A través de estos relatos personales pretendemos dar una visión más amplia de lo que sienten las mujeres cuando deciden tomarse la píldora del día después. Desde su aprobación (año 2009 en España sin prescripción médica) y venta en farmacias no ha dejado de ser un tema sensible del que no se habla demasiado. Pero, ¿por qué no se habla? Porque es algo normalizado y al que no se le da mucha importancia o porque ha quedado relegado a un tema privado sobre el cual sigue habiendo muchos tabúes. Buscando información en la red, me sorprendió no encontrar demasiadas cosas que se salieran de la norma. Poniendo la norma como información médica/científica de su composición, uso, recomendaciones y posibles efectos secundarios. Es decir, como si cogemos el prospecto y nos lo leemos. También acudí a foros donde las usuarias hablaban de su experiencia y de cómo su cuerpo reaccionaba después de tomarla. Lo que más me llamó la atención (más bien me asustó) de esta “fuente” es que la mayoría de ellas utilizaban como método anticonceptivo habitual el control sobre su ciclo y la “marcha atrás” o como lo denominaban habitualmente “control del tiempo”. Pero yo no quería leer solo eso, quería más. Quería saber cómo se sintieron las mujeres que la tomaron. Cómo vivieron ese momento.

¿Por qué es esto de lo que quiero hablar? Porque me parece que aún hoy en día hay muchos rumores sobre ella. Aún hoy hay mujeres que se piensan dos veces tomársela por no ser cuestionadas. Por no tener que contar a un o una médica/o por qué la necesita y qué es lo que le ha llevado a esa situación. Pero también quiero ver el empoderamiento que hemos ganado sobre nuestros cuerpos. Dejar a un lado todo esto y hacer lo que realmente queremos hacer, sin presiones, a nuestro ritmo.

No sé si estoy equivocada o no en todo lo que he dicho anteriormente, por eso busco respuestas en las experiencias y vivencias de otras mujeres. Aquí os traigo a una de ellas.

Marta tuvo relaciones esporádicas con un hombre. En una de estas relaciones el condón, método anticonceptivo que utiliza normalmente en sus relaciones, se movió y tras el acto sexual no estaban seguros de si parte del semen podía haber salido fuera. Esta fue la razón por la cual Marta decidió ir a tomar la píldora del día después.

