Flexibilidad sexual, ¡no dejes que te encasillen!

“Si te libras de las cadenas sociales tienes un mundo de sensaciones por descubrir” | Una pareja liberal cuenta su primera vez

En una de mis visitas a Barcelona tuve la oportunidad de conocerles en persona. Me impresionaron. Su naturalidad y sinceridad me conquistó. ¡Esto es lo que yo quiero mostrar! pensé justo en ese momento y no dudé en proponerles un encuentro para saber todo de su experiencia como pareja liberal. Tenía tantas preguntas… ¿cómo se empieza una aventura así? ¿cómo se sienten y recuerdan las primeras veces? ¿dónde encuentras el lugar perfecto para ti? ¿cómo repercute abrir tu sexualidad a tu relación de pareja?

Pero además de todo esto lo que yo quería transmitir es que ser una pareja liberal puede ser, y en este caso lo ha sido, muy positivo para la propia  relación de pareja si existe la comunicación, respeto y sinceridad adecuada. Hay que desmitificar y alumbrar las oscuridades que a veces se ponen entorno a las relaciones abiertas y hacer ver que es una manera más de disfrutar del sexo.

¿Habré conseguido mostrar la cara real de tener una relación de pareja liberal?

  • ¿Cómo fue el comienzo de abrir vuestras sexualidades?

El comienzo de nuestra curiosidad se originó mientras veíamos una película porno, de repente nos dimos cuenta de que aquello nos proporcionaba más diversión que morbo, que es lo que buscábamos en realidad. De ahí surgió la pregunta de ¿Cómo sería ver a alguien haciendo el amor de verdad?

Investigando por internet encontramos una serie de locales de intercambio de pareja y decidimos ir a echar un vistazo, pero solo para saciar nuestra curiosidad por el mundo sexual ajeno al nuestro.

Tras un periodo de reflexión e investigación, encontramos un local que en las redes sociales lo describían como “muy light” y pensamos que sería el más apropiado para lo que nosotros queríamos hacer.

El día que lo visitamos había una fiesta y estaba lleno de parejas, nada más entrar, la chica de la recepción nos mostró todo el local y nos explicó sus normas, ya que fuimos sinceros y le dijimos que nunca habíamos visitado ningún local de intercambio, que ésta era nuestra primera vez.

Nos quedamos en la discoteca del local, había mucha gente, todos vestidos muy sexys y bailando muy sensual, las parejas empezaban a jugar unas con otras, miradas, besos, caricias, incluso vimos alguna felación en la barra. Nosotros estuvimos casi toda la noche en una esquinita observando todo aquello, ya que no era a lo que estábamos acostumbrados, porque es poco o nada habitual en las discotecas verticales (el término vertical se refiere a las discotecas comunes, en las que no interactúas con nadie de forma horizontal). Pero en un momento determinado de la noche, en el que la gente empezó a dispersarse, nos asaltó la curiosidad por ir a mirar la zona de camas que la chica de recepción nos había mostrado cuando llegamos al club. Recordamos sobre todo la impresión que nos causaron los gemidos de la gente que ya se oían cuando ibas subiendo las escaleras, y como nos mirábamos los dos, asombrados y sobrecogidos por lo que estábamos viviendo. Cuando nos asomamos a las camas y vimos a la gente practicando sexo nos dio mucho morbo, era como una gran orgía, de repente nos empezaron a subir los calores y no sabíamos bien donde ponernos o que hacer, pero conforme transcurría la noche empezábamos a estar más cachondos, más tranquilos y más envueltos en ese ambiente tan sensual que se respiraba y acabó haciendo que viésemos aquello con mucha más normalidad. Con el aumento de nuestro apetito sexual decidimos practicar sexo allí nosotros también, aunque fue en un cuarto pequeñito que no había nadie y que quedaba bastante discreto.

Al final de la noche ambos coincidíamos en que aquella experiencia había que repetirla porque había sido muy morboso y lo habíamos pasado muy bien.

Nuestra segunda vez fue un poco igual, aunque esta vez empezamos antes a jugar entre nosotros y le dedicamos más tiempo a esto y menos a la discoteca. La diferencia la marcó el hecho de que mientras nosotros nos divertíamos juntos entró otra pareja en este cuarto, estaban desnudos, muy discretos se pusieron a nuestro lado, para iniciar un juego conjunto y la chica acarició la espalda de Peter, que en ese momento se asustó, se giró y les dijo que queríamos seguir solos y no buscábamos nada con nadie. Ellos comprendiendo a la perfección nuestros deseos, se dieron media vuelta y se fueron a otro lugar del club. Peter se quedó tan impactado y abrumado con aquellas caricias que enseguida llegó al orgasmo, sólo con el recuerdo de esa sensación, esa caricia en la espalda que ni siquiera es una zona erógena, fue una sensación muy distinta, novedosa y diferente a las que estábamos acostumbrados a vivir a solas.

