Erotismo al otro lado del charco | Entrevista con Sexy and Zen

Es lunes y aún estoy con Jet Lag porque ayer me fui a México y volví. Bueno vale solo fue mentalmente, pero puedo soñar un poquito. Como comprenderéis tengo el cuerpo revuelto pero de la emoción de compartir algunos secretos con Gris Arvelaez de Sexy and Zen.
Ayer publicó la primera parte de una entrevista muy personal que me ha hecho y donde me pregunta muchas cosas sobre Ars Eroticas. Aquí os dejo su web para que le echéis un vistazo.

¡Nos encanta que estés acá!

María, de ArsErotica Ella es María, de ArsEroticas / Foto: cortesía Ars Eroticas

by GrisArvelaez

Hoy en día prolifera cualquier tema en Internet, más aún en las redes sociales, y los blogs sobre sexualidad no han sido la excepción, a pesar de lo delicado y difícil que es comenzar un proyecto de estas dimensiones. Sin embargo, cuando Youtube me sugirió el canal de María, llamado ArsEroticas, y vi aquellos elocuentes títulos junto a una estética súper cuidada, no lo dudé y cliqueé a verlo. Me enganché, y así llevo meses. Ella es una mezcla entre el análisis profesional de la sexualidad y lo cotidiano, es muy guapa pero no se centra en andar demostrándolo, cada cuánto sube fotos en su Instagram super sensuales y las junta con sus reflexiones de diario, pero -contrario a muchos sexbloggers- ella no pierde su objetivo: tratar temas de interés sobre sexo con perspectiva sex-positive. Aquí la primera…

Ver la entrada original 559 palabras más

Porno propio y autoco(ñ)ocimiento 📽️

No estoy acostumbrada a estar al otro lado. Siempre soy yo la que hace las preguntas, pero esta vez me he cambiado de lado.

Ester Ferré, CEO y co-fundadora del SexShop feminista Equality Sex, me ha puesto contra las cuerdas para sonsacarme qué es lo que opino sobre el Porno, el Porno feminista y cómo lo aplico en los talleres y en mi vida.

Aquí os dejo la entrevista que me ha hecho.

https://www.equalitysex.com/porno-feminista-ser-directora-de-tu-propia-pelicula-porno-feminista/

 

“Si te libras de las cadenas sociales tienes un mundo de sensaciones por descubrir” | Una pareja liberal cuenta su primera vez

En una de mis visitas a Barcelona tuve la oportunidad de conocerles en persona. Me impresionaron. Su naturalidad y sinceridad me conquistó. ¡Esto es lo que yo quiero mostrar! pensé justo en ese momento y no dudé en proponerles un encuentro para saber todo de su experiencia como pareja liberal. Tenía tantas preguntas… ¿cómo se empieza una aventura así? ¿cómo se sienten y recuerdan las primeras veces? ¿dónde encuentras el lugar perfecto para ti? ¿cómo repercute abrir tu sexualidad a tu relación de pareja?

Pero además de todo esto lo que yo quería transmitir es que ser una pareja liberal puede ser, y en este caso lo ha sido, muy positivo para la propia  relación de pareja si existe la comunicación, respeto y sinceridad adecuada. Hay que desmitificar y alumbrar las oscuridades que a veces se ponen entorno a las relaciones abiertas y hacer ver que es una manera más de disfrutar del sexo.

¿Habré conseguido mostrar la cara real de tener una relación de pareja liberal?

  • ¿Cómo fue el comienzo de abrir vuestras sexualidades?

El comienzo de nuestra curiosidad se originó mientras veíamos una película porno, de repente nos dimos cuenta de que aquello nos proporcionaba más diversión que morbo, que es lo que buscábamos en realidad. De ahí surgió la pregunta de ¿Cómo sería ver a alguien haciendo el amor de verdad?

Investigando por internet encontramos una serie de locales de intercambio de pareja y decidimos ir a echar un vistazo, pero solo para saciar nuestra curiosidad por el mundo sexual ajeno al nuestro.

Tras un periodo de reflexión e investigación, encontramos un local que en las redes sociales lo describían como “muy light” y pensamos que sería el más apropiado para lo que nosotros queríamos hacer.

El día que lo visitamos había una fiesta y estaba lleno de parejas, nada más entrar, la chica de la recepción nos mostró todo el local y nos explicó sus normas, ya que fuimos sinceros y le dijimos que nunca habíamos visitado ningún local de intercambio, que ésta era nuestra primera vez.

