La industria cinematográfica de Hollywood filma aproximadamente 400 películas al año (datos de 2004), mientras que la industria del porno realiza entre 10.000 y 11.000. 700 millones de vídeos porno se alquilan cada año. A esto hay que añadir todas las páginas web dedicadas al porno, revistas, canales de televisión, juguetes sexuales… Mueve alrededor de entre 10 y 14 billiones (americanos) anualmente. Estos datos son tan solo de Estados Unidos, pero nos podemos hacer una idea de el movimiento económico y social que genera la industria del porno. (Porn Studies, Linda Williams 2004)

Pero, ¿quién ve todo ese porno? obviamente todos nosotros y nosotras. Es un gran negocio del cual ya se han colgado y se siguen colgando muchas etiquetas. Las mismas o parecidas etiquetas que quieren ir sumando a las sexualidades. Si es porno para mujeres, erótico más que hard; si es porno hetero; gay; bi; dirigido a parejas del mismo sexo; a solterxs que buscan imágenes; para todo tipo de filias y un largo etcétera. Y aunque se esmeren en páginas como YouPorn en presentarnos una larguísima lista de todas las películas que ofrecen, nunca se termina de tener en cuenta a todxs los espectadores que hay detrás de las pantallas. Y es que el quid de la cuestión no está en hacer porno para lesbianas, gays, trans, inter… sino en cómo se hace ese porno. Se quiere llegar a ese público, pero no se puede alcanzar de cualquier forma. No se puede pretender “conquistar” a través de una película con actrices y actores transexuales reproduciendo las normas del porno más tradicional.

Para ampliar nuestro imaginario erótico y conocer otras vías, hay que investigar nuevos caminos. Por ejemplo el Queerporn. Alejado del binarismo de género nos ayuda a entender que el género es una construcción y que los genitales no son los que mandan en cuanto al deseo se refiere. Como inspiración para conocer más sobre este arte, encontramos una entrevista a Chelsea Poe en la revista Hysteria donde dicen que:

“El QUEERPORN se diferencia del porno heterosexual, gay o lésbico, al ser un acumulado de varias expresiones de género y genitales. En un DVD podemos encontrar escenas que nos muestran interactuando de una manera natural a una lesbiana transexual con una mujer heterosexual, mientras que en la siguiente escena podemos disfrutar el encuentro de dos transexuales hombres queer”

Muchxs artistas se han volcado en mostrar sus experiencias de tránsito desde una perspectiva sexual para que sirvan como ejemplo y referente. Una de las figuras más predominantes del momento es Chelsea Poe, que se define como transgénero punk radical. Con su trabajo pretende romper el status quo de esta industria y abrirla hacia nuevos horizontes en los que haya cabida para todxs, pero contando con todxs.

“Mientras que el porno tradicional limita nuestra sexualidad al vendernos la misma escena una y otra vez, Chelsea Poe ha hecho una misión personal el representar de una manera real la forma en que una mujer transgénero tiene sexo. Su porno está diseñado para gente de su comunidad, para que se sientan representadas y representados de una manera real”

Pero en Ars Eroticas no creemos que este contenido deba ser exclusivo para personas transexuales, transgénero, queer o intersexual (que claro que necesitan estos referentes), sino que todxs, tengamos la orientación o deseo que tengamos, debemos aprender y tenerlos en cuenta. Que nuestros imaginarios se rompan, se deconstruyan y se abran hacia una mentalidad erótica más amplia. La idea de un porno sin género, libre, solo pendiente del placer, el sexo y las sexualidades, es una idea que nos atrae y es muy necesaria. No debemos olvidar que tendemos a la imitación. Hemos imitado al porno mainstream como parte de nuestra educación sexual, ¿por qué no fomentar un porno sin géneros para cambiar los referentes?

En cuanto a Chelsea Poe, por sus palabras lx conoceréis. Una de sus películas F*cking Mystic es una indispensable en la estantería erótica/porno. Os recomendamos la entrevista en Hysteria y este pequeño vídeo en el que habla de la película.

Para dejaros con la miel en los labios, el tráiler de la peli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s