  • ¿Cómo fue la situación?
  • Tras comprobar que podría haberse escapado parte del semen inmediatamente decidí que prefería tomarme la pastilla para sentirme más segura. Aunque sabía que podía ir a un centro de salud o a una farmacia, quería acudir a una farmacia. Así que busqué las más cercanas.
  • ¿Cuánto te costó?
  • 20€
  • Durante esta pequeña investigación nos paramos a pensar que el precio es un tanto elevado y que, tal vez, no todas las mujeres pueden permitírselo o supone para ellas un pequeño esfuerzo económico en ese momento. ¿Qué opinas?
  • Sí, es cierto, me parece un precio un poco elevado y creo que debería ponerse en marcha algún sistema como por ejemplo que la seguridad social pueda devolverte todo o parte del dinero. No sé si tanto como que sea gratuita en las farmacias, pero sí algo para que el coste sea menor
  • Pero en un centro de salud o planificación familiar la suministran gratuitamente. ¿Por qué no acudiste allí?
  • No acudí porque no estaba cerca de mi centro médico y me pareció más cómodo acercarme a la farmacia más cercana. También pensé que allí tendría que esperar a que me atendieran y era más rápido y sencillo la farmacia. Además, creo que en ese momento no te paras mucho a pensar. Y no se tiene claro cómo es la burocracia, porque ¿hay que ir a urgencias? ¿O al médico de cabecera?, ¿te hacen rellenar algún papel? Sin embargo, en la farmacia te la dan y te la tomas.
  • ¿Crees que hay más reticencia a acudir a un centro médico por si hay que dar demasiadas explicaciones?
  • Sí, pero ahora mirándolo con perspectiva creo que volvería a utilizar la farmacia porque te ofrece una inmediatez. Si es fin de semana, depende de donde vivas y como se gestionen los centros de salud, tal vez tengas que ir a urgencias si no hay unas urgencias rápidas o menores. Con lo que supone bastante tiempo de espera y en ese momento el tiempo es importante porque cuanto más tarde la tomes, la efectividad se reduce. Sin embargo, las farmacias hay 24h y además no hay que dar la tarjeta sanitaria.
  • Otro de los aspectos que nos parecen importantes es la intromisión en la vida privada a la hora de ir a pedirla. Por una parte hay farmacias que se niegan a venderla y en algunos centros te hacen muchas preguntas sobre tu sexualidad, que muchas mujeres sienten como violentas e intromisivas. ¿Cómo fue en tu caso?
  • Tenía la posibilidad de ir a una farmacia más cercana, pero no fui porque sabía que no me la iban a vender. Entonces acudí a otra donde me atendió un chico joven que me trató con amabilidad, me advirtió de los posibles efectos, me explicó cómo me iba a sentir y me recomendó que la tomara tras comer algo. Por eso la experiencia en ese aspecto no fue mala. Creo que encontrarte con una persona amable y joven, como en este caso, facilita que te sientas más cómoda. No me sentí juzgada en ningún momento y fui yo sola a comprarla. Creo que es muy importante la actitud de quien está detrás del mostrador, porque van a ir personas muy distintas y hay que tener en cuenta las situaciones particulares. Igual va una mujer que ha sufrido un episodio desagradable, que la actitud de la otra persona sea positiva va a contar mucho. A una persona que le haya pasado una situación en la que después se haya dado cuenta de que no lo hizo de plena voluntad (no me refiero a una violación solamente), el hecho de que tenga que pensar si va a tener que contar su historia o dar explicaciones le puede echar para atrás, pero si conoce una experiencia como la mía en el que ve que el trámite es sencillo y que no se juzga a nadie, puede darle fuerzas y permitirle hacerlo con tranquilidad. Primero atender esa necesidad, que es la más urgente, y luego ya tomar las decisiones u ordenar las ideas que necesite.
  • Por otra parte, creemos que la responsabilidad siempre recae en las mujeres y que los hombres se lavan las manos porque ellos no son los que se pueden quedar embarazados. Se trata como un “problema” individual y no como fruto de una acción conjunta, como es una relación sexual. Con este pensamiento socialmente generalizado y teniendo presente que la decisión sobre el cuerpo de la mujer solo debe tenerla ella, ¿qué opinas al respecto? Y ¿te sentiste “acompañada”?
  • Yo creo que son procesos bastante complicados y muy personales. Cuando es una relación estable entre dos personas que se conocen y las dos están de acuerdo con lo que quieren y qué no quieren, quizá sí que la decisión se toma entre dos. Aun ponderando que son las mujeres las que deben mandar sobre su propio cuerpo. Pero, por ejemplo en mi caso, en ningún momento pensé que era una decisión que tuviera que consultar. Era una decisión mía. No me sentí culpable y aunque él me dio su opinión, contraria a mi decisión, yo sabía que era yo la que tenía que elegir qué hacer. Por eso creo, que la situación dentro de la que se da es importante, porque al final dentro de una relación hay ciertas cosas que están consensuadas o se están consensuando e incluso este hecho hace que se trate también un tema nuevo en la pareja. Pero, como digo, en mi caso particular la decisión era solo mía, él solo tenía su opinión. En cuanto a lo de acompañada…en el momento sí, pero después no. Creo que está mitificado que es desagradable ir a pedirla ya sea porque te da vergüenza o por cualquier otra razón. Para mí fue mucho más desagradable después, lo que yo sentía, la situación que me envolvía. Y creo que es algo que hay que desmontar, que no se acaba todo cuando vas y te la tomas.
  • ¿Por qué?
  • Porque luego te sientes rara. Te sientes revuelta, tienes ganas de llorar, tienes náuseas, te duele el estómago. Y si no la has tomado nunca no sabes si es normal o no. Pero sí creo que se le da demasiada importancia y siempre se habla de que son decisiones de pareja y a mí me parece que no tiene porqué serlo. Tienes que ser consciente de que si no te la tomas tú eres la principal perjudicada. Que puede que no ocurra nada, que a veces se toma por simple prevención tras un accidente. Pero en mi caso, que no era una tema del que hubiéramos hablado ni siquiera quisiéramos hablar, no era un tema sobre el que él pudiera decidir.
  • Entonces, para ir finalizando ¿en ningún momento te sentiste juzgada ni cuestionada?
  • Por mi acompañante sí, por la persona que me atendió y me dio la información no. Al contrario.
  • ¿Hay algún aspecto que crees que debería mejorar sobre la información que se da de la píldora?
  • Creo que se debe hablar más del proceso posterior, de lo que le sucede a tu cuerpo. No se suele hablar de que solo se puede tomar una vez en cada ciclo por ejemplo. Faltan detalles de ese tipo.
  • Bueno, pero somos personas sobre informadas y tan solo con acceder a internet encontramos información más o menos detallada.
  • Sí, pero no te pones a buscar más información justo en ese momento. Lo único que piensas es en que tienes que tomártela y ya está. Buscas la farmacia o el centro médico, la compras y te la tomas. Luego ya piensas en todo lo demás. Pero a lo que me refiero es que es importante concienciar de que es un método de emergencia, no habitual. Que por supuesto que te pueden pasar más accidentes en el mismo ciclo, pero el problema está en cuando no se toman medidas y se recurre a ella como método anticonceptivo. Hay que remarcar esto último, informar y concienciar. Deben informar de cómo te vas a sentir luego, ya que la sensación de cuando te va a bajar la regla se multiplica por diez. Que claro que podemos encontrar esa información fuera, en internet por ejemplo, pero no está demás que al comprarla o preguntar por ella también cuenten todos esos aspectos. Hay mucha información, pero no se hace demasiado énfasis en eso. Se habla mucho de las barreras de acceso, que está genial que se hable, pero también son importantes los aspectos personales.
    pildora-del-dia-despues
    Esta imagen es para ilustrar cómo funciona. En España suele utilizarse NorLevo.

    se-reaviva-el-debate-sobre-la-dispensacin-de-la-pldora-poscoital-en-farmacias-en-espaa-1436338838

2 comentarios en “Yo la tomé y esta es mi experiencia. Un relato sobre la Píldora del día después

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s