¡Mira mamá hago mi propio sextoy!

¡Sí! por fin lo he hecho.

Tenía muchísimas ganas de dar forma a mi propio sextoy y gracias a The Dodil he fabricado mi propio juguete. Bueno dicho así parece que he diseñado uno y sí es así, pero no. He diseñado uno, pero solo para mi.

The dodil es una de las marcas que se han sumado a la revolución de los juguetes sexuales moldeables. Son juguetes que tienen un mecanismo interno al que le podemos dar la forma que más nos guste o que mejor se adapte a nuestros cuerpos. Tengo que confesar que hace tiempo que lo tengo en casa, pero quería enseñarlo bien, así que me he puesto con ello y me he lanzado a haceros un vídeo de cómo usar y crear tu propio The Dodil.

Aquí está. También lo podéis ver directamente en YouTube y si os apetece os suscribís a mi canal. Luego os cuento cuál ha sido mi experiencia con él.

 

Ahora en mis carnes

Cuando supe que este tipo de juguetes existía y que cada vez hay más, yo solo tengo dos, me pareció una idea genial. Hay mucha gente a la que los dilos habituales no les convence porque son demasiado rectos, rígidos o la forma no es lo suficientemente ergonómica. Con este tipo de sextoys eso está solucionado porque tú mismx puedes darle la forma que más te guste.

Lo que más me gusta es eso. Poder hacerlo como quieras. También me parece muy original el packing. Ya sabéis que para mi la presentación del producto es súper importante y esa idea del termo me gustó mucho. Es cierto que para guardarlo es un poco estorbo, pero eso ya es otra historia.

El vídeo lo hice directamente, no lo había probado antes. Y no tenía muy claro si los tiempos de espera eran acertados y no. Como os cuento hay que tenerlo en agua hirviendo 30 min. Yo tuve que dejarlo más porque aún tenía alguna parte dura. Una vez que está blando la sensación es muy rara. Podría decir que es como un pene flácido al que puedes moldear como quieras y luego ¡pum! que se ponga duro así tal cual. Más o menos… A mi me costó darle la forma. No es como la plastilina que lo aprietas y se queda, tiende a volver a su forma original, así que en cuando le haces una marca debes usar la cuerda para que se mantenga. O si optas por una forma más sencilla, como simplemente ponerle la punta hacia un lado u otro, pásalo por agua fría rápidamente antes de que cambie de nuevo.

No es un juguete de usar en un impulso. Si lo quieres usar tienes que organizarte antes porque tienes que contar que el agua hierva, que esté media hora dentro, los saques, le des forma y lo dejes enfriar. Vamos casi 1 hora para tenerlo listo. Para un aquí te pillo como que no. La solución, un día que te apetezca juguetear y te sientas creativx te pones a ello y le das la forma, luego lo guardas así y ¡listo! Cuando lo vayas a usar ya está preparado.

El tacto es muy similar a otros juguetes de silicona. Pero cuando está blando es una sensación muy rara a la vez que gustosa. Es algo que hay que probar porque es difícil de describir.

Como dildo está bien. Jugar con sus formas nos da la oportunidad de variar las zonas que tocamos por dentro y por fuera. Es su punto más positivo. Así en original, pues sin más, pero claro el punto que tiene es ese, la forma que tú le das.

Me parece un juguete muy original. Al principio parece bonito pero un poco soso, luego cambia cuando te implicas en el proceso de creación.  Y lo mejor de todo, cada vez que lo vuelvas a hervir puedes ¡volver a estrenar un dildo nuevo!

Ideas

  • Dale una forma muy diferente a nada que hayas probado a ver qué punto te descubres
  • Si tienes pareja sorpréndelx con un diseño y compartidlo
  • Úsalo como antiestrés moldeando y luego quítate el estrés que te quede con él en la cama
  • Pon su recipiente visible en casa, es muy bonito. Ya verás como llama la atención. A ver qué explicaciones das…

*Nunca te introduzcas el dildo cuando lo acabes de sacar del agua hirviendo.

*No penetres ni te penetres con él en estado blando

*No utilices lubricantes de silicona

*Cuando lo hiervas no uses utensilios metálicos, nada que pueda estropear la silicona que lo recubre

 

Rompe la monotonía de los juguetes sexuales a base de IMPULSOS

Im-púl-sa-me

Así de claro te lo digo. Si has pasado por todos los tipos de juguetes sexuales habidos y por haber, si te sabes de memoria las pulsaciones y ritmos de tu vibrador, si Rabbit se te queda corto y tus orgasmos se han aprendido de carrerilla los pasos que te marcan tus sextoy, es hora de que metas la revolución entre tus bragas.