De ahí surgió el deseo de Peter de que probásemos en tener nuestra primera experiencia junto a otras personas, le había gustado tanto la sensación que había experimentado que no quería que dejásemos escapar la oportunidad de vivirla juntos, queríamos experimentar todo ese mundo de sensaciones nuevas y placenteras.

Y así de fortuito fue nuestro inicio de una relación abierta, ya que quizás si esa pareja no hubiese entrado y no hubiese tocado su espalda, no nos hubiésemos planteado abrirnos a nuevas posibilidades.

  • ¿Qué os impulsó a hacerlo?

Quizás lo que nos impulsó fue el gesto de la espalda que comentábamos. Pero también tuvo mucho que ver en nuestra decisión una agradable charla con una pareja veterana con la que quedamos a través de una red social para tomar unas copas con ellos. Nosotros teníamos muchas dudas de si queríamos entrar o no en este mundillo porque no veíamos la necesidad de incorporar más personas a nuestra relación, pero ellos se ofrecieron a explicarnos las normas no escritas sobre este interesante mundo liberal y sus experiencias más destacadas, por si podían servirnos a nosotros también. Nos hicieron un poco de maestros, explicándonos todos los truquillos del mundillo, aunque para nosotros lo mejor de aquella charla quizás fue el hecho de que nos hicieran plantearnos el mundo liberal como un juguete más de nuestra lista de juguetes sexuales. Nos ayudaron a cuestionarnos nuestra sexualidad compartida, plantearon la duda de por qué no dejar que alguien entrase en nuestra vida sexual y jugase con nosotros igual que nosotros hacíamos con los juguetes sexuales, sin entrar para nada en nuestra vida sentimental o emocional, ya que, queramos o no, son dos mundos que han de viajar en paralelo para poder disfrutar un poco más de todas estas aventuras.

Las primeras veces siempre nos dejan recuerdos como los nervios, las dudas, el cómo será…

  • ¿Cómo fue la primera vez que practicasteis sexo con otras personas?

Después de la conversación con esa pareja nos atrevimos a quedar con otra, de nuestra edad, que también estaba empezando a experimentar. En principio nos pusimos muchos límites, solo queríamos experimentar lo que podíamos sentir tocándonos mientras lo hacíamos entre nosotros. Los cuatro revueltos, por decir algo. Acordamos que no habría nada de sexo oral, ni penetración, solo serían besos, caricias y poco más, ya que era para probar qué sentíamos y que experimentábamos viendo a nuestra pareja con otra persona. Decidimos quedar en el local que ya habíamos frecuentado un par de veces y tras unas copas acabamos los cuatro en un cuartito besándonos, tocándonos… Y la verdad es que te choca un poco ver a tu pareja con otra persona, pero también lo recuerdas muy morboso. Tienes una mezcla de sensaciones muy fuerte. Quizás lo que más recuerdo es estar muy pendiente de cómo estaba mi pareja e intentar leer en sus gestos si se encontraba tan a gusto como yo o si le estaba gustando tanto como me estaba gustando a mí.

Pero al final de la noche nos dimos cuenta de que nos habíamos puesto demasiados límites y que ambos nos habíamos quedado con las ganas de romperlos.

Lo que es muy importante, después del encuentro con otras personas, es la comunicación en la pareja, para saber lo que la otra parte ha sentido y poder consensuar de nuevo esos límites, que nos parecieron excesivos y que sin duda ninguno de los dos quería que fuesen tan estrictos.

Debo añadir (Peter) que la primera vez que penetré a otra chica delante de mi pareja fue también impactante, al igual que verla a ella siendo penetrada. Me excitaba ver su cara de placer, pero por dentro algo me decía que eso estaba mal. Nos educan en base a unos prejuicios sociales y religiosos en los cuales reprimen cualquier práctica sexual que salga de los “cánones estándar”. Tras analizarlo y comprobar que a medida que quedábamos con otras parejas el placer que nos proporcionan las prácticas liberales seguía aumentando, me di cuenta de que si te libras de esas “cadenas sociales” tienes un mundo de sensaciones por descubrir.

