¿Cómo podemos afrontar la muerte de un bebé?

La muerte perinatal, gestacional y neonatal es todavía un tabú. En una sociedad en la que se celebra la llegada de una nueva persona al mundo, que su corazón deje de latir antes de tiempo supone un momento muy duro al que, padres, madres, familias y profesionales no saben muy bien cómo enfrentarse.

Cuando un ser querido nos deja tenemos muchos recuerdos, materiales y no materiales, guardados que nos hacen de nuevo pensar en él y recordarlo. Sin embargo, cuando no hemos ni siquiera sentido el calor de esa persona que nos ha dejado tan prematuramente, los recuerdos parece que no son algo a lo que nos podamos aferrar.

Afrontar la muerte en nuestra sociedad es una tarea ardua. Cuesta reconocerla como una situación natural y en muchas ocasiones no se nos permite tener un duelo en el que cada persona asimile la situación como quiera, a su ritmo. Esto sucede en todos los casos, pero se agrava cuando el o la fallecida acaba de nacer o ni siquiera pudo ver el mundo que le iba a rodear.

Como consecuencia de esta incomprensión social y falta de recursos en muchos casos por parte del sistema sanitario, nació Umamanita, una asociación pionera fundada por Jillian Cassidy y Juan Castro, que nació para ofrecer apoyo a madres, padres y familias frente a la muerte perinatal y neonatal. Ofrecen desde grupos de apoyo hasta formación a profesionales para que los centros sanitarios se impliquen y sepan gestionar de una mejor manera estas situaciones. Sigue leyendo el artículo

Conciliar o simplemente sobrevivir

Corres por la mañana para dejar a los niños en el colegio. Luego corres para llegar al trabajo. Corres para comer algo y aprovechar al máximo el tiempo. Corres para recogerlos, llevarlos a sus clases extra escolares y corres para llegar a casa a una hora medianamente decente y poderte permitir cinco minutos de sofá.

Y entre toda esa vorágine de carreras, que bien podrías haber hecho una maratón, haces recados y compatibilizas los tiempos con tu pareja para que la tarea sea un poco más repartida. ¿Y la conciliación? ¿qué era eso que nos prometieron?.

Dice la leyenda que conciliar es el arte de combinar la vida familiar y profesional siendo sus tiempos más o menos equitativos. La RAE dice que es un nombre femenino y vaya si lo es. Las bajas por paternidad han aumentado y siguen haciéndolo, pero en la vida real conciliar sigue siendo un asunto de mujeres.

¿Te has planteado cómo distribuyes tu tiempo? Solo tienes que ponerlo sobre papel. En esos escasos minutos en los que te sientas a disfrutar de un café coge un folio y, tomando el 100% como tiempo total productivo del día, distribúyelo en tantos por ciento según el tiempo que dedicas a cada cosa. Ahí verás en qué dedicas más el tiempo. No te deprimas, casi todas estamos igual.

Diana Oliver, periodista freelance, creadora del blog Marujismo y co-fundadora de Tacatá comunicación, afirma que “La conciliación, tal y como está planteada, no existe; porque, entre otras cosas, es imposible hacer dos cosas al mismo tiempo”.

Elecciones y selecciones

Estar dedicándole tiempo a tu familia o a tus hobbies con el móvil en la mano mientras contestas mensajes de trabajo o revisas el correo, lo has hecho y lo sabes. Ese tiempo que ibas a dedicar enteramente a algo que no era trabajo se fue contagiando del virus del correo entrante y pitido del teléfono. ¿De qué sirve dedicar ese tiempo a otras actividades si no es un tiempo de calidad? Ahí es donde debemos poner el foco, en la calidad del tiempo que dedicamos a cada cosa.

Aquí te lo sigo contando

¿Me puede pasar a mí? | Violencia de género

Tengo que confesaros que cuando empecé a escribir este artículo me dio miedo parecer sensacionalista. Si algo tengo claro es que yo no escribo ni hablo según vaya la corriente, es más, tiendo a darle la vuelta, buscar otro camino y salir de la línea marcada. Pero, hay temas que son ineludibles y yo quería hablar de éste. Con seriedad, desde el respeto y el compromiso de no escribir simplemente para atraer, sino de hacerlo desde la sinceridad de, a veces, sentirnos perdidas en una situación así.

Veo violencia por todas partes, violencia que yo identifico como tal, pero que sé que mucha gente no lo categorizaría de grave. Para mí es grave que alguien nos falte al respeto, que dude de nuestras capacidades e incluso que tenga la “habilidad” de manejar nuestras actitudes y decisiones. La libertad personal brilla por su ausencia, queridas y no podemos dejar que esto siga pasando.