Nos quedamos en la discoteca del local, había mucha gente, todos vestidos muy sexys y bailando muy sensual, las parejas empezaban a jugar unas con otras, miradas, besos, caricias, incluso vimos alguna felación en la barra. Nosotros estuvimos casi toda la noche en una esquinita observando todo aquello, ya que no era a lo que estábamos acostumbrados, porque es poco o nada habitual en las discotecas verticales (el término vertical se refiere a las discotecas comunes, en las que no interactúas con nadie de forma horizontal). Pero en un momento determinado de la noche, en el que la gente empezó a dispersarse, nos asaltó la curiosidad por ir a mirar la zona de camas que la chica de recepción nos había mostrado cuando llegamos al club. Recordamos sobre todo la impresión que nos causaron los gemidos de la gente que ya se oían cuando ibas subiendo las escaleras, y como nos mirábamos los dos, asombrados y sobrecogidos por lo que estábamos viviendo. Cuando nos asomamos a las camas y vimos a la gente practicando sexo nos dio mucho morbo, era como una gran orgía, de repente nos empezaron a subir los calores y no sabíamos bien donde ponernos o que hacer, pero conforme transcurría la noche empezábamos a estar más cachondos, más tranquilos y más envueltos en ese ambiente tan sensual que se respiraba y acabó haciendo que viésemos aquello con mucha más normalidad. Con el aumento de nuestro apetito sexual decidimos practicar sexo allí nosotros también, aunque fue en un cuarto pequeñito que no había nadie y que quedaba bastante discreto.

Al final de la noche ambos coincidíamos en que aquella experiencia había que repetirla porque había sido muy morboso y lo habíamos pasado muy bien.

Nuestra segunda vez fue un poco igual, aunque esta vez empezamos antes a jugar entre nosotros y le dedicamos más tiempo a esto y menos a la discoteca. La diferencia la marcó el hecho de que mientras nosotros nos divertíamos juntos entró otra pareja en este cuarto, estaban desnudos, muy discretos se pusieron a nuestro lado, para iniciar un juego conjunto y la chica acarició la espalda de Peter, que en ese momento se asustó, se giró y les dijo que queríamos seguir solos y no buscábamos nada con nadie. Ellos comprendiendo a la perfección nuestros deseos, se dieron media vuelta y se fueron a otro lugar del club. Peter se quedó tan impactado y abrumado con aquellas caricias que enseguida llegó al orgasmo, sólo con el recuerdo de esa sensación, esa caricia en la espalda que ni siquiera es una zona erógena, fue una sensación muy distinta, novedosa y diferente a las que estábamos acostumbrados a vivir a solas.

De ahí surgió el deseo de Peter de que probásemos en tener nuestra primera experiencia junto a otras personas, le había gustado tanto la sensación que había experimentado que no quería que dejásemos escapar la oportunidad de vivirla juntos, queríamos experimentar todo ese mundo de sensaciones nuevas y placenteras.

Y así de fortuito fue nuestro inicio de una relación abierta, ya que quizás si esa pareja no hubiese entrado y no hubiese tocado su espalda, no nos hubiésemos planteado abrirnos a nuevas posibilidades.

  • ¿Qué os impulsó a hacerlo?

Quizás lo que nos impulsó fue el gesto de la espalda que comentábamos. Pero también tuvo mucho que ver en nuestra decisión una agradable charla con una pareja veterana con la que quedamos a través de una red social para tomar unas copas con ellos. Nosotros teníamos muchas dudas de si queríamos entrar o no en este mundillo porque no veíamos la necesidad de incorporar más personas a nuestra relación, pero ellos se ofrecieron a explicarnos las normas no escritas sobre este interesante mundo liberal y sus experiencias más destacadas, por si podían servirnos a nosotros también. Nos hicieron un poco de maestros, explicándonos todos los truquillos del mundillo, aunque para nosotros lo mejor de aquella charla quizás fue el hecho de que nos hicieran plantearnos el mundo liberal como un juguete más de nuestra lista de juguetes sexuales. Nos ayudaron a cuestionarnos nuestra sexualidad compartida, plantearon la duda de por qué no dejar que alguien entrase en nuestra vida sexual y jugase con nosotros igual que nosotros hacíamos con los juguetes sexuales, sin entrar para nada en nuestra vida sentimental o emocional, ya que, queramos o no, son dos mundos que han de viajar en paralelo para poder disfrutar un poco más de todas estas aventuras.

Las primeras veces siempre nos dejan recuerdos como los nervios, las dudas, el cómo será…

  • ¿Cómo fue la primera vez que practicasteis sexo con otras personas?

Después de la conversación con esa pareja nos atrevimos a quedar con otra, de nuestra edad, que también estaba empezando a experimentar. En principio nos pusimos muchos límites, solo queríamos experimentar lo que podíamos sentir tocándonos mientras lo hacíamos entre nosotros. Los cuatro revueltos, por decir algo. Acordamos que no habría nada de sexo oral, ni penetración, solo serían besos, caricias y poco más, ya que era para probar qué sentíamos y que experimentábamos viendo a nuestra pareja con otra persona. Decidimos quedar en el local que ya habíamos frecuentado un par de veces y tras unas copas acabamos los cuatro en un cuartito besándonos, tocándonos… Y la verdad es que te choca un poco ver a tu pareja con otra persona, pero también lo recuerdas muy morboso. Tienes una mezcla de sensaciones muy fuerte. Quizás lo que más recuerdo es estar muy pendiente de cómo estaba mi pareja e intentar leer en sus gestos si se encontraba tan a gusto como yo o si le estaba gustando tanto como me estaba gustando a mí.