El mundo de la juguetería erótica está en constante cambio y cada vez son más llamativos, elegantes y atractivos los juguetes y accesorios, pero sigo encontrándoles una pega. A la hora de ponerlos en marcha sus formas de vibrar y estimularnos son muy similares. Abrimos el paquete, sus formas empiezan a ser atrevidas, ya no son los típicos dildos o vibradores de formas fálicas, sino que podrían ser casi objetos de decoración. Sus mecanismos también están evolucionando mucho, la mayoría de ellos nos ofrecen entre 10-12 maneras de vibrar en las que los ritmos y las intensidades se combinan. Para que sea del gusto de todo tipo de consumidorxs, ya casi todos incluyen los botones de aumentar y disminuir la intensidad. Todo esto está muy bien, pero siento que parece que en el mundo del juguete erótico está ya todo inventado y que, aunque cada temporada, conocemos juguetes nuevos, en el fondo no son tan novedosos. Hasta ahora. Tengo entre mis manos uno de los juguetes que ha revolucionado mis sábanas. Lo confieso. Nos conocimos en la fiesta de Lys Store el pasado verano y… no sé, me cautivó. Él era mi apuesta en la carrera de vibradores y yo me dediqué a toquitearlo sin miramientos. Lo apreté, lo acaricié, lo sobé y todo porque prometía que con sus impulsos me podía hacer ganar aquella carrera y la siguiente en mi cama. La carrera sobre la mesa no la gané, pero me quedé con las ganas de ver si a la otra podía vencer.

Fun Factory está detrás de la revolución hecha juguete. Ha creado una nueva línea de vibradores que denomina IMPULSORES, y éste es mi nuevo mejor amigo. ¿Qué hace? meterse, meterse y meterse poco a poco a base de pequeñas (o grandes según te guste) percusiones. El movimiento puede combinarse con la vibración o no. Han pensado en todo. Puedes ponerlo sólo como impulsor y entonces comienza el movimiento y puedes añadirle diferentes formas de vibrar. El movimiento impulsor se asemeja a una penetración. Ya sabemos que el sexo no es solo penetración, pero éste es el único juguete que nos ofrece una nueva función. Además de vibrar, de cambiar los ritmos e intensidades, se añade la opción de que ejerza ese movimiento que se siente como si un pene estuviera dentro moviéndose. Como os podéis imaginar me dejó loca. ¡Cómo! ¡que habéis conseguido que un vibrador sea todavía mejor!

Impulsor de Fun Factory con todo su pack.

Fun Factory, marca de prestigio, conocida por sus juguetes innovadores y de alta calidad, me ofreció probarlo y acepté encantada, por supuesto. Seguro que os suena su maravilloso y divertido packing. Pues ahí, junto a un limpiador de juguetes y un lubricante, me llegó mi Impulsor. De nuevo lo acaricié, toqué e inmediatamente lo puse a cargar para probarlo en cuanto tuviera ocasión. Su tacto es muy agradable, se le nota como una especie de rugosidad en el material que es muy diferente al de otros juguetes. Tiene un contorno grueso y una forma perfecta para la penetración. El mando se diferencia en color negro y en él se encuentran los botones. Tiene 3 botones el de signo -, singo + y su característico punto rojo donde pone Fun. Nos ponemos en marcha:

  • Fun más + = desbloqueo del vibrador. Aprieta de nuevo Fun para que empiece el movimiento.
  • Apretamos el + para ir cambiando de modo de impulsar. Samba, Rumble, Quicky, Roller ball, Viena Waltz y Rumba. Para retroceder le damos al -.
  • Apretamos el – para iniciar el modo algoritmo, que son las maneras de vibrar que se combinan con los impulsos. Rattle, Gallop, Dirty dancing. Para volver sobre cada uno pulsamos el +.
  • Para pararlo presionamos 1 vez el botón Fun.
  • Para bloquearlo y que no nos de sorpresas accionamos a la vez Fun y -. Cada vez que bloqueamos y desbloqueamos suena, así nos aseguramos.
Aunque parece complicado, es muy sencillo de usar

Todo es combinable. A principio parece un poco complicado el sistema de pulsaciones, vibraciones y ritmos, pero en el momento es muy sencillo.