  • Cuando realizáis los encuentros, lo hacéis siempre en pareja ¿o cada uno de vosotros también tiene encuentros en solitario?

Cada pareja lo vive a su manera, no hay unas prácticas establecidas para todos, porque al igual que en el sexo convencional, cada uno tiene sus gustos. Seguramente si le preguntas esto mismo a cualquier otro, puedes encontrar opiniones muy diversas.

Nosotros lo hemos hecho alguna vez, porque nos gusta probarlo todo, pero no es lo que más nos gusta, por lo tanto, aunque no lo descartamos, es algo que queda un poco en segundo plano y nos dedicamos más a practicar cosas en las que los dos podamos participar.

Para nosotros lo morboso de estas prácticas es poder ver a tu pareja disfrutar con alguien y poder participar o interactuar en cualquier momento, o recordar todo lo que has visto luego en la intimidad cuando estamos a solas y volverte de nuevo loco de placer con todos esos momentos que has visto.

Pero en este mundillo podría decirse que hay dos catálogos disponibles, el de cosas que te gustan o te apetecen y el de cosas que no te gustan o no te apetecen en según qué momentos y lo más interesante de estos catálogos es que no dejan de cambiar, porque hay tantas variables que influyen en lo que haces y lo que no, es todo tan cambiante y tan efímero, que estos catálogos nunca acaban de estar definidos del todo.

  • ¿Os denominaríais como una pareja Swinger (parejas que hacen intercambio con otras parejas)?

No, ya que una pareja swinger solo hace intercambio con otras parejas, en nuestro caso el termino sería liberal, ya que realizamos también orgías, tríos con chicas o chicos indiferentemente y demás prácticas que no están contempladas en el término swinger.

  • ¿Cómo os ha repercutido como pareja sexual y sentimental incluir en vuestras relaciones sexuales a otras personas?

Como pareja sexual nos ha enriquecido muchísimo porque todas las prácticas que realizas o aprendes con otras personas, luego las pones en práctica con tu pareja. Así que tenemos una gran variedad de posturas y técnicas sexuales. Además las sensaciones que transmiten los recuerdos (de haber visto a tu pareja con alguien más) que vienen a la mente cuando ya estás en la intimidad, a solas, son imposibles de obtener si no hubieses permitido a esa persona externa practicar sexo con nosotros.

A nivel emocional nos ha unido mucho también porque la comunicación y la confianza que has de tener con tu pareja para llevar a cabo estas prácticas es muy intensa, si no hay un nivel muy alto de comunicación no funciona, lo hemos visto muy de cerca, que las parejas que no están basadas en la comunicación, la confianza y la sinceridad acaban dejándolo porque la relación no se sostiene. En nuestro caso nos ha ayudado a reforzar y consolidar esos pilares, que ya teníamos construidos.

  • ¿Cuál es la clave, para vosotros, para que una pareja disfrute de su sexualidad abierta sin que se vea deteriorada la relación que mantienen entre ellos?

Bueno para nosotros no hay una clave diferente a la que pueda tener una pareja que no sea liberal, ya que el problema en la mayoría de los casos, son las carencias y las puede haber tanto en un terreno como en el otro.

Básicamente para que una pareja funcione necesitas respeto, sinceridad y comunicación y eso es igual en todo tipo de parejas. Si hay carencias en alguno de esos aspectos la pareja falla.

  • ¿Es fácil encontrar lugares o formas para contactar con personas que también están abiertas a experimentar?

Existen locales liberales que están dedicados en exclusiva para este tipo de prácticas y para contactar existen diferentes redes sociales. En ellas puedes conocer gente liberal o swinger con una cierta discreción. Cada uno tiene un perfil que es como una carta de presentación, fotografías, qué buscas, orientación sexual, etc.

Dentro de estas redes sociales se utiliza el sistema de verificaciones. Las verificaciones son unas valoraciones que realizan otros usuarios sobre ti. Con este sistema te aseguras que ese perfil es real, que se han conocido en persona. Además, puedes obtener más información sobre su forma de ser, actitud, carácter, fogosidad, experiencia, prácticas que realiza…

  • ¿Hay lugares específicos para quedar y realizar los encuentros o se hace más en privado?

Por ejemplo, solo en Barcelona ciudad hay unos seis o siente clubs con una oferta muy variada, cada uno con una filosofía propia. Según los gustos de cada persona, frecuentas unos u otros. Hay algunos para un público más entrado en años, otros para más jóvenes, algunos con piscina o zona de juegos más exclusivas y otros potencian más la discoteca.

