Es ya un tema casi pasado de moda el surgimiento de una nueva mujer ante los nuevos tiempos o mejor dicho los nuevos sexos que corren o se corren. La liberación de la mujer ha quedado en el olvido, aceptando la sociedad en general que las mujeres tienen ya una conciencia muy formada de sus cuerpos y de sus gustos sexuales. Por fin se va asumiendo y animando a que la masturbación es un acto natural, cotidiano y necesario tanto para hombres como para mujeres. Que el porno va cambiando y se adapta a nuevos gustos. El porno tradicional con corridas hiperteatralizadas, mujeres de cera con tetas enormes y vaginas depiladas y dilatadas va siendo rivalizado por un porno más erotizado con mujeres más reales con fantasías que podemos llevar a cabo en nuestras casas, lugar de trabajo etc. La mujer real de la calle está aumentando su presencia en todos estos terrenos.

Por otro lado, sí es cierto que las nuevas generaciones vienen con un sexo diferente. Series como Girls, de la productora HBOreflejan las nuevas generaciones de mujeres. Abiertamente sexuales, comparten sus fantasías, sus experiencias, sus preocupaciones. A través de esta serie también se ve como los nuevas medios de comunicación interpersonales se utilizan para relacionarse sexualmente. El envío de fotos de partes del cuerpo o ligar por internet o tener relaciones a través de programas informáticos se naturaliza y se ve como una forma más de relacionarse con la persona con la que se va a tener una relación sexual o con una pareja. El sexo telefónico casi ha sido relegado a un segundo plano, ya que ahora podemos ver la imagen y masturbarnos ante otra persona y así tener un contacto más directo.

En cuanto a la liberación del cuerpo de la mujer, en primer lugar la liberación es propia. Lanzarse a redescubrise produciéndose orgasmos así misma o buscando nuevos juegos con una pareja. Los juguetes sexuales son siempre una opción atractiva para introducir nuevas sensaciones. Se piensa que la liberalización o el aprendizaje de nuevas aptitudes sexuales va de la mano de una pareja, pero no es así. Se necesita tiempo de soledad con nosotras y nosotros mismos para disfrutar y aprender y cuando se quiera, compartirlo.

El sexo público, el nuevo exhibicionismo, la apertura a las diferentes opciones sexuales sin etiquetas, las relaciones abiertas, la poligamia, el fetichismo, la erotización… piden y van consiguiendo espacio en nuestras vidas sexuales. Ya nada debería ser un tabú y todo debería ser naturalidad.

Os dejo un poquito de

http://www.youtube.com/watch?v=bZOrO_EvpBs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s