Pero al final de la noche nos dimos cuenta de que nos habíamos puesto demasiados límites y que ambos nos habíamos quedado con las ganas de romperlos.

Lo que es muy importante, después del encuentro con otras personas, es la comunicación en la pareja, para saber lo que la otra parte ha sentido y poder consensuar de nuevo esos límites, que nos parecieron excesivos y que sin duda ninguno de los dos quería que fuesen tan estrictos.

Debo añadir (Peter) que la primera vez que penetré a otra chica delante de mi pareja fue también impactante, al igual que verla a ella siendo penetrada. Me excitaba ver su cara de placer, pero por dentro algo me decía que eso estaba mal. Nos educan en base a unos prejuicios sociales y religiosos en los cuales reprimen cualquier práctica sexual que salga de los “cánones estándar”. Tras analizarlo y comprobar que a medida que quedábamos con otras parejas el placer que nos proporcionan las prácticas liberales seguía aumentando, me di cuenta de que si te libras de esas “cadenas sociales” tienes un mundo de sensaciones por descubrir.

  • Cuando realizáis los encuentros, lo hacéis siempre en pareja ¿o cada uno de vosotros también tiene encuentros en solitario?

Cada pareja lo vive a su manera, no hay unas prácticas establecidas para todos, porque al igual que en el sexo convencional, cada uno tiene sus gustos. Seguramente si le preguntas esto mismo a cualquier otro, puedes encontrar opiniones muy diversas.

Nosotros lo hemos hecho alguna vez, porque nos gusta probarlo todo, pero no es lo que más nos gusta, por lo tanto, aunque no lo descartamos, es algo que queda un poco en segundo plano y nos dedicamos más a practicar cosas en las que los dos podamos participar.

Para nosotros lo morboso de estas prácticas es poder ver a tu pareja disfrutar con alguien y poder participar o interactuar en cualquier momento, o recordar todo lo que has visto luego en la intimidad cuando estamos a solas y volverte de nuevo loco de placer con todos esos momentos que has visto.

Pero en este mundillo podría decirse que hay dos catálogos disponibles, el de cosas que te gustan o te apetecen y el de cosas que no te gustan o no te apetecen en según qué momentos y lo más interesante de estos catálogos es que no dejan de cambiar, porque hay tantas variables que influyen en lo que haces y lo que no, es todo tan cambiante y tan efímero, que estos catálogos nunca acaban de estar definidos del todo.

  • ¿Os denominaríais como una pareja Swinger (parejas que hacen intercambio con otras parejas)?

No, ya que una pareja swinger solo hace intercambio con otras parejas, en nuestro caso el termino sería liberal, ya que realizamos también orgías, tríos con chicas o chicos indiferentemente y demás prácticas que no están contempladas en el término swinger.

  • ¿Cómo os ha repercutido como pareja sexual y sentimental incluir en vuestras relaciones sexuales a otras personas?

Como pareja sexual nos ha enriquecido muchísimo porque todas las prácticas que realizas o aprendes con otras personas, luego las pones en práctica con tu pareja. Así que tenemos una gran variedad de posturas y técnicas sexuales. Además las sensaciones que transmiten los recuerdos (de haber visto a tu pareja con alguien más) que vienen a la mente cuando ya estás en la intimidad, a solas, son imposibles de obtener si no hubieses permitido a esa persona externa practicar sexo con nosotros.

A nivel emocional nos ha unido mucho también porque la comunicación y la confianza que has de tener con tu pareja para llevar a cabo estas prácticas es muy intensa, si no hay un nivel muy alto de comunicación no funciona, lo hemos visto muy de cerca, que las parejas que no están basadas en la comunicación, la confianza y la sinceridad acaban dejándolo porque la relación no se sostiene. En nuestro caso nos ha ayudado a reforzar y consolidar esos pilares, que ya teníamos construidos.

  • ¿Cuál es la clave, para vosotros, para que una pareja disfrute de su sexualidad abierta sin que se vea deteriorada la relación que mantienen entre ellos?

Bueno para nosotros no hay una clave diferente a la que pueda tener una pareja que no sea liberal, ya que el problema en la mayoría de los casos, son las carencias y las puede haber tanto en un terreno como en el otro.

Básicamente para que una pareja funcione necesitas respeto, sinceridad y comunicación y eso es igual en todo tipo de parejas. Si hay carencias en alguno de esos aspectos la pareja falla.

  • ¿Es fácil encontrar lugares o formas para contactar con personas que también están abiertas a experimentar?