También hay gente que solo queda en los locales para conocer a otras personas y los encuentros los hacen más en privado porque prefieren más intimidad. Va en función de cada pareja.

  • Cuando quedáis con otras personas, una vez conseguido el contacto, ¿quedáis directamente para tener sexo o seguís un “protocolo”?

En nuestro caso, por ejemplo, nos gusta conocer a la persona tomando un café o unas copas para así charlar y conocernos antes de jugar. Pero no hay un protocolo establecido, ya que según la situación o el entorno puedes realizar una cosa u otra. También influye el estado de ánimo, ya que hay momentos en los que apetece más conocer a la persona y luego jugar y otros momentos en los que vas a jugar directamente y “a lo que surja”.

  • ¿Y cómo elegís a las personas con las que puede haber un futuro encuentro?

Principalmente nos llama la atención el físico, ese es el primer filtro. Y luego tras charlar, te das cuenta si hay ese “feeling” que necesitas para llegar más lejos.  La otra parte también tiene que tener esa atracción hacia nosotros, por eso a veces es muy difícil llegar hasta el final.

  •  No es común que las personas hablen de sus deseos sexuales hacia otra persona que no sea su pareja, lo que es algo natural, ¿por qué creéis que sucede esto?, ¿vosotros lo habéis externalizado o es algo que os quedáis para vuestra vida íntima?

Nosotros creemos que aquí influyen factores individuales y sociales sin tener nada que ver con el mundo liberal. Nos referimos a que muchas parejas no son sinceras entre sí por miedos o inseguridades. Si paseando por la calle se cruza una chica o chico con un estereotipo que atrae a una de las dos partes, ¿por qué se debe ocultar eso? Si ocultas que has sentido atracción física hacia esa persona, no estás siendo sincero. Quizás por miedo a que la otra persona se sienta inferior o despreciada, pero no tiene nada que ver. Eso son inseguridades intrínsecas que no aportan nada positivo, pues estás reprimiendo emociones que tu cuerpo ha sentido. Yo prefiero ser sincero y admitir que la persona que se cruzó en nuestro camino me resulta atractiva. Eso no significa que deje de querer a mi pareja, o que la vea como la más hermosa de todas. Pero como te decimos, no tiene nada que ver con el mundo liberal. Al principio de nuestra relación, antes de iniciarnos en esta aventura, ya nos comportábamos así de sinceros el uno con el otro. Socialmente nos inculcan desde pequeños que la atracción física va arraigada al amor y son dos conceptos completamente diferentes.

*Quiero darles las gracias públicamente porque me ha encantado charlar con ellos y he aprendido muchísimo.

La heterosexualidad impuesta, así nos sentimos.

Ninguno de mis ginecólogos me ha hablado de estas cosas, tan solo preguntan por embarazos”

 

Hace aproximadamente un mes tuve mi cita de revisión con la ginecóloga. Desde hace unos años estas revisiones se hacen cada 3 años y en el sistema de salud vasco si no tomas pastillas anticonceptivas ni has tenido embarazos ya no formas parte de planificación familiar, sino que pasas a que la matrona tan solo te tome muestra (cuando sea necesario por una dolencia) y te examine . Pero esto no es de lo que os quiero hablar hoy, porque en cada comunidad el sistema sanitario es diferente, sino de cómo a las mujeres que tenemos sexo exclusivamente con mujeres o con mujeres y hombres se nos invisibiliza y no se nos informa de los riesgos de contagio y métodos de protección en las relaciones sexuales. 

Hace unos días en algunos medios de comunicación se alzó la voz por la heteronormatividad impuesta que sentimos y al leerlo me sentí totalmente identificada. En mi visita a la médica sus preguntas fueron si mantenía relaciones sexuales, dije que sí, si utilizaba alguna protección, respondí que no y entonces me pregunto ¿estás buscando?. Obviamente sabía a lo que se refería. Negué. Y entonces me preguntó que si mantenía relaciones y no quería quedarme embarazada, por qué no tomaba anticonceptivos o usaba condón, a lo que yo respondí que mi pareja actual es una mujer. Su respuestas fue ah mira eso que te ahorras. Tras la inspección salí pensando que no me había preguntado si era una pareja estable, si conocíamos nuestros historiales sexuales, si también manteníamos relaciones fuera de la pareja… nada. Y por supuesto para ellxs no hay métodos de protección más allá de la píldora y el preservativo masculino. He mantenido relaciones sexuales con hombres desde que era joven, más adelante empecé a compartir mi vida sexual también con mujeres y los métodos utilizados han ido cambiando. La píldora ha sido mi compañera desde los 18 años por tener ovarios poliquisticos y el resto de precauciones han ido surgiendo según el tipo de relación. Una vez en una relación estable con una mujer, ya mi sexo ha dejado de contar.  ¿Por qué el expediente sexual a lo largo de la vida no cuenta? ¿a caso no repercute en nuestra salud de hoy?