A mi me ha parecido un juguete diferente y necesario. Uno de sus puntos positivos es que como tiene la función de impulsar, penetrar, hay que mover menos la mano y la muñeca se resiente menos. Las vibraciones, 10 modos en total, son muy intensas y con la función penetrante se aumenta su efecto. No es como los vibradores que vas pasando de una a otra, en este caso se siente más profundamente por el propio movimiento del sextoy.

Lo único que me resulta chocante es su contorno porque no había probado ningún juguete de Fun Factory, y ésta es una de sus características, al ser más grueso el sentimiento de “lleno” en el interior de la vagina es mayor. Tiene una leve protuberancia hacia el mango por lo que el clítoris también se siente estimulado. El que yo tengo no tiene parte externa para el clítoris, pero hay un modelo que sí lo incluye. El final del tronco también tiene una leve elevación para facilitar la entrada y salida y para rozar la parte interior de la vagina. Con todo esto ya os podéis imaginar cómo es. No le falta detalle.

Como cualquier otro juguete es tan divertido usarlo solx como en compañía, y he de decir que llama la atención y da mucho, pero que mucho juego. No se recomienda su uso anal (en este modelo), es principalmente para uso vaginal. Yo os recomiendo que primero juguéis con el externamente, los vayáis acercando hacia la entrada de la vagina y poco a poco, bien lubricado y ayudadxs con el movimiento impulsor vayáis introduciéndolo. Es muy placentero ir haciéndolo poco a poco. Probad a hacerlo medio recostadxs, casi sentadxs.

Puede usarse bajo el agua, se carga de forma magnética e incluye el cargador. Como pega, diría que pesa bastante, claro que para conseguir lo que nos hace sentir, dentro tiene que estar bien equipado, pero sí que es pesado para transportar.

Como no me conformo con probarlo y daros mi opinión, he pedido a Fun Factory que nos cuenten los secretos que hay detrás de los Impulsores y cómo se les ocurrió romper con la monotonía en juguetes sexuales y provocarnos con esta nueva generación.

En la juguetería erótica están apareciendo nuevos diseños de productos, cada vez son más atractivos e innovadores en sus formas y elementos tecnológicos. Pero sin embargo, todos utilizan un mecanismo similar que a efectos de las y los consumidores se resumen en unas prestaciones muy parecidas. El diseño cambia, la forma de cargarlos, de manejarlos, pero a la hora de utilizarlos la mayoría de ellos tienen unas vibraciones, ritmos e intensidades muy similares. Fun Factory ha roto un poco ésta norma creando un nuevo sextoy, el impulsor, que imita al movimiento del pene y ha conseguido reunir en un solo producto todas las cualidades necesarias para conseguir un producto original, diferente y que ofrece otro tipo de satisfacción.

  • ¿Cómo surgió crear este juguete?

El público nos pedía juguetes que tuvieran efecto de empuje e imitaran los movimientos naturales de la penetración. Por aquel entonces, en el mercado solo había unas máquinas enormes que ocupaban casi toda una habitación que tuvieran esa función. Nuestros ingenieros, como buenos alemanes, aceptaron el reto y conseguimos crear esa tecnología de empuje y concentrarla para que cupiera en la palma mano. Además aumentamos la potencia y la capacidad de satisfacción. Así desarrollamos una tecnología única en el mundo que hemos patentado.

  • ¿Qué es lo que les llevó a pensar que el “impulso” era lo que les faltaba a los juguetes eróticos?

Nuestro equipo de I+D siempre está a la búsqueda de nuevos tipos de sensación y estimulación que hagan la vida sexual de los usuarios más placentera y divertida. En ese momento los juguetes se enfocaban, básicamente, en la fricción o vibración, pero no había nada con movimientos realistas de empuje y fuerza que tan intrínsecamente pertenecen al sexo. Por eso decidimos crear esta nueva categoría de juguetes. La mayoría de los usuarios que lo han probado, coinciden en que es como tener a tu mejor amante guardado en el cajón listo para usar cuando quieras, y que ¡además no se cansa! 😉

  • ¿Fue fácil conseguir este efecto? ¿varía mucho su mecanismo al que tienen el resto de vibradores?

Fue un proceso de desarrollo laborioso que duró dos años. Todo el equipo de ingenieros trabajó muy duro para crear los impulsores: diseños, test de calidad, funcionalidad, impermeablidad, etc. El mecanismo es completamente diferente al de los vibradores, ya que no se trata de un vibrador sino de un impulsor y lo que le da ese movimiento característico son unos imanes en su interior.

  • ¿Cómo ha sido recibido por el público?