Existen locales liberales que están dedicados en exclusiva para este tipo de prácticas y para contactar existen diferentes redes sociales. En ellas puedes conocer gente liberal o swinger con una cierta discreción. Cada uno tiene un perfil que es como una carta de presentación, fotografías, qué buscas, orientación sexual, etc.

Dentro de estas redes sociales se utiliza el sistema de verificaciones. Las verificaciones son unas valoraciones que realizan otros usuarios sobre ti. Con este sistema te aseguras que ese perfil es real, que se han conocido en persona. Además, puedes obtener más información sobre su forma de ser, actitud, carácter, fogosidad, experiencia, prácticas que realiza…

  • ¿Hay lugares específicos para quedar y realizar los encuentros o se hace más en privado?

Por ejemplo, solo en Barcelona ciudad hay unos seis o siente clubs con una oferta muy variada, cada uno con una filosofía propia. Según los gustos de cada persona, frecuentas unos u otros. Hay algunos para un público más entrado en años, otros para más jóvenes, algunos con piscina o zona de juegos más exclusivas y otros potencian más la discoteca.

También hay gente que solo queda en los locales para conocer a otras personas y los encuentros los hacen más en privado porque prefieren más intimidad. Va en función de cada pareja.

  • Cuando quedáis con otras personas, una vez conseguido el contacto, ¿quedáis directamente para tener sexo o seguís un “protocolo”?

En nuestro caso, por ejemplo, nos gusta conocer a la persona tomando un café o unas copas para así charlar y conocernos antes de jugar. Pero no hay un protocolo establecido, ya que según la situación o el entorno puedes realizar una cosa u otra. También influye el estado de ánimo, ya que hay momentos en los que apetece más conocer a la persona y luego jugar y otros momentos en los que vas a jugar directamente y “a lo que surja”.

  • ¿Y cómo elegís a las personas con las que puede haber un futuro encuentro?

Principalmente nos llama la atención el físico, ese es el primer filtro. Y luego tras charlar, te das cuenta si hay ese “feeling” que necesitas para llegar más lejos.  La otra parte también tiene que tener esa atracción hacia nosotros, por eso a veces es muy difícil llegar hasta el final.

  •  No es común que las personas hablen de sus deseos sexuales hacia otra persona que no sea su pareja, lo que es algo natural, ¿por qué creéis que sucede esto?, ¿vosotros lo habéis externalizado o es algo que os quedáis para vuestra vida íntima?

Nosotros creemos que aquí influyen factores individuales y sociales sin tener nada que ver con el mundo liberal. Nos referimos a que muchas parejas no son sinceras entre sí por miedos o inseguridades. Si paseando por la calle se cruza una chica o chico con un estereotipo que atrae a una de las dos partes, ¿por qué se debe ocultar eso? Si ocultas que has sentido atracción física hacia esa persona, no estás siendo sincero. Quizás por miedo a que la otra persona se sienta inferior o despreciada, pero no tiene nada que ver. Eso son inseguridades intrínsecas que no aportan nada positivo, pues estás reprimiendo emociones que tu cuerpo ha sentido. Yo prefiero ser sincero y admitir que la persona que se cruzó en nuestro camino me resulta atractiva. Eso no significa que deje de querer a mi pareja, o que la vea como la más hermosa de todas. Pero como te decimos, no tiene nada que ver con el mundo liberal. Al principio de nuestra relación, antes de iniciarnos en esta aventura, ya nos comportábamos así de sinceros el uno con el otro. Socialmente nos inculcan desde pequeños que la atracción física va arraigada al amor y son dos conceptos completamente diferentes.

*Quiero darles las gracias públicamente porque me ha encantado charlar con ellos y he aprendido muchísimo.

Rompe la monotonía de los juguetes sexuales a base de IMPULSOS

Im-púl-sa-me

Así de claro te lo digo. Si has pasado por todos los tipos de juguetes sexuales habidos y por haber, si te sabes de memoria las pulsaciones y ritmos de tu vibrador, si Rabbit se te queda corto y tus orgasmos se han aprendido de carrerilla los pasos que te marcan tus sextoy, es hora de que metas la revolución entre tus bragas.

El mundo de la juguetería erótica está en constante cambio y cada vez son más llamativos, elegantes y atractivos los juguetes y accesorios, pero sigo encontrándoles una pega. A la hora de ponerlos en marcha sus formas de vibrar y estimularnos son muy similares. Abrimos el paquete, sus formas empiezan a ser atrevidas, ya no son los típicos dildos o vibradores de formas fálicas, sino que podrían ser casi objetos de decoración. Sus mecanismos también están evolucionando mucho, la mayoría de ellos nos ofrecen entre 10-12 maneras de vibrar en las que los ritmos y las intensidades se combinan. Para que sea del gusto de todo tipo de consumidorxs, ya casi todos incluyen los botones de aumentar y disminuir la intensidad. Todo esto está muy bien, pero siento que parece que en el mundo del juguete erótico está ya todo inventado y que, aunque cada temporada, conocemos juguetes nuevos, en el fondo no son tan novedosos. Hasta ahora. Tengo entre mis manos uno de los juguetes que ha revolucionado mis sábanas. Lo confieso. Nos conocimos en la fiesta de Lys Store el pasado verano y… no sé, me cautivó. Él era mi apuesta en la carrera de vibradores y yo me dediqué a toquitearlo sin miramientos. Lo apreté, lo acaricié, lo sobé y todo porque prometía que con sus impulsos me podía hacer ganar aquella carrera y la siguiente en mi cama. La carrera sobre la mesa no la gané, pero me quedé con las ganas de ver si a la otra podía vencer.

