La experiencia MAZE

Seguramente no os descubro nada hablándoos de MAZE, la última colección de Bijoux Indiscrets.

MAZE son los accesorios perfectos. Sexys, elegantes, cómodos y, aunque parezcan de piel, no lo son, son aptos para veganos. Bijoux Indiscrets me enamora, su delicadeza y elegancia a la hora de presentar sus productos me parece muy atractiva y a través de su imagen se siente el mimo que ponen en todo lo que hacen. De esta nueva colección no os voy a poner las características, porque con tan solo asomarnos a su página web podemos verlo en un vistazo. Lo que realmente os quiero contar es cómo repercute en nosotras el uso de este tipo de joyería corporal. Porque ponerse un liguero o un arnés de Bijoux Indiscrets es como ponerse esa joya que te hace sentir tan especial.

Nuestras sexualidades y deseos no entienden ni deben tener límites. Y son tan singulares como cada unx de nosotrxs.

En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”

Octavio Paz

 

¿Qué me gusta de MAZE?

Me gusta que ha sabido combinar el encanto vintage, clásico, de las prendas interiores con la versatilidad, elegancia y comodidad. Es puro romanticismo en su sentido más clásico, no de sentimiento, sino esa imagen bucólica que tenemos, pero adaptado y reinventado.

Transmite pasión y sensualidad. La verdad es que me cuesta un poco describir cómo me he sentido al ponerme el arnés y liguero de MAZE y el collar látigo de otra de sus colecciones, Magnifique. El sentimiento era de estar a gusto con mi cuerpo, sentirme sexy y con poder sobre mi sensualidad. Ser sexy es una actitud, y creo que con productos como éstos la actitud nos cala y nos hace sacar ese lado pícaro.

Mi primera impresión al ver los paquetes fue de sorpresa. Todo va empaquetado en unas cajas negras en las que pone el nombre de la marca. Se abren deslizándolas y, con un solo movimiento, se despliegan las alas de la caja y nos muestra el interior. Y ahí un papel negro y dorado nos invita a entrar en el mundo Bijoux. Cada producto viene perfectamente colocado en su caja, también de color negro. La palabra que primero me vino a la mente al ver todo esto fue elegancia. Me parecía que estaba todo tan pensado, tan medido que me daba incluso pena abrirlo. Desenvolverlo todo fue como un ritual de iniciación .

Como podéis ver en las imágenes yo he escogido el liguero en color negro, el arnés también en color negro y el collar látigo de Magnifique en dorado. Los ligueros son una debilidad para mí, pero éste me parece realmente especial por las pinzas metálicas para sujetar las medias y esa forma tan peculiar de ponerse a la cintura. Es difícil encontrar en las tiendas de lencería ligueros que sujeten las medias de esta forma. En cuanto al arnés y el collar, sinceramente lo que me llamó la atención fue su originalidad. Son tan detallista que incluso el imperdible que sujeta la etiqueta es especial y singular.

Una vez con todo extendido decido ponerme a probar cómo se colocan, cómo quedan, cómo sientan… Ver que una prenda de este tipo se ajusta a tu figura es muy agradable y sorprendente. Al menos, para mí lo es. Cuando vemos este tipo de productos en las tiendas o en las páginas las fotos siempre son maravillosas. Los cuerpos de las modelos que los lucen son impecables, les queda genial, no les salen lorzas ni si quiera un mal gesto. Y esto es lo que a mi me interesa comprobrar y observar. Como veréis en las fotos para nada soy una modelo. Tengo una estatura bastante baja, mi cuerpo no es nada normativo y nunca me quedan las cosas como “deberían” quedar. Pero, ahí es donde noto la diferencia. Tanto el arnés como el liguero, y será una característica extendida a todos los artículos de la colección supongo, tienen las suficiente medida de contorno para que se adapten a todo tipo de cuerpos. Yo veía que a la chica de la foto le quedaba genial y pensé uy a ver cómo queda en este cuerpecito mío. Pues me sorprendió. Pude ajustármelo, de pecho me quedaba un poco suelto, pero poniéndolo bien y dándole el toque un poco más estirado a las tiras, ¡queda perfecto! Con el liguero fue igual. Se adapta a la cintura poniéndolo más o menos ajustado y la largura para la pierna también es regulable, punto muy positivo porque yo tengo las piernas cortas y no siempre queda donde debe de quedar. El punto más crítico lo ha superado.

Otra de las cosas que me gusta de MAZE es que es adaptable a diferentes momentos. Puede ser un complemento que utilicemos con ropa de calle o para alguna ocasión especial, pero tiene ese toque de intimidad. De que llevas un secreto contigo. Sí, puedes llevar el liguero como cualquier otro, pero en tu interior sabes que es diferente. Otra opción es utilizarlo para juegos y momento íntimos. Mostrártelo a ti misma o a la persona que quieras. Al igual que con los juguetes sexuales, en mi opinión es muy positivo saber y aprender a disfrutarlos tanto solxs como acompañadxs. No porque sea lencería o accessorios eróticos deben estar pensados para seducir a otrxs, sino que también nos tenemos que seducir a nosotrxs mismxs. Sentirnos sexys y atractivxs para unx mismx, tener ganas de estar íntimamente con nuestro cuerpo.

