Es el cuarto de su nombre. Proviene de una familia poco extensa pero fructífera. Se habla de él más allá del los muros. Su fama le precede. Las voces corren susurrando sus virtudes. Sus seguidoras se cuentan a centenares. Le dicen el invencible, el osado, el magnífico, incluso se ha dicho de él que es el nuevo Dios del clítoris.

Los rumores han llegado hasta aquí, hasta las cuatro paredes de mi habitación. La curiosidad es una de las armas más poderosa y por ello, cuando las voces se alzaban halagando su revolucionario modus operandi, quise saber más.

Le he dado una oportunidad. Se presentó ante mí como si de una cena de etiqueta se tratara. Enfundado en un traje negro y con una pajarita perfectamente anudada y colocada. Silencioso, sin más aspavientos que un pequeño sonido interno se metió entre mis piernas para comenzar con el banquete. La variedad no es muy amplia, pero la satisfacción está asegurada. Primer plato, segundo y postre consta de lo mismo, ORGASMO.

Sabéis de qué os estoy hablando, ¿verdad? Sí, del nuevo Satisfyer Pro Next Generation. Gracias a la amabilidad de Soñarte, una tienda de productos eróticos on line que ofrece un gran servicio a buenos precios, he podido comprobar si eso que tanto alababan mis compañeras sexbloggers era verdad o no. Tengo que confesar que era muy escéptica. En las imágenes para nada me parecía que fuera como realmente es. Creía que su exterior era más plasticoso y que esa habilidad tan laureada no era tanto como se decía. Y es que engaña, porque a simple vista parece un juguete sexual sin más. El nuevo modelo juega con los colores, blanco y negro, y gracias a su forma, nos recuerda a un pingüino, además le han añadido una graciosa pajarita, es cierto que entra por los ojos, eso no lo voy a negar.  El packing consta de un pequeño libro de instrucciones y el cable para cargar, todo ello dentro de la caja del producto. Se puede cargar conectando el cable USB al ordenador o a un enchufe. Es magnético, ya nos olvidamos de clavijas y todo. Se conecta de una forma muy sencilla. El imantado funciona perfectamente y es bastante potente.

Una vez con él en mi poder y bien cargado, me dije venga vamos a ver qué sabes hacer Mr. P. Y la cara al terminar fue de auténtica sorpresa. No hay que hacer absolutamente NADA. Tiene en la parte inferior una zona más blanda donde están los dos botones. Apretando el de más abajo durante unos segundos ya se pone en funcionamiento, y luego tan solo hay que darle a uno y otro para ir variando y navegando por sus 11 programas diferentes. Abriendo un poco los labios vaginales se coloca sobre el clítoris directamente y tan solo tienes que dejarte hacer. Olvídate de mover la mano, él solito lo hace todo, con que lo sujetes es suficiente.

El primer programa es muy suavecito, perfecto para empezar. Y los siguientes van en aumento hasta llegar a uno muy potente. Mi consejo es que vayas poco a poco para disfrutarlo más y mejor. Había pensado hacer pros y contras de este juguete, pero la verdad es que contras aún no le he encontrado. Para mí es perfecto por varias razones. Primero porque tiene ritmos suaves, ya he dicho en otras ocasiones que a veces los vibradores son tan potentes que me saturan un poco y si lo utilizas directamente sobre el clítoris es excesivo. Sin embargo, éste, a pesar de que es su única función, no peca de excesivo, al contrario, es adaptable a todos los gustos, a las que nos gusta que vaya in crecendo y a las que les gusta muy fuerte desde el principio. En segundo lugar, no hay cabida para dudas al usarlo, es sencillísimo. Por otra parte, no lleva pilas, se carga de forma magnética a través de un cable USB, esto ya es algo habitual en los sextoys, pero sigue siendo algo a tener en cuenta al elegir uno. Se puede disfrutar tanto en solitario como en pareja. ¿Has probado a usarlo con otros juguetes diferentes para así alcanzar un súper orgasmo utilizando los 5 sentidos? ¿y a combinar la penetración con el Satisfyer? ahí os dejo la idea…

