta ver determinadas acciones que no están dentro de lo común, es que algo tengo estropeado en la cabeza. Por ejemplo, es algo demasiado común pensar que como soy sádicx tuve una infancia difícil, violenta o que me ha provocado un trastorno. ¿No podemos pensar que simplemente hay muchas maneras de disfrutar y cada persona elige la suya?

Como dato gracias a la presión y protestas de la comunidad LGTBI el DSM sacó a la homosexualidad de sus páginas en 1973, en la segunda edición, que hasta ese momento consideraba como una enfermedad mental. Pero aún así este manual no tiene la aprobación de todo el mundo, no me extraña la verdad, yo aún sigo en shock, y hay documentos que siguen luchando para que se regenere su contenido y sean eliminadas algunas categorías. 

¡Será plátano el exhibicionista!

 

 

Mi primera vez

“Existen tantas sexualidades como personas y un acto sexual idéntico tiene significados diferentes para distintas personas” así es como empieza Mi primera vez, con una frase verídica y conmovedora. Este título pertenece a un libro que nos habla de la sexualidad homosexual masculina, de salir del armario, de las primeras experiencias sexuales de un hombre con otro hombre. En este libro desnudan su alma cada uno de ellos para mostrar lo duro que puede resultar decir a las sociedad que te gusta un hombre.

Hace poco vi una película titulada “Tengo algo que deciros”. Es una película italiana en la que un hombre proveniente de una familia burguesa se enfrenta a su realidad para confesar la vida que lleva en otra ciudad. La película tiene toques de humor y refleja muchos estereotipos. La pérdida de masculinidad por hacer determinadas cosas, el patriarcado por el que se riguen las familias italianas, sobre todo las pertenecientes a las zonas rurales donde todavía se reflejan los escalones de posiciones sociales y jerarquías. Pero tras toda esta capa se encuentra la cruda realidad. La situación de una persona que siente y piensa de diferente panera a la de su tradicional familia y que pierde toda su fuerza en cuanto pisa la casa de sus padres.

Volviendo al libro, hace tiempo hice un post de otro muy parecido pero que reflejaba la situación vivida por mujeres. Me ha parecido interesante leer los dos para tener los dos puntos de vista. Personas que se sienten atraídas por otras de su mismo sexo y cada una tiene una realidad alrededor completamente diferente a las demás.

Os animo a que les echéis un vistazo y comentéis lo que os ha parecido aqui o en FB.

 

Imagen