Sex is human | Discovering Euforia

Naturalidad. Es la clave del éxito en el erotismo. A veces cuando pretendemos ser sexys, tomar una actitud erótica o atractiva recurrimos a elementos artificiales que nos hacen perder nuestras propias esencias. 

Cada una de nosotras tiene una forma de comunicarse eróticamente y todas ellas están bien. Los artificios que nos han vendido nos hacen pensar que necesitamos algo extra para ser o estar sexys. Sin embargo, nuestra propia piel es la herramienta más erótica que tenemos. Tan solo hay que aprender a usarla, quererla y apreciarla. 

El deseo está hoy en día muy influenciado por los juguetes eróticos. Hay todo tipo de juguetes que nos prometen sentir más y mejor, pero a veces siento que todo esto nos aleja un poco de nuestra propia naturaleza. Si nos fijamos, la mayoría de ellos están hechos bajo grandes producciones, usando materiales artificiales y, en mi opinión, muchos de ellos carecen de alma. De ese signo que les haga diferentes a los otros. 

 Al igual que pensamos en qué comemos, de dónde procede y cómo está cultivado, debemos re-pensar este proceso cuando vamos a elegir un sextoy. Es un discurso que repito mucho últimamente porque creo en él firmemente. Para mí es importante conocer si el producto que estoy consumiendo ha sido diseñado y fabricado de manera ética. 

Además de todo esto, cada vez estoy más convencida de que necesitamos mantener ese vínculo con la naturaleza. Ese hilo invisible que nos une a nuestro ser más puro y salvaje. Y parece que no sólo yo he empezado a pensar así y hacer este cambio. 

Euforia

Hace un tiempo llegó hasta mí Euforia. Euforia engloba todos estos principios. Los productos están pensados para el placer pero desde otra perspectiva, desde la perspectiva de la naturalidad. La cerámica es el material estrella de esta composición que tiene como resultado piezas únicas, exclusivas y que se infiltran en nuestros modos de vida. Bajo Luxury Sex Design (LSD) se ha creado una nueva forma de provocar al placer, estético y físico, donde todo parte de la naturalidad. 

¿Cómo son los productos LSD de Euforia?

👐  Piezas hechas a mano. Euforia tiene una red de artesanas y artesanos de la cerámica que diseñan y dan forma a las piezas. No hay dos piezas iguales porque al hacerse de manera artesanal cada una tiene la impronta de su autor o autora. 

 🌾 Materiales y procesos naturales. El material con el que están moldeadas es la cerámica eco-friendly. No hay ni rastro de plásticos ni otros materiales. El packing va acorde con esta idea. Todo está cuidadosamente protegido con papel, que es 100% reciclable. 

Ediciones limitadas. Cada diseño tiene un número de piezas, por lo que la edición es limitada a la capacidad de cada artesano o artesana. 

❣️ No es solo un sextoy. LSD es una forma más de incluir el sex-positive dentro de nuestras vidas. Las piezas tienen formas decorativas para que puedan estar visibles y dándole un toque especial a una estancia, sólo tú y quien tú quieras sabéis qué más usos se le puede dar. 

💧 Versatilidad. Es una pieza de diseño decorativa, es un sextoy y además podemos jugar con las temperaturas vertiendo dentro de él agua a diferentes grados. Sirve para masajear, disfrutar dando y recibiendo placer y todo lo que se nos ocurra. Al contrario de lo que pueda parecer, la cerámica es muy duradera y no tan frágil como parece. 

Euforia y ArsEroticas

Como habéis podido comprobar Euforia encaja a la perfección con la filosofía de ArsEroticas, por eso no me he pensado dos veces avalar sus productos y formar parte de su equipo en Europa. La venta de estos productos es exclusiva y tan solo se puede hacer en un punto físico en Barcelona, en su tienda de Etsy o a través de este blog (si estáis interesadxs en una de las últimas dos opciones obtendréis un descuento). 

