Después de una temporada con temas un poco más livianos y una desconexión total del mundo, vuelvo con un tema al que llevo tiempo dándole vueltas.

Con el documental que puse en el anterior post me ha vuelto a surgir una duda, que en verdad, ni yo misma me he sabido contestar y que tal vez alguna vez os hayáis preguntado. Y yo, ¿qué tipo de orgasmo tengo?.

Tras ver el documental me quedó bastante claro que si se busca un placer altamente satisfatorio y asegurarse el orgasmo debemos acudir a nuestros clítoris. Eso, obviamente, ya lo había comprobado, pero ¿nos podemos correr sin acudir a él?. Tal vez sea posible, ya que la estimulación se genera por todo el cuerpo e incluso podríamos llegar a tener un orgasmo sin ni siquiera bajar a esa parte de nuestra anatomía. Cada persona tiene unas zonas erógenas más desarrolladas que otras, pero cualquier parte puede convertirse en una zona a estimular. Ya sea el lóbulo de la oreja, el cuello, los pezones o cualquier otra menos común, puede hacernos sentir ese inmenso placer que nos recorre todo el cuerpo.

Realmente como he podido descubir tras una pequeña investigación, no existen dos orgasmos diferentes. Me refiero a la diferenciación que se suele hacer entre orgasmo clitorídeos y orgasmos vaginales. Al plantearnoslos como dos partes diferenciadas nos causa confusión y nos planteamos si el orgasmo es diferente cuando hay penetración a cuando la estimulación se hace solo exteriormente. Según pudimos ver en el documental sobre el clítoris, éste es el encargado de proporcionarnos el placer y la vagina por su parte, no tiene ninguna función placentera. Entonces nos preguntamos, por qué siento placer con una penetración. Por una parte, socialmente no existe el sexo si no es con penetración y por otro lado, la vagina comparte terminaciones nerviosas con el clítoris. El tan popular punto G. No es sino un haz de las terminaciones nerviosas del clítoris que pegan con la pared de la vagina. Si durante la penetración, el pene o el objeto que utilicemos roza esta parte y a la vez estimulamos el clítoris entonces alcanzaremos una gran satisfación.

Es posible que en el caso de alguna mujeres puedan llegar al orgasmo con solo la penetración, pero hago hincapié que puede darse que a la vez haya una estimulación exterior y que al mismo tiempo esos nervios tan maravillosos se encuentren con lo que esté dentro de la vagina.

Con respecto al placer que podemos obtener con el clítoris, ya sea solo o acompañado, puedes frotarlo directamente, puedes estimularlo con el roce contra otro cuerpo u objeto, oralmente o incluso con el propio movimiento de los labios vaginales podemos llegar a sentir un pequeño gran placer.

Y es que al fin y al cabo, qué mas da como consigamos el orgasmo o dónde, lo que realmente cuenta es que se produzca y es que ¡es un orgasmo!Imagen

Un comentario en “Querido botón del placer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s