Lametones, mordiscos, arañazos, cuerpos desnudos, lubricación… el sexo comienza en la mente. Una relación sexual empieza cuando piensas en ella, la excitación baja directamente a tu entrepierna, te moja las bragas o los calzoncillos, o directamente la ropa.

Tengo en mis manos un libro que habla de las fantasías sexuales. Está demasiado extendido que el sexo es penetración, y penetración vaginal además. Pero el sexo es un mundo en un paraíso de piernas, manos, humedad, dedos, pies, penes y vaginas… que se mezclan, que se tocan, que se unen y desunen. Las fantasías sexuales no tienen límites. La penetración no tiene por que ser el fin de una relación sexual ni mucho menos, ni siquiera el objetivo principal. Una relación con fines sexuales puede estar compuesta por todo lo que nos apetezca en ese momento.

Se dice que para los hombres excitarse es más sencillo o que tengan satisfacción sexual casi sin implicación física es más probable por aquello de que tienen sus órganos sexuales a la vista. Pero, al menos en mi opinión, no es así. La imaginación y la vista la tenemos tanto hombres como mujeres y no hay ninguna distinción. Las mujeres son tan capaces de excitarse y de correrse como quieran incluso tan solo con su imaginación como cualquier hombre.

Del mismo modo ocurre con las fantasías. Se simplifica el sexo de los hombres y sus fanasías reduciéndolas a las más comunes o extendidas como hacer un trío. En conclusión, nuestro sexo está regido por estereotipos y tópicos.

El sexo se retroalimenta de nuestras fantasías, cuanto más pensamos en él más deseo sexual tenemos. En el libro Dímelo al oído se desvelan muchas fantasías de mujeres y en este que os presento, Lo que de verdad nos pone (Sonsoles Fuentes y Laura Carrión) se recopilan fantasías de personas de todos los sexos y todas las épocas de la vida. Puede que leyendo estos testimonios veamos como algunas de nuestras fantasías no son tan raras y nos animemos a realizarlas así como a compartirlas. Porque ninguna fantasía es extraña y todas, en la medida de lo posible, deben realizarse.

Desde aqui os animo a que os atreváis tanto a conseguirlas, como a fantasear más amenudo, a mastrubaros imaginandolas y que si queréis las compartáis en este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s