El cambio hacia el sexo sostenible ha comenzado

Las mujeres nos masturbamos, pero cuando queremos

Masturbarse es algo muy diferente para cada una de nosotras, pero todas encontramos en esa práctica algo común: nos libera. 

A través del autoplacer nos sentimos realizadas y liberadas de las presiones que se ponen sobre nuestros deseos. En los últimos años está sucediendo un movimiento importante en el que reclamamos la masturbación como herramienta feminista que nos empodera. Estoy totalmente de acuerdo, pero el otro día me sucedió algo curioso.

Como sabéis yo pruebo juguetes eróticos y hablo y ayudo a otras mujeres a crecer eróticamente, sin embargo me sentí muy fraudulenta. Llevo sin masturbarme más de un mes. ¿Por qué? por estrés, por falta de tiempo y porque, sinceramente no me ha apetecido. Pensando en que no quería y que además no sacaba tiempo para ello me sentí realmente mal y me dije, María, tienes que masturbarte. ¿Tienes? ¿cómo que tengo? yo misma me estaba imponiendo hacer algo que no me apetecía porque sino, sentía que no me estaba valorando lo suficiente sexualmente. Es una tontería, ¿verdad? 

Pensé en que muchas mujeres no lo hacen, por muchas razones, y muchas de ellas se sienten mal porque, como no hacen eso que se supone que hay que hacer, entonces se sienten menos empoderadas. Me atreví a comentarlo con otras compañeras y de ahí ha salido este vídeo en el que nos sinceramos sobre la presión que a veces sentimos para masturbarnos y “dar la talla”. 

Después de esto no me mal entendáis, la masturbación es maravillosa y positiva, pero hay momentos en los que no nos apetece y no pasa nada. Hay que aceptar lo que en cada momento mejor se adapta a nosotras. Las mujeres nos masturbamos, sí, pero cuando queremos. 

Hay sexo (y mucho) a partir de los 40 | Etapas en la sexualidad II

¿Las mujeres de a partir de 40 años disfrutan del sexo?

Hoy tenemos una misión, romper esos mitos y estereotipos que se han creado alrededor de las mujeres. Muchas veces pensamos que el deseo y la libido están unidos a la juventud, y, casi sin darnos cuenta, lo ligamos a la reprodución colando el placer como una excusa. Como si el placer fuera algo secundario. Una vez que las mujeres pasamos esa etapa entramos en un limbo de no-sexualidad. Y si ya nos adentramos en la pre y menopausia, ¡ni hablamos!

¿De verdad crees que las mujeres dejamos de ser agentes sexualmente deseantes y deseadas?

Como sabréis no puedo hablar de este tema en primera persona, por eso, y gracias a la magia de las redes sociales, 4 maravillosas mujeres tomarán hoy el protagonismo. Se enfrentarán al mismo cuestionario dando así una visión muy particular de las mismas cuestiones desde posturas diferentes. ¿Os las presento?

Éstas son las preguntas a las que responden 👇


 

Pilar

“Mi vida sexual ahora… soy yo. ¡¡Por fin!!”

Creo que me encuentro en mi mejor etapa sexual. Soy muy deshinibida , conozco muy bien mi cuerpo. Disfruto de él cuando me apetece y con quien me apetece. Y exijo en mis relaciones sexuales. Es una etapa de madurez sexual maravillosa.

2. La relación es total. Disfruto del erotismo con mi cuerpo si problemas ni tabúes. Sincronía absoluta.
3. Ahora soy más segura de mí misma.  Mi objetivo es dar placer y obtenerlo.  Antes solo pensaba en dar placer y que mi pareja disfrutase quedándome en segundo plano. Ahora no.  Mis relaciones de pareja deben ser sexuales e igualitarias. Y antes no lo eran. Por otro lado, no conocía mi cuerpo como lo conozco ahora y no interactuaba tanto con él en el sexo. Ahora mi cuerpo y mi placer son importantes en mis relaciones sexuales.
4. Sí. Sexo anal que antes no practicaba por cuestiones morales. Y acepto algunas propuestas eróticas que seguramente antes no hubiese querido practicar.
5. Por supuesto. He abierto los ojos a la normalización de determinadas cuestiones sexuales. De hecho creo que falta información.  Sobre todo educación  en los niños y en gente muy mayor.

