8m y los retos en materia sexual que nos quedan por conquistar

Esta semana ha sido una de esas en las que se nos pone la piel de gallina al sacar todos los datos que nos lanzan la realidad a la cara: la igualdad aún está lejos

Cada 8 de marzo me doy cuenta de más cosas, en parte me alegra porque supone que crezco como feminista y me hago más sensible a las desigualdades a las que nos enfrentamos las mujeres. Veo que cada año se genera un torbellino y me alegra ver que cada vez somos más y hay más perspectivas diferentes. Este 8 de marzo de 2021 yo he querido centrarme en las mujeres lesbianas feministas que tanto han hecho. No siempre ellas eran conscientes de que eran auténticas activistas, pero cada boda oculta, cada gesto de naturalización del amor entre mujeres o cada escándalo que se formaba al conocer que dos mujeres vivían juntas, fue un empuje para que hoy las lesbianas (políticas o no) podamos vivir como vivimos. Y lo digo viviendo una situación de rabia e indignación en la que como mujer lesbiana veo mis derechos hechos trizas. Pero eso es otra historia para otro momento.

La sexualidad lésbica importa

Las mujeres lesbianas han formado parte del movimiento siempre y en los últimos años han quedado en un segundo plano. Hemos logrado muchas cosas, pero cuando nos asomamos a la realidad y hay que poner en práctica los supuestos derechos adquiridos, entonces vemos que es muy diferente el papel de lo que vivimos en nuestras pieles. En el terreno sexual no es diferente y por eso, este 8 de marzo en NovaLife he hablado con Ana Requena Aguilar, periodista especializada en género, creadora del blog Micromachismos de Eldiario.es y cofundadora de este mismo medio, sobre cómo nuestra sexualidad es revolucionaria y cómo se puede hacer un Feminismo Vibrante.

Retos sexuales para nosotras

Hablamos largo y tendido de la maternidad y la sexualidad que se les niega. Del derecho al placer, de la brecha orgásmica y de cómo la juguetería erótica ha llegado como herramienta de empoderamiento sexual de las mujeres. Hablamos de los 8 retos sexuales feministas que aún nos quedan en la agenda y que poco a poco vamos a ir conquistando.

Ana Requena Aguilar

“Para una mujer ejercer como sujeto de sexo y placer implica estigma, culpa, prejuicios y penalizaciones”  Ana Requena Aguilar

¿Por qué fantaseo con una violación?

El 90 % de las mujeres dicen haberse excitado o fantaseado con situaciones sexualmente violentas, pero las mujeres siempre llevamos sobre nosotras el estereotipo de que no nos gusta ni atrae la violencia, ¿por qué entonces sucede esto?

Que a una mujer le excite una escena violenta está mal visto. Que una mujer consienta juegos sexualmente agresivos está mal visto. Que una mujer quiera ejercer o recibir prácticas sexuales que impliquen violencia física está mal visto. Que las mujeres también caminemos por un terreno socialmente masculino, el de la violencia, está sancionado. Y no sólo nos sancionan los hombres, nos sancionamos las unas a las otras y nosotras mismas.

Mientras todo esto está requetemal visto, hay muchas mujeres que en sus dormitorios fantasean con escenas donde toman un rol pasivo y se dejan violentar (consentidamente). Es una fantasía recurrente, muy presente en el imaginario erótico de las mujeres, pero que nos pesa porque es denigrante y por supuesto, solo es una fantasía. Pero en nuestra mente las fantasías cuando no son normativas pesan y mucho y nos hacen sentir mal. Tan mal que oír a una mujer decir que fantasea con una escena violenta es más difícil que ver a un unicornio. Por eso hoy hablamos de fantasías, violaciones no reales, de BDSM y de por qué las mujeres fantaseamos con ello, pero los hombres no.

Sexo de reconciliación, ¿lo soluciona todo?

¿Quién no se ha imaginado alguna vez en un momento de fogosidad sexual después de una discusión de pareja? Y ¿a quién la realidad no le ha dado un bofetón al no acabar tan peliculeramente su discusión de pareja?

La realidad nos ha enseñado más de una vez que el sexo no siempre es como en las películas, pero cuando oímos hablar del sexo de reconciliación sí creemos que es más común de lo que parece. Si nuestro caso es que no es así, que discutimos en bucle y no termina en sexo apasionado, creemos que las que fallamos somos nosotras. Aunque nos cueste creerlo, el sexo tras una discusión pocas veces es como nos quieren hacer creer y delata muchas deficiencias comunicativas dentro de las parejas.

He hablado sobre este tema con una experta en terapia de pareja, Susana Ivorra. Ivorra yo hemos hablado largo y tendido de cómo vemos en consulta que muchas veces la frustración por no tener ese encuentro tras la discusión aumenta. Y es que una vez más, por un lado está la realidad de cada pareja y por otro el imaginario social entorno al sexo y las relaciones.

Para aclarar si el sexo de reconciliación es bueno o malo, si funciona y si no y en el caso de que sí, ¿Cómo es un buen sexo de reconciliación? hemos escrito un nuevo artículo en NovaLife donde analizamos qué quiere decir que mi pareja quiera tener sexo después de discutir y qué significa que siempre acabemos en la cama tras una discusión. Sin olvidarnos de por qué no tenemos sexo algunas parejas después de una discusión de pareja.

El succionador no nos vale a todas

Seguro que alguna vez te has preguntado, ¿lo estoy usando bien? Porque lo pones y ni fu ni fa. Tranquila, que no eres la única. Hay muchas mujeres que han caído en las redes de los succionadores y nos les gusta nada de nada.

Hay dos razones por las que puede pasar esto esto, la primera que no es un juguete que encaje contigo y la segunda que no lo estés usando del todo bien. Tal vez sólo necesitas unos trucos para disfrutar más de un succionador.

El succionador no me encaja

Oímos succionador, o su marca comercial, y ya parece que lo sabemos todo. Pero no. Hay muchos tipos, tamaños, con funciones diversas y lo que es más importante, con boquillas diferentes. Puede parecer algo completamente estético, pero no lo es. El diseño del juguete es crucial para que te vaya bien o no te diga ni fu ni fa. ¿Cómo saber qué succionador es el mejor? Sentimos deciros esto, pero probando. Tendréis que hacer un esfuerzo en probar alguno diferente para ver si el cambio de forma también afecta a vuestro placer.

Hay mujeres que ni con esas. Que no les gusta y que se tienen que enfrentar a sus amigas con vergüenza diciendo que a ellas no les va. Y no pasa nada, a cada una nos gusta un juguete diferente y si no te gusta, no te gusta. No hay más vueltas que darle.

Lo uso y luego me siento irritada

Tienes un corazón gigante

Este San Valentín nos lo merecemos más que nunca. Ya sabéis que yo no soy muy de marketing en este tipo de fechas, pero este año con todo lo que hemos vivido y estamos viviendo nos hemos ganado darnos una alegría (o 14).

No digo 14 al azar y es que entre todas las sorpresas que os voy a dar este mes en las redes de ArsEroticas, la primera de ellas es esta súper idea de EasyToys. Una caja en forma de corazón gigante con 14 sorpresas para abrir en esta cuenta atrás hasta San Valentín.

Os lo dejo en este vídeo para que podáis verlo mejor