Sex is human | Discovering Euforia

Naturalidad. Es la clave del éxito en el erotismo. A veces cuando pretendemos ser sexys, tomar una actitud erótica o atractiva recurrimos a elementos artificiales que nos hacen perder nuestras propias esencias. 

Cada una de nosotras tiene una forma de comunicarse eróticamente y todas ellas están bien. Los artificios que nos han vendido nos hacen pensar que necesitamos algo extra para ser o estar sexys. Sin embargo, nuestra propia piel es la herramienta más erótica que tenemos. Tan solo hay que aprender a usarla, quererla y apreciarla. 

El deseo está hoy en día muy influenciado por los juguetes eróticos. Hay todo tipo de juguetes que nos prometen sentir más y mejor, pero a veces siento que todo esto nos aleja un poco de nuestra propia naturaleza. Si nos fijamos, la mayoría de ellos están hechos bajo grandes producciones, usando materiales artificiales y, en mi opinión, muchos de ellos carecen de alma. De ese signo que les haga diferentes a los otros. 

 Al igual que pensamos en qué comemos, de dónde procede y cómo está cultivado, debemos re-pensar este proceso cuando vamos a elegir un sextoy. Es un discurso que repito mucho últimamente porque creo en él firmemente. Para mí es importante conocer si el producto que estoy consumiendo ha sido diseñado y fabricado de manera ética. 

Además de todo esto, cada vez estoy más convencida de que necesitamos mantener ese vínculo con la naturaleza. Ese hilo invisible que nos une a nuestro ser más puro y salvaje. Y parece que no sólo yo he empezado a pensar así y hacer este cambio. 

Euforia

Hace un tiempo llegó hasta mí Euforia. Euforia engloba todos estos principios. Los productos están pensados para el placer pero desde otra perspectiva, desde la perspectiva de la naturalidad. La cerámica es el material estrella de esta composición que tiene como resultado piezas únicas, exclusivas y que se infiltran en nuestros modos de vida. Bajo Luxury Sex Design (LSD) se ha creado una nueva forma de provocar al placer, estético y físico, donde todo parte de la naturalidad. 

¿Cómo son los productos LSD de Euforia?

👐  Piezas hechas a mano. Euforia tiene una red de artesanas y artesanos de la cerámica que diseñan y dan forma a las piezas. No hay dos piezas iguales porque al hacerse de manera artesanal cada una tiene la impronta de su autor o autora. 

 🌾 Materiales y procesos naturales. El material con el que están moldeadas es la cerámica eco-friendly. No hay ni rastro de plásticos ni otros materiales. El packing va acorde con esta idea. Todo está cuidadosamente protegido con papel, que es 100% reciclable. 

Ediciones limitadas. Cada diseño tiene un número de piezas, por lo que la edición es limitada a la capacidad de cada artesano o artesana. 

❣️ No es solo un sextoy. LSD es una forma más de incluir el sex-positive dentro de nuestras vidas. Las piezas tienen formas decorativas para que puedan estar visibles y dándole un toque especial a una estancia, sólo tú y quien tú quieras sabéis qué más usos se le puede dar. 

💧 Versatilidad. Es una pieza de diseño decorativa, es un sextoy y además podemos jugar con las temperaturas vertiendo dentro de él agua a diferentes grados. Sirve para masajear, disfrutar dando y recibiendo placer y todo lo que se nos ocurra. Al contrario de lo que pueda parecer, la cerámica es muy duradera y no tan frágil como parece. 

Euforia y ArsEroticas

Como habéis podido comprobar Euforia encaja a la perfección con la filosofía de ArsEroticas, por eso no me he pensado dos veces avalar sus productos y formar parte de su equipo en Europa. La venta de estos productos es exclusiva y tan solo se puede hacer en un punto físico en Barcelona, en su tienda de Etsy o a través de este blog (si estáis interesadxs en una de las últimas dos opciones obtendréis un descuento). 