Fun Factory está detrás de la revolución hecha juguete. Ha creado una nueva línea de vibradores que denomina IMPULSORES, y éste es mi nuevo mejor amigo. ¿Qué hace? meterse, meterse y meterse poco a poco a base de pequeñas (o grandes según te guste) percusiones. El movimiento puede combinarse con la vibración o no. Han pensado en todo. Puedes ponerlo sólo como impulsor y entonces comienza el movimiento y puedes añadirle diferentes formas de vibrar. El movimiento impulsor se asemeja a una penetración. Ya sabemos que el sexo no es solo penetración, pero éste es el único juguete que nos ofrece una nueva función. Además de vibrar, de cambiar los ritmos e intensidades, se añade la opción de que ejerza ese movimiento que se siente como si un pene estuviera dentro moviéndose. Como os podéis imaginar me dejó loca. ¡Cómo! ¡que habéis conseguido que un vibrador sea todavía mejor!

Impulsor de Fun Factory con todo su pack.

Fun Factory, marca de prestigio, conocida por sus juguetes innovadores y de alta calidad, me ofreció probarlo y acepté encantada, por supuesto. Seguro que os suena su maravilloso y divertido packing. Pues ahí, junto a un limpiador de juguetes y un lubricante, me llegó mi Impulsor. De nuevo lo acaricié, toqué e inmediatamente lo puse a cargar para probarlo en cuanto tuviera ocasión. Su tacto es muy agradable, se le nota como una especie de rugosidad en el material que es muy diferente al de otros juguetes. Tiene un contorno grueso y una forma perfecta para la penetración. El mando se diferencia en color negro y en él se encuentran los botones. Tiene 3 botones el de signo -, singo + y su característico punto rojo donde pone Fun. Nos ponemos en marcha:

  • Fun más + = desbloqueo del vibrador. Aprieta de nuevo Fun para que empiece el movimiento.
  • Apretamos el + para ir cambiando de modo de impulsar. Samba, Rumble, Quicky, Roller ball, Viena Waltz y Rumba. Para retroceder le damos al -.
  • Apretamos el – para iniciar el modo algoritmo, que son las maneras de vibrar que se combinan con los impulsos. Rattle, Gallop, Dirty dancing. Para volver sobre cada uno pulsamos el +.
  • Para pararlo presionamos 1 vez el botón Fun.
  • Para bloquearlo y que no nos de sorpresas accionamos a la vez Fun y -. Cada vez que bloqueamos y desbloqueamos suena, así nos aseguramos.
Aunque parece complicado, es muy sencillo de usar

Todo es combinable. A principio parece un poco complicado el sistema de pulsaciones, vibraciones y ritmos, pero en el momento es muy sencillo.

A mi me ha parecido un juguete diferente y necesario. Uno de sus puntos positivos es que como tiene la función de impulsar, penetrar, hay que mover menos la mano y la muñeca se resiente menos. Las vibraciones, 10 modos en total, son muy intensas y con la función penetrante se aumenta su efecto. No es como los vibradores que vas pasando de una a otra, en este caso se siente más profundamente por el propio movimiento del sextoy.

Lo único que me resulta chocante es su contorno porque no había probado ningún juguete de Fun Factory, y ésta es una de sus características, al ser más grueso el sentimiento de “lleno” en el interior de la vagina es mayor. Tiene una leve protuberancia hacia el mango por lo que el clítoris también se siente estimulado. El que yo tengo no tiene parte externa para el clítoris, pero hay un modelo que sí lo incluye. El final del tronco también tiene una leve elevación para facilitar la entrada y salida y para rozar la parte interior de la vagina. Con todo esto ya os podéis imaginar cómo es. No le falta detalle.

Como cualquier otro juguete es tan divertido usarlo solx como en compañía, y he de decir que llama la atención y da mucho, pero que mucho juego. No se recomienda su uso anal (en este modelo), es principalmente para uso vaginal. Yo os recomiendo que primero juguéis con el externamente, los vayáis acercando hacia la entrada de la vagina y poco a poco, bien lubricado y ayudadxs con el movimiento impulsor vayáis introduciéndolo. Es muy placentero ir haciéndolo poco a poco. Probad a hacerlo medio recostadxs, casi sentadxs.

