He leido recientemente una curiosa adicción, la adicción al amor. Por si os interesa en el número de este mes de la revista Cosmopolitan le dedican un artículo sobre las curiosidades de esta adicción.

He de decir que no me sorprendió demasiado que rondando las fechas que estamos y lo empeñada que está la sociedad en hacernos depender de una pareja el artículo no es muy novedoso. Por otro lado, me ha hecho reflexionar.

Los y las adictas al amor son personas que tienen ansiedad por tener experiencias nuevas y siempre tener esa cosita de los primeros encuentros, las primeras sensaciones, de conocer a personas diferentes, de tener esa excitación continua como el sexo de los primeros meses. De la misma manera esta necesidad de tener el afecto o de mantener relaciones con alguien puede llevarnos a estar con personas que no son del todo buenas para nosotros/as o estar manteniendo una relación “tóxica”.

Pensándolo detenidamente yo le he dado la vuelta y lo he llevado al terreno desde el que lo pienso todo, el sexo. Y me replanteo, ¿la adicción es realmente al amor o seria más correcto decir al sexo y la seducción?. No podemos negar que a todos/as nos gusta recibir elogios y que la persona del sexo contrario o del mismo que en ese momento nos guste esté pendiente de nosotros/as. Pero, ¿qué hay de querer salir al mundo y que alguien se te acerque o acercarte tú y coquetear hasta que consigas algún resultado? para mí esa adición es a la seducción. Es algo sano seducir y sentirse seducido porque nos alegra el día y aumenta nuestra autoestima. Pero, cuando se convierte en una condición que ha de cumplirse cada vez que sales de fiesta o te encuentras en un ambiente en el que habría posbilidades de ligar con alguien, puede conversitirse en algo más transcendente.

Y el sexo. ¿qué hay de el?. Es un factor que está implícito en todo este tema y es que quien es adicto al amor o a la seducción tendrá una parte de el que lo que desee es resultar atractivo y tener un buen sexo.  ¿Y si eres adicto al sexo? una aclaración importante es que el límite a esta adicción es poder seguir manteniendo tu vida normal. Está muy relacionado con querer seducir todo el tiempo ya que a veces el objetivo de seducir es mantener una relación sexual, pero en otros casos la seducción es un mero trámite para tener relaciones sexuales.

¡Y qué le vamos a ahcer si tenemos unas vaginas o unos penes adictos al sexo constante y satisfactorio! Os recomiendo las películas “Adicto al sexo“, “Shame” y “Diario de una ninfómana“. Para mí cumplen estereotipos y no son tan adictos al sexo como prometen  pero no están mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s