No he podido evitar hacer la comparación entre Satisfyer Pro Next Generation con otros juguetes diseñados para la estimulación externa. Hay muchos otros como Better than chocolate 2, balas vibradoras y otros vibradores adaptados para tocar los puntos exactos del clítoris, pero lo que le diferencia de todos estos es cómo funciona. Al fin y al cabo, los otros utilizan las vibraciones, más leves y más fuertes, pero una vibración producida por un motor. Sin embargo, Satisfyer tiene una forma muy peculiar de excitar. Emana de su boca unas ondas que es lo que hacen que se sienta sobre el clítoris como si unas pequeñas olas de agua llegaran a un ritmo constante. Hay quien lo compara con la boca de los peces, pero como nunca me ha llegado un pez ahí, pues no puedo hacer la comparación, me lo apunto como pendiente. Me cuesta mucho explicar qué se siente con él, la primera vez lo usé con mi pareja y la sensación que compartimos es que nos recordó al sexo oral. Como cuando la punta de la lengua roza jugueteando con el extremo del clítoris. Creo que más o menos me entenderéis…

En resumen, Satisfyer es un juguete muy curioso y original. Resulta llamativo que no hay que moverlo para sentir su trabajo, tan solo se coloca y los orgasmos van llegando. Y digo orgasmos en plural, porque al excitar de una forma tan sutil y placentera es fácil tener más de uno, no hay una sobre estimulación de la zona. En su libro de instrucciones se sugiere que se utilice bajo el agua para aumentar las sensaciones y con ello sentir un orgasmo todavía más potente. Como de momento no tengo otra que la ducha, no lo he probado a grandes profundidades, pero os aseguro que en cuanto pueda lo hago y os lo cuento, otra cosa pendiente más, aunque no dudo que el resultado será magnífico por el poder que tiene ya sin el entorno acuático.

Hay muchas maneras de combinar este juguete sexual para que sea todavía más increíble. No os dejéis engañar por su apariencia, que parece muy dulce pero luego sorprende. Es una especie de Doctor Jekyll y Mr Hyde.

Os doy unas ideas para disfrutarlo al máximo:

  • Utiliza primero un lubricante con efecto térmico, que estimule la zona y la ponga a tono y luego directamente el Satisfyer. Puede ser un bomba orgásmica. Os animo a que lo probéis con el aceite de semilla de Cannabis de Nuei cosmétics o si queréis que sea más intenso coged el estimulante (recuerda que con solo una gota basta)
  • Otra forma de combinarlo es usando un vibrador de estimulación interna. Juega con los ritmos y las diferentes vibraciones para que el orgasmo vaya llegando poco a poco. Al final deja solo a Satisfyer para que se te quede en el cuerpo ese regusto a placer intenso.

¿Y ahora qué? ¿A que te ha picado la curiosidad de tener un pingüino en tu vida? Pues estás de suerte porque Soñarte, además de tener una muy buena calidad precio en todos sus productos, ha sido tan amable de ofrecernos un 10% de descuento en este juguetito con el código ARSEROTICAS. Así que aprovecha aquí te dejo el link, pídelo y en un par de días lo tienes en tu casa.

¡Pingüino vente conmigo!

 

4 comentarios en “El Dios del clítoris

  1. No sabéis la envidia que me da cuando leo una reseña sobre un succionador de clítoris. ¡Tengo unas ganas de probar alguno! Porque todas habláis maravillas de ellos.
    Por cierto, ya sé que es una tontuna, pero la pajarita me hace muchísima gracia.
    Besicos.

    Le gusta a 1 persona

    1. La pajarita es lo mejor. Bueno lo mejor es lo que hace… pero hace muchísima gracia. Yo era muy escéptica porque no pensaba que fuera a ser una cosa tan curiosa, lo veía como sin más. Pero lo que tiene de diferente es esa forma tan leve, sutil… que no es como un vibrador que lo pones y hala. Va como a poco y es una sensación bastante rara la verdad. En mi opinión el orgasmo es diferente porque no es tan repentino, es más como lento, lento, lento… hasta que quieras acabar. Así que cuando puedas lo pruebas para comprobar si va contigo. Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Comprendo perfectamente tu dificultad a la hora de describir la sensación. Yo tampién pienso que se parece al sexo oral de alguna manera, pero de una forma mucho más sutil… Anda, que parte de nuestra función sea hablar de juguetes y no podamos describir algo así…eso tiene que decir cosas buenas si hasta a las que estamos acostumbradas nos ha sorprendido. Es un ‘si no lo veo no lo creo’, pero cuando lo ‘ves’, no vuelves a dudar, jajaja.

    Besotes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes toda la razón. Es que aun cuando lo usé no sabía que decir. Yo quedándome sin palabras… imagínate. Pero es que no sabía muy bien qué había sentido. Es leve, muy leve… hasta que lo quieras poner más fuerte y lo bueno es que vas controlando y el orgasmo, en mi opinión es diferente. Es muy curioso y original, la verdad. Gracias por la visitas, un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s