MAZE esta pensado para todo esto, pero yo le encuentro una relación muy estrecha con el BDSM. Un BDSM elegante y altamente seductor. Se pueden combinar con otros juguetes que ya tengamos en la recámara, como máscaras, esposas, látigos o correas. Si queremos que todo vaya a conjunto, dentro de la colección también podemos encontrar este tipo de complementos.

Volviendo a cómo me hace sentir y por qué me ha gustado MAZE, ponérmelo me hizo reconectar con mi lado más sensual. Si os digo la verdad, me hizo sentirme sexy. Ver que yo también podía lucirlo como en las imágenes promocionales me hizo sentir bien conmigo misma. No sirven las imágenes de cuerpos “perfectos” para mostrar los productos y que luego nos miremos al espejo sintiendo que el nuestro no es como el de lxs demás. Lo que debemos poner en relieve es la diversidad de cuerpos y que todos ellos son bellos y tenemos derecho a sentirlos como nos apetezca.

Bijoux Indiscrets ya sabéis que es una de las marcas que más me gustan por diferentes motivos. La originalidad, la calidad, que sea apto para todo tipo de personas, la atención… y tras probarlo en primera persona, ver que cuando piensan un nuevo diseño lo hacen pensando en que sea capaz de hacer sentir bien y potenciar la sensualidad y mejorar la sexualidad de cualquier persona.

Porque tu sexualidad es tuya, te mereces sentirte.

 

Ceramix, porque el sexo también puede ser sostenible

Es elegante, estilizado. Reposando junto a los libros más eróticos de mi estantería preside el salón como si fuera el guardián de los placeres. Sabe que no es el único, sabe que besa labios ya besados. Que avanza por carne ya mordida, pero aún así se muestra impasible y cada vez que es llamado a actuar lo hace como si fuera su última puesta en escena. Se viste de blanco y negro como si llevara un esmoquin, a veces se llena de orgullo que lo calienta o enfría y otras embiste sin miramientos, sin adornos.

Lo nuestro fue amor a primera vista. Una tarde de búsqueda de regalos perfectos entré al sexshop Zarzamora en Bilbao. No suelo buscar nada en concreto, simplemente algo que me llamara la atención. Vibradores, dildos, arneses, lubricantes… y justo ahí estaba él. Parado delante de mí. En cuanto lo vi me enamoré de él. Su forma, sus colores, la delicadeza con la que parecía estar hecho y con la que se le debe tratar me encantaron. Tuve que tocarlo para saber más de él. Ya había oído y visto, aunque no físicamente, alguno de su estilo, pero hasta ahora no había tenido ninguno entre mis manos. Parecía frío como un témpano, duro como una estatua griega, pero poderoso. Prometía, su aspecto prometía. Más incluso que un empotrador.

Me olvidé enseguida del regalo que iba a buscar. Comencé a preguntarme si que fuera de cerámica complicaría los juegos que le tenía preparados. Si los lubricantes servirían aunque fuera diferente. Me pregunté muchas cosas y me fui a casa con la idea de que tarde o temprano debía ser mío. Afortunadamente, cuando ocurrió este maravilloso flechazo no iba sola. Iba muy bien acompañada, lo que hizo que pocos días después lo encontrara listo para cumplir todo lo que nos habíamos prometido.

Una vez en mi poder pude descubrir muchísimas más cosas sobre él. Uno de sus puntos más originales es que tiene una abertura en la parte inferior por donde se puede rellenar de agua tibia o fría. Al ser de cerámica y no tener ningún mecanismo, puede meterse entero al frigorífico para poner a prueba cuerpos calurosos. Puede utilizarse tanto relleno de agua como sin rellenar. Si se opta por lo primero, no os preocupéis porque no suelta ni una gotita. Tiene un cierre de silicona que mantiene muy bien el líquido dentro. Su cuerpo es terso y duro, pero para nada resulta duro en la penetración. Todo lo contrario. La verdad es que quedé sorprendida, porque unos de mis miedos es que fuera demasiado rígido. Pero gracias a la forma que tiene y a que la cerámica resbala con facilidad, su introducción es muy fácil. La cabeza en forma de glande es perfecta. Se adapta a la forma interior de la vagina y se va acomodando y ajustando poco a poco mientras se va metiendo, buscando un punto importante donde quedarse. Se puede utilizar tanto de forma externa como interna. Suele mantener la temperatura del agua unos 20 minutos. Coge muy rápidamente la temperatura corporal. Aunque parezca que en invierno nos va a congelar ahí abajo, para nada. Jugando un poco con él antes ya se ajusta a nuestra temperatura. Todo su cuerpo está compuesto por círculos en relieve. Se puede lubricar con cualquier tipo de lubricante. No es poroso y es muy muy fácil de limpiar. Pero es que lo mejor de todo es ¡que es ecológico!. Si te apetece apostar por algún juguete que sea respetuoso con el medio ambiente, ésta es una buena opción.

