¿Cansados de hacer siempre las mismas posturas o de leer libros en las que las variaciones siempre son iguales? Pues entonces échale un poco de imaginación a tu vida sexual y dale la vuelta.

posiciones-sexuales

Cuando queremos darle un cambio a nuestra vida sexual recurrimos a introducir variaciones como cambiar el lugar donde hacerlo o intentar aprender a hacer algo nuevo. Dar una sopresa a nuestra pareja o dárnosla a nosotros mismos añadiendo a las prácticas juguetes o accesorios que nos den una visión más erótica del momento.

Lo que realmente hace falta para que la situación sea mejor es cambiar el chip en nuestras cabezas. Pensar eróticamente. Pensar en el sexo es pensar en qué nos gusta hacer y qué podemos probar para hacer un poco diferente esta noche.

Pues como hoy es lunes nos merecemos unas ideas, sin salir de casa, sin comprar nada, solo con lo que siempre hacemos pero de manera diferente. Algunas ideas…

– El clásico 69. Hay muchas variaciones para hacerlo. Ponernos de lateral y meter la cabeza entre los muslos. Pero tal vez esta variación es un poco incómoda así que porque no pruebas a ponerte en la parte de la cama que pegue a la pared. El que se sitúa abajo se acerca hasta la pared y sube las piernas abriéndolas y el de encima a cuatro patas puede lamer sus genitales sin opresión y además situar los propios en la cara del otro para que haga lo mismo.

– En la postura del misionero. Para que la penetración sea más intensa pon las piernas hacia arriba, todo lo que puedas, sobre el pecho del otro. Pero en vez de separarlas sobre los hombros, júntalas. Así la penetración será más lenta y se notará más intensa.

– Tumbados al contario. Es como ponerse encima pero en vez de tener una postura erguida como si fuera sentado, ir cayendo y tumbándose sobre sus piernas. Y así moverse sobre el pene. Es más cómodo si en vez de estar tumbados, el que está encima tiene las piernas dobladas, así puede moverse con más facilidad.

– En el borde de la cama. Tumbados uno sobre otro dejándo colgar las piernas.

– Estar a cuatro patas mejora la penetración y hace que sea más profunda. Si te apetece cambiar, en vez de estar apoyado sobre manos y rodillas, enlaza éstas a la cintura de quien penetra. Es más fácil si buscas un lugar un poco elevado, como una mesa. Así quien penetra está de pie y el otro puede apoyar el tronco en la mesa. Es fácil y cómodo si pones una banqueta para las piernas.

– Una nueva forma de hacer la cuchara es ir inclinándose hacia adelante. Quien penetra está recto en posición horizontal, y el otro va bajado su espalday llevando las piernas hacia atrás. Así es más fácil la penetración y el movimiento es muy sencillo. Mejora la postura de la cuchara porque hace que sea posible estar penetrando más tiempo y que los genitales se unan. Además es una postura genial para a la vez tocarse otras partes.

Estas posturas puede hacerse fácilmente con un poco de imaginacíon y son válidas para hombres y mujeres. Y tú, ¿has inventado alguna postura?

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s