El cambio hacia el sexo sostenible ha comenzado

Guía de materiales de juguetes eróticos

Un día al ir a coger uno de mis juguetes sexuales me encontré con una desagradable escena. La última vez no los guardé en diferentes bolsas de tela, cosa que he aprendido que es conveniente hacer, y algunos de ellos se habían pegado entre sí. Pero, la situación era peor de lo que pintaba, no es que se hubieran pegado un poco, es que uno se había comido al otro. Sí, así tal cual. Sus cuerpos se habían acoplado tanto que se habían derretido uno con el otro. ¡Eso sí que es pasión!

No seré yo quien le ponga barreras a la pasión, pero… sin dos juguetes que me quedé por no saber que hay materiales que, además de no ser de muy buena calidad, son incompatibles. Vamos que no se si se han fusionado por pura pasión o porque se odian y en una pelea de egos falos acabaron de esa guisa. Como una imagen vale más que mil palabras, mirad cómo fue la escena.

Para que no os pase lo que a mí, os recomiendo que pongáis mucha atención a la calidad de los productos y a la hora de comprar un juguete prestéis atención al material con el que está hecho. Y no solo por miedo a que se pegue a otro, sino por vuestra propia salud, ya que algunos pueden contener algunas toxicidades.

Para ello os propongo una pequeña guía de materiales para tener las ideas claras. Los materiales más utilizados para la fabricación de juguetes son la silicona, el cristal, el metal, la cerámica, el plástico, TPR no poroso, elastómero, compuestos de silicona, caucho termoplástico, látex, caucho, Jelly o gelatina sintética.

La silicona es el material más seguro del mercado. Hay que tener cuidado porque hay fabricantes que con el 10% de silicona, ya etiquetan que  el juguete está hecho de silicona, y es que la normativa así se lo permite. Por lo general, los dildos y vibradores de marcas conocidas fabrican con este material sus productos. Es la mejor opción para respetar la salud sexual, ya que es el más higiénico y compatible con la piel. La silicona es inodora, incolora y resistente a temperaturas muy altas y dura mucho tiempo en perfectas condiciones. Es flexible, suave y no mancha ni corroe los materiales en contacto con ella. No presenta ninguna toxicidad y no tiene reactividad química. Para limpiar, es uno de mis materiales favoritos, simplemente vale con usar jabón neutro y agua. Lo que sí hay que tener en cuenta que no se debe usar lubricante de silicona, mejor con base de agua. De todos modos yo siempre uso ese y así te olvidas de con qué es o no compatible.

El elastómero termoplástico (TPE) o caucho termoplástico (TPR) es un material seguro, ligeramente poroso y no se puede desinfectar. Lo bueno es que no tiene ftalatos, es duradero y suele presentar una textura suave. Si no está mezclado con silicona se puede utilizar cualquier lubricante, pero si tiene algo, hay que tener cuidado.

El plástico ABS es otro de los materiales comunes. Es un plástico de alta resistencia, utilizado en la fabricación de numerosos aparatos, pero está considerado como un material cancerígeno. Yo os recomiendo evitar comprar juguetes eróticos hechos con ABS en la parte que vibra o que se introduce en el cuerpo. Tal vez veáis que pone hecho con TPR la parte que toca nuestro cuerpo y ABS los controles del juguete, en este caso no existiría riesgo. Es un material bastante utilizado pero, aún así, a mi personalmente no me convence.

El látex es un material bastante barato que se puede moldear de muchas formas y por eso ha sido siempre uno de los más populares en la industria de los juguetes eróticos. Los juguetes de látex se pueden usar tanto con lubricantes a base de agua como a base de silicona, pero es un material bastante poroso, lo que significa que pueden absorber olores y albergar bacterias, por eso no es recomendable compartirlos. La única manera de preservar perfectamente un juguete de látex es usando un preservativo. La mejor forma de limpiarlo es con agua tibia y un jabón neutro o antibacterias o un limpiador específico para juguetes eróticos. Es recomendable dejar que el juguete se seque al aire y luego guardarlo en una funda. No debe mezclarse con otros juguetes ya que pueden deteriorarse con facilidad (véase mi caso).