Seguí dándole vueltas y me di cuenta de que yo, que tengo un blog de sexo y el sexo todo el día en la boca, no conocía de cerca todos los métodos que hay para la protección sexual entre mujeres y bisexuales. Pero no soy solo yo, sino que abrí el debate, pregunté y he recibido muchas respuestas sobre cómo nos sentimos las mujeres en el sistema sanitario. Nos sentimos obviadas, no hay ninguna información sobre qué métodos se pueden tomar, cómo utilizarlos y la información brilla por su ausencia. Pero no sólo la médica, sino que los estudios sobre ETS y otros contagios sexuales en parejas lésbicas y bisexuales es casi inexistente.

Degenerando Bs As

Mi historia sirve para hacer ver que las personas tenemos un currículo sexual que debe estar presente en los exámenes ginecológicos y que cada persona tiene una historia detrás que marca su presente. pero como la mía hay muchas más.

Fenix, ha mantenido relaciones sexuales con mujeres y hombres y no siempre se ha sentido cómoda en las visitas médicas. “En mi caso he tenido dos ginecólogos, el primero no respetaba mi intimidad y decidí cambiar. Con el segundo me siento más cómoda, siempre me ha hablado abiertamente de ETS y riesgos, eso sí, siempre respecto a los hombres. Cuando le comuniqué que mi pareja era una mujer, no se sorprendió y me dijo: bueno, pues menos riesgos; pero no me informó de nada en especial, ni modificó la ficha que a priori era para mujeres heteros”.

“Hace años que tomo la píldora por tener los ovarios poliquisticos (no como anticonceptivo) y simplemente hemos seguido igual. No me ha informado de los riesgos que se dan en el sexo entre mujeres ni los métodos para protegernos. Nosotras nos hacemos una analítica completa, y tenemos mucho cuidado con los juguetes sexuales, los lavamos antes y después y los desinfectamos antes y después de cada uso también. Pero es algo que es iniciativa propia y que nunca nos han recomendado”

Laura afirma que ha tenido diferentes experiencias a lo largo de su vida al acudir a ginecólogos. “Tengo 28 años y llevo acudiendo desde los 14 años por problemas de irregularidad en la regla. Tengo la sensación aún hoy de que lo que más les interesa a los ginecólogos con los que yo he tratado es el aspecto puramente reproductivo y cuanto más mayor me hago más lo noto”. “Actualmente voy 1 vez al año a una consulta privada porque considero que con mi actividad sexual realizarme una revisión completa, citología incluida, en la Seguridad Social cada tres años es escaso y pone en peligro mi salud. Entiendo los riesgos que corro al practicar el intercambio de parejas con hombres y con mujeres por mucha protección con métodos de barrera que ponga. Así que, aunque supone un gasto extra, es algo en lo que invierto con mucho gusto.  Solo he tratado con una doctora que realmente me haya hecho sentir cómoda a la hora de explicarle mis dudas o miedos con total naturalidad, me hizo las pruebas oportunas, la enfermera salía de la consulta y la confidencialidad era total; y nunca dio por hecho que tuviera que ser madre en un futuro”. “A la única ginecóloga que le conté que practicaba sexo con hombres y con mujeres fue a mi doctora anterior. Ella sí se interesó por informarme sobre las opciones que tenía disponibles más allá de la píldora. En la última visita, mi actual doctora no me hizo ningún historial, se limitó a informarme de que tenía vaginosis bacteriana, de lo que tenía que hacer para curarme y de que perdiera peso si quería quedarme embarazada. La verdad es que salí de allí teniendo bastante claro que no quería volver a la consulta con esa doctora. Quizás, la mejor experiencia que he tenido en este aspecto ha sido recientemente en una de las unidades de prevención y diagnóstico de ITS que me encontré en mi barrio en Madrid. Cada año más o menos acudo al Centro Sanitario Sandoval para realizarme pruebas de ITS pero por primera vez decidí hacerme las que ofrecían en este servicio en la calle. Sin necesidad de tener que explicar yo mi situación particular me ofrecieron información sobre las posibles enfermedades de transmisión sexual que podrían tener un contagio más frecuente con hombres y con mujeres. Me hablaron de la vacuna de la Hepatitis A y los beneficios que tendría en mí al practicar sexo anal, uno de los canales de contagio más frecuente. Fue la primera vez que un profesional sanitario me habló de los rectángulos de látex. También me recomendaron una guía específica sobre relaciones sexuales entre mujeres que estaba a disposición de la ciudadanía de manera gratuita”.