Puede usarse bajo el agua, se carga de forma magnética e incluye el cargador. Como pega, diría que pesa bastante, claro que para conseguir lo que nos hace sentir, dentro tiene que estar bien equipado, pero sí que es pesado para transportar.

Como no me conformo con probarlo y daros mi opinión, he pedido a Fun Factory que nos cuenten los secretos que hay detrás de los Impulsores y cómo se les ocurrió romper con la monotonía en juguetes sexuales y provocarnos con esta nueva generación.

En la juguetería erótica están apareciendo nuevos diseños de productos, cada vez son más atractivos e innovadores en sus formas y elementos tecnológicos. Pero sin embargo, todos utilizan un mecanismo similar que a efectos de las y los consumidores se resumen en unas prestaciones muy parecidas. El diseño cambia, la forma de cargarlos, de manejarlos, pero a la hora de utilizarlos la mayoría de ellos tienen unas vibraciones, ritmos e intensidades muy similares. Fun Factory ha roto un poco ésta norma creando un nuevo sextoy, el impulsor, que imita al movimiento del pene y ha conseguido reunir en un solo producto todas las cualidades necesarias para conseguir un producto original, diferente y que ofrece otro tipo de satisfacción.

  • ¿Cómo surgió crear este juguete?

El público nos pedía juguetes que tuvieran efecto de empuje e imitaran los movimientos naturales de la penetración. Por aquel entonces, en el mercado solo había unas máquinas enormes que ocupaban casi toda una habitación que tuvieran esa función. Nuestros ingenieros, como buenos alemanes, aceptaron el reto y conseguimos crear esa tecnología de empuje y concentrarla para que cupiera en la palma mano. Además aumentamos la potencia y la capacidad de satisfacción. Así desarrollamos una tecnología única en el mundo que hemos patentado.

  • ¿Qué es lo que les llevó a pensar que el “impulso” era lo que les faltaba a los juguetes eróticos?

Nuestro equipo de I+D siempre está a la búsqueda de nuevos tipos de sensación y estimulación que hagan la vida sexual de los usuarios más placentera y divertida. En ese momento los juguetes se enfocaban, básicamente, en la fricción o vibración, pero no había nada con movimientos realistas de empuje y fuerza que tan intrínsecamente pertenecen al sexo. Por eso decidimos crear esta nueva categoría de juguetes. La mayoría de los usuarios que lo han probado, coinciden en que es como tener a tu mejor amante guardado en el cajón listo para usar cuando quieras, y que ¡además no se cansa! 😉

  • ¿Fue fácil conseguir este efecto? ¿varía mucho su mecanismo al que tienen el resto de vibradores?

Fue un proceso de desarrollo laborioso que duró dos años. Todo el equipo de ingenieros trabajó muy duro para crear los impulsores: diseños, test de calidad, funcionalidad, impermeablidad, etc. El mecanismo es completamente diferente al de los vibradores, ya que no se trata de un vibrador sino de un impulsor y lo que le da ese movimiento característico son unos imanes en su interior.

  • ¿Cómo ha sido recibido por el público?

El público ama los Stronic desde el primer día y su reacción cuando lo tienen por primera vez en la mano es ¡WOW! Cada día más mujeres, hombres y parejas tienen uno en su mesita de noche. A día de hoy es uno de nuestros productos más vendidos en todo el mundo.

Hemos llegado a recibir cartas y mensajes de clientes agrandeciéndonos haber creado estos juguetes.

  • De momento hay tres modelos de Impulsores, ¿habrá más en el futuro?

Sí, siempre estamos creando e inventando cosas nuevas, así que ¡estad muy atentos a novedades este invierno!

  • ¿Hay algo que pueda hacer a este juguete todavía más especial y satisfactorio?

Además de que de por sí ya es un juguete único, hay muchas formas de disfrutar de él de una forma aún más innovadora. Prueba a usarlo sin manos, apoyándolo en la cama o contra la pared y él solo se empujará para darte placer. O da rienda suelta a tu fantasía y úsalo mientras estimulas o te dejas estimular por tu pareja, y así conseguiréis ser uno más en el dormitorio.

  • El mundo de la juguetería erótica está en continuo cambio, pero desde Ars Eroticas tenemos la impresión de que se está centrando la atención en la creación de nuevos diseños y de impactar a través de la imagen, pero no hay productos realmente innovadores que nos ofrezcan otra forma de jugar. ¿Qué opinan de esto desde Fun Factory, una de las empresas más importantes e innovadoras?