La jelly o gelatina es uno de los materiales más usados porque permite moldearlo fácilmente y tiene un coste muy reducido. Los juguetes hechos de jelly son una buena opción para probar qué tipo de juguete te gusta o experimentar al principio. Una vez que quieres un buen juguete, duradero y sano, yo recomendaría acudir a otros materiales.  También deben usarse con lubricantes de base al agua para que no se estropeen. Este material contiene PVC, lo que a su vez lleva algunos ftalatos. Es decir, que no es muy bueno utilizar este material. Es elástico y manejable, por eso yo diría que se redujera a las primeras experiencias. A veces estos juguetes huelen a plástico, algunos nos podemos encontrar que tienen la marca del molde y burbujitas en su interior. También es necesario alejarlo de sus compañeros de juegos porque puede dañarlos o dañarse él mismo. Tiende a absorber olores por lo que se recomienda lavarlo con agua y jabón neutro o limpiadores específicos.

El PVC es un buen conductor de las vibraciones, por eso se utiliza mucho en la juguetería erótica (como el ABS). Los juguetes de PVC se pueden usar con cualquier lubricante, ya sea de base acuosa o de silicona y suelen ser más rígidos que los fabricados en otros materiales. Éste es uno de los juguetes que mejor se limpian. EL PVC es el único material, junto al cristal y el metal, que se puede desinfectar con alcohol (hay que limpiarlo después con agua para eliminar los restos de alcohol).

Otros materiales más ecológicos y positivos para nuestros cuerpos son el cristal, la cerámica o la madera. Yo de madera no he visto muchos, pero los hay. El cristal y la cerámica nos permite jugar con las temperaturas y no contienen toxicidades. Para mí, son una opción muy valorable. Suelen tener diseños atractivos y llamativos, son duraderos (si no se te caen), se limpian con facilidad con agua y jabón neutro, no hay problema de compatibilidad con otros productos ni con lubricantes y son ecológicos.

Elijáis el material que elijáis, yo os aconsejo que siempre los lavéis antes de su uso y después. Los sequéis bien y guardéis en una bolsita de tela pare evitar confrontaciones o deseos furtivos dentro del cajón y que hagan que las partes resulten dañadas.

El precio es una de las cosas a tener en cuenta cuando buscamos un juguete nuevo, pero dentro de un precio medio, a veces es mejor invertir un poquito más y asegurarnos de que la calidad es la que deseamos y que nos va a durar y seguir el ritmo. Porque sino, tal vez al cuarto uso nos quedamos sin juguete (sí, también me ha pasado). Entiendo que el coste es muy importante y por ello os propongo que si todavía no habéis utilizado ninguno, os inclinéis por uno en el que se equilibre precio y calidad, aunque no sea el que más os llama la atención, y más adelante cuando seáis experimentadxs jugueterxs y sepáis lo que realmente os gusta ya podéis ir ahorrando para el objeto deseado.

Sexo ecológico

El sexo ecológico como la mayoría de las cosas ecológicas están de moda. He de reconocer que al ver este libro me llamó mucho la atención. Lo cogí y me puse a leerlo con ganas de saber de qué hablaba. Yo creia que me iba a impactar o que aprendería cómo ser más sostenible en las relaciones sexuales, aunque desde el principio pensé ¿qué tiene de contaminante el sexo?.

El libro no parece estar mal, pero una vez que pasas el índice y comienza la lectura… Da consejos sobre cómo practicar sexo en el coche con el motor apagado para no contaminar, bajar las luces o dejarlas apagadas, no gastar demasiada energía a la hora de ligar…

Está curioso y hasta gracioso ya que con algunas cosas como no malgastar energía cuando conquistemos a alguien te ries bastante. De todos modos respeto la intención de la autora de mostrar una faceta del sexo que muchas veces no contemplamos y es que en ese momento, ciegos de deseo no pensamos en el medio ambiente.

Pero en mi opinión esto está dentro de la forma de vivir de cada uno. Si vives concienciado por la repercusión que haces al medio en el que estás pues en todas las facetas de tu vida mantendras esta postura.

De todos modos os animo a que le echéis un vistazo porque igual os da alguna idea para introducir en vuestra vida sexual.