También Sofía admite que las veces que ha acudido a la ginecóloga no se ha sentido arropada ni informada. “Las únicas preguntas que me han hecho han sido si mantenía relaciones sexuales continuas con una única pareja sexual o si por el contrario eran esporádicas. En ese momento mantenía relaciones esporádicas y automáticamente me recomendó tomar la píldora anticonceptiva”. “Con esto estaba presuponiendo que mantenía relaciones sexuales sólo con hombres y, además, me preocupó mucho que no se informara más allá de un posible embarazo no deseado y que no me informara sobre posibles ETS o cualquier otra cuestión. Por lo tanto, y con todo esto, el sistema sanitario no alberga la opción de las mujeres que mantenemos relaciones sexuales con otras mujeres. No se nos informa sobre los métodos de protección que debemos usar ni sobre cuestiones que nos atañe. Yo todo lo que sé sobre protección y sexo entre mujeres es porque me he interesado en saber y conocer los límites de mi sexualidad. Me siento impotente y a menudo rabiosa por que el movimiento por los derechos de la comunidad LGTBIQ sí que ha conseguido de cierto modo que las relaciones sexuales entre hombres tengan cubiertas las necesidades sanitarias, por así decirlo veo más concienciado al Sistema en esta cuestión que en la nuestra”.

“Armarizada” es el término que utiliza Ana para expresar cómo se siente cuando va al ginecólogo. “En vez de preguntarte directamente si eres activa sexualmente, te preguntan si tienes novio. Y eso implica dos cosas: que se presupone que no puedes disfrutar de tu vida sexual si no tienes una relación monógama tradicional y que eres heterosexual, sí o sí. Con estas premisas no me apetece aclararle a mi médico mi realidad; no me siento segura. Cuando informo de que tengo relaciones con mujeres lo único que me dicen es si ella se hace las pruebas de ETS, así que me he ido informando por mi cuenta”. La sexblogger Thais Duthie siente que sus experiencias siempre han sido negativas “sufro dismenorrea y la única solución que me dan son los anticonceptivos. Y yo, que teniendo sexo con una mujer no voy a quedarme embarazada, considero que no es una solución real. Pero insisten mucho en que los tome… y a mí todavía me enfada más pensar que hemos viajado a la Luna, pero no hemos podido tomarnos un tiempo para investigar los dolores menstruales de algo cotidiano, que nos afecta a todas las mujeres en mayor o menor medida”. “Todo lo que sé sobre métodos de protección lo he aprendido por mi cuenta. Es difícil encontrar la información y ciertos profesionales no tienen ni idea. Ninguno de mis ginecólogos me ha hablado de esto, tan solo preguntan por embarazos”.

Pero no es solo la poca información recibida lo que nos hace sentirnos así, a veces las consultas se convierten en una situación violenta y desagradable, como le ocurrió a Ana, “tuve una situación incómoda con una médica de familia que me dijo algo así como si no hay penetración, no hay sexo, por tanto no hay riesgo de transmisión. A Laura su médico le dijo que por ser una niña bien seguramente no tendría nada. Para evitar estas situaciones, “cuando era más joven optábamos por donar sangre y así nos llegaba a casa una carta o un mensaje al móvil donde con total intimidad confirmábamos si padecíamos alguna de las ETS que ellos comprueban tras la donación” recuerda.

Comparto completamente el sentimiento de Sofía cuando dice que se siente impotente, como mujer bisexual y feminista, “veo que todavía no se concibe que una mujer no tenga relaciones falocéntricas o que pueda tener con hombres y mujeres”.

Somos invisibles premeditadamente porque el sexo entre mujeres, es sexo sin función reproductora y sin penetración no interesa. Necesitamos información porque el contagio entre mujeres existe y va mucho más allá de las ETS y embarazos no deseados, el condón y la píldora anticonceptiva no es la única barrera que se puede usar para evitar contagios. 

