Ni las arrugas, ni el dolor de rodilla, ni la mala opinión que tiene la sociedad del sexo en personas mayores deben alejarnos de disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria en esta etapa de la vida.

Cuando hablamos de sexo, amor, orgasmos, de disfrutar de nuestra intimidad, automáticamente pensamos en personas jóvenes con ganas de disfrutar de sus cuerpos. Pero, ¿qué pasa con los mayores?, ¿es que acaso no tienen derecho a redescubrirse?.

La sexualidad en la socialmente llamada tercera edad es todavía un tabú social. Tendemos a pensar que las personas mayores no tienen ganas de disfrutar de las relaciones con sus parejas, y aún menos sin han enviudado o están solxs. Se les cuelga el cartel de inapetentes sexualmente o que ya no le dan importancia a este aspecto de la vida, pero sin embargo, es ahora cuando tienen todo el tiempo del mundo para dedicarse a descubrirse y experimentar. Debemos recordar que el sexo no es solo coito, penetraciones, posturas acrobáticas y orgasmos múltiples. El sexo son caricias, son momentos compartidos, es intimidad, es ese estar a gusto acurrudadxs en el sofá mientras se difruta de los cuerpos y la mente.

No podemos negar que con una edad avanzada la agilidad física no es la misma que con veinte años, pero el sexo está en la mente. Nuestro cerebro es el que desea. Y mientras nos encontremos bien de salud mental y queramos seguir activos sexualmente, no debemos dejar que nada nos los impida.

Recientemente en el suplemento ON de Deia, se publicó un reportaje sobre sexualidad en mayores. En él aparecen diferentes voces como la de la sexóloga Myriam Ribes, que da charlas sobre salud sexual a mayores, o el médico Juan Gérvas que apuestan por informar y animar a estas personas a que conserven su vida sexual y la disfruten. “Nos alegra muchísimo que pacientes con 80 años nos pregunten por qué ha decaído su vida sexual. Eso indica que quieren seguir manteniendo esa parcela de su vida” apunta Fernanda Lorenzo, uróloga de la Universidad de Salamanca, otra de las presentes en el reportaje.

Las cuestiones sobre el sexo sin amor, o dentro de una pareja esporádica, también afecta a las personas mayores, incluso podríamos decir que más. Muchos han convivido con la misma pareja durante años y ahora ya viudxs o separadxs, sus familias no saben cómo encajar que rehagan sus vidas. “El sexo con amor está bien y puede ser muy intenso, pero nos imponen educacionalmente un compromiso establecido y monógamo. No digo que sea malo, sino que no contempla otras opciones válidas y fantásticas. Y no solo no las contempla sino que las ataca, señala y criminaliza”. “No hay que dar por sentado que lo normal es la relación heterosexual monógama” apunta Ribes.  A esto la uróloga Lorenzo puntualiza que “a veces está mal visto en la familia que el viudo o la viuda mantenga una relación sexual o que empiece una nueva relación a avanzada edad”.

 

Por otro lado, cómo combatir los años y seguir igual de activos. Hay que aprovechar la experiencia, la paciencia, lo aprendido… todo esto suple a la potencia y la velocidad. Sentirse sexy y estar a gusto no está reñido con la edad. Desbancar el culto a la juventud y promocionar una vida más activa y valorada de los mayores puede ser una de las claves.

“Las personas sexualmente sanas tienen mejor salud, son más longevas, más felices y más eficaces. La salud sexual es salud: el sexo es salud, da salud y la refleja. Y además es un derecho” y es que la OMS considera la salud sexual como un derecho básico y la disfunción eréctil como una enfermedad que altera la calidad de vida y que puede ser la puerta hacia otras enfermedades subyacentes.

Para acabar nos quedamos con esta reflexión de la sexóloga Myriam Ribes.  “Nuestro sexo, nuestro género, nuestra orientación, pueden ser de lo más diverso y cambiante, pero siempre habrá sexualidad en nosotros, acompañándonos desde el primero al último día de nuestra vida”. “Hoy hablar de sexualidad es hablar de placer, y poco de salud. Me gustaría que mañana hablar de sexualidad fuera hablar de salud, intimidad, comunicación, reproducción, de amor, de vida. Y de que cada uno de nosotros pueda desarrollar cada parte de su sexualidad que más la mole, o todas a la vez. A uno le gustará más acurrucarse en el sofá, a otros los encuentros salvajes con desconocidos, otros quieren compañeros de juegos, hay supermamis y superpapis, otros pasan del sexo pero les encantan los abrazos… el sexo es importante, y lo demuestra en que todo lo sexual es trending topic, pero su importancia no es la que pensamos. Va más allá”.

 

4 comentarios en “Amor, sexo y edad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s