Dependientes, infelices, utópicas, adictas al sexo, insensatas… muchos adejtivos se utilizan para definir a las mujeres que se convierten en amantes. Hace poco encontré un artículo que me llamó mucho la atención. Se trataba concretamente de un reportaje en el que se hablaba sobre las mujeres que se convierten en amantes de hombres casados. En este artículo se entrevistaba a varias mujeres que habían sido amantes durante años e incluso su únicos amores y relaciones sexuales habían transcurrido en esta condición de amantes.
No es nada nuevo la relaciones que se dan fuera del matrimonio tanto para mujeres como para hombres. Pero en este caso lo que quiero destacar es la vida privada de esas mujeres que disfrutan o les apetece en un momento dado ser “la otra”.
El papel de amante siempre ha estado muy mal visto y se ha considerado a la mujer amante como “la otra” con un tono despectivo, estigmatizado. Ahora que las cosas son muy diferentes y podemos decir, aunque a veces no sea del todo cierto, que cada una vive y disfruta de su intimidad y su sexualidad como quiere, ser amante es un opción que podemos tomar.
La infidelidad siempre ha estado relacionada con los hombres y el miedo al compromiso y se ha enseñado a lo largo de la historia que la mujer debía mantener la estabilidad y unión de la pareja. Pero ante esto yo pregunto, ¿ es que la fidelidad es algo más que una construcción social?.
Es cierto que en una relación entre alguien casado y alguien soltero, yo lo veo así al menos, quien debe cuestionarse la fidelidad es el que mantenga dicha promesa con su pareja y no culpabilizar al otro de usar las armas amatorias como estrategia de atracción y ruptura de la pareja.
Volviendo al tema de las mujeres amantes, me pregunto si es una experiencia que merece la pena ser vivida o tal vez en la realidad no es tan excitante como podemos imaginar. Estas historias están alimentadas por el imaginario creado por peliculas y novelas románticas que nos crean la idea de que un amor oculto con el que se anda a escondidas es mucho más excitante. Llegados a este punto de confortabilidad en el que se queda de vez en cuando y siempre acompaña la morbosidad del momento, me pregunto cómo nos desentendemos de los sentimientos que van apareciendo cuando estamos mucho tiempo con una persona y compartimos momentos íntimos. Y lo que es más importante, qué nos lleva a buscar o querer ser amantes de alguien. Buscando un poco por la red he encontrado este link que os dejo en la que nos dan 10 razones por las que no ser amantes y os recomiendo el libro “Soy Infiel ¿y tú?” que da una visiónmuy rica del panorama sexual de las mujeres infieles y amantes.
http://www.todamujeresbella.com/3345/10-razones-para-no-ser-amantes/

amantes

2 comentarios en “Las otras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s