El público ama los Stronic desde el primer día y su reacción cuando lo tienen por primera vez en la mano es ¡WOW! Cada día más mujeres, hombres y parejas tienen uno en su mesita de noche. A día de hoy es uno de nuestros productos más vendidos en todo el mundo.

Hemos llegado a recibir cartas y mensajes de clientes agrandeciéndonos haber creado estos juguetes.

  • De momento hay tres modelos de Impulsores, ¿habrá más en el futuro?

Sí, siempre estamos creando e inventando cosas nuevas, así que ¡estad muy atentos a novedades este invierno!

  • ¿Hay algo que pueda hacer a este juguete todavía más especial y satisfactorio?

Además de que de por sí ya es un juguete único, hay muchas formas de disfrutar de él de una forma aún más innovadora. Prueba a usarlo sin manos, apoyándolo en la cama o contra la pared y él solo se empujará para darte placer. O da rienda suelta a tu fantasía y úsalo mientras estimulas o te dejas estimular por tu pareja, y así conseguiréis ser uno más en el dormitorio.

  • El mundo de la juguetería erótica está en continuo cambio, pero desde Ars Eroticas tenemos la impresión de que se está centrando la atención en la creación de nuevos diseños y de impactar a través de la imagen, pero no hay productos realmente innovadores que nos ofrezcan otra forma de jugar. ¿Qué opinan de esto desde Fun Factory, una de las empresas más importantes e innovadoras?

Fun Factory es pionera en ofrecer al público nuevas formas de jugar. Desde que nacimos, allá por 1996 esa ha sido nuestra misión. Hace ya más de 20 años que entramos al mercado revolucionando la industria de los juguetes para adultos. Fun Factory fue el primer fabricante en utilizar silicona 100% médica respetuosa con el cuerpo, dar diseños divertidos a los juguetes, colores, crear el primer vibrador recargable, crear los impulsores, etc. Nuestra última innovación es la línea de vibradores Battery+. Son los vibradores a pilas más potentes del mercado: la intensidad de la vibración se mantiene constante aunque se vayan agotando las pilas y, además, gracias a su tecnología inteligente de recarga, funcionan con pilas alcalinas tradicionales o con pilas recargables que puedes cargar dentro del juguete con el HYBRID KIT, ¡como si fuera un juguete recargable!

Fun Factory ofrece toda una experiencia con sus juguetes, os animo a que lo probéis porque es realmente diferente a otros.

FEEL THE FUN!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Wacky Vibes, la revolución de los sextoys de madera | Wacky Vibes, the sextoys’ revolution

La madera es un material resistente, duradero, fácil de limpiar y al que se le puede dar forma con facilidad. ¿Te imaginas que tus juguetes sexuales estuvieran hechos de este material? Pues no tienes que imaginarlo, porque son una realidad. Hay personas que se dedican a pulir y convertir en sextoys piezas de madera con resultados espectaculares, una de ellas es Silvia Picari, creadora de Wacky Vibes.

En Wacky Vibes todos los productos son hechos a mano. Tras pasar por la mente de su creadora, las piezas van tomando forma hasta convertirse en bellos dildos, joyería BDSM, látigos, plugs, huevos… en Wacky Vibes no hay límites para la creatividad. No hay dos piezas iguales, ya que ella misma las hace e incluso pueden personalizarse para que la obra sea todavía más única.

Silvia Picari, arquitecta, diseñadora de madera y artesana, ha tenido el detalle de hacerme un hueco en su agenda y contestarme a una serie de preguntas. Como habréis podido comprobar, ella habla italiano y yo aún tengo esa asignatura pendiente, así que hemos recurrido al inglés. Por ello, el encuentro entre Wacky Vibes y Ars Eroticas ha sido en inglés.

Todo lo que hace desprende una esencia especial. El diseño es muy bonito y las formas invitan a ser tocadas. Estos juguetes son de esos que me encanta tener como decoración, observarlos, tocarlos y cogerlos para llevarlos… digamos a otros lugares.

Me parece realmente increíble y fascinante en qué puede llegar a convertirse un trozo de madera. En las manos correctas llegan a ser auténticas obras de arte para el placer. Pero, no voy a desvelar más, porque todos los secretos que esconden estos originales sextoys nos los va a desvelar ella misma.


Wood is a durable material, easy to clean and can be shaped easily. Could you imagine that your sex toys were made of this material? Because you do not have to imagine it, because they are a reality. There are people who are dedicated to polish and convert into sextoys pieces of wood with spectacular results, one of them is Silvia Picari, creator of Wacky Vibes.