Fun Factory es pionera en ofrecer al público nuevas formas de jugar. Desde que nacimos, allá por 1996 esa ha sido nuestra misión. Hace ya más de 20 años que entramos al mercado revolucionando la industria de los juguetes para adultos. Fun Factory fue el primer fabricante en utilizar silicona 100% médica respetuosa con el cuerpo, dar diseños divertidos a los juguetes, colores, crear el primer vibrador recargable, crear los impulsores, etc. Nuestra última innovación es la línea de vibradores Battery+. Son los vibradores a pilas más potentes del mercado: la intensidad de la vibración se mantiene constante aunque se vayan agotando las pilas y, además, gracias a su tecnología inteligente de recarga, funcionan con pilas alcalinas tradicionales o con pilas recargables que puedes cargar dentro del juguete con el HYBRID KIT, ¡como si fuera un juguete recargable!

Fun Factory ofrece toda una experiencia con sus juguetes, os animo a que lo probéis porque es realmente diferente a otros.

FEEL THE FUN!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los felices años 20 del erotismo en Barcelona

¿Qué es el erotismo?

Si preguntáramos qué es el erotismo cada unx de nosotrx daríamos una respuesta. La herencia cultural, la sociedad en la que vivimos y otros factores nos hacen tener una idea sobre lo erótico, los deseos y placeres. Al margen de todo esto y con una gran habilidad para conjugar las diferentes nociones de erotismo El Museo Erótico de Barcelona ha conseguido superar la mayoría de edad con un objetivo cumplido, acercar el erotismo a la sociedad de manera educativa, divertida y rompiendo tabúes. En el último Sex Blogger Meeting nos dieron la noticia de que el Museo cumple 20 años y tienen muchas cosas pensadas para sorprendernos y para mejorar, todavía más, sus salas y espacios y que la visita sea inolvidable.

Durante la primera jornada del encuentro me sorprendió mucho cómo el Museo Erótico de Barcelona muestra el erotismo desde muy diferentes perspectivas, desde obras de arte de Picasso y Dalí, pasando por estrellas de cine que fueron iconos eróticos hasta las salas especializadas en el erotismo de otras culturas y cómo nuestros antepasados disfrutaban del sexo. ¿Sabías que el erotismo tiene olores? pues si te das un paseo por el Museo, lo descubrirás. ¿Sabías que hay máquinas simuladoras de penetración? sí, y se usaban… esto si no lo ves no puedes hacerte a la idea de cómo son, yo al menos no lo imaginaba y al verlas me quedé boquiabierta.

Ahora no nos llama tanto la atención que exista un museo entero dedicado al erotismo, pero hace 20 años, tal vez sí que sorprendió un poco que un local en medio de las Ramblas de Barcelona abriera sus puertas y ventanas, sacara una Marylin Monroe al balcón a dejar volar su vestido e invitarnos a adentrarnos en la historia del erotismo.

He hablado con el Museo y les he hecho recordar cómo fueron esos primeros años e imaginar cómo serán los próximos.

  • ¿Qué les llevó a abrir este espacio?

El creador del Museo Erótico de Barcelona era un coleccionista de arte erótico que trabajaba en el sector y que tenía muchos contactos y gracias a esto recibía cuantiosas donaciones de personas importantes del mundo erótico como por ejemplo una colección entera de látigos que Domina Zara le regaló.

Tras una gran trayectoria profesional unida a su red de contactos e intereses por mostrar el erotismo, decidió abrir una galería que acabó convirtiéndose en un museo.

  •  ¿Por qué es un museo dedicado al erotismo y no a la sexualidad en general?

El erotismo es el punto intermedio entre lo sensual, lo educativo y lo erótico. Hemos apostado por este término por la fina interpretación que hace la gente de él. Por ejemplo, para nosotros el erotismo es una mujer desnuda, pero tal vez para un francés el erotismo es la época victoriana, porque el erotismo significa algo diferente para cada cultura y por eso nos centramos en el erotismo, porque es un aspecto diferente y que es interpretable de muy variadas maneras para cada persona y así nos permite jugar con el pasado y el presente. El sexo y la sexualidad es más explícita y no se adapta a lo que nosotros queremos transmitir.

  • ¿Cuál es la idea de erotismo que quieren transmitir desde el Museo?

Historia, sexualidad y apostar por su parte más divertida es lo que queremos mostrar, porque las vidas privadas también pueden ser divertidas.

El erotismo tiene una gran trayectoria histórica por la que se puede navegar y descubrir datos muy curiosos. No se puede etiquetar y convertirlo en tabú porque ha existido desde siempre y forma parte de nuestros imaginarios. Por otro lado, recurrimos al erotismo como punto de atracción porque se ve como algo más fino, elegante y sutil, y esa es la idea que nosotros queremos transmitir.

  • ¿Por qué en Barcelona y no otra ciudad española?

Barcelona tiene una historia muy bonita en relación al erotismo, era una ciudad de tránsito como Pompeya. Gracias a su apertura al mar facilitó la entrada a diferentes culturas y también desarrolló el mercado de la prostitución. Se convirtió en una de las ciudades principales donde se ofrecían estos servicios a los que acudían marineros y gente de paso. Por todo su pasado, por su cultura abierta y porque aquí el erotismo está muy arraigado a causa de toda esta historia que forma parte de sus calles, el director del museo creyó que era el lugar perfecto para nuestro Museo Erótico.

