Deseo sexual, ¿cómo lo recupero?

Ay el deseo, ¿a dónde se ha ido?

Es una de las grandes preguntas de la humanidad. Por qué antes teníamos tanto deseo y ahora parece que se ha metido debajo del sofá. Hay varias respuestas. Por un lado tengo que decirte que tu deseo, igual que tú, ha cambiado. Sí, puedes que respondas que no, que tú sigues siendo la de siempre, la de antes. Pero, ¿y qué hay de todo lo que has vivido, de tus experiencias y cambios vitales? ¿no te han afectado ni un poquito? y con afectar no quiero decir nada negativo, sino que, como es normal, todo lo que vivimos nos deja una impronta, una huella que hace que la vida vaya cambiando. No somos las mismas personas cuando tenemos 20 años, con pocas responsabilidades y con el objetivo de salir cada fin de semana a cuando tenemos 40 y las responsabilidades se han multiplicado. Tu deseo, también ha variado y te está pidiendo otras cosas. Ahora necesitas otras experiencias, otros tiempos y otras formas. Tan sólo tienes que escucharlo.

Por otro lado, es probable que tu día a día, tus preocupaciones, estrés y otros factores similares les estén robando protagonismo al deseo. Ha quedado en un segundo plano porque nos pueden todos los quehaceres diarios y a todo lo que pretendemos llegar. El deseo se cae al fondo de la lista y para cuando llegamos a cogerlo ya no nos quedan fuerzas. ¿Acaso no te ha pasado que tenías planeada una noche especial pero las obligaciones que se cruzaron por el camino te la arrebataron? Nos ha pasado y nos pasa a todas. Por eso, hay que tirar de egoísmo, hay que pensar sobre qué podemos hacer para mejorar el deseo y repartir bien las tareas domésticas y las derivadas para que el deseo en pareja sea equilibrado.

¿Cómo aumentar el deseo?

Con la última frase he metido el dedo en una gran herida. Esa herida solo escuece cuando la tocamos. Si no, se queda ahí calladita, pasando desapercibida.

A menudo cuando parejas acuden a la consulta ArsEroticas afirman que su deseo es desigual. A una parte le apetece mucho y a otra… casi que se le ha convertido en una obligación. Y entonces yo hago la GRAN pregunta. ¿Cómo os repartís las tareas domésticas y la carga mental? y ahí empieza a salir lo realmente importante. La persona que carga con mayor responsabilidad y tareas tiene menos tiempo para pensar en sexo y practicarlo. La otra lo disfruta más porque su mente está más liberada. Si mantenemos ese ritmo, el deseo va a cogear de un lado y nunca estaremos satisfechas con nuestra vida sexual

Equilibrar la balanza de responsabilidades es imprescindible para aumentar el deseo. Reparte bien el tiempo. Invierte en tiempo de calidad en pareja. Diviértete y no busques sólo en el sexo físico una forma de mantener un momento íntimo.

Alejarse de lo que ya conocemos y buscar otras formas de erotizarnos ayuda mucho a recuperar el deseo. Juegos, actividades en pareja, derribar tabúes y presiones son muy necesarios para una pareja con una sexualidad positiva y activa.

Mantén tu sexualidad individual activa. Cuando estamos en pareja muchas veces nos olvidamos de nuestras necesidades sexuales individuales y dejarnos momentos para nosotras y nosotros solo es muy importante. En esos ratos conectamos con nosotras mismas, aprendemos a querernos, a re-descubrirnos y nos hace sentirnos más activas sexualmente.

Trucos para tener mayor deseo sexual

En mi canal de Youtube os dejo este vídeo sobre cómo recuperar el deseo sexual y cómo aumentar el deseo.

Cómo aumentar el deseo

¿Has notado que tu deseo ha cambiado? ¿ ha disminuido o incluso lo crees desaparecido? El deseo es fluctuante y depende de muchos factores que nos influyen en nuestra vida. Es normal que pasemos por periodos en lo que aumenta o disminuye, pero cuando ocurre esto último creemos que es el fin.

El estrés, el ritmo de vida, los medicamentos e incluso la alimentación que llevamos influyen en el deseo sexual. Ahora mismo nos encontramos en una situación diferente, rara y para muchas personas ha supuesto una alteración de su cotideanidad que ha repercutido en su vida erótica. El deseo parece que se ha ido de paseo y nosotras nos hemos quedado en casa.

Cómo recuperar el deseo

El deseo no desaparece. En cualquier etapa de nuestra vida tenemos deseo. Sin embargo, tenemos la idea de que el deseo es eso que nos ocurre cuando somos jóvenes, acabamos de descubrir nuevas prácticas sexuales o estamos al inicio de una relación y todo nos excita muchísimo. Lógicamente, cuando han pasado los años, el cuerpo se ha transformado y nosotras hemos cambiado con él, el deseo ha sufrido modificaciones.

No se ha ido a ninguna parte, sigue viviendo en ti, pero hay que reconocer que ahora las circunstancias han cambiado. ¿Qué debemos hacer? adaptarnos y hacernos dueñas de nuestro deseo y placer. Dejarlo aparcado no significa que no podamos recuperar el deseo sexual, sino que hay que saber cómo estimularnos para que vuelva.

Formas de aumentar el deseo sexual

Estimúlate en todos los sentidos. Tener una vida sexual activa es una de la maneras de aumentar el deseo sexual. Es como el azúcar, cuanto más comemos más queremos. No sólo importa el cuerpo, la mente es esencial para excitarnos y tener una mente erótica activa. Leer, ver películas, series o hacer actividades que nos exciten puede ser una buena forma.

No te actives sólo cuando vayas a tener un encuentro con otra persona. Cuida de tu erotismo para ti sola. Recuérdate lo positivo que es desearte, desear y sentirte deseada. Para ello, déjate notas que te lo recuerden, haz actividades que te hagan sentir sexy, que te atraigan. Permítete momentos de desconexión e intimidad.

¿Cómo mejorar y aumentar el deseo sexual?

Os dejo un vídeo de mi canal de YouTube donde os propongo alguna idea extra para aumentar el deseo sexual

Si quieres mejorar tus relaciones consúltanos, en ArsEroticas estamos para ayudarte.