In Wacky Vibes all products are handmade. After going through the mind of its creator, the pieces take shape until becoming beautiful dildos, BDSM jewelry, whips, plugs, eggs … in Wacky Vibes there are no limits to creativity. Not even any of the pieces is the same, as she herself does them and could even be customized to make the work even more unique.

Silvia Picari, architect, designer of wood and crafts, has gentlely take a moment in its busy day to answer several questions for ArsEroticas. As you can see, she speaks Italian and I still have to work on it, so we have turned to English. Therefore, the meeting between Wacky Vibes and Ars Eroticas has been in English. 

The design is absolutely beautiful and the shapes invite to be touched. These toys are the ones that I love to have as decoration, to observe them, to touch them and to take them… let’s say to other places. I find it really incredible and fascinating in what can become a piece of wood. In the right hands they become authentic works of art for pleasure. But, I will not reveal more, because all the secrets that hide these original sextoys will be revealed by herself.

  •  What made you start this project?   How did the idea come about?

This project is born from a series of experiences and gradually took shape while elaborating thoughts and personal reflections.

In part it has come out of my university study course, I am an architect and have always been passionate about product design.

I am rather intolerant of working in front of a computer and I am fascinated with handicrafts. For this reason I turned off the computer and learned woodworking. In handicrafts I found a dimension where I could fully express myself. Through my hands my ideas take form, and this gives me great satisfaction.

I chose to make sex toys, first and foremost, because I like the thought of marketing a product that serves to people’s happiness. Also, I find the topic quite interesting because it provides many opportunities to reflect the nature of human relationships and ways of loving. For me, my toys are primarily a way to share personal reflections on these issues, a pretext to talk about love and empathy. They are an invitation to reflect these issues while playing, and together in play, find a way to build a happy society.

  • Why did you choose the name Wacky Vibes?

I was looking for a name that could be understood on an international level, for this I chose English. I wanted a name almost onomatopoeic, amusing to hear, a bit comical and playful, that expresses, phonetically, the light-heartedness in which we should live our sexuality. Moreover, “Wacky” really means  “crazy, bizzare, eccentric…” a bit like this project and my choice to change direction in life and invent a rather unusual job for myself. “Vibes” like the metaphoric vibrations that wood transmits as a living material. Vibes also in the sense of mood, positive energy that I hope my objects will transmit to those who use them.

  • Why are you inclined to use wood as the main material for your creations?

I chose wood because it is special. It is eco-friendly and recyclable and my products are made by hand, therefore in a sustainable way. Because wood is alive and warm as a material. Because it is aesthetically beautiful and the turning enhances the beauty of the grain. The veins and shades of color are always different, making each piece unique. Even if produced in series, two wooden toys will never be identical to one another.

It is special because it doesn’t vibrate with a noisy electric motor, but with the hand’s natural tension, that passes through the wood’s fibers.

  • What is the production process from the moment you think of the design to the finished object?

The design is the expression of the concept innate to Wacky Vibes: these Sex toys are fun toys because sex is not a shameful act, but a light-hearted game of love.

From an ergonomic point of view, research has been done on actual products available in the market and their relative characteristics: ergonomics, dimention, material.

It takes me about 3 hours to complete each dildo. I begin by working a piece of solid wood.  I use certified woods, originating from Europe where there is greater control over the sustainable management of forests and the entire production chain. A substantial part of the working process is dedicated to the turning, wherein the wood takes shape. Then, the moulded piece is carefully sanded with different grits of sand-paper so that it is completely smooth and then polished with the residual sawdust. The last stage is the painting. The finishing and painting materials I use are all-natural water-based and are the same that are generally used for children’s toys. They are hypoallergenic, certified and compliant with the European Directive on the Safety of Toys, and in particular they respect the EN 71 normative of 2013 on the toxicity of substances present in the materials used.

BDSM jewels
BDSM Jewerly
  •  What inspires you?

The first source of inspiration and the reason for which I decided to change my life and invent Wacky Vibes, is the idea that life is short and we should be passing the time we have doing the things that make us happy to be in peace with ourselves, therefore transmitting positivity to others.

I am convinced that a gesture of love is the consequence of another gesture of love, just like a hateful act is the consequence of another hateful act. Easier said than done, this is the key to live in peace with ourselves and with others.

I am inspired by playing and joking around because it makes me feel light and free to live creatively. This stimulates me to invent and model my life as I want it.

  •  What are people’s reactions to your design?