Aunque sea un rato | Sexbloggers Meeting 2017

Una mirada, una palabra bastó para atraerme.

Esta historia comienza hace unos meses cuando de repente veo una imagen que llama mi atención. Automáticamente entro en ese perfil de Instagram y en mi cabeza empiezan a volar muchas especulaciones e ideas. ¿Puede que vaya a suceder otra vez?. Sí, sospechas confirmadas, algo se está preparando y esta vez no me lo pienso perder.

Las fotos, los vídeos, los tweets y algún que otro comentario nos van informando de lo que acontece en el momento y nos dejan recuerdos de lo que fue, pero para poder ver todo eso, detrás hay mucho trabajo, horas invertidas, nervios, deseos y espectativas. Organizar un evento como éste necesita de muchos contactos, actividad frenética y una buena predisposición a dar tu tiempo para conseguir un fin. Todo parece muy bonito visto desde fuera, pero hay que tener en cuenta todo el trabajo que va después, por eso momentos como los que he vivido este fin de semana no habrían sido posibles sin el compromiso de muchas personas. En este caso Jugando con Eros y Ubal Araque llevaron la voz cantante, Alexandra y el propio director del Museo Erótico de Barcelona, organizadores del evento, también quisieron estar frente a nosotrxs, pero detrás quedan todos los apoyos que reciben tanto profesionalmente como personalmente, además de las marcas que nos apoyan y nos premian para que no perdamos el rumbo, conseguir una sexualidad sana, natural y positiva.

Para mÍ es como un campo donde semillas diferentes van cayendo, la tierra les tapa la visibilidad y entonces ellas luchan por crecer, subir y salir adelante para que quienes pasen por ese campo vean que ahí esta creciendo algo. Un jardín repleto de plantas diversas y diferentes que crecen al unísono para formar un entorno agradable en el que colaboran y trabajan codo con codo para un mismo fin. A veces reciben abono y agua fresca que les estimula para no rendirse, para ver que merece la pena y que aunque a veces las pisan, hay que volver a conseguir la verticalidad y subir de nuevo. No siempre el entorno es positivo, ni el tiempo ni la vida juegan a nuestro favor, pero cuando el compromiso y las ganas siguen intactas, no hay nada que pueda hacernos callar.

Esto es un manera muy particular de ver nuestra comunidad. La unión hace la fuerza y aunque cada persona es un mundo dentro de su mundo y formando parte de otro más grande, tener momentos compartidos y charlas casi infinitas provoca un resultado espectacular: Sentirte parte de algo.

Como ya os habréis dado cuenta, estoy hablando del Sex Blogger Meeting II celebrado en Barcelona el pasado fin de semana. Yo, mis espectativas y ganas no nos lo pensamos y allí nos plantamos. ¿Qué esperaba de este encuentro? pues la verdad no lo tego muy claro. Fui con la mente abierta y dispuesta a recibir. Y eso fue exactamente lo que ocurrió.

El evento transcurrió a lo largo de la tarde del viernes y durante todo el sábado. Caras nuevas, voces, miradas, regalos… iban llegando a mis pupilas. No os voy a negar que me hizo muchísimas ilusión que Bijoux Indiscrets, Adrien Lastic, FeelzToys, Nuei y el Museo Erótico de Barcelona no quisieran perdérselo y formaran parte de los partners del evento, pero lo que más me gusto fue cómo me sentí. No, no es fácil sentirse a gusto y en confianza dentro de un grupo de personas al que acabas de conocer. Pero, tras un intercambio de presentaciones y breves conversaciones era como si lo que estábamos haciendo sucediera cada mes. Esa sensación de estar acompañada, amparada y llena de buenas vibraciones es muy difícil de describir.

Nada más llegar y tras comprobar que estaba en la lista y recibir mi pack de bienvenida, Ana Lombardia de Sexo en la Piel y yo nos subimos a un pene gigante, metálico y mecánico. Tras una foto y muchas risas allá vamos, al patio del museo, donde la gente se reunía en grupitos y se giraba con cada apertura de puerta. Caras y nombres que solo conocía a través de Internet se convirtieron en certezas físicas y entonces se desencadenó todo. Presentaciones, fotos, risas, miradas cómplices, agradecimientos… hubo tiempo para todo. La tarde noche en el museo fue una buena primera toma de contacto. Shows interesantes como el de Las hermanas del desorden, agradecimientos de los anfitriones y ronda de sorteos y premios, invitados de honor como Valérie Tasso, tours por la exposición y sobre todo muchos intercambios de besos, abrazos, gracias y más gracias.