Bárbara

“En una palabra, ESPECTACULAR”

1. Que tengo más apetito sexual, que estoy más lubricada a pesar de que pensaba que sería al contrario, que ya no tengo que preocuparme por la regla y encima tengo más orgasmos que antes.

2. Me encanta mi cuerpo, me sigo viendo súper atractiva, la verdad que no suelo practicar nada erótico conmigo misma, no lo hago porque a penas tengo tiempo y tampoco es que me apetezca, prefiero hacerlo en compañía.

3. Pues que tengo más lubricación y que tengo muchos más orgasmos que antes.

4. Lo único que he cambiado es que uso más lubricantes, pero diferentes, no por falta de lubricación, sino como juego de sensaciones, mi hija me da de todo tipo y los vamos probando.

5. Sí, ahora me abro más a otras alternativas, que antes no hacia. Por ejemplo, al uso de diferentes lubricantes y el concepto de orientación sexual, antes lo veía como algo raro, y ahora lo veo como algo natural dentro de la sociedad.


Jolie Courge

Colorista, con dibujos, maridada con buen vino y buena comida, con cualquier placer y curiosidad”

1.  La mayor ventaja es que sé lo que quiero , el tipo y color de encuentro sexual que me apetece en cada momento.

2. Con mi cuerpo, una relación excelente. Lo amo, aunque a veces no me guste o no lo cuide como debiera, pero adoro su tacto, las sensaciones que me regala, a donde me lleva y de donde me trae. Con mi erotismo mi relación es también muy buena. No soy mujer de demasiados tabúes, creo, y me encanta cultivarlo, atenderlo, redescubrirlo…

3. Quizás el tiempo y las ganas, que son menores, pero más que con mi edad, 43, creo que tiene más que ver con el ritmo de vida frenético que llevo, lleno de obligaciones, compromisos…locuras varias que apenas dejan tiempo y fuerzas para poder plantearse un encuentro sexual, y no hablo solo de pareja.

4. No, en realidad, no es que haga nada nuevo ni deje de hacerlo, a no ser el uso de nuevos juguetes que van saliendo al mercado. Desde siempre me ha gustado indagar en mi propio erotismo, así que es más un fluir que otra cosa.

5. No, porque en realidad el concepto que tenemos ahora es el que he tenido siempre, el que me han inculcado en casa, en el cole…Sí, he tenido suerte.


Miss Taboo

Actualmente es el centro de mi vida, y lástima no haberlo descubierto antes”

1. ¡Todas! considero que ahora tengo un sexo más “sano”, ya no tanto miedo a lo desconocido y al que dirán. Ahora estoy en un momento donde yo decido, conozco mi cuerpo y conozco mi mente, y he descubierto que se llevan súper bien.

2. Muy bonita, muy sana, y muy presente, con los años he aprendido a disfrutar de mi cuerpo, aunque sea simplemente andando por la calle, a ser insinuante, sensual sin necesidad de ser pornográfica o rozar la vulgaridad, una simple sonrisa puede ser una arma muy erótica en determinados momentos.

3. El no tener miedo, el saber dominar y controlar la situación.

4.  Si claro, ahora hablo libremente de sexo, con educación y respeto, pero sin tabús. Y si estoy manteniendo relaciones explico y pido lo que necesito, ya que solamente con la penetración, yo no llego a mi objetivo.

5. Siempre he sido muy abierta en todo lo relacionado con el sexo, pero tengo que admitir que actualmente existe un amplia información a nuestro alrededor, y la gente tiene ganas de aprender a disfrutar de otra manera.