Usually, the initial reaction is surprise. The majority of people don’t expect a wooden dildo that looks like a sculpture or a toy (many don’t even expect toys made of wood). Some people don’t understand immediately that they are erotic toys. In general, the sculptural form and the colours have people perceive these toys as beautiful objects for the eye, aside from their use.

  •  Do these toys need any particular care?

Not any more than that needed for any other toy. Each piece comes finished with multiple layers of gloss finish that make it water-proof, easily washable and sanitized. They can be used with water-based or silicone lubricants. After use, it is sufficient enough to wash well with warm water, neutral soap and then dry. If looked after with care, a wooden dildo may last for years and when it has finally arrived at the end of its life cycle, it may be recycled.

  •  What is your objective in creating sex toys that differ from those usually sold?

To offer, democratically, another choice. A different product, unique and personal/personalized. An alternative, a world away from the tedious perfection of series productions. To tease the curiousity in discovering the sensation of a different material and encourage playing in a way that a wooden dildo calls far, slower, more participatory and aware, more natural.

  •  Do you think the world of erotic toys has changed in the last years?

I would say so, the motive being that along with sexual culture, the target audience has changed.

For these women, sex toys are useful instruments and important for an active sex life, conscious and rewarding. They are beautiful objects to see, expressing an idea of sexuality that is happy and lively.

Consequently the products are changing, becoming more beautiful and of higher quality. More welcoming shops are emerging, conceived not only as places to buy sex toys at random, but places dedicated to the discovery of pleasure at 360 °, where you are guided in choosing a toy that suits best, and to learn more about one’s own sexuality.

  • Do you think we need a new approach?

In my opinion I am convinced that we do, and not only for a matter of commerce. I believe that sex toys have a high educational potential and that this is the fundamental concept on which to build a new approach.

I believe that who produces and sells sex toys is not only a retailer, but above all a consultant, who has the task of guiding people in discovering their sexuality.

Presenting products using this logic, one can transmit a series of positive messages:

For example, in front of the various and numerous typologies of products, we discover that our tastes and sexual inclinations are infinite and we learn to accept and embrace diversity as an added value.

We become familiar with the anatomy of pleasure (the unknown), therefore gaining a conscious approach towards orgasm, far away from the stereotypes and the social conventions and truer to our personal way of experiencing pleasure.

We learn the importance of taking care of our sex life because it is good for our physical and spiritual health, helping us become more serene and happy, therefore more compatible with others.

I think that sex toys can become an opportunity to educate people and thus create a sexual culture made up of respect and mutual understanding, in which violence and discrimination have no reason to exist.

  • Can your products be personalized? Do you receive many requests for personalized toys?

I would say a good 30% of the products I sell are personalized. In general the colours I use and the dimensions I propose are appreciated as they are. Fortunately, tastes in regards to sexuality are infinitely varied and there is always someone who wants their dildo with their favourite colour or of a different size.

I am very happy to make personalized toys because it means making contact with the client, listening to their needs and maybe even recommending on a model or dimention. I usually try out some colours and send the photos, that way the client can see in real time how their toy is coming along, and in a sense, participate in its realization.

Eco-friendly sextoys
HandMade sextoys
  •  Where can we find your products in Spain?

At the moment unfortunately, there are no physical shops that carry my products. I’ve only recently started looking at retailers in Europe and am starting to select those that interest me most, even in Spain. Seeing as I’m on the look-out for retailers, I would like to turn the question around to you: in what shops in Spain would you like to see my products?

I would tell you Silvia that your products would fit perfectly in stores like Amantis and OhLilith, because their line is very similar to yours and they offer eco-friendly products that stimulate a positive sexuality.

What shops would you recommend to Silvia to extend Wacky Vibes and to stay a little closer?

Although we do not yet have a physical site to find them, we can buy them in your SHOP ONLINE, so you can have a look. You can follow it also in the social networks like Instagram, where it gives us much envy with its fresh products,

Yo te diría Silvia que tus productos encajarían perfectamente en tiendas como Amantis y en OhLilith, porque su línea es muy similar a la tuya y ofrecen productos eco-friendly y que estimulan una sexualidad positiva.

¿Qué tiendas le recomendaríais a Silvia para extender Wacky Vibes y que nos quede un poco más cerca?

Aunque aún no tengamos un sitio físico donde encontrarlos, sí que podemos adquirirlos en su shop online, así que podéis echarle un vistazo.

Podéis seguirla también en las redes sociales como Instagram, donde nos da mucha envidia con sus productos recién hechos.