En Instagram hablé de una situación vivida en la calle (podéis ver mi vídeo en TV de mi perfil @arseroticas) y pregunté a mis seguidoras si en la #ArsInstaReview de los miércoles querían que siguiera hablando del tema o que si querían ver el último juguete que he recibido. ¿Sabéis cuál fue la respuesta? el juguete. Y no, no estuvo reñido, el 90% de las votaciones fue para el juguete y el resto para la VG. Las personas que me siguen son mujeres en su mayoría, con una edad comprendida entre los 20 y 40 años. ¿No nos preocupa este tema y cómo poder actuar frente a él? No voy a negar que me ha hecho pensar.

Yo no quiero caer en los discursos manidos, lo que quiero es saber qué hacer cuando una persona de mi entorno está en una situación de Violencia de género. ¿Qué debo hacer? ¿cómo puedo ayudarla? ¿qué pasos tengo que seguir para que confíe en mí y juntas busquemos la manera de romper con esa situación? Mi compañera Susana Ivorra me ha ayudado y hemos publicado un nuevo artículo en NovaLife donde esperamos aclarar todas estas dudas y que sea menos difícil abordar el tema.



¿Qué hago si sé que mi amiga sufre violencia de género?

Solemos pensar que a nosotras nunca nos va a tocar, ni a nuestras amigas, pero y si detectáramos que en nuestra cuadrilla una de nostras está protagonizando una situación de violencia, ¿sabrías cómo debes reaccionar?

El primer paso es la detección

Hay actitudes que nos pueden indicar que nuestra amiga está dentro de una relación en la que se están dando situaciones de maltrato ya sea físico, psicológico o conductual. No debemos olvidar que la violencia no solo se ejerce a través de los golpes, hay muchas formas de oprimir a una persona que no siempre son visibles a simple vista. Susana Ivorra, psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja afirma que “cuando conocemos bien a nuestra amiga es fácil detectar cambios en sus rutinas, en su manera de vivir”. “Algunos cambios pueden ser el aislamiento progresivo. No lo habitual del inicio de una relación sino que va más allá. Quizá vaya con su pareja a todos lados o prefiera no ir si no es con ella. No necesariamente tiene que haber un cambio en su manera de vestir pero su conducta suele ser distinta, como si por miedo al conflicto con su pareja haya abandonado áreas de su vida personal o las haya limitado muchísimo”.

Sigue leyendo…



La violencia puede presentarse de muchas maneras

Cuando el feminismo nos confunde | Glosario feminista

Algunos los tenemos claros, otros no sabemos pronunciarlos pero tenemos bien aprendido lo que son y otros quizá desconozcamos el vocablo exacto pero cada una lo nombramos a nuestra manera y al final todas nos entendemos. El ritmo de creación de términos para designar acciones contra las mujeres va a veces tan rápido que nos perdemos, por eso hoy tengo el objetivo de aclararme con los más básicos e ir practicando en su uso, aunque eso ya es otra historia.

Lo positivo del Feminismo es que no es sólo uno, son muchos. ¿Deberíamos hablar de Feminismo o de Feminismos? Esta es la primera piedra que debemos sortear en este camino de vocablos complejos. Pero en este primer término lo zanjo rápido. Para mí lo más correcto es decir Feminismos y con una s final bien grande. ¿Por qué? Porque hemos alcanzando tanta extensión que el Feminismo ha logrado mutar, transformarse y reproducirse para calar en muchos sectores y así adaptarse a las necesidades de todas las personas.

No es solo una ing más

Manspreading, Manslamming, Bropropriating, Manterrupting… y todas las ings que le siguen se nos acumulan en el tintero de anglicismos que debemos aprender para identificar muy bien qué es lo que sucede exactamente cuando estamos al otro lado de estas acciones.

Sigue leyendo aquí el post.

Las claves para practicar el Free Bleeding

El Free Bleeding o sangrado libre consiste en no usar ningún tipo de producto de higiene femenina íntima que recoja el sangrado menstrual. Esta técnica es mucho más que no usar compresas, tampones o copa menstrual, unirse al free bleeding es una revolución sobre la conciencia personal del cuerpo de las mujeres.

Aunque parezca que el free bleeding es una moda actual, este movimiento surgió en los años 70 como respuesta al síndrome de shock tóxico, un trastorno que algunas mujeres sufren como consecuencia de los químicos que los productos de higiene íntima llevan. En 2014 este tema volvió a coger fuerza como consecuencia de una serie de bromas para desprestigiar e insultar en la red a las mujeres feministas. Como resultado muchas mujeres volvieron a hablar de ello y a ponerlo en práctica. Fue Kiran Gandhi, que corrió la maratón de Londres sin nada que retuviera su flujo menstrual, quien dio el pistoletazo de salida para que muchas más se interesaran sobre el tema y se dejaran fluir menstrualmente.

¿Cómo practicar el free bleeding?

Sigue leyendo…