  • ¿Cómo fueron los primeros años del museo?

El museo ha sido muy bien acogido desde el principio, sobre todo por parte del público profesional. Después hubo una temporada en el que la gente lo conocía, lo visitaba y así, alrededor de los diez primeros años, se fue dando a conocer pero sin muchos sobre saltos, aunque siempre ofreciendo muchas actividades. Pero desde hace un tiempo estamos aumentando el número de visitantes cada mes rompiendo el record anterior. Cada mes el número de personas que pasan por el museo se dispara y sigue subiendo. Los últimos seis años han sido en continuo crecimiento.

  • ¿Cuál era el objetivo del Museo? ¿Se han cumplido las expectativas?

Ahora mismo nuestra meta es hacer que el museo se convierta en una cadena. Estamos trabajando en ello y esto nos está llevando mucho tiempo y trabajo, queremos que se convierta en una referencia y mostrar a todo el mundo la bonita historia del erotismo. Otro de los objetivos que tenemos es sobrepasar los cien mil visitantes anuales y este año ya lo hemos alcanzado. Desde que se creó nos propusimos varios retos que poco a poco y gracias al enorme esfuerzo que hacemos ya los estamos cumpliendo. Pero esto no nos hace pararnos, porque estamos intentando mejorar continuamente y ya tenemos en mente nuevas experiencias que ofrecerles a todas las personas que visiten el museo, ahora el reto es unir el erotismo con las nuevas tecnologías y que los y las visitantes se vayan con una experiencia indescriptible.

  • 20 años  de actividad es mucha experiencia ¿qué momento destacáis de todos estos años?

Es difícil y nos centraríamos en tres puntos, uno, que nos marcó mucho fue la organización del primer Sex Blogger Meeting, otro la colaboración con el Museo erótico de Amsterdam del que ahora somos socios oficiales y tenemos muchas sinergias conjuntas y por último, las grandes inversiones que hemos hecho en los últimos cinco años, como las obras de arte de Picasso, que son auténticas y las fucking machine.

  • ¿Hay alguna sala o espacio expositivo que llame más la atención o sea el favorito del público?

No hay solo una, podemos decir que la que más les atrae y les sorprende son tres, la de las fucking machine, la sala de los récord sexuales y la sala de las películas del rey Alfonso XIII. Quieren comprarlas y llevárselas a casa, es impresionante la expectación que crea.

  • ¿Creéis que abrir espacios como el vuestro ayuda a naturalizar el sexo y hacer que los tabúes vayan desapareciendo?

Sí, por supuesto. Hemos trabajado mucho para suavizar la línea entre divertido, explícito y educativo para que sea agradable a todo el mundo pero que también les aporte nuevos conocimientos y curiosidades. Cuando la gente sale del museo nos agradece que les mostremos algo que para ellos era tabú de una manera tan natural y divertida. Esto lo hacemos combinando las salas para que la visita vaya cambiando de grados, las impresiones varíen, las imágenes se combinan para que la atención nunca decaiga y al final resulte un paseo por el erotismo a través de las culturas y la historia que aporte a los visitantes una experiencia enriquecedora de manera amena y satisfactoria y salgan con un buen sabor de boca.

  • En vuestra opinión y tras tantos años de experiencia ¿ha cambiado la sociedad con respecto al erotismo y la sexualidad?

La verdad que no mucho. La gente se atreve a experimentar mucho más eso sí, pero no a hablar sobre el tema, sigue siendo un tabú. Tienen mucho miedo de las etiquetas que pone la sociedad a la sexualidad y al erotismo. Aún son reacios a ser sinceros con sus deseos y a mostrar cómo viven su vida íntima por ese juicio que hace la sociedad.

  •  ¿Cuál es la pieza estrella del museo?

¡Qué complicado! Las películas del Rey Alfonso XIII son una de las piezas claves. Es exclusiva y siempre atrae muchísimo. Crea mucha curiosidad y es uno de los puntos más atractivos del museo.

  •  ¿Tenéis algo preparado para celebrar esta fecha tan especial?

Queremos compartirlo con todo el mundo que nos visite y por eso hemos decidido no acotarlo a una fecha sino hacer celebraciones a lo largo de todo el año. Una vez que lo lancemos, habrá muchísimas sorpresas, visitas exclusivas para las personas que se acerquen al museo… Queremos hacer tanto  y compartirlo con todas las personas que pasan por nuestro espacio que no podemos desvelar nada, así que habrá que estar atentos a todas nuestras redes sociales y web para que nadie se pierda nada.

Ahora tengo ganas de volver a visitar el Museo Erótico de Barcelona porque siempre hay algo nuevo que descubrir, os dejo alguna imágenes para que os hagáis a la idea de qué os espera cuando os acerquéis a visitarlo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.