 

La sombra de los desnudos

¿Mi desnudez sirve para algo?

Es una pregunta que me hago a menudo. Tengo que reconocer y confesar que aunque en las redes sociales todo parece muy happy y que mostramos nuestros cuerpos con mucho orgullo, no siempre es así. Soy una persona que le da muchas, muchas, muchas vueltas a las cosas y que siempre quiero saber que hay detrás de todo, aunque sea una cosa insignificante, y con las redes sociales me pasa muchísimo. Cuando veo una foto estupendísima de alguien que posa o parece que no posa y que además aparentemente es una foto improvisada o que salió así sin más, me pregunto ¿será así de verdad? ¿cuántas fotos habrá descartado antes? ¿se hace una foto y ya está, la sube y queda contentx con lo que ve en la pantalla?

Por experiencia intuyo que no. Cuando yo grabo un vídeo o hago una sesión de fotos, diciendo sesión parece que hago algo súper profesional pero para nada es así. No tengo ni trípode, ni luces ni nada, así que empiezo a poner cajas para poner el móvil a una altura apropiada y bueno con lo de la luz… hago lo que puedo (un día os enseñaré el show que monto cada vez) al mirar el resultado nada me convence, que si me ha salido un michelín por aquí, que allá me hace una arruga, que vaya cara, la tripa, el costado… y así hasta estar un buen rato para dejar una que más o menos me convenza. Y, ¿por qué es todo esto? porque no termino de aceptar mi cuerpo. 

Los discursos están muy bien, pero la lucha va por dentro. Hace muchos años que estoy intentando sacar de mí todas esas dudas sobre el aspecto físico y es una tarea muy difícil. Hace tiempo que cree el Proyecto Cuerpxs con un objetivo: ayudar y hacer ver a otras mujeres como yo que nuestros cuerpxs son bellos sean como sean. Este proyecto nació para ayudar pero con él he conseguido abrir un poco más mis propios ojos. Cuando alguien me escribe preguntándome qué es o porque quiere mandar una foto para contribuir a la visibilización de las bellezas, me hace muchísima ilusión. Me alegra ver que sí, que está sirviendo para algo y que cuando alguien vea esas fotos pueda pensar que su cuerpo, igual que los que está viendo en la pantalla, no necesita el juicio de nadie y que es bonito y SUYO.

Pero le vuelvo a dar la vuelta a la tortilla. Me encanta este proyecto y me siento una persona muy body positive, esto quiere decir que me adscribo al movimiento de aceptar nuestra fisionomía tal y como es, pero es mucho más fácil hacerlo hacia afuera que hacia dentro. Vuestras fotos me parecen maravillosas, veo belleza, actitud y fuerza, pero en las mías sigo viendo defectos. Admiro a todas esas mujeres que no se lo piensan dos veces y lucen curvas o rectas, lo que les haya tocado, y dicen ¡aquí estoy yo!

¿Por qué me pasa esto?

Todxs tenemos un ideal de belleza. Ese prototipo de cuerpx que nos atrae, que nos gusta y, que a veces, nos gustaría tener nosotrxs mismxs. El mío no encaja con mi propia imagen y eso hace que vea los “defectos” aumentados porque yo misma no encajo en mi propio ideal de belleza. ¿Verdad que es una auténtica estupidez? Lo sé. Pero, ¿cómo se rompe con eso?

Hace unos días otra sexblogger, Mamá no leas, decía que la fotografía erótica le había hecho admirar su cuerpx y darse cuenta de cómo debía quererlo y pensé, tiene razón. A pesar de que siempre hay algo que no me gusta y que el resultado no es el mejor, hacerme fotos, vamos a decir más o menos eróticas o sexys, a veces me cambia la mirada y me hace pensar que bueno, hay en algunas que no estoy tan mal. Por eso le doy la razón. La fotografía erótica es una herramienta para ver nuestra propia belleza de otra manera. Exponernos ante muchas personas que nos leen en nuestros blogs y redes nos impulsa a cambiarnos de lugar y mirarnos con otros ojos y esto puede ser positivo.

Pero también tiene una cara negativa. Exponernos implica que nuestrxs lectorxs pueden opinar sobre nuestro trabajo y también lo hacen sobre el material gráfico. No olvidemos que sí, enseñamos nuestros cuerpxs a veces, pero el mensaje no es enseñar por enseñar y tragarnos todo lo que nos digan, sino que detrás hay mucho más. Hay mucho esfuerzo para poner nuestro granito de arena en construir una sociedad más positiva y abierta sexualmente, para romper estereotipos y roles y para dar más visiones del mundo para enriquecerlo y crear mentalidades críticas. No es sólo poner una foto, la foto es el resultado de todo el trabajo. Y hay que darse cuenta de que a nosotras también nos cuesta. A la vez que os queremos impulsar a deshacer todo ese entramado de toxicidades en las que nos han educado, nosotras las estamos comprendiendo y desenredando también. Y por eso, disculpad, pero no todo vale. Hay que opinar y el debate es una buena manera de crecer, pero siempre que se haga con respeto y con un propósito positivo.

Pero, ¿por qué os cuento todo esto?

Realmente porque me apetecía sacarlo y sincerarme. Creo que hay muchas partes de nuestras vidas digitales que no se cuentan y que a veces vendría bien mostrar. Por ejemplo eso, que detrás de una foto bonita hay muchas dudas, hay inseguridades, hacen falta recursos y mucho trabajo. Creo que nos queda mucho que desmitificar, hay que repensar lo que estamos viendo y viviendo y no pensar, como a veces lo hago yo, “que estupendx así tan como si nada y yo salgo con cara de seta me ponga como me ponga”.

Está muy bien tener objetivos y referentes, pero ¡cuidado! no hay que olvidarse de que tú eres tú y no necesitas parecerte a nadie ni ser el reflejo de nada. Tu cuerpo como es, tu estilo, tu forma de hacer las cosas y de pensar son tu manera de ser y eso no debemos perderlo nunca.

Otra vuelta a la tortilla. La teoría es estupenda, pero ahora hay que aplicarla. Es necesario hacerse fuertes mentalmente para quedarse con lo que sí nos aporta y dejar por el camino lo que no. Es una lucha constante que poco a poco, sin darnos cuenta, vamos librando y aunque parezca un tópico, con los años todo esto de lo que os hablo va cambiando y aceptarnos parece algo menos duro.

 

 

Sex&Tea Party

¿Qué aún no te has enterado?

¡No será que no soy pesada! Mañana en la tetería y pastelería vegana Bohemian Lane de Bilbao  vamos a celebrar una Sex&Tea Party por el 5 aniversario de Ars Eroticas.

A partir de las 19:30 daremos comienzo a una fiesta en la que habrá picoteo dulce, podrás tomarte tu té o café favorito y además llevarte muchos regalos. Solo por tu visita te damos un detalle y rellenando una de las papeletas que encontrarás a la entrada, participas en el sorteo de los 5 premios que daremos.

Os rogamos puntualidad porque Bohemian Lane Bilbao tiene que cumplir unas normas y la fiesta durará 1 hora en el local, luego la podemos seguir donde queramos. En ese tiempo descubriréis la GRAN sorpresa que Bohemian Lane ha preparado en exclusiva para Ars Eroticas, haremos el sorteo de los regalos y tendremos tiempo para charlar, bailar y todo lo que nos surja.

Además por primera vez las láminas de Ars Eroticas estarán expuestas. Sí, la tetería se convertirá en un local expositivo. Si te gusta alguna puedes comprarlas y también las Tote Bags, ¡que ya sé que tenéis ganas!.

Cuando: Viernes 6 de octubre

Hora: 19:30

Lugar: Bohemian Lane, calle Carnicería Vieja 3, Casco Viejo, Bilbao

Sex&Tea Pary