No solo existe éste que yo os traigo (Ceramix 6), sino que Pipedream ha creado toda una línea de Ceramix fabricados en este material, cerámica, con diseños muy atractivos. Hay para todos los gustos y para todo tipo de juegos. Solo hay que ir siguiendo sus números ya que cada modelo tiene el suyo. Me pregunto si un día lograré reunir toda la colección…

Como conclusión Ceramix es una buena opción para utilizar otro tipo de juguetes más sostenibles. Su uso es fabuloso, la experiencia es realmente buena y satisfactoria sexualmente. Tiene 19 cm insertables y 4,5 de contorno. No está nada mal. Se limpia con mucha facilidad, es ergonómico, aunque a primera vista no nos lo parezca y es muy atractivo, por fuera y por dentro. Es perfecto para juegos externos, internos, a solas y acompañadxs. Y además por como está diseñado, también podemos insertarlo en un arnés y utilizarlo como Strap-On. ¿Qué más se le puede pedir?

 

Gal Pal, el arnés sin cuerdas

Sexy y poderosx es como te hace sentir el arnés sin cuerdas Gal Pal de Doc Johnson, el nuevo juguete que os traemos al Probador Indiscreto.

Se trata de un arnés sin cuerdas que se coloca introduciéndolo la parte más pequeña en la vagina. No necesita ningún tipo de amarre ya que una vez dentro, el juguete no se escapará mientras aprietes los músculos pélvicos. Además tiene una pequeña pertuberancia que se coloca justo en el clítoris. La parte que queda en el exterior podemos usarla como un strap-on para penetrar a otra persona o giarlo y, gracias a su flexibilidad, autorealizarnos una penetración anal. Con este juguete desarrollas tus músculos anales y vaginales, ayudándote a conseguir orgasmos más intensos.

Arnés

Puedes usarlo tanto en soledad como en compañía. Si estás solx puedes jugar exteriormente con sus dos puntitas e interiormente eligiendo si quieres llegar más a fondo o quedarte al principio de tu vagina.

Gal Pal está fabricado en Jelly y tiene un tacto resbaladizo y suave. La parte más larga es bastante flexible, lo que nos permite jugar con las posturas ya que se va adaptando a nuestros movimientos. Además, incorpora un potente vibrador interno con regulador de velocidad y es resistente al agua, por lo que también puedes utilizarlo en la ducha. El regulador de la velocidad es muy sencillo y a la vez es la tapa donde se ubican las pilas. Para accionarlo y apagarlo tan solo hay que girarlo. Está situado en el nexo donde se une el extremo corto y el largo quedando a la vista y siendo así más fácil su manejo mientras mantienes relaciones sexuales.

Como inconveniente o al menos así ha sido mi experiencia con este juguete, es que su textura es demasiado resbaladiza porque se desliza con excesiva facilidad y muchas veces se escapa y tienes que colocarlo de nuevo.  Es bastante engorroso ya que no puedes estar despreocupadx de que no se salga y lo vayas perdiendo y la verdad es que esto sucede con mayor frecuencia mientras penetras a tu pareja sexual.

El siguiente punto negativo es el tamaño. Sus medidas son de 16 x 3 cm y 8 x 3 cm y una vez puesto queda muy corto para la penetración. Está bien si se maneja con la mano, pero al llevarlo puesto queda algo escaso.

Como punto positivo en el extremo más largo la punta toma una forma redondeada y está compuesta por tres ondas que son muy atractivas a la hora de introducirlo tanto vaginalmente como anal. Otro valor añadido es la versatilidad de utilizarlo de muchas formas, lo que permite explorar diferentes puntos de placer.

Comenzábamos este post diciendo que era un juguete sexy y poderoso y es que así es como te hace sentir al llevarlo puesto. La razón… sentir una autopenetración al mismo tiempo que estás realizando otra.

Consejos de utilización:

– Si queréis explorar nuevas posturas y placeres, penetra a tu pareja hombre mientras se masturba y mientras tu también sientes la penetración.

– Prueba a girarlo y rozar el ano con su extremo más largo, puede ser muy excitante.

– Utiliza lubricante, pues parece que lo “pierde” con facilidad y si realizas mucha fricción acaba irritando.

– Te servirá como entrenamiento de tu suelo pélvico ya que si no aprietas se cae con facilidad.

– La postura del misionero es la que mejor resulta con este juguete.

download