Pack de bienvenida

El sábado ya con el ritmo metido en el cuerpo empezamos fuerte por la mañana. El día estuvo repleto de Workshops de escritura erótica a cargo de Georgina Burgos, cómo potenciar nuestros blogs con los consejos y habilidades de Victoria Rodriguez y Wasakk, y otro sobre Shibari de mano de Jordi Lucena del Club Rosas Cinco. Todxs nos aportaron mucho y nos dieron ganas de más. De seguir, de practicar, las ideas surgían en la cabeza y las notas se agolpaban para que a la vuelta nada se quede por el camino. La tarde estuvo dedicada a la muestras de novedades y juguetes y Valérie Tasso nos presentó su último libro Sexo 4.0, un análisis de las relaciones que van mucho más allá del sexo físico, de cómo la sociedad, el poder, la política… influyen en la sexualidad y esta neutraliza lo no normativo. Ubal Araque nos mostró con un unboxing en directo la nueva cara de FeelzToys que promete muchos buenos momentos. Adrien Lastic presentó en primicia nuevos proyectos y productos y después Nuei llenó de sabor la sala con sus lubricantes y geles de masaje tan originales y especiales como ellos. Nos hicieron reír, saborear y no voy a negar que en algunos momentos excitarnos un poco.

Me llevo mucho aprendido y mucho por poner en práctica y mejorar, pero lo que más he metido en mi mochila son momentos. Momentos fugaces de confesiones, de conversaciones que no querían acabarse, de risas, de personalidades desveladas y eso que nosotrxs llamamos desvirtualizar. Romper la barrera de las pantallas y ponernos, cara, cuerpo y voz. Y así, ahora, cuando vea el trabajo de cada unx de mis compañerxs pensaré en cómo sonaba su voz y en algo suyo que se haya quedado grabado en mi retina.

Como decía antes, todo esto no hubiera sido posible sin la confianza de todos los patrocinadores y sin el esfuerzo de mucha gente, los más visibles Gemma de Jugando con Eros y Ubal Araque. Gracias por poner todo de vuestra parte, por dejar horas de sueño y de muchas otras cosas para volcarlas en dos días estupendos. Gracias al Museo Erótico por prestarse y ser tan acogedor. Ahora se encuentra en un momento muy especial, ya que este año cumple una fecha muy especial, y en Ars Eroticas lo vamos a celebrar muy pronto. A Adrien Lastic por ponernos en frente a una de las estrellas de su equipo que siempre nos hace sonreír e implicarnos con la marca. A FeelzToy por sus regalos y por no querer perderse el encuentro. A Bijoux Indiscrets por poner siempre ese toque de sofisticación y subir el nivel y muy especialmente a Nuei porque me cautiva cada vez que los veo y nos hace relamernos, y no solo figuradamente, con sus sabores envolventes y su diseño divertido.

Pero quiero dar especialmente las gracias a todas las personas que fuisteis y con las que pude hablar. Eché en falta algunas personas a las que les tengo que agradecer mucho y me hubiera encantado abrazar. Fue un placer enorme compartir ese momento con vosotras y estoy muy muy agradecida por que queráis formar parte de mis proyectos como el de las Totebags. Ver que os gustan y que las luzcáis tan bien me renueva y me hace pensar que aún puedo seguir un poco más.

Me dio pena el fin del encuentro no solo por abandonar Barcelona, sino por tener que esperar a que podamos volver a vernos. Seguramente me haya olvidado algún nombre, son lapsus que me pasan mientras escribo, pero os prometo que me acuerdo y que no olvido a nadie. Así que de nuevo gracias por vuestras palabras y detalles Mamá no leas, Maryasexora, Verónica Vivero, Ana Lombardía, Zoraida Granados, Christine Erotic, Isabel de Sexplícitamente Hablando, Espe de Sexualmente, Fenix Darte de Porsigrafía, Violeta, Ahani Canela, Elisa de Nuei Cosmetics, Domnina V.S. de Kafeina Girl, Wasakk, La maleta de Carmen, Fenix Darte de Porsígrafia

Y ahora por vuestra culpa estoy enganchada a los productos y especialmente a las cuerdas, invierto mi tiempo libre en conseguir hacer bien los nudos básicos… os iré mostrando los resultados.

¡Hasta la próxima compañerxs!

Aquí algunos momentos del encuentro. Podéis ver más en mi perfil de Twitter, Facebook e Instagram

El pase de